Document - USA (Indiana): Death penalty / Legal concern, Darnell Williams (m), black, aged 37












PÚBLICO Índice AI: AMR 51/104/2004

AU 207/04 Pena de muerte / preocupación jurídica 23 de junio de 2004

EE. UU. (Indiana) Darnell Williams, negro, de 37 años de edad



Está previsto que Darnell Williams sea ejecutado en Indiana el 9 de julio. Fue condenado a muerte en 1987 por un doble asesinato cometido en 1986. A la luz de las averiguaciones realizadas desde el juicio, el fiscal que se encargó del procesamiento y pidió la pena de muerte, un funcionario encargado de hacer cumplir la ley que investigó el caso, al menos tres miembros del jurado que votaron a favor de la pena de muerte, y el juez de apelación que rechazó recursos interpuestos por Williams a su condena de muerte han instado al gobernador y a los tribunales a que detengan la ejecución.


El 12 de agosto de 1986, Henrietta Rease, de 59 años de edad, y su marido John Rease, de 74 años, fueron asesinados en su casa durante un robo. Eran los padres adoptivos de Gregory Rouster. Rouster y Darnell Williams, que en el momento de cometerse el delito tenían 20 y 19 años respectivamente, fueron condenados a muerte por el doble asesinato. Los cargos contra un tercer acusado, Edwin Taylor, fueron retirados a cambio del testimonio de éste implicando a Darnell Williams. Un cuarto acusado fue absuelto. Darnell Williams ha admitido su implicación en el robo, si bien ha mantenido en todo momento que no estuvo presente en el momento de los disparos.


En 2003, la condena de muerte de Gregory Rouster fue anulada a causa de su retraso mental (la Corte Suprema de Estados Unidos declaró ilegal la ejecución de personas con retraso mental en 2002). Aunque Darnell Williams no lo ha declarado, sufrió lesiones cerebrales durante el parto y en el colegio había sido incluido en grupos de educación especial para alumnos "educables con retraso mental". Los recursos que alegan la incapacidad de los abogados defensores para prepararse para la fase de determinación de la condena y para presentar al jurado pruebas del parto traumático del acusado, de su hiperactividad, sus necesidades educativas especiales, el carácter violento y abusivo de su padre y su educación caótica y deficiente fueron infructuosos.


La defensa presentada por Darnell Williams durante la fase judicial de determinación de la culpa se basó en la creencia de su abogado de que no se habían hallado restos de sangre en la ropa del acusado. Sin embargo, la parte acusadora presentó pruebas obtenidas por un serólogo forense (perito en sangre) que había hallado tres manchas de sangre en los pantalones cortos de Williams que coincidían con el grupo sanguíneo de las víctimas, aunque también con el de Gregory Rouster y con el del 45 por ciento de la población. El informe del serólogo había sido entregado a los abogados de la defensa antes de juicio, pero éstos no repararon en el hallazgo de muestras de sangre en los pantalones de su defendido. El fiscal presentó al jurado la prueba de la sangre como factor determinante de la participación de Darnell Williams en los asesinatos.


Darnell Williams iba a ser ejecutado el 1 de agosto de 2003 cuando el difunto gobernador de Indiana, Frank O’Bannon, concedió una suspensión para que se llevaran a cabo pruebas de ADN en los restos de sangre. Las pruebas realizadas excluyeron a Henrietta Rease como fuente de las dos manchas que se pudieron analizar, y excluyeron a su esposo como fuente de una de las manchas. Sin embargo, los datos eran insuficientes para concluir si John Rease podía ser excluido como fuente de la segunda mancha.


El 6 de junio de 2004, el testigo de cargo Edwin Taylor se retractó del testimonio que dio en el juicio, en el que implicaba a Williams como participante activo en el delito. Taylor afirma ahora que su testimonio fue inexacto porque era joven y estaba asustado. Según los informes, esta misma semana dos testigos han confirmado la retractación de Taylor y han declarado que la noche del delito éste se presentó en su casa presa del pánico y les dijo que Gregory Rouster había disparado a los Rease.


Nuevos datos surgidos después del juicio socavan además la credibilidad de un importante testigo de cargo, Derrick Bryant, que durante el juicio implicó a Darnell Williams. Su historial psiquiátrico y el testimonio de sus familiares, de los que el jurado no tuvo conocimiento, respaldan el argumento de que mintió. Nuevas pruebas descubiertas desde la suspensión de la ejecución concedida el 28 de julio de 2003 demuestran que Derrick Bryant sufre una enfermedad mental, tiene reputación de no decir la verdad e hizo declaraciones contradictorias sobre el delito. Además, datos recién revelados indican, según los informes, que, el mismo día que implicó a Williams ante la policía, Bryant contó a los psiquiatras de un hospital mental una historia diferente: que había visto a su amigo Edwin Taylor cometer los asesinatos.


Al menos tres de los miembros del jurado original respaldan ahora el indulto a causa de las nuevas pruebas descubiertas después del juicio. Uno escribió recientemente: "Es evidente que nuestra decisión de condenarlo se basó en información errónea. El señor Williams merece un nuevo juicio". Otro ha declarado: "A la luz de los nuevos descubrimientos, creo que el estado estaría yendo demasiado lejos si ejecutara a Darnell, sería una afrenta a nuestras preciadas ideas de democracia". Un tercero ha manifestado: "Si hubiera sabido esto en el momento del juicio, no habría votado a favor de una condena de muerte contra Darnell Williams”. El juez que confirmó la condena de muerte ha declarado: "Sería una injusticia que la pena de muerte se levantara, por el motivo que sea, para uno de estos dos acusados y se mantuviera para el otro. Esto es especialmente cierto cuando la persona que, en última instancia, puede ser ejecutada no es tan culpable como la persona cuya sentencia de muerte se ha anulado". Por su parte, el fiscal que se encargó de la acusación durante el juicio ha declarado: "Puedo decir con confianza que, sin Gregory Rouster, los asesinatos de John y Henrietta no habrían sucedido. No estoy seguro de que pueda decirse lo mismo respecto a Darnell Williams. Sin embargo, ahora parece que sólo uno de los dos va a ser ejecutado, y no es Rouster […] Creo firmemente que los principios de imparcialidad, justicia e igualdad de trato deben significar en este caso penas iguales, no de muerte, para ambos". También un agente que examinó las pruebas halladas en el lugar de los hechos se opone a la ejecución. Ha firmado una declaración jurada en la que manifiesta que ni él ni otro agente encontraron rastros de sangre en la ropa de Williams durante las inspecciones realizadas cinco horas después de los disparos.


Uno de los miembros del jurado ha declarado también: "Debemos abandonar el sentimiento de que no pudimos equivocarnos. A veces nos equivocamos, y tenemos que arreglarlo [...] No arreglarlo es injusto para todos, incluidos los miembros del jurado de este caso". Las normas internacionales prohíben la ejecución de toda persona a menos que "la culpabilidad del acusado se base en pruebas claras y convincentes, sin que quepa la posibilidad de una explicación diferente de los hechos". Esta claro que este caso queda bajo el ámbito de esta salvaguardia. Amnistía Internacional se opone a la pena de muerte en todos los casos, con independencia de la culpabilidad o inocencia del acusado. Desde que se reanudaron las ejecuciones en 1977, 915 presos han sido ejecutados en el país. De esas ejecuciones, 30 han tenido lugar en lo que va de año.


ACCIONES RECOMENDADAS: Envíen llamamientos para que lleguen lo más rápidamente posible, en inglés o en su propio idioma, utilizando sus propias palabras:


- manifestando su apoyo a los familiares y amigos de Henrietta y John Rease, y explicando que no pretenden disculpar la forma en que murieron ni menospreciar el sufrimiento que su muerte ha causado;

- subrayando las serias dudas existentes en torno al grado de participación de Darnell Williams en los disparos en sí, y haciendo constar que Darnell Williams es el único de los varios acusados en este caso que sigue enfrentándose a la ejecución por este delito;

- subrayando las serias dudas sobre la credibilidad del testimonio de testigos fundamentales en ambas fases del juicio, y haciendo constar que los análisis de ADN respaldan en general la alegación de Darnell Williams de que no estaba presente en los asesinatos;

- manifestando satisfacción ante el fallo dictado en relación con el coacusado Gregory Rouster, pero subrayando que él pudo ser el autor material de los disparos y que las pruebas que indican que Williams sufre un retraso mental y ha recibido una educación deficiente –hechos de los que no se habló al jurado– son razones de peso que justifican la concesión de un indulto;

- subrayando que el indulto cuenta con el respaldo de al menos tres de los miembros del jurado, el juez de apelación, el fiscal que se encargó de la acusación y un investigador de la escena del crimen, es decir, algunas de las mismas personas que enviaron a Williams al "corredor de la muerte";

- haciendo constar que la facultad del ejecutivo de conceder el indulto existe precisamente para esos casos en los que los tribunales no han querido o no han podido remediar injusticias, arbitrariedades o errores;

- pidiendo el indulto para Darnell Williams por el bien de la justicia y la moral.


LLAMAMIENTOS A:


Gobernador de Indiana

Governor Joseph Kernan, Office of the Governor, Statehouse Room 206
200 W. Washington St., Indianapolis, IN 46204, EE. UU.
Fax: +1 317 232 3443

Correo-E.: http://www.in.gov/gov/contact/index.html

Tratamiento: Dear Governor / Sr. Gobernador


COPIA A: los representantes diplomáticos de Estados Unidos acreditados en su país.


También pueden enviar cartas breves (de no más de 250 palabras) a:


Letters to the Editor, Indianapolis Star, PO Box 145, Indianapolis, IN 46206-0145, EE. UU.

Fax: +1 317 444 6800. Correo-E. a través del sitio web: http://www.indystar.com/help/contact/letters.html


ENVÍEN SUS LLAMAMIENTOS INMEDIATAMENTE. Todos los llamamientos deben llegar antes del 9 de julio de 2004.

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE