Annual Report 2013
The state of the world's human rights

Press releases

29 April 2009

Siria: La ONU declara ilegal la detenciín de un disidente

 

Libertad para Kamal Labwani, activista de los derechos humanos que cumple 12 años de cárcel tras un juicio injusto.

(Londres, 28 de abril de 2009) – Las autoridades sirias deben poner de inmediato en libertad al Dr. Kamal Labwani, destacado activista político y de los derechos humanos, pues la ONU ha determinado que su detención es arbitraria e ilegal, han manifestado hoy, 29 de abril de 2009, un grupo de organizaciones de derechos humanos, a la vez que han pedido a las naciones que mantienen un diálogo con Siria que den prioridad a la necesidad de dejar en libertad al Dr. Labwani y a otros activistas detenidos.
 
En marzo de 2009, el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria, organismo de la ONU encargado de investigar las denuncias de privación arbitraria de libertad, emitió una opinión según la cual el encarcelamiento del Dr. Labwani desde noviembre de 2005 constituye detención arbitraria. El Grupo de trabajo determinó que el Dr. Labwani había sido condenado por la expresión pacífica de sus opiniones políticas y por realizar actividades políticas reconocidas por el derecho internacional. Dijo también que su juicio había sido injusto.

“La conclusión de la ONU confirma que el Dr. Labwani no debe estar encarcelado –ha manifestado Maureen Thomas, profesor jubilado del Reino Unido que conocía su difícil situación y presentó una petición al Grupo de Trabajo de la ONU para que examinara su detención-. Esperamos que las autoridades sirias respeten la decisión de la ONU y lo dejen en libertad inmediatamente.”

El grupo de organizaciones que han emitido esta declaración conjunta está formado por: Amnistía Internacional, Human Rights Watch, el Observatorio para la Protección de los Defensores de los Derechos Humanos (programa conjunto de la Organización Mundial contra la Tortura y la Federación Internacional de los Derechos Humanos) y ACAT Francia.

El Dr. Labwani, médico, es el fundador de la Asociación Liberal Democrática, grupo de intelectuales y activistas sirios que propugnan un cambio pacífico en Siria. Las fuerzas de seguridad lo detuvieron el 8 de noviembre de 2005, a su regreso de un viaje de dos meses a Europa y Estados Unidos, donde se había reunido con autoridades gubernamentales, periodistas y organizaciones de derechos humanos. Durante el viaje apareció en las redes de televisión pan árabes Al Mustaqilla y Alhurra y pidió al gobierno sirio que respetara los derechos humanos y las libertades fundamentales.
 
El 10 de mayo de 2007, un tribunal penal de Damasco declaró al Dr. Labwani culpable de “comunicarse con un país extranjero y e incitarlo a la agresión contra Siria” y lo condenó a 12 años de prisión, la pena más severa impuesta a un defensor de la reforma pacífica desde la llegada del presidente Bashar al Assad al poder en 2000.
 
En el juicio del Dr. Labwani hubo injerencias de los organismos de seguridad del Estado. El fiscal añadió el cargo de “comunicarse con un país extranjero y e incitarlo a la agresión contra Siria” cuando el procedimiento judicial estaba ya empezado, tras haber escrito el director de los servicios de Seguridad Nacional al ministro de Justicia para pedirle que se añadiera esta acusación a los cargos menores que la Fiscalía General había formulado inicialmente.
 
El Grupo de Trabajo de la ONU señaló en su decisión que se habían cometido graves infracciones del debido proceso en el juicio del Dr. Labwani, entre ellas las circunstancias de su detención, el acceso mínimo que se le había permitido a abogados, la falta de la oportunidad de presentar testigos de descargo, el hecho de no se le hubiera formulado ninguna pregunta sobre el grave cargo presentado contra él al final del juicio y el hecho de que el tribunal no hubiera tenido en cuenta las pruebas aportadas por la defensa. El Grupo de Trabajo determinó que el proceso judicial parecía haber sido manifiestamente injusto y que no se habían respetado los requisitos fundamentales del debido proceso de ley.
 
“La ONU ha declarado ilegal la detención del Dr. Labwani y de otros disidentes de Siria- ha manifestado Sarah Leah Whitson, directora de Human Rights Watch para Oriente Medio y el norte de África-. Corresponde ahora a los Estados miembros de la ONU, especialmente a países como Francia y Estados Unidos, que mantienen actualmente un diálogo con Siria, dar prioridad máxima a la necesidad de que estos disidentes sean puestos en libertad.”
 
Durante el juicio, los organismos de seguridad sirios sometieron a menudo a hostigamiento al abogado del Dr. Labwani, Anwar al-Bunni, quien fue además condenado a cinco años de prisión el 24 de abril de 2007 por cargos no relacionados con el juicio, pero que parecían una medida punitiva tomada contra él por su activismo político y en favor de los derechos humanos y su trabajo de defensa de disidentes detenidos.
 
El 23 de abril de 2008, un tribunal militar condenó al Dr. Labwani a tres años más de prisión tras declararlo culpable de “emitir noticias falsas o exageradas que afectan a la moral del país”, cargo poco preciso y de interpretación muy amplia presentado contra él por unos comentarios que había hecho, según informes, en prisión.
 
La decisión del Grupo de Trabajo de la ONU sobre el caso del Dr. Labwani es la última de una seria de opiniones que ha omitido declarando violaciones del derecho internacional la detenciones de diversos activistas políticos y de derechos humanos, entre otras personas, en Siria. En 2002 declaró arbitraria una detención anterior del Dr. Labwani y de otras nueve personas que estaban privadas de libertad desde 2001 por haber propugnado por medios pacíficos una reforma en Siria durante la “Primavera de Damasco”, periodo de apertura que floreció brevemente cuando el presidente Bashar al Assad llegó al poder.
 
En mayo de 2006, el Grupo de Trabajo emitió la conclusión de que Riad Drar, activista que cumplía una pena de cinco años de cárcel por haber pronunciado un discurso en el funeral del destacado ulema kurdo Sheikh Ma`shuq al-Khaznawi, se hallaba detenido arbitrariamente. Los expertos integrantes del Grupo de Trabajo dijeron que su juicio había sido injusto y que Drar había sido declarado culpable simplemente por ejercer su derecho a la libertad de expresión. En mayo de 2008, el Grupo de Trabajo declaró arbitraria la detención del abogado de derechos humanos Anwar al-Bunni y siete jóvenes participantes en un grupo de discusión pacífico.
 
En marzo de 2009, el Grupo de Trabajo declaró también arbitraria la detención de otro defensor de los derechos humanos, Nizar Ristnawi, que se halla cumpliendo una pena de cuatro años de prisión por “difundir noticias falsas” e “insultar al presidente de la República”, cargos que se presentaron contra él a raíz de que un miembro de los servicios de seguridad oyera casualmente una conversación en la que estaba hablando de cuestiones de derechos humanos y otros asuntos.
 
“Los expertos de la ONU ha determinado una vez más que las autoridades sirias han encerrado a un defensor de la reforma pacífica basándose en falsos cargos relacionados con la seguridad –ha manifestado Philip Luther, director adjunto del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África-. Reprimir de este modo la disidencia es totalmente inaceptable.”

 

Region Middle East And North Africa
Country Syria
For further information, contact International Press Office »

International Press Office

Phone : +44 (0) 20 7413 5566
9:30 - 17:00 GMT Monday-Friday
Phone : +44 (0) 777 847 2126
Line open 24 hours a day
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
International Press Office
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
UK
Follow International Press Office on Twitter
@amnestypress