Document - Egypt: 10 steps for human rights: Amnesty International's human rights manifesto for Egypt

firma aquí por los derechos humanos

Egipto tiene por primera vez en 30 años una auténtica oportunidad de hacer efectivas reformas en materia de derechos humanos. Expresa tu compromiso con la lucha por los derechos humanos en el próximo Parlamento egipcio.image3.png

Portada: Emoción de una mujer egipcia al conocer la noticia de la dimisión del presidente Hosni Mubarak, El Cairo, 11 de febrero de 2011. © AP Photo/Tara Todras-Whitehill

Envíalo a:

Amnesty International

International Secretariat

Peter Benenson House

1 Easton Street

London WC1X 0DW

Reino Unido

Fax: +44 (0)20 7413 5719

Correo-e: egypt@amnesty.org

Sobre Amnistía Internacional

Amnistía Internacional es un movimiento global de más de tres millones de simpatizantes, miembros y activistas en más de 150 países y territorios que actúan para poner fin a graves abusos contra los derechos humanos. Nuestra visión es que todas las personas disfruten de todos los derechos consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en otras normas internacionales de derechos humanos. La organización es independiente de todo gobierno, ideología política, interés económico o religión, y su financiación procede principalmente de su membresía y de donaciones públicas.

DIEZ PASOS

POR LOS derechos humanos

MANIFIESTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL POR LOS DERECHOS HUMANOS EN EGIPTO

image1.png

En el proceso de elecciones parlamentarias que tendrá lugar a partir del 28 de noviembre, los egipcios se preguntarán si por fin van a cumplirse las demandas y promesas de la “Revolución del 25 de enero”. Quienes concurren a las elecciones para lograr un escaño en la Asamblea Popular tienen ahora la oportunidad de romper el ciclo de la incesante represión que desde hace tres décadas ha venido aplicándose en el país con el estado de emergencia y que ha erosionado el Estado de derecho.

Egipto, bajo el gobierno del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, parece aún muy distante de las promesas formuladas durante el levantamiento. Se ha prometido el fin del estado de emergencia, pero la Ley del Estado de Excepción no solo no se ha derogado sino que se ha vuelto a promulgar, incluso con un mayor alcance. Se ha suprimido el abusivo Departamento de Investigaciones de Seguridad del Estado, pero los tribunales militares han procesado sin garantías a miles de civiles. Se han prometido libertad de expresión, libertad de asociación y libertad de reunión, pero se reprimen las críticas a las autoridades, se persigue a los activistas, las ONG sufren amenazas de investigación criminal y se detiene arbitrariamente a manifestantes y se los disuelve por la fuerza. Se ha prometido una mayor participación política, pero a las mujeres se las ha marginado. Se ha autorizado la creación de nuevos sindicatos, pero se prohíbe el derecho a la huelga. Los millones de personas que viven en asentamientos precarios aún esperan que se escuche su voz.

La reforma real en los derechos humanos debe comenzar ya. Amnistía Internacional presenta aquí 10 compromisos para que los candidatos muestren su voluntad de combatir por los derechos humanos en el próximo Parlamento.

ANTES DE LAS ELECCIONES, ME comprometo a:

( 1. Poner fin al estado de excepción y reformar las fuerzas de seguridad: Derogar la Ley del Estado de Excepción. Someter a las fuerzas de seguridad a una reforma fundamental y acorde con las leyes y normas internacionales. Dar a conocer públicamente su estructura y cadena de mando, y establecer un órgano de vigilancia que investigue los informes de abusos con independencia e imparcialidad.

( 2. Poner fin a la detención en régimen de incomunicación y combatir la tortura: Los detenidos deben tener, por ley y en la práctica, contacto con el mundo exterior con regularidad y sin demoras, lo que incluye acceso a sus familias, a abogados de su elección y servicios médicos independientes. No deben tolerarse la tortura y otros malos tratos, sino penalizarse con arreglo al derecho internacional. Deben investigarse los informes de tortura y otros malos tratos. Los lugares de detención deben darse a conocer en listas públicas y ser objeto de inspecciones regulares, independientes, sin restricciones y sin previo aviso.

( 3. GARANTIZAR JUICIOS JUSTOS: Toda persona acusada de un delito debe ser juzgada con las debidas garantías por un tribunal establecido por ley que sea competente, independiente e imparcial. Los juicios militares a civiles y los juicios ante tribunales de excepción deben terminar; las personas declaradas culpables deben quedar en libertad si no se celebra un nuevo juicio ante tribunales civiles.

( 4. Defender el derecho a la libertad de expresión, asociación y reunióN: Las leyes que penalizan el ejercicio pacífico de estos derechos deben modificarse para estar en consonancia con las leyes y normas internacionales o ser derogadas. Son: varios artículos del Código Penal, la Ley de Asociaciones y la Ley núm. 34 de 2011, que penaliza las manifestaciones y huelgas.

( 5. Investigar los abusos cometidos en el pasadO: Debe haber una investigación independiente, exhaustiva e imparcial sobre las violaciones de derechos humanos cometidas durante el régimen del presidente Hosni Mubarak. En ella se deben hacer recomendaciones para evitar abusos en el futuro y se debe proporcionar verdad, justicia y reparación a las víctimas.

( 6. hacer efectivos los derechos económicos, sociales y culturales de todas las personaS: Las personas deben tener acceso a servicios públicos indispensables, como el agua, el saneamiento y la asistencia médica, con independencia de su lugar de residencia o sus ingresos. Deben respetarse los derechos de los trabajadores, incluido el derecho a la huelga y el derecho a un salario mínimo digno.

( 7. Defender los derechos de las personas que viven en asentamientos precarios: Las personas que viven en asentamientos informales deben ser consultadas de manera significativa y poder participar activamente en las decisiones que afectan a su futuro. Deben tener seguridad legal de tenencia. Los desalojos forzosos, que son peligrosos, humillantes e ilegítimos según el derecho internacional, deben terminar. Debe existir un plan general para dar solución a las condiciones inadecuadas de alojamiento que ponen en peligro la salud y la vida de las personas.

( 8. poner fin a la discriminacióN: Las disposiciones legales que discriminan a las personas por motivos de raza, color, religión, origen étnico, nacimiento, sexo, orientación sexual, identidad de género, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, propiedades, u otra condición deben abolirse o reformarse para que se ajusten a las leyes y normas internacionales. Algunas de esas disposiciones están en el Decreto Presidencial 291/2005 sobre lugares de culto cristianos. Deben impedirse los ataques sectarios, realizar investigaciones completas y llevar ante la justicia a los autores de los ataques.

( 9. Proteger los derechos de las mujereS: Las mujeres deben ser socias de pleno derecho en el proceso de reforma política y de los derechos humanos. Debe reconocerse en la legislación que mujeres y hombres tienen los mismos derechos en el matrimonio, el divorcio, la custodia de los hijos y la herencia. Las mujeres deben tener protección jurídica frente a la violencia doméstica –que incluye la violación conyugal– y el acoso sexual. Deben modificarse los artículos 260-263 del Código Penal para autorizar el aborto en el caso de mujeres y niñas sobrevivientes de violación e incesto, o de embarazos que entrañan grave riesgo para la salud. Debe modificarse la Ley núm. 126 de 2008 para prohibir la mutilación genital femenina en todos los casos.

( 10. Abolir la pena de muertE: Debe declararse la suspensión de las ejecuciones hasta que sea abolida la pena de muerte.image2.png

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE