Document - Egypt football violence death sentences condemned

AMNESTY INTERNATIONAL

AMNISTÍA INTERNACIONAL�DECLARACIÓN PÚBLICA ��Índice AI: MDE 12/014/2013 �11 de marzo de 2013 ��Condena a la imposición de la pena de muerte en Egipto por la violencia futbolística

��Amnistía Internacional ha condenado la imposición de la pena de muerte a 21 personas el 9 de marzo de 2013 en el juicio que se sigue por los actos de violencia ocurridos en un partido de fútbol en Port Said. Las actuaciones judiciales que han desembocado en estas penas parecen haberse dirigido más a elegir a un puñado de chivos expiatorios que a dar respuestas sobre lo que sucedió el día del partido y el papel que podrían haber desempeñado las autoridades.

La organización se opone a la pena de muerte en todos los casos por constituir una violación del derecho a la vida y la forma más extrema de pena cruel, inhumana y degradante. ��Las condenas a muerte fueron impuestas por el Tribunal Penal de Nuevo Cairo mes y medio después de remitir los casos al gran muftí de Egipto para que los examinara. En virtud del Código de Enjuiciamiento Criminal, el muftí debe revisar las penas de muerte impuestas por los tribunales penales, aunque su opinión no es legalmente vinculante. Según los informes, antes del fallo, el muftí había pedido más tiempo para estudiar el caso, pero el tribunal decidió seguir adelante y confirmar las condenas.��Amnistía Internacional había escrito al gran muftí para instarle a que no aprobara las penas de muerte.��Desde la “Revolución del 25 de enero” de 2011 han sido condenadas a muerte más de 230 personas y ha habido al menos una ejecución.��En febrero de 2012, murieron 74 personas durante los incidentes violentos desencadenados en un partido de fútbol entre los equipos Al Ahly y Al Masry celebrado en Port Said. El 9 de marzo de 2013, el Tribunal Penal de Nuevo Cairo condenó a muerte a 21 personas y a penas de prisión a otras 24 por su implicación en los incidentes. Otros 28 acusados fueron absueltos.��Sin embargo, tanto la investigación sobre los sucesos de Port Said como el juicio estuvieron empañados por informes según los cuales algunos de los procesados habían sido sometidos a tortura y a otros malos tratos bajo custodia. Amnistía Internacional insta a las autoridades egipcias a que garanticen que estas denuncias de tortura y malos tratos son objeto de una investigación independiente e imparcial.��Tras los incidentes de Port Said, las fuerzas de seguridad recibieron numerosas críticas por no haber prevenido la violencia ni protegido a las personas agredidas. El ex director de la Dirección General de Seguridad de Port Said y otro alto cargo de las fuerzas de seguridad fueron condenados a 15 años de prisión. Sin embargo, entre las personas absueltas por el tribunal había otros siete miembros de dichas fuerzas.��La decisión del tribunal de remitir los expedientes de 21 de los procesados al muftí en enero de 2013 desencadenó disturbios en la ciudad de Port Said.��Amnistía Internacional ha documentado el uso de medios letales excesivos e innecesarios en la respuesta de las fuerzas de seguridad a estos disturbios, incluido el uso de armas de fuego cuando no era estrictamente necesario para proteger vidas.

Amnistía Internacional pide a las autoridades que conmuten sin demora todas las penas de muerte.

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE