Annual Report 2013
The state of the world's human rights

Press releases

24 April 2013

China: Detenida la cuñada de un activista sobre cuestiones jurídicas mientras se intensifica el acoso

Las autoridades chinas deben poner en libertad a la cuñada de un destacado activista de derechos humanos, y deben terminar con el acoso constante que sufren los familiares de este activista que viven en la provincia de Shandong. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

El miércoles por la tarde, las autoridades de la ciudad de Linyi detuvieron a Ren Zongju, cuñada  del activista chino sobre cuestiones jurídicas Chen Guangcheng. La acusaron de “dar refugio” a su propio hijo, Chen Kegui, el año pasado, después de que éste agrediera presuntamente a agentes de las fuerzas de seguridad. Los agentes en cuestión buscaban al tío del joven, Chen Guangcheng, que había escapado de un arresto domiciliario ilegal.

Antes de esta última detención, Ren Zongju ya había sido detenida y puesta en libertad bajo fianza.

“Esta nueva detención –un año completo después de la huida de Chen Guangcheng– parece tener como finalidad castigar a este activista y a su familia por las abiertas críticas que Chen Guangcheng ha dirigido contra el gobierno chino desde que abandonó su país”, ha manifestado Catherine Baber, directora del Programa de Asia y Oceanía de Amnistía Internacional.

“Ren Zongju debe ser acusada de un delito reconocido internacionalmente o puesta en libertad de inmediato.”

Cadena de acoso

El hermano mayor de Chen Guangcheng, Chen Guangfu, esposo de Ren Zongju, ha denunciado amenazas y acoso contra su familia.

El 18 de abril, alguien arrojó un pollo y un pato muertos a la casa de Chen Guangfu y Ren Zongju (la gripe aviar se ha convertido recientemente en motivo de preocupación en China).

Dos días después, aparecieron en el pueblo decenas de carteles con amenazas en los que se les acusaba de ser traidores a China y apoyar la independencia de Taiwán. Esa tarde, su casa fue apedreada: les rompieron cristales y causaron daños en el tejado. A la mañana siguiente, Chen Guangfu encontró más aves muertas ante su casa, y papel quemado (en China se pone dinero falso quemado sobre las tumbas). También encontró 20 de sus álamos arrancados.

La familia cree que este acoso está organizado o instigado por las autoridades locales.

También el 20 de abril, otro hermano, que vive a unos 50 kilómetros de distancia, descubrió que le habían provocado daños en su automóvil y le habían rajado los neumáticos. Cambió los neumáticos, pero a la mañana siguiente los nuevos aparecieron rajados también.

También se ha informado de que las fuerzas de seguridad locales golpearon a cuatro personas que trataban de visitar a la familia Chen y las mantuvieron detenidas en la comisaría de policía local durante 16 horas. 

“En China, hemos observado un patrón de comportamiento en el cual las autoridades señalan a los familiares y asociados de críticos destacados del gobierno y defensores y defensoras de los derechos humanos para que sean intimidados. Esta práctica debe cesar de inmediato”, ha manifestado Catherine Baber.

La huida de Chen Guangcheng

Chen Guangcheng es un activista sobre cuestiones jurídicas más conocido por exponer las prácticas de aborto y esterilización forzados en la comarca de Linyi, provincia de Shandong, y por pedir reparación legal para las víctimas. También ha prestado apoyo jurídico a muchas otras personas cuyos derechos han sido violados, entre ellas agricultores que han sido expulsados de sus tierras sin el proceso debido ni indemnización.

Antes de su huida a finales de abril de 2012, había permanecido 19 meses bajo arresto domiciliario ilegal. Su casa se había convertido en una prisión virtual para él, su esposa y su hija.

Durante su arresto domiciliario, a Chen se le impidió acceder a tratamiento médico. A la pareja se le impidió asimismo reunirse con el resto de su familia, incluido su hijo menor, que vivía en otro lugar con una tía para poder asistir a la escuela.

Tras su huida, Chen Guangcheng buscó refugio en la embajada estadounidense en Pekín, que negoció la partida de la familia a Estados Unidos. Una vez en Estados Unidos, el activista difundió un vídeo en el que expone los malos tratos que sufren numerosos defensores y defensoras de los derechos humanos a manos de las autoridades chinas.

Tras la huida de Chen, su esposa, Yuan Weijing, fue golpeada, pateada y envuelta en una manta por agentes de las fuerzas de seguridad vestidos de civil.

AI Index: PRE01/196/2013
Region Asia And The Pacific
Country China
For further information, contact International Press Office »

International Press Office

Phone : +44 (0) 20 7413 5566
9:30 - 17:00 GMT Monday-Friday
Phone : +44 (0) 777 847 2126
Line open 24 hours a day
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
International Press Office
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
UK
Follow International Press Office on Twitter
@amnestypress