Document - Colombia: Paramilitaries threaten commuvity on "death list"

URGENT ACTION

AU: 117/13 Índice: AMR 23/019/2013 Colombia Fecha: 8 de mayo de 2013

ACCIÓN URGENTE

Comunidad amenazada en una “lista negra”

Los paramilitares están buscando a miembros de las comunidades de la cuenca del río Curvaradó, en el noroeste de Colombia, para matarlos. También han estado vigilando a miembros de una ONG de derechos humanos que trabaja en la región, la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz.

La Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, ONG de derechos humanos, supo el 28 de abril que unos paramilitares que actúan en la zona de la cuenca del río Curvaradó, en el departamento noroccidental del Chocó, tenían una lista de seis miembros de la comunidad a los que habían anunciado que iban a matar: Gustavo García, Adrián Pérez, Elkín Urango, Emiliano Velásquez, Guillermo Díaz y Enrique Cabezas.

Los paramilitares amenazaron al hermano de Enrique Cabezas con un arma el 26 de abril, y le dijeron que iban a matarlo. El 2 de mayo, unos paramilitares entraron en la Zona Humanitaria Argenito Díaz, en el área de Llano Rico de las tierras de propiedad colectiva del Curvaradó, buscando a Guillermo Díaz. Entraron en la casa de Guillermo Díaz y, al no encontrarlo allí, se marcharon. Los paramilitares han podido actuar libremente en la zona pese a la fuerte presencia de las fuerzas de seguridad, en cuya compañía se les ha visto.

Los miembros de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz que acompañan a las comunidades de la cuenca del río Curvaradó estuvieron sometidos a vigilancia el 2 de mayo en la capital, Bogotá. En el pasado, ha habido casos de defensores y defensoras de los derechos humanos que han sido vigilados por hombres armados antes de que se produjeran atentados contra su vida. El padre Alberto Franco, Danilo Rueda y Abilio Peña, de la Comisión Intereclesial, han sido todos sometidos a vigilancia este año.

Escriban inmediatamente, en español o en su propio idioma:

expresando preocupación por la seguridad de los miembros de las comunidades de la cuenca del río Curvaradó y por la del padre Alberto Franco, Danilo Rueda y Abilio Peña, de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz;

pidiendo a las autoridades que ordenen una investigación exhaustiva e imparcial sobre la amenaza de muerte contra seis líderes de la cuenca del río Curvaradó y sobre el aparente atentado fallido contra la vida de Guillermo Díaz; pidiéndoles que hagan públicos los resultados de esa investigación y que lleven a todos los responsables de estos hechos ante la justicia;

instándolas a brindar protección efectiva a quienes la soliciten, de estricta conformidad con los deseos de los afectados;

instándolas a desmantelar los grupos paramilitares y romper sus vínculos con las fuerzas de seguridad, de acuerdo con las reiteradas recomendaciones de la ONU en materia de derechos humanos;

recordándoles que deben cumplir con su obligación de garantizar que los defensores y defensoras de los derechos humanos pueden llevar a cabo su trabajo sin temor, tal y como establece la Declaración sobre los Defensores de los Derechos Humanos adoptada por la ONU en 1998.

ENVÍEN LLAMAMIENTOS, ANTES DEL 19 DE JUNIO DE 2013, A:

Presidente Juan Manuel Santos

Presidente de la República, Palacio de Nariño, Carrera 8 No.7-26

Bogotá, Colombia

Fax: +57 1 596 0631

Tratamiento: Excmo. Sr. Presidente Santos

María Ángela Holguín �Ministra de Relaciones Exteriores

Ministerio de Relaciones Exteriores�Palacio San Carlos�Calle 10 No. 5-51�Bogotá, Colombia

Tratamiento: Estimada Señora Ministra

Y copia a:

Comisión Intereclesial de Justicia y Paz

Calle 61A, No. 17-26

Bogotá, Colombia

Envíen también copia a la representación diplomática de Colombia acreditada en su país. Incluyan las direcciones de las sedes diplomáticas locales a continuación:

Nombre Dirección 1 Dirección 2 Dirección 3 Fax Número fax Correo-e. Dirección correo-e. Tratamiento Tratamiento

Consulten con la oficina de su Sección si van a enviar los llamamientos después de la fecha antes indicada.

ACCIÓN URGENTE

Comunidad amenazada en una “lista negra”

información ADICIONAL

En varias ocasiones, cuando se ha llamado a la policía porque el padre Alberto Franco, Danilo Rueda y Abilio Peña se han encontrado sometidos a vigilancia, se ha descubierto que al menos una de las personas implicadas en la vigilancia estaba vinculada al Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), antiguo servicio de inteligencia civil. Este órgano fue desmantelado por el gobierno tras descubrirse que estaba detrás de muchas amenazas de muerte contra defensores y defensoras de los derechos humanos y de operaciones de vigilancia ilegal del trabajo legítimo de estas personas.

La preocupación por la seguridad de estos tres defensores de los derechos humanos se vio acrecentada cuando alguien realizó tres disparos contra la ventanilla del automóvil del padre Alberto Franco en febrero. (Véase AU 40/13, AMR 23/007/2013, del 15 de febrero de 2013.)

La Comisión Intereclesial de Justicia y Paz ha estado respaldando los intentos de las comunidades afrodescendientes e indígenas que viven en la zona de las cuencas de los ríos Curvaradó y Jiguamiandó por reclamar sus tierras. En esas zonas, los paramilitares han ocupado las tierras de algunas comunidades afrodescendientes y han intentado obligarlas a cultivar palma africana, cultivo comercial utilizado en productos que van desde el aceite de cocina hasta el jabón. También hay poderosos intereses mineros que intentar llevar a cabo operaciones en esas zonas.

En los últimos años, muchas de las personas que huyeron de sus tierras tras ser expulsadas violentamente por los paramilitares y las fuerzas de seguridad a finales de la década de 1990 han regresado a las comunidades afrodescendientes de la cuenca de los ríos Jiguamiandó y Curvaradó. Las comunidades han tratado de defender su derecho a la tierra y de impedir la expansión de plantaciones ilegales de palma africana y otras actividades económicas en su territorio. A consecuencia de ello, se ha amenazado y asesinado a muchos de sus miembros. En los últimos años, varias personas que vivían en la región del Jiguamiandó y Curvaradó y que habían protestado por la ocupación de sus tierras por parte de cultivadores de palma africana y otros intereses económicos han sido asesinadas por paramilitares, que siguen manteniendo una fuerte presencia en la región pese a la numerosa presencia del ejército.

En abril de 2006 se creó la primera de las diversas “Zonas Humanitarias”: zonas delimitadas cuyos habitantes piden que las partes del conflicto respeten su decisión de no participar en las hostilidades Estas zonas son un medio de protección, y también transmiten a las partes enfrentadas el mensaje de que sus derechos como civiles deben respetarse.

La labor que la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz realiza defendiendo los derechos humanos de estas comunidades, especialmente sobre casos importantes de impunidad de altos mandos de las fuerzas de seguridad, ha convertido a la organización en blanco de amenazas y ataques.

Durante el largo conflicto armado de Colombia, las fuerzas de seguridad y los paramilitares han calificado a menudo de colaboradores o simpatizantes de la guerrilla a los miembros de organizaciones de derechos humanos, sindicatos y otras organizaciones sociales. A consecuencia de ello, estos activistas se han convertido con frecuencia en víctimas de asesinato, amenazas o desapariciones forzadas. Los grupos guerrilleros también han amenazado o matado a defensores y defensoras de los derechos humanos a los que consideraban aliados del enemigo.

Nombre: Gustavo García, Adrián Pérez, Elkín Urango, Emiliano Velásquez, Guillermo Díaz, Enrique Cabezas, padre Alberto Franco, Danilo Rueda, Abilio Peña

Sexo: Hombres

AU: 117/13 Índice: AMR 23/019/2013 Fecha de emisión: 8 de mayo de 2013

image1.jpg image2.jpg

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE