Annual Report 2013
The state of the world's human rights

11 July 2012

Bahréin debe liberar a activista

Bahréin debe liberar a activista
Nabeel Rajab fue acusado de difamación por un mensaje que publicó en Twitter.

Nabeel Rajab fue acusado de difamación por un mensaje que publicó en Twitter.

© MOHAMMED AL-SHAIKH/AFP/GettyImages


El encarcelamiento de Nabeel Rajab es el último ejemplo de la escasez de mejoras que ha habido sobre el terreno, a pesar de las promesas del gobierno de introducir reformas tras la violenta represión ejercida contra los manifestantes en 2011.
Source: 
Ann Harrison, directora adjunta del Programa Regional de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África
Date: 
Wed, 11/07/2012

Bahréin debe liberar de inmediato a un destacado activista de derechos humanos y preso de conciencia condenado a tres meses de cárcel tras ser declarado culpable de difamación por un mensaje de Twitter que las autoridades encontraron censurable, ha afirmado hoy Amnistía Internacional.

Nabeel Rajab, presidente del Centro de Derechos Humanos de Bahréin, fue detenido el 9 de julio, tan sólo unas horas después de que un tribunal de la capital, Manama, lo condenara por difamación a raíz de una denuncia que presentaron contra él personas de la zona de Al Muharraq, en el norte del país, por “vilipendiar públicamente a la población de Al Muharraq y cuestionar su patriotismo con expresiones vergonzosas publicadas en redes sociales”.

“El encarcelamiento de Nabeel Rajab es el último ejemplo de la escasez de mejoras que ha habido sobre el terreno, a pesar de las promesas del gobierno de introducir reformas tras la violenta represión ejercida contra los manifestantes en 2011. Está claro que la represión de la libertad de expresión sigue gozando de impunidad en Bahréin”, declaró Ann Harrison, directora adjunta del Programa Regional de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

“Al igual que otras muchas personas en el país, Nabeel Rajab es un preso de conciencia, encarcelado únicamente por ejercer de forma pacífica su derecho a la libertad de expresión. Debe quedar en libertad de inmediato y deben retirarse o revocarse todos los demás cargos o declaraciones de culpabilidad que pesan sobre él. Asimismo, las autoridades deben actuar para garantizar que todos los defensores y defensoras de derechos humanos pueden llevar a cabo su labor sin temor a sufrir represalias.”

Los cargos presentados contra Nabeel Rajab se refieren a un tweet del 2 de junio dirigido al primer ministro, Shaij Jalifa bin Salman al Jalifa, tras la visita de éste a la zona. Rajab escribió lo siguiente: “Jalifa, retírate de las callejas de Al Muharraq, sus notables y sus ancianos, todo el mundo sabe que no eres popular allí, y si no fuera porque necesitan dinero, no habrían salido a recibirte. ¿Cuándo vas a retirarte?”.

Nabeel Rajab fue detenido el 6 de junio después de que varias personas de Al Muharraq denunciaron el tweet. El 14 de junio se presentaron cargos de difamación contra él y el 27 de junio quedó en libertad bajo fianza.

Actualmente se halla recluido en la prisión de Al Yaw de Manama. Ya ha cumplido 21 días de los tres meses de condena. Su abogado ha presentado un recurso, cuya vista está prevista para el 18 de julio. Nabeel Rajab todavía tiene otras tres causas pendientes.

En noviembre de 2011, la Comisión de Investigación Independiente de Bahréin, creada por el rey Sheij Hamad bin Isa al Jalifa, publicó un informe en el que concluía que las autoridades habían cometido con impunidad graves violaciones de derechos humanos, como uso de fuerza excesiva contra manifestantes, actos generalizados de tortura y otros malos tratos a manifestantes, juicios sin las debidas garantías y homicidios ilegítimos.

