Document - USA: Further information: Man executed six days after suicide attempt: Brandon Rhode



Más información sobre AU: 208/10 Índice: AMR 51/092/2010 EE. UU. Fecha: 28 de septiembre de 2010

ACCIÓN URGENTE

SE EJECUTA A UN HOMBRE SEIS DÍAS DESPUÉS DE UN INTENTO DE SUICIDIO

Brandon Rhode fue ejecutado en Georgia, Estados Unidos, poco después de las diez de la noche del 27 de septiembre. Seis días antes había estado a punto de morir tras hacerse profundos cortes en los brazos y el cuello con una cuchilla. La ejecución se aplazó varias veces durante los seis días, pero al final los tribunales rechazaron detenerla.

Estaba previsto que Brandon Rhode fuera ejecutado a las siete de la tarde del 21 de septiembre. Sin embargo, esa mañana, pese a estar supuestamente bajo la observación constante de dos guardias, Rhode intentó suicidarse haciéndose profundos cortes en ambos brazos y en el cuello con una cuchilla. Lo llevaron apresuradamente al hospital, donde se declaró que su vida corría peligro inminente, ya que había perdido la mitad de la sangre. Lo reanimaron, suturaron sus heridas y lo devolvieron a prisión. Su abogado lo vio allí la tarde del 21 de septiembre, amarrado a una silla de inmovilización, en la que Brandon Rhode sufría “fuertes dolores e incomodidad”, con la cara “demacrada, pálida y amarillenta” (véase también USA: Cruel, inhuman, degrading: 40th execution of the year approaches, 24 de septiembre, http://www.amnesty.org/en/library/info/AMR51/091/2010/en).

El 21 de septiembre, la Corte Suprema de Georgia dictó una suspensión de la ejecución hasta las dos de la tarde del 23 de septiembre. Sin embargo, la orden de ejecución no expiraba hasta el 28 de septiembre, y las autoridades fijaron de nuevo la ejecución para las nueve de la mañana del 24 de septiembre. Más tarde la volvieron a fijar a las siete de la tarde de ese mismo día para permitir que continuara el litigio. El 24 de septiembre, la Corte Suprema de Georgia ordenó otra suspensión, y la ejecución se fijó de nuevo para las siete de la tarde del 27 de septiembre. Uno a uno, los tribunales rehusaron intervenir para aplazar la ejecución más allá del 28 de septiembre, pese a que con eso se habría eliminado la presión temporal impuesta por la orden de ejecución en vigor y se habría permitido un examen a fondo de las cuestiones planteadas.

Los abogados de Brandon Rhode intentaron diversas vías judiciales, entre ellas un intento de apelar porque el Estado no había protegido a su cliente para evitar un daño autoinfligido durante la vigilia previa a la ejecución; también alegaron que Rhode no era “apto” para ser ejecutado, es decir, que no se encontraba en un estado mental adecuado para comprender el motivo y la realidad de su castigo. El 23 de septiembre, un médico que había trabajado en el caso de Brandon Rhode durante el proceso de apelación lo visitó e informó al abogado de que el preso se encontraba en un estado de “disociación activa” y perdía “el contacto con la realidad”.

El 22 y 23 de septiembre, un juez de primera instancia celebró lo que el abogado de Brandon Rhode, en una apelación posterior ante la Corte Suprema del estado, describió como “pseudo vista”. La vista, según escribió el abogado, se celebró “a una velocidad vertiginosa”, y no permitió a la defensa “tiempo para prepararse”. Según el abogado, la primera mitad de la vista se llevó a cabo antes de que Brandon Rhode pudiera ser evaluado por un experto en salud mental. El abogado continuó: “Una vez que se permitió a un experto el acceso a Rhode, dicho experto determinó que la mente de Rhode vagaba en los límites de la realidad por el efecto que la pérdida de sangre, y las truculentas circunstancias que lo rodeaban, habían tenido en su cerebro ya de por sí dañado desde hacía tiempo. El propio experto en salud mental de la acusación no pudo decir que Rhode era apto para ser ejecutado. Pero esta vista tenía como finalidad conseguir la ejecución, no examinar de forma significativa la aptitud mental, y esto quedó claramente de manifiesto por la manera en que el tribunal firmó, sin críticas y en su totalidad, la orden de 14 páginas expedida por el estado que ‘declaraba’ a Rhode apto para la ejecución”. El 27 de septiembre, la Corte Suprema rechazó la apelación contra esta resolución del tribunal de instancia inferior. La Junta de Indultos y Libertad Condicional del estado no accedió a reconsiderar su denegación del indulto, emitida el 17 de septiembre.

Los tribunales federales también rehusaron intervenir. Por último, la ejecución se demoró más allá de la hora fijada (las siete de la tarde), mientras las autoridades aguardaban el pronunciamiento de la Corte Suprema de Estados Unidos. Esta rechazó suspender la ejecución, por lo que se siguió adelante. Al equipo que administraba la inyección letal le llevó una media hora encontrar una vena en la que insertar la vía a Brandon Rhode. Una vez que lo consiguieron, las sustancias químicas tardaron 14 minutos en matarlo. Su muerte se certificó a las 10:16 de la noche.

Brandon Rhode se ha convertido en el preso número 40 ejecutado en Estados Unidos este año, y el número 1.228 ejecutado desde que se reanudaron los homicidios judiciales en el país en 1977. Georgia ha sido responsable de 48 de esas ejecuciones.

No se requiere ninguna nueva acción de la Red de Acción Urgente. Nuestro agradecimiento a quienes enviaron llamamientos.


Esta es la primera actualización de AU 208/10 (AMR 51/088/2010). Más información: http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR51/088/2010/es

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE