Annual Report 2013
The state of the world's human rights

26 July 2012

Artículo de opinión: La crisis de refugiados de Siria va a requerir ayuda a largo plazo

Artículo de opinión: La crisis de refugiados de Siria va a requerir ayuda a largo plazo
La ONU ha contabilizado 120.000 refugiados sirios en cuatro países vecinos a Siria, pero el número real es mucho mayor.

La ONU ha contabilizado 120.000 refugiados sirios en cuatro países vecinos a Siria, pero el número real es mucho mayor.

© ADEM ALTAN/AFP/GettyImages


No son sólo sirios los que están abandonándolo todo para huir de los horrores de la guerra. También huyen iraquíes, palestinos y personas de otras nacionalidades que habían encontrado la seguridad en Siria y ahora sufren un segundo desplazamiento.
Source: 
Sherif Elsayed-Ali, jefe del Equipo sobre Derechos de Personas Refugiadas y Migrantes de Amnistía Internacional
Date: 
Thu, 26/07/2012

Por Sherif Elsayed-Ali, jefe del Equipo sobre Derechos de Personas Refugiadas y Migrantes de Amnistía Internacional. 

Artículo de opinión publicado originalmente en  CNN.com.

Una tensa situación política que se deteriora; la violencia se agrava rápidamente con terribles efectos para la población civil. Homicidios indiscriminados, destrucción, y lo que comenzó siendo un lento goteo de refugiados a países vecinos se convierte en una avalancha.

Así pasó en Irak en 2006. Y lo mismo está pasando en Siria en 2012. 

Una trágica ironía, ya que Siria no sólo es vecino inmediato de Irak, sino un país que acogió a más de un millón de refugiados de iraquíes en el periodo álgido de la crisis de los desplazamientos. 

No son sólo sirios los que están abandonándolo todo para huir de los horrores de la guerra. También huyen iraquíes, palestinos y personas de otras nacionalidades que habían encontrado la seguridad en Siria y ahora sufren un segundo desplazamiento.

Llegué la semana pasada de Jordania, donde había estado observando la situación de los refugiados de Siria. El viaje de Siria a Jordania está plagado de peligros. Los refugiados deben atravesar zonas con una fuerte presencia de tropas del ejército sirio. Normalmente el Ejército Sirio Libre los acompaña mientras sortean los puestos del ejército hasta alcanzar la frontera siria con Jordania. 

Si los descubren, lo cual sucede, los acribillan a disparos. Los refugiados dicen que disparan indiscriminadamente, lo mismo a hombres que van solos que a familias con niños. El hecho de que la gente siga corriendo ese riesgo demuestra lo que han sufrido y presenciado.

El número de sirios registrados hasta ahora en Jordania por el ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, asciende a más de 35.000, pero al parecer la cifra extraoficial es mucho más elevada.

Se calcula que el número de personas desplazadas dentro de la propia Siria está entre el millón y el millón y medio, en un país de 22 millones de habitantes. En cuatro de los países que tienen frontera con Siria (Jordania, Líbano, Irak y Turquía), la ONU ha registrado a 120.000 refugiados sirios, aunque también aquí la cifra real, que incluye los no registrados, es muy superior. 

Se han producido éxodos masivos en barrios gravemente afectados, a veces localidades enteras. En ocasiones el desplazamiento ha sido dentro de la propia Siria, pero otras veces la gente ha emprendido el peligroso viaje de cruzar sus fronteras.

Inkhil, localidad de unos 40.000 habitantes de la gobernación de Deraa, ha sido una de las más afectadas. Quienes huyeron hablan de bombardeos de artillería continuos e indiscriminados en las últimas semanas. 

Las milicias y fuerzas gubernamentales se llevaban a las personas de sus casas delante de sus familias y las ejecutaban. Los familiares podían oír los disparos. Hay informes de personas secuestradas y sometidas a desaparición forzada, sobre todo hombres, pero también mujeres.  