El informe instaba al gobierno a establecer de inmediato un organismo independiente para supervisar la aplicación de las recomendaciones de la Comisión; emprender reformas legislativas para garantizar que la legislación se ajusta a las normas internacionales de derechos humanos; hacer rendir cuentas a los responsables de abusos; dejar en libertad a todos los presos de conciencia, y realizar investigaciones sobre las denuncias de tortura.

Hasta la fecha, el gobierno ha tomado muy pocas medidas. Las reformas han sido fragmentarias y no han proporcionado rendición de cuentas ni justicia verdaderas a las víctimas.

Se siguen cometiendo violaciones de derechos humanos contra quienes se oponen al régimen de la familia Al Jalifa. Según la información recibida, en junio se reprimieron con fuerza excesiva varias manifestaciones.

El 27 de junio, otra activista, Zainab al Khawaja, fue alcanzada en el muslo por un bote de gas lacrimógeno disparado desde muy cerca mientras documentaba los incidentes ocurridos durante una manifestación celebrada en el pueblo de Buri, al sudoeste de Manama, que reivindicaba un mayor respeto por el derecho a manifestarse pacíficamente. Contó a Amnistía Internacional que el impacto le había causado una fractura en el hueso y 17 puntos de sutura.

El activista Said Yousif Almuhafdah, que trabaja en el Centro de Derechos Humanos de Bahréin y también estaba presente durante la agresión, presentó una denuncia en una comisaría de policía y le dijeron que se emprendería una investigación sobre el incidente.

Entretanto, el gobierno se niega a liberar a decenas de presos de conciencia encarcelados únicamente porque pidieron reformas políticas de peso, y tampoco aborda el hondo sentimiento de discriminación y marginación política de la mayoría chií.

El mes pasado, durante una visita oficial a Reino Unido, el ministro del Interior bahreiní, teniente general Shaij Rashid bin Abdulá al Jalifa, insistió en que en Bahréin no había personas recluidas por sus opiniones, sino sólo “quienes han cometido actos punibles en virtud de la ley”.

El Código Penal de Bahréin contiene disposiciones vagamente formuladas que pueden esgrimirse para penalizar el ejercicio legítimo de la libertad de expresión, asociación y reunión.

Nabeel Rajab se enfrenta a un juicio por cargos de participación en una “concentración ilegal” y “alteración del orden público” durante una protesta antigubernamental que se celebró en Manama el 6 de febrero. La próxima vista de esta causa está prevista para el 26 de septiembre de 2012.

Otro juicio en curso tiene que ver con cargos de “concentración ilegal” presentados en su contra el 6 de junio. Según lo previsto, la próxima sesión de esta vista tendrá lugar el 16 de julio.

Nabeel Rajab también ha presentado un recurso contra la sentencia condenatoria emitida el 28 de junio por “insultar a una institución nacional” (el Ministerio del Interior) en sus tweets. La fecha prevista de la vista para este recurso es el 27 de noviembre.

Read More

Bahréin debe poner en libertad a los restantes presos de conciencia (noticia, 29 de mayo de 2012)

Issue

Activists 
Detention 
Freedom Of Expression 
Prisoners Of Conscience 

Country

Bahrain 

Region

Middle East And North Africa 

Follow #bahrain @amnestyonline on twitter

News

22 July 2014

The Gambian government must abolish the laws and iron fisted practices that have resulted in two decades of widespread human rights violations, Amnesty International said as it... Read more »

16 July 2014

The US government’s dehumanising practice of holding prisoners in prolonged solitary confinement in the country’s only federal super-maximum security prison amounts to cruel,... Read more »

22 July 2014

Indonesia’s new President Joko Widodo must deliver on campaign promises to improve Indonesia’s dire human rights situation, Amnesty International said.

Read more »
21 July 2014

Ahead of a legal intervention by Amnesty International and others in the rendition case of the Libyan national Abdul-Hakim Belhaj, Amnesty International... Read more »

21 July 2014

Ahead of a legal intervention by Amnesty International and others in the rendition case of the Libyan national Abdul-Hakim Belhaj, Amnesty International... Read more »