07 February 2008
Pide que se proteja a los trabajadores de los medios de comunicación de Sri Lanka

[asset|aid=999|format=image|formatter=asset|title=Journalist Subramaniyam Sugirdharajan, Trincomalee correspondent for newspaper Sudar Oli, was killed on 24 January 2006|width=200|height=200|align=rigJournalist Subramaniyam Sugirdharajan, Trincomalee correspondent for newspaper Sudar Oli, was killed on 24 January 2006 Desde la reanudación del conflicto armado de Sri Lanka en 2006, son cada vez más graves las amenazas contra los medios de comunicación y sus libertades.

Al menos 10 trabajadores de los medios han sido víctimas de homicidio ilegítimo desde comienzos de 2006, entre ellos, el periodista Subramaniyam Sugirdharajan (en la foto de la derecha). Al parecer, uno ha desaparecido bajo la custodia de las fuerzas de seguridad y otros han sido torturados y detenidos arbitrariamente en aplicación de la legislación de excepción que conceden al gobierno amplios poderes.

Los intentos de censura de los medios de comunicación han aumentado con la ruptura del alto el fuego entre el gobierno de Sri Lanka y los Tigres de Liberación Eelam Tamil (LTTE). La tregua de 2002 terminó oficialmente el 16 de enero de 2008, tras el voto unámine del gabinete srilankés.

La intensificación de las hostilidades ha conducido inevitablemente a un aumento de las violaciones de derechos humanos por parte de todos los bandos del conflicto y a una menor protección para los civiles, incluidos los trabajadores de los medios de comunicación.  Se han clausurado periódicos, sus empleados han sufrido intimidación y agresiones, y se ha bloqueado un sitio web.

Algunos de los ataques han sido perpetrados por grupos armados tamiles, al parecer con la aquiescencia de las fuerzas de seguridad.  A Amnistía Internacional no le consta que las investigaciones abiertas hayan desembocado en la detención y procesamiento de los presuntos responsables de las muertes de periodistas y otros trabajadores de los medios de comunicación, algunas de las cuales datan de 1990.

El 27 de diciembre 2007, el ministro de Trabajo, Mervyn Silva, entró en la sede de la Sri Lanka Rupavahini Corporation acompañado de sus guardaespaldas. Según informes, el ministro agredió al director de noticias, T.M.G. Chandrasekara.

Al ministro le había molestado la decisión de la corporación de no transmitir el discurso que había pronunciado en un mítin en Matara, al que había asistido el presidente Mahinda Rajapaksa. Su discurso estuvo salpicado de comentarios ofensivos. Tras la presunta agresión, los empleados de Rupavahini tomaron al ministro como rehén durante casi tres horas y exigieron que pidiera disculpas.
 
Desde entonces, varios periodistas de Sri Lanka han recibido información fidedigna de que hay bandas armadas con órdernes de amenazar, hostigar e incluso matarlos por su participación en las protestas que se produjeron por el comportamiento del ministro de Trabajo, Mervyn Silva.

El 27 de noviembre de 2007, la Fuerza Aérea de Sri Lanka bombardeó la sede de La Voz de los Tigres, emisora de radio de los LTTE, en la provincia septentrional de Vanni. En el ataque murieron nueve personas y otras 20 sufriron graves heridas. El ataque coincidió con la transmisión de las celebraciones del Día de los Héroes de Guerra de los LTTE.

El 20 de noviembre de 2007, la oficina de Leader Publications fue atacada por un grupo armado. Según la policía, unos hombres enmascarados obligaron a los empleados a arrodillarse mientras rociaban de gasolina el taller de impresión y lo incendiaban.

El personal del periódico Uthayan, con sede en Jaffna, también ha sido blanco de ataques por parte de los militares y paramilitares. En los ataques murieron cuatro miembros del personal del rotativo. Vadivel Nirmalarajan, corrector de pruebas del diario, está en paradero desconocido desde el 17 de noviembre, al parecer víctima de una desaparición forzada. Los periódicos Yal Thinakkural y Sudar Oli, entre otros, también han sufrido homicidos.

444
Actions taken

Take Action

Appeal for Action

Take Action

My SignIt

Señor Presidente, Siento gran consternación tras leer en el informe de Amnistía Internacional Silencing Dissent que al menos 10 trabajadores de los medios de comunicación han sido víctimas de homicidio ilegítimo desde comienzos de 2006, dos han desaparecido bajo la custodia de las fuerzas de seguridad y otros han sufrido ataques y amenazas. Hasta la fecha, a Amnistía Internacional no le consta que las investigaciones abiertas hayan llevado ante la justicia a los presuntos responsables de violaciones de derechos humanos cometidas contra periodistas y otros trabajadores de los medios de comunicación. Por tanto, le insto a que:Proteja los derechos de los trabajadores de los medios de comunicación a la vida, la libertad y la seguridad de su persona, cumpliendo las obligaciones de Sri Lanka en virtud de las normas internacionales de derechos humanos y del derecho internacional humanitario; Respete la labor de los trabajadores de los medios de comunicación y declare públicamente que no se tolerarán los homicidios, las amenazas y demás ataques contra este colectivo; Garantice que todos los casos de homicidios y agresiones a trabajadores de los medios de comunicación, independientemente de la identidad de los perpetradores o de las víctimas, serán investigados sin dilación de forma independiente, imparcial y eficaz.

Sign your name

662,971
Total Actions taken
by people like you