Hasta ahora y en general, las fronteras han continuado abiertas a los refugiados de Siria, y así deben seguir. Las recientes declaraciones de líderes iraquíes y jordanos que afirman que sigue siendo así son tranquilizadoras. No lo es, sin embargo, una declaración del 19 de julio atribuida al ministro Israelí de Defensa, en la que éste señalaba su intención de evitar que entraran en Israel, a través de la zona ocupada de los Altos del Golán, “oleadas de refugiados” que huían del aumento de la violencia y los abusos contra los derechos humanos en Siria.

Los Estados deben permitir cruzar sus fronteras y conseguir seguridad a los refugiados que huyen de la guerra y la persecución, sean ciudadanos sirios o personas de otras nacionalidades residentes en Siria, como por ejemplo refugiados palestinos. Es una obligación legal, no sólo moral.

Pero los países vecinos no tienen que soportar este esfuerzo humanitario en solitario. Una gran afluencia súbita de refugiados supone un impacto real en la economía y los recursos de un país. 

Las escuelas y los centros de salud deben dar cabida a miles de personas que no entraban en su planificación, y aumenta la demanda de empleo. Jordania, por ejemplo, también sufre graves restricciones de energía y agua.

En los últimos días ha habido prometedoras señales, como el compromiso de Estados Unidos de donar a Jordania 100 millones de dólares estadounidenses, en parte para ayudar a la recepción de los refugiados sirios. La Liga Árabe también se ha comprometido a aportar una suma similar. 

Sin embargo, a 24 de julio, solo se había aportado un 26 por ciento de los fondos del Plan de Respuesta Regional para los Refugiados Sirios de la ONU. Otro llamamiento humanitario de la ONU para apoyar a los sirios en su país había recibido únicamente 38 millones de dólares de los 180 necesarios. ¿A qué esperan los países que afirman apoyar al pueblo sirio?

Los que disponen de medios para hacerlo –países del Golfo, Europa, América del Norte y otros lugares– deben proporcionar fondos para los llamamientos humanitarios sobre la situación de Siria. 

Y deben hacerlo ya. Deben aumentar el apoyo directo a los países vecinos para ayudarlos a recibir adecuadamente a todos los refugiados procedentes de Siria y a proporcionar una asistencia apropiada a las comunidades que los acogen.

Nadie sabe cuánto durará el conflicto en Siria y, cuando termine, nadie sabe si los desplazados sirios podrán volver en condiciones de seguridad. Incluso si acabara mañana y se dieran las condiciones para que los refugiados regresaran de forma segura, el proceso no sería rápido. Es preciso rehabilitar infraestructuras y reconstruir viviendas. Las escuelas, los hospitales y los servicios locales deben volver a entrar en funcionamiento. Se trata de una crisis que necesita compromisos a largo plazo, y los países vecinos no deben afrontarla en solitario. 

Muchas de las personas refugiadas con las que hablé se quejabaon de que durante año y medio no han recibido más que buenas palabras. Se preguntaban: ¿qué ha hecho la comunidad internacional por el pueblo sirio? Lo menos que puede hacer es ayudar a los que han escapado a vivir dignamente. 

Issue

Armed Conflict 
Refugees, Displaced People And Migrants 

Country

Syria 

Region

Middle East And North Africa 

@amnestyonline on twitter

News

15 September 2014

The new United Nations peacekeeping mission in the Central African Republic must be urgently brought up to full capacity to enable it to ensure the protection of a... Read more »

04 September 2014

For years Amnesty International has been investigating and recording evidence of torture in Mexico. Here're some of the most shocking facts. 

Read more »
15 September 2014

Pakistan should immediately scrap apparent plans to carry out the first civilian execution in almost six years and instead impose a moratorium on the use of the death... Read more »

15 September 2014

European leaders must do more to provide safe and legal ways for refugees and migrants to access international protection in the European Union.

Read more »
15 September 2014

European leaders must do more to provide safe and legal ways for refugees and migrants to access international protection in the European Union.

Read more »