República Centroafricana

Human Rights in República Centroafricana

Amnesty International  Report 2013


The 2013 Annual Report on
Central African Republic is now live »

Jefe del Estado
François Bozizé
Jefe del gobierno
Faustin Archange Touadéra

Información general

La Comunidad Económica de los Estados de África Central decidió que la Misión para la Consolidación de la Paz en la República Centroafricana (MICOPAX) concluyera en diciembre de 2013. Continuó el despliegue de varios cientos de soldados franceses en el país, en misiones de apoyo y adiestramiento de soldados gubernamentales y de apoyo a MICOPAX.

En septiembre, la Unión Africana asumió la responsabilidad política de una fuerza regional para combatir al Ejército de Resistencia del Señor. Las fuerzas de mantenimiento de la paz presentes en la República Centroafricana se enfrentaron en varias ocasiones con pequeños contingentes de este grupo y mataron o capturaron a algunos de sus efectivos. En mayo, el ejército ugandés anunció que había capturado a Caesar Achellam, alto mando del grupo.

A principios de diciembre, una coalición de grupos armados conocida como Seleka lanzó una campaña para derrocar al gobierno. Al terminar diciembre había tomado extensas zonas del norte del país, pero las tropas de MICOPAX le impidieron avanzar sobre la capital, Bangui. Al final del año, ambos bandos accedieron a negociar. Varios cientos de soldados sudafricanos fueron desplegados en Bangui a petición del gobierno.

Arriba

Abusos cometidos por grupos armados

Durante todo el año se recibieron informes de abusos cometidos por grupos armados –incluidos homicidios, tortura y secuestros– en el norte y el este del país.

Numerosos abusos cometidos en el norte del país –tales como homicidios, secuestros y saqueos– fueron atribuidos a lo que quedaba del Frente Popular para la Reparación, originario de Chad. En enero, una fuerza combinada de los ejércitos centroafricano y chadiano atacó las bases de este grupo en el norte de la República Centroafricana y dispersó a los combatientes. En septiembre, el líder del grupo, Baba Laddé, regresó a Chad. Cientos de combatientes suyos y de civiles que vivían con ellos fueron repatriados un mes más tarde.

Aunque, según los informes, el Ejército de Resistencia del Señor cometió menos homicidios que en años anteriores, algunos de sus combatientes seguían matando a civiles desarmados, saqueando propiedades y utilizando a mujeres y niñas como esclavas sexuales.

  • En marzo fueron asesinados 13 hombres que trabajaban en una mina situada dentro de una reserva de caza en la provincia de Mbomou. Se acusó de ello a Erik Mararv, de nacionalidad sueca, propietario de la reserva de caza, y David Simpson, piloto británico, pero grupos de derechos humanos y abogados afirmaron que los homicidios llevaban el sello del Ejército de Resistencia del Señor. Los acusados estuvieron varios meses detenidos, pero en agosto se retiraron los cargos contra ambos.
Arriba

Desarme, desmovilización y reintegración

Varios grupos armados anunciaron el fin del conflicto con el gobierno y se comprometieron al desarme, la desmovilización y la reintegración. La Unión de Fuerzas Republicanas anunció en junio que había concluido su desarme y disolución. El Ejército Popular para el Restablecimiento de la Democracia declaró en julio que había dejado de existir como grupo armado. Su desmovilización se había demorado en enero tras la detención de su líder –Jean-Jacques Demafouth, vicepresidente nacional del programa de desarme, desmovilización y reintegración– y otros dos políticos, acusados de conspirar contra el gobierno. Según dirigentes opositores, las detenciones obedecían a motivos políticos y tenían como finalidad sabotear el desarme, la desmovilización y la reintegración. Los cargos se retiraron, y los detenidos quedaron en libertad en mayo.

En agosto, el grupo armado Convención de Patriotas por la Justicia y la Paz