Annual Report 2013
The state of the world's human rights

12 June 2009

Gaddafi visita Italia entre protestas contra el acuerdo bilateral sobre “inmigración ilegal”

Gaddafi visita Italia entre protestas contra el acuerdo bilateral sobre “inmigración ilegal”

El dirigente libio Muamar al Gaddafi finalizó el viernes 12 de junio su visita de tres días a Italia, entre críticas de grupos de derechos humanos sobre la colaboración bilateral para controlar la migración irregular e intentos por parte de Italia de “subcontratar” con Libia sus obligaciones de ofrecer protección a las personas refugiadas y solicitantes de asilo.
Amnistía Internacional ha pedido a ambos países que conviertan los derechos humanos en parte integral de las políticas de control de la migración y que respeten los derechos de las personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo.
En agosto de 2008, los dos países firmaron un Tratado de Amistad, Asociación y Cooperación que, entre otras disposiciones, establecía iniciativas bilaterales de lucha contra la “migración ilegal” mediante vigilancia marítima conjunta.
Como parte del Tratado, Italia ha afirmado que indemnizará a Libia por sus 30 años de ocupación con 5.000 millones de dólares estadounidenses, que se utilizarán en proyectos de construcción, becas para estudiantes y pensiones para soldados libios que sirvieron en las fuerzas armadas italianas durante la Segunda Guerra Mundial
A cambio, Libia ha accedido, entre otras cosas, a endurecer el control de sus aguas territoriales e internacionales y aceptar que desembarquen en suelo libio personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo interceptadas en el mar por barcos italianos. Según informes, Italia también se ha comprometido a proporcionar recursos, como tecnología para controlar el flujo migratorio a través de las fronteras del sur de Libia.
“Italia y Libia deben ofrecer protección a las personas que huyen de la persecución y el conflicto y no tratarlas como simple mercancía en acuerdos que pretenden evitar las obligaciones internacionales relativas al trato a migrantes, refugiados y solicitantes de asilo”, ha afirmado Amnistía Internacional. “La colaboración entre los dos países no puede suponer en realidad la “subcontratación” con Libia de la gestión del flujo migratorio, especialmente si tenemos en cuenta el penoso historial de Libia en cuanto al trato a las personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo”.
En 2008 se denunciaron casos de tortura y otros malos tratos a personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo, que las autoridades libias no investigaron. Los refugiados y solicitantes de asilo no recibieron la protección que establece el derecho internacional, ya que Libia no cuenta con un sistema de concesión de asilo en vigor.
Con este telón de fondo, Italia ha afirmado que devolverá a Libia a todas las personas que salgan de ese país y sean interceptadas antes de llegar a las costas italianas.
El 6 de mayo, tres barcos con aproximadamente 227 personas procedentes de terceros países enviaron una llamada de socorro cuando se encontraban a unas 50 millas al sur de la isla italiana de Lampedusa. Una disputa entre los gobiernos maltés e italiano sobre cuál de los dos debía asumir la responsabilidad de responder a la llamada pudo haber retrasado las operaciones de rescate.
Finalmente, dos barcos guardacostas italianos trasladaron a los migrantes a la ciudad libia de Trípoli, sin hacer escala en ningún puerto italiano. Según informes, el ministro italiano del Interior, Roberto Maroni, manifestó que esta medida había sido “un logro histórico tras un año de negociaciones bilaterales con Libia”.
Otras personas han sido interceptadas y devueltas: según información oficial del Ministerio del Interior italiano, entre el 6 y el 11 de mayo alrededor de 500 personas procedentes de Somalia, Eritrea y otros países del África subsahariana fueron devueltas a Libia cuando barcos italianos las interceptaron en el mar.
Esta actuación, sin embargo, supone el incumplimiento de las obligaciones contraídas por Italia, como la obligación de no enviar a personas a un país en donde corren peligro de persecución (principio de no devolución o non refoulement) y de ofrecer acceso a un procedimiento de concesión de asilo justo y satisfactorio. Estas obligaciones nacen del hecho de que estas personas se encontraban bajo el control efectivo de las autoridades italianas aunque no hubieran pisado suelo italiano.
El ACNUR, organismo de la ONU para los refugiados, criticó esta actuación e instó a Italia a “garantizar que las personas rescatadas en mar y en necesidad de protección internacional reciban pleno acceso al territorio y a los procedimientos de asilo”.
El 14 de mayo, el gobierno italiano entregó a Libia tres patrulleras para la vigilancia de su costa mediterránea en operaciones conjuntas con la Armada italiana, y se ha comprometido a entregar otras tres.
Del 15 al 23 de mayo, un equipo de Amnistía Internacional realizó una visita de investigación sobre la situación de los derechos humanos en Libia –primera visita de estas características desde el año 2004–.
Durante su estancia en Libia, sólo se permitió a la delegación de Amnistía Internacional una breve visita al centro de detención de Misratah, distante unos 200 kilómetros de Trípoli, en el que alrededor de 600 o 700 personas, presuntos migrantes irregulares en su mayoría de otros países africanos, están recluidos en condiciones de gran hacinamiento.
Muchos llevaban detenidos desde que fueron interceptados tratando de llegar a Italia o a otros países del sur de Europa.
En Misratah puede haber recluidas personas que huyen de la persecución, entre ellas ciudadanos eritreos y somalíes, pero dado que Libia carece de procedimiento de asilo y no es Estado Parte en la Convención de la ONU sobre los Refugiados ni su Protocolo de 1967, los ciudadanos extranjeros, incluidos los que necesitan protección internacional, pueden encontrarse fuera de la protección de la ley
Los detenidos tampoco tienen prácticamente ninguna oportunidad de presentar denuncias de tortura y otros malos tratos a las autoridades judiciales competentes ni de cuestionar los motivos de su detención. Algunos de los ciudadanos eritreos, que son una importante proporción de las personas detenidas en Misratah, dijeron a Amnistía Internacional que llevaban recluidos dos años allí.
En sus reuniones con las autoridades, Amnistía Internacional expresó su preocupación por la detención y el presunto maltrato de cientos, puede que miles de personas que las autoridades consideran migrantes irregulares, e instó a que se pusieran en marcha los procedimientos adecuados para identificar a los solicitantes de asilo y refugiados y que se les diera la protección pertinente.
Amnistía Internacional también instó a las autoridades libias a que detuvieran las devoluciones de personas a sus países de origen donde pueden correr peligro de sufrir graves violaciones de derechos humanos, y que como mínimo encontraran una alternativa mejor que la detención para las personas a las que no pueden devolver a sus países de origen por esta razón.

Read More

Libia: Amnistía Internacional termina su primera visita de investigación en más de cinco años (declaración pública, 29 de mayo de 2009)
Migrantes en peligro por conflictos fronterizos que demoran su rescate (noticia, 7 de mayo de 2009)

Country

Italy 
Libya 

Region

Middle East And North Africa 

Issue

Refugees, Displaced People And Migrants 

@amnestyonline on twitter

News

18 September 2014

Nigeria’s police and military routinely torture women, men, and children – some as young as 12 – using a wide range of methods including beatings, shootings and rape... Read more »

19 September 2014

The Guatemalan government is fuelling the fires of conflict by failing to consult local communities before awarding mining licences to companies.

Read more »
23 September 2014

The life sentence handed down by a Chinese court to prominent Uighur academic Ilham Tohti on charges of “separatism” is an affront to justice.

Read more »
22 September 2014

Turkey began to close some of its border crossings with Syria after 130,000 Kurdish refugees poured into the country in recent days fleeing the advance of the armed group... Read more »

22 September 2014

Turkey began to close some of its border crossings with Syria after 130,000 Kurdish refugees poured into the country in recent days fleeing the advance of the armed group... Read more »