Annual Report 2013
The state of the world's human rights

Press releases

5 September 2012

Libia: Ex jefe de inteligencia debe ser entregado inmediatamente a la CPI

 

Abdullah al Senussi, jefe de los servicios de inteligencia militar del coronel Muamar Gadafi, debe ser entregado a la Corte Penal Internacional (CPI) para enfrentarse a los cargos de crímenes de lesa humanidad, ha declarado hoy Amnistía Internacional al saberse que las autoridades mauritanas lo habían extraditado a Libia.

En junio de 2011, la Corte Penal Internacional dictó una orden de detención contra Al Senussi, así como contra el coronel Gadafi y su hijo Saif al Islam al Gadafi, por dos delitos de crímenes de lesa humanidad —asesinato y persecución— presuntamente cometidos en la ciudad portuaria oriental libia de Bengasi en febrero de 2011.

Al Senussi estaba bajo custodia de Mauritania desde marzo de 2012, cuando fue detenido en el aeropuerto de la capital mauritana, Nuakchot.

En julio, el ministro de justicia mauritano declaró a Amnistía Internacional que Al Senussi había entrado ilegalmente en el país y que estaba recluido en buenas condiciones. Añadió que el gobierno mauritano estaba estudiando las peticiones de extradición formuladas por Libia y Francia, así como la solicitud de entrega de la Corte Penal Internacional. No se ha podido determinar si tuvo acceso a un abogado, a un médico independiente de su elección y a personal de la Corte. 

“En lugar de extraditar a Abdullah al Senussi a Libia, donde se enfrenta a un juicio injusto y a la pena de muerte por delitos comunes previstos en la legislación nacional, Mauritania debería haber dado precedencia a la solicitud de entrega de la Corte Penal Internacional, pues Al Senussi debe hacer frente a los cargos de crímenes de lesa humanidad formulados contra él en unas actuaciones imparciales”, declaró Marek Marczynski,  director de Investigación, Política y Campañas de Justicia Internacional de Amnistía Internacional. 

“Si se confirman las noticias sobre la extradición, la decisión de enviarlo a Libia —con su débil sistema de justicia y sus insuficientes garantías de imparcialidad procesal— retrasará inevitablemente la justicia para las víctimas y podría desembocar en violaciones del derecho de Al Senussi a un juicio justo.

“La orden de detención de la Corte Penal Internacional contra Al Senussi sigue en vigor y Libia tiene la obligación de entregarlo sin demora a La Haya.”

Tras la captura de Saif al Islam Gadafi en Libia en noviembre de 2011, las autoridades de este país se han negado a entregarlo a la Corte Penal Internacional, insistiendo en que debe ser juzgado dentro del país. Esto constituyó una violación flagrante de la Resolución 1970 del Consejo de Seguridad de la ONU, en la que se decide que las autoridades libias “deben cooperar plenamente con la Corte y el Fiscal y prestarles toda la asistencia necesaria.”

La Corte tramita actualmente un recurso presentado por el gobierno libio en mayo de 2012, en el que éste reafirmaba su capacidad y voluntad de enjuiciar realmente a Saif al Islam Gadafi en el ámbito nacional.

La debilidad del sistema de justicia libio

Pese a estas afirmaciones, el sistema de justicia libio sigue siendo débil y permite ignorar abiertamente el derecho a un juicio imparcial, como quedó demostrado con la detención y encarcelamiento en julio del abogado que defendía a Saif al Islam Gadafi ante la CPI.

“La detención del abogado que defendía a Saif al Islam ante la CPI menoscabó aún más el derecho de éste a la defensa y suscita dudas sobre la capacidad y la voluntad de Libia de conceder juicios realmente justos a ex personalidades del gobierno de Gadafi”, afirmó  Marczynski .

Los crímenes de lesa humanidad no están tipificados como crímenes en el derecho libio, lo que constituye otro serio obstáculo para la capacidad del país de llevar a cabo investigaciones y enjuiciamientos efectivos en este tipo de casos.

Amnistía Internacional cree que Al Senussi y otras personas consideradas leales al anterior gobierno sufren un riesgo real de ser sometidos a torturas y otros malos tratos bajo custodia. Además, el derecho libio prevé la pena de muerte, a la que la organización se opone en todos los casos por constituir una violación del derecho a la vida y la pena cruel, inhumana y degradante por excelencia.

En Libia se sigue deteniendo sin cargos ni juicio a miles de presuntos soldados de Gadafi y personas leales a éste. Muchos han sido torturados y sufrido otros abusos, y han sido obligados a hacer “confesiones” bajo tortura o coacción.

Atrocidades cometidas en el pasado

Abdullah al Senussi también ha sido acusado públicamente de otros crímenes cometidos en los cuatro últimos decenios en Libia, incluida la ejecución extrajudicial de más de 1.200 detenidos en la prisión de Abu Salim en 1996.

AI Index: PRE01/421/2012
Region Middle East And North Africa
Country Libya
For further information, contact International Press Office »

International Press Office

Phone : +44 (0) 20 7413 5566
9:30 - 17:00 GMT Monday-Friday
Phone : +44 (0) 777 847 2126
Line open 24 hours a day
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
International Press Office
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
UK
Follow International Press Office on Twitter
@amnestypress