Las fuerzas dirigidas por la OTAN, ¿cómplices de las torturas?

Un soldado británico registra a un motociclista afgano en un puesto de control temporal tras un ataque suicida perpetrado en Kabul, 23 de mayo de 2007

Un soldado británico registra a un motociclista afgano en un puesto de control temporal tras un ataque suicida perpetrado en Kabul, 23 de mayo de 2007

© Musadeq Sadeq/ AP/ PA Photos


13 November 2007

Las personas detenidas en Afganistán siguen corriendo peligro de sufrir tortura y otros malos tratos, sobre todo a manos de la Dirección de Seguridad Nacional (DSN), el servicio de información del país.

Sin embargo, pese a los reiterados informes de tortura y otros malos tratos, entre ellos los de Naciones Unidas y Amnistía Internacional, miembros de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF), dirigida por la OTAN, –en particular las fuerzas de Bélgica, Reino Unido, Canadá, Países Bajos y Noruega– siguen transfiriendo a personas detenidas a la custodia de la DSN.

Los abusos se producen en el contexto del conflicto vigente en el que intervienen el gobierno afgano, las fuerzas militares internacionales y grupos armados, entre ellos los talibanes.

A lo largo de los dos últimos años, Amnistía Internacional ha recibido reiteradas denuncias de torturas y otros malos tratos perpetrados por la DSN contra personas detenidas –por ejemplo, denuncias de latigazos, exposición a temperaturas extremadamente frías y privación de alimentos. Muchas de esas personas han sido detenidas de forma arbitraria y recluidas en régimen de incomunicación, sin acceso a asistencia letrada y familias.

Al trasladarlas a lugares en los que corren grave peligro de sufrir tortura y otros malos tratos, los países con tropas en la ISAF pueden ser cómplices en este trato e incumplen sus obligaciones jurídicas internacionales.

Los casos puestos de relieve en el informe Transferencia de personas detenidas que corren peligro de sufrir torturas: ¿Complicidad de la ISAF? incluyen denuncias de torturas perpetradas contra personas detenidas después de su transferencia a las autoridades afganas, incidentes en que países con fuerzas en la ISAF han perdido el rastro de personas detenidas después de haberlas transferido, dificultades en el seguimiento independiente de personas bajo custodia afgana y la práctica de efectuar transferencias en el acto sin ningún tipo de documentación.

Amnistía Internacional insta a todos los países que participan en la ISAF a que suspendan las transferencias de personas detenidas y las retengan bajo su custodia hasta que se instauren salvaguardias efectivas. Al mismo tiempo, dichos países deben promover la reforma del sistema de reclusión afgano, lo que incluye facilitar la formación de miembros del personal penitenciario. El gobierno afgano debe garantizar la erradicación de todas las prácticas de tortura, otros malos tratos y detención arbitraria en el país.

Afghanistan: Detainees transferred to torture: ISAF complicity?

Download:
Index Number: ASA 11/011/2007
Date Published: 13 November 2007
Categories: Afghanistan, Asia And The Pacific

Amnesty International has received reports of torture, other ill-treatment, and arbitrary detention by Afghanistan's intelligence service. This report builds on research by Amnesty International into Afghanistan's justice system and focuses on International Security Assistance Force (ISAF) detention and transfer policies. The cases highlighted in this report include allegations of torture by Afghan authorities of transferred detainees; incidents where ISAF states have lost track of transferred detainees; the difficulties in independently monitoring detainees in Afghan custody; and the practice of on the spot transfers without documentation.


This document is also available in:

Spanish:
Chinese:
French:
Arabic:

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE