Annual Report 2013
The state of the world's human rights

24 October 2007

Dieciocho años de persecución en Myanmar (Birmania)

Dieciocho años de persecución en Myanmar (Birmania)
El 24 de octubre de 2007, Daw Aung San Suu Kyi habrá pasado 12 de los últimos 18 años detenida. Puede que sea la más conocida de todos los presos de conciencia de Myanmar, pero ciertamente no es la única. Amnistía Internacional estima que, incluso antes de la reciente ola de represión violenta de manifestantes pacíficos, había en el país más de 1.150 presos políticos. De estos, el grupo de presos de conciencia incluía a destacados representantes políticos de las minorías étnicas, así como a miembros de la Liga Nacional para la Democracia y de grupos activistas estudiantiles.

Para marcar los 18 años de persecución que ha sufrido Aung San Suu Kyi en Myanmar, Amnistía Internacional desea destacar ante la opinión pública los casos de cuatro personas que simbolizan a todas las que se encuentran detenidas y están sufriendo persecución en el país. Éstas son la propia Aung San Suu Kyi; U Win Tin, el preso de conciencia que más años lleva encarcelado en Myanmar; U Khun Htun Oo, que está cumpliendo una condena de 93 años, y Zaw Htet Ko Ko, detenido tras participar en las recientes manifestaciones en el país.

Más información acerca de estas cuatro personas:

Daw Aung San Suu Kyi

Daw Aung San Suu KyiEl partido de Daw Aung San Suu Kyi resultó ganador en las elecciones generales que se celebraron en Myanmar en 1990. Sin embargo, en vez de pasar a asumir su cargo como dirigente nacional, Daw Aung San Suu Kyi fue puesta bajo arresto domiciliario por las autoridades militares, situación en la que todavía se encuentra hoy.

Aung San Suu Kyi, de 62 años de edad, es la secretaria general y cofundadora del principal partido de oposición de Myanmar, la Liga Nacional para la Democracia (LND). Fue puesta bajo arresto domiciliario por primera vez en julio de 1989, durante la brutal represión de las protestas en pro de la democracia de 1988. Un año más tarde, su partido ganaba las elecciones por abrumadora mayoría. Pero los gobernantes militares anularon los resultados electorales y continuaron negándole a Aung San Suu Kyi la libertad.

Rara vez se permite que Aung San Suu Kyi reciba visitas. Se la mantiene en un aislamiento creciente, interrumpido sólo por las infrecuentes visitas de su médico. La orden de detención actual expira el 27 de mayo de 2008.

Daw Aung San Suu Kyi ha estado privada de libertad repetidas veces desde 1989, con extensos periodos de detención no oficial, arrestos domiciliarios por la vía administrativa y restricciones a su libertad de circulación. La más reciente es la que la ha mantenido detenida desde el 30 de mayo de 2003, tras cometerse un ataque violento contra ella y otros miembros de su partido durante un viaje por la región interior del país, el Alto Myanmar. El ataque, en el que se sospecha que estuvieron implicados el gobierno y organizaciones civiles con respaldo estatal, todavía no ha sido investigado de forma independiente.

Una noche, cuando los vehículos de Aung San Suu Kyi y su séquito se desplazaban cerca de Depeyin, en una parte remota de la división de Sagaing, se les dio el alto en medio de la carretera. El ataque fue violento y coordinado. Hombres armados con palos de bambú afilados, barras de hierro y piedras atacaron los vehículos, sacaron de su interior a los viajeros y los golpearon repetidamente en la cabeza y el cuerpo.

Los miembros de las juventudes de la LND y otras personas trataron de proteger a sus líderes, entre ellos a Aung San Suu Kyi y a su segundo, U Tin Oo. Por lo menos cuatro personas fueron asesinadas, y decenas más resultaron heridas de gravedad. Aung San Suu Kyi y su escolta lograron escapar, pero poco después fueron aprehendidos y puestos en régimen de incomunicación.

Después del ataque, las autoridades declararon que Aung San Suu Kyi se encontraba bajo “custodia protectora” y que las medidas tomadas contra los dirigentes detenidos cesarían en cuanto se normalizara la situación. En julio de 2003 las autoridades prometieron que la pondrían en libertad “llegado el momento” y dijeron que estaban esperando a que la situación “se enfriara”. En agosto de 2003 exhortaron a “no llamarlo detención”, y añadieron: “No nos mueve ningún tipo de animosidad contra Aung San Suu Kyi. Por eso no hemos entablado ninguna acción judicial contra ella ni contra su partido”.

Tras un periodo de reclusión en régimen de incomunicación en un cuartel militar, Aung San Suu Kyi fue trasladada a su domicilio en septiembre de 2003, donde se encuentra desde entonces en lo que no puede llamarse sino arresto domiciliario. En noviembre de 2003, las autoridades dictaron contra ella una orden de detención de un año por la vía administrativa, orden que ha sido renovada con regularidad desde entonces.

Aung San Suu Kyi ya estuvo anteriormente bajo arresto domiciliario, debido a su destacado papel en la esfera política, de 1989 a 1995, y de 2000 a 2002. Durante estas detenciones en su propio domicilio, las autoridades enmendaron dos veces la ley en virtud de la cual se la detuvo, a fin de que permitiera un periodo más largo de reclusión sin cargos ni juicio.

Incluso no estando oficialmente bajo arresto domiciliario, la libertad de circulación de Aung San Suu Kyi ha sido objeto de severas restricciones: las autoridades bloqueaban las carreteras, con frecuencia detenían a las personas que trataban de reunirse con ella, y denegaban a sus familiares, incluso a su esposo que estaba gravemente enfermo, autorización para entrar al país y verla.

U Win Tin

U Win TinU Win Tin, de 77 años de edad, lleva encarcelado los últimos 18 años por su oposición pacífica a las autoridades militares de Myanmar y por sus actividades en defensa de los derechos humanos y la libertad de expresión. Es el preso de conciencia que más tiempo lleva encarcelado en Myanmar.

Periodista, ex director de una publicación y destacado miembro de un partido de oposición, U Win Tin fue detenido en julio de 1989 durante una campaña llevada a cabo contra miembros de los partidos políticos. Se cree que la detención se debió al puesto de responsabilidad que desempeñaba en la Liga Nacional para la Democracia (NLD), principal partido opositor de Myanmar. El NLD obtuvo el 82 por ciento de los escaños en las elecciones generales de 1990, pero las autoridades militares se negaron a entregarle el poder.

Desde su detención en 1989, U Win Tin ha sido condenado en tres ocasiones a un total de 20 años de cárcel. La última vez, en marzo de 1996, se lo condenó a siete años por informar a Naciones Unidas de las condiciones penitenciarias y por escribir y difundir artículos dentro de la cárcel. Las autoridades calificaron estos hechos de "publicación clandestina de propaganda para incitar al amotinamiento en prisión".

Según la información recibida, la carta enviada a Naciones Unidas se titulaba "Testimonios de presos de conciencia de la prisión de Insein encarcelados injustamente, exigencias y peticiones en relación con las violaciones de derechos humanos cometidas en Birmania" y daba cuenta de la falta de tratamiento médico y la existencia de torturas en esa prisión. Aunque las autoridades investigaron el incidente, U Win Tin y otras personas recibieron malos tratos. U Win Tin fue encerrado en una celda para perros militares, sin cama, y no se le proporcionó alimento ni agua, ni se le permitió la visita de sus familiares durante largos periodos.

U Win Tin ha padecido espondilitis y una afección cardiovascular durante sus años de cárcel. Se cree que su salud ha empeorado debido a las precarias condiciones de reclusión. Además, ha pasado en régimen de aislamiento buena parte de su tiempo en prisión.

Según informes, en julio de 2005, las autoridades le dijeron que lo iban a poner en libertad, junto a más de 200 presos políticos, pero luego lo devolvieron a su celda.

U Win Tin permanece recluido en la prisión de Insein, en Yangón, la principal ciudad de Myanmar. Su condena termina en julio de 2009, pero puede ver reducido el plazo por buena conducta.

U Khun Htun Oo

U Khun Htun OoU Khun Htun Oo, de 64 años, es miembro electo del Parlamento y el representante político más veterano de la comunidad shan, la más numerosa de las minorías étnicas de Myanmar. Cumple una condena de 93 años de cárcel por haber participado en un debate privado sobre los planes oficiales para la transición política y se encuentra recluido en una de las prisiones más recónditas del país.

U Khun Htun Oo es el presidente del grupo de oposición Liga de las Nacionalidades Shan por la Democracia y asistió a una comida privada entre representantes políticos de dilatada experiencia para debatir acerca de los planes de las autoridades para la transición política. El encuentro tuvo lugar en Taunggyi, capital del estado de Shan, el 7 de febrero de 2005, fecha en que se celebra el día nacional de la comunidad shan.

Según informes, en el mencionado encuentro los representantes políticos de etnia shan aconsejaron, en clave política, a miembros de los grupos del alto el fuego que iban a asistir a la Convención Nacional, primera fase de la transición política prevista por las autoridades. Muchos grupos políticos importantes quedaron excluidos de la Convención Nacional, que se celebró bajo el marco de una legislación que penalizaba las críticas al proceso.

En aquellas fechas, algunos grupos del alto el fuego manifestaban su insatisfacción por que no se estuvieran debatiendo los puntos que ellos consideraban motivos de preocupación, como el sexto objetivo de la Convención Nacional, que garantiza la futura participación del ejército en el Estado.

Las autoridades no tardaron en detener a los dirigentes que estaban presentes en la comida y les negaron el acceso a sus familiares, en algunos casos durante un periodo de hasta nueve meses. Tampoco se les permitió elegir a sus representantes legales y en noviembre de 2005 se los condenó a penas de prisión extremadamente prolongadas.

