Document - Colombia: Amnesty International statement at the 22nd session of the UN Human Rights Council

UN Human Rights Council

image1.png

La versión final puede variar

Índice AI: AMR 23/014/2013

20 de marzo de 2013

Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Vigésimo segundo periodo de sesiones

25 de febrero – 22 de marzo de 2013

Punto 2

Informe anual de la alta comisionada de las Naciones Unidas para los derechos humanos

e informes de la Oficina del Alto Comisionado y del secretario general

Colombia

Debate general

Señor presidente:

Las conversaciones de paz en Colombia han suscitado expectativas de que el conflicto con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) acabe por fin, pero una paz estable seguirá siendo difícil de alcanzar a menos que ambas partes pongan fin a las violaciones y abusos contra los derechos humanos y a las violaciones del derecho internacional humanitario.� Los responsables de tales crímenes deben comparecer ante la justicia.

Los grupos guerrilleros y las fuerzas de seguridad, actuando en solitario o con paramilitares, siguen perpetrando abusos y violaciones. Los miembros de comunidades indígenas, afrodescendientes y campesinas, los defensores de los derechos humanos, incluidas las mujeres activistas, y los sindicalistas son los que corren más peligro.

La Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras podría beneficiar a muchas víctimas. Sin embargo, algunas de las disposiciones de esta ley y las amenazas y los homicidios contra las personas que desarrollan actividades en pro de la restitución de las tierras podrían socavar las iniciativas para devolver las tierras a muchas personas desplazadas por la fuerza.

Los esfuerzos por combatir la impunidad han sufrido un duro golpe debido a varias medidas legislativas, como la reforma del sistema de justicia militar, que dará a los militares mayor control sobre las investigaciones criminales cuando haya miembros de las fuerzas de seguridad implicadas en violaciones de derechos humanos.

Las partes en el conflicto siguen sometiendo a mujeres y niñas a violencia sexual. Un proyecto de ley actualmente en el Congreso para combatir la impunidad en tales casos podría contribuir a resolver algunos de los obstáculos que sufren las sobrevivientes de tales crímenes para acceder a la justicia.

Amnistía Internacional solicita al Consejo que pida a las partes en el conflicto de Colombia la plena aplicación de todas las recomendaciones de la ONU en materia de derechos humanos. En consecuencia, este Consejo debe:

instar al gobierno y a las FARC a adquirir el compromiso verificable de poner fin a todas las violaciones y abusos contra los derechos humanos y a las violaciones del derecho internacional humanitario;

pedir una protección efectiva de las personas que están en peligro de sufrir violaciones y abusos contra los derechos humanos, incluidos los activistas en favor de la tierra y las mujeres activistas;

pedir la anulación de las leyes que amenazan o exacerban la impunidad;

insistir en que los responsables de violaciones y abusos contra los derechos humanos y violaciones del derecho internacional humanitario sean puestos a disposición judicial; y

apoyar leyes que combatan la impunidad en casos de violencia sexual relacionada con el conflicto.

Gracias, señor presidente.

� Véase The human rights situation in Colombia: Amnesty International’s concerns and recommendations” A/HRC/22/NGO/174, 27 de febrero de 2013.

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE