Annual Report 2013
The state of the world's human rights

Press releases

15 May 2013

Grecia: La acción de emergencia para frustrar la huelga de docentes es innecesaria

El uso de medidas especiales por parte del gobierno para frustrar la huelga de docentes convocada en Grecia viola las obligaciones internacionales contraídas por el país en materia de derechos humanos. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

La Unión de Docentes de Enseñanza Secundaria (OLME), sindicato nacional, ha propuesto una huelga de seis días durante los exámenes de acceso a la universidad, que comienzan el 17 de mayo y terminan al final del curso académico.

La huelga –que, según se ha informado, cuenta con el apoyo de los sindicatos de docentes locales– es en protesta por la decisión anunciada a finales de abril de incrementar la jornada laboral de los docentes. Los sindicatos afirman que ese cambio dará lugar a un elevado número de despidos y a un deterioro de la calidad general de la enseñanza en el país.

En un intento de sofocar la huelga, las autoridades griegas están invocando, según noticias, una legislación especial para obligar a los docentes a seguir trabajando. Los docentes podrían enfrentarse a cargos penales y a un mínimo de tres meses de prisión si incumplen esa orden; de ser acusados, se enfrentan a la suspensión inmediata de sus funciones y a la perspectiva de perder su empleo.

“Una prohibición general del derecho de los docentes a la huelga, impuesta mediante el procesamiento penal y la amenaza de penas de prisión, es claramente innecesaria y desproporcionada, y violaría las obligaciones internacionales contraídas por Grecia en materia de derechos humanos”, ha manifestado Jezerca Tigani, directora adjunta del Programa para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

“Las dificultades económicas no eximen a los gobiernos de su obligación de respetar y defender todos los derechos humanos, y los derechos de los trabajadores, en concreto, no deben convertirse en una víctima de la crisis.”

Según la ley griega, el gobierno está facultado para movilizar obligatoriamente a los trabajadores en tiempos de paz en caso de que se produzca un suceso repentino que exija la adopción de medidas urgentes para hacer frente a las necesidades de defensa del país o a una necesidad social urgente: por ejemplo, un desastre natural o una amenaza a la salud pública.

Al anunciar el uso de esta disposición legal contra la huelga de docentes, el gobierno alegó que la medida era necesaria “para evitar una grave alteración de la vida social y económica del país y para proteger el orden público y la salud de los futuros estudiantes universitarios”.

En virtud del derecho internacional, Grecia tiene la obligación vinculante de respetar y proteger el derecho a la libertad de asociación, que incluye el derecho a organizarse –a formar sindicatos y unirse a ellos– y el derecho a la huelga. Esta obligación está establecida en tratados internacionales de derechos humanos en los que Grecia es Estado Parte, como por ejemplo el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, o el Convenio sobre la Libertad Sindical y la Protección del Derecho de Sindicación (Convenio 87) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Estos derechos sólo pueden limitarse en circunstancias muy específicas, cuando sea demostrablemente necesario y proporcionado y tenga como finalidad proteger la seguridad nacional, la seguridad pública, la salud o la moral públicas, o los derechos y libertades de otras personas.

Sobre esta base, hay muy pocas restricciones del derecho a la huelga que sean admisibles. Podría aplicarse a las fuerzas armadas, la policía y otros funcionarios públicos que ejercen la autoridad en nombre del Estado. También podría aplicarse a trabajadores de servicios esenciales: servicios que, de interrumpirse, pondrían en peligro la vida, la seguridad personal o la salud de la población.

Los expertos de la OIT han señalado que el sector de la enseñanza no constituye un servicio esencial en ese sentido estricto del término, y también han señalado, de forma más general, que cualquier limitación de una huelga debe ser razonable y no imponer una limitación sustancial a los sindicatos.

Desde 2010, los trabajadores griegos han realizado varias huelgas contra la austeridad, en protesta por los severos recortes de salarios y programas gubernamentales.

AI Index: PRE01/231/2013
Region Europe And Central Asia
Country Greece
For further information, contact International Press Office »

International Press Office

Phone : +44 (0) 20 7413 5566
9:30 - 17:00 GMT Monday-Friday
Phone : +44 (0) 777 847 2126
Line open 24 hours a day
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
International Press Office
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
UK
Follow International Press Office on Twitter
@amnestypress