U Khun Htun Oo fue acusado de múltiples cargos, entre los que, según informes, se incluyen delitos recogidos en la Ley 5/96, que establece penas de prisión de hasta 20 años para toda persona declarada culpable de expresar opiniones que perturben la estabilidad del Estado o "socaven, menosprecien y malinterpreten las funciones de la Convención Nacional".

Amnistía Internacional ha pedido que se revoque esta ley, puesto que penaliza el derecho a la libertad de expresión proclamado en el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Una vez condenados, se los envió a centros penitenciarios muy alejados de sus hogares, sin que mediara notificación oficial a sus familias. U Khun Htun Oo permanece recluido en la prisión de Puta-O, en el estado septentrional de Kachin, donde, según informes, las condiciones de reclusión son realmente duras.

Khun Htun Oo es asimismo miembro del Comité de Representación del Parlamento Popular, coalición de diputados elegidos en los comicios de 1990.

Zaw Htet Ko Ko

Zaw Htet Ko Ko"Ko Ko no cree en la violencia en ninguna circunstancia. Cree en la lucha por los derechos humanos de forma pacífica. Estoy muy orgulloso de mi hijo." U Aung Myint, padre de Zaw Htet Ko Ko, en declaraciones a Amnistía Internacional poco después de la detención de su hijo, el 13 octubre de 2007.

Zaw Htet Ko Ko es miembro del grupo Generación Estudiantes 88. Este joven de 26 años fue detenido, junto con otras cinco personas, el pasado 13 de octubre en el contexto de la represión que siguen ejerciendo las autoridades militares. Amnistía Internacional no tiene información acerca del lugar donde se encuentran recluidos, pero alberga una seria preocupación por su seguridad, ya que corren grave peligro de sufrir tortura y malos tratos.

Zaw Htet Ko Ko, Htay Kywe, Mie Mie, Aung Thu y Aung Gyi participaron en las primeras manifestaciones de protesta del pasado agosto, pero pronto se vieron obligados a pasar a la clandestinidad cuando las autoridades comenzaron a perseguir a todas las personas a las que consideraban líderes de las protestas. El 21 de agosto, 13 importantes activistas del grupo Generación Estudiantes 88 fueron detenidos durante una operación nocturna.

Según informes, a lo largo de agosto y septiembre, las autoridades han llevado a cabo hasta cinco redadas en la casa de Zaw Htet Ko Ko, y han amenazado y hostigado repetidamente a su familia en Yangón.

El padre de Zaw Htet Ko Ko, U Aung Myint, dice de él que es una persona de proceder tranquilo y que siempre le han interesado los derechos humanos.

"Ko Ko no es de los que destacan; se queda en un segundo plano. La verdad es que nunca hemos hablado de política, porque yo he tenido experiencias negativas en ese terreno. Sin embargo, a mi hijo le interesan mucho la política y los derechos humanos. Solía enviarle libros electrónicos sobre esos temas, que a su vez él compartía con sus amigos."

Entusiasta de Internet, Zaw Htet Ko Ko luchaba contra la férrea censura de todo tipo de información en Myanmar y le gustaba acceder a noticias de ámbito internacional y de comunicarse con el mundo exterior a propósito de lo que estaba sucediendo en su país.

U Aung Myint, que se estableció como refugiado en Países Bajos cuando abandonó Myanmar en el periodo que siguió a la brutal represión de las manifestaciones de 1988 en pro de la democracia, recordaba haberle preguntado en una ocasión a Zaw Htet Ko Ko si había pensado en las consecuencias que podía tener su labor activista.

La repuesta de su hijo había sido rotunda y valiente: "Sí, he pensado en los peligros, en todas las posibilidades. Si no hiciera lo que hago, ¿quién lo hará por el pueblo birmano?".

A U Aung Myint le preocupa enormemente la situación de su hijo en prisión. "Le he dicho que se cuide, que sea prudente, pero creo que lo están torturando".

Read More


Country

Myanmar 

Region

Asia And The Pacific 

Issue

Prisoners Of Conscience 

@amnestyonline on twitter

News

18 September 2014

Nigeria’s police and military routinely torture women, men, and children – some as young as 12 – using a wide range of methods including beatings, shootings and rape... Read more »

19 September 2014

The Guatemalan government is fuelling the fires of conflict by failing to consult local communities before awarding mining licences to companies.

Read more »
19 September 2014

A Thai court’s decision to uphold a 10-year prison sentence given to an editor and social activist for allegedly insulting the royal family continues the relentless erosion of... Read more »

19 September 2014

Ireland’s latest guidelines on abortion are mere window-dressing that will confuse health professionals and endanger women’s lives and rights.

Read more »
19 September 2014

The Egyptian authorities are putting at risk the life of a jailed activist, whose health has sharply deteriorated after more than 230 days on hunger strike, by denying him... Read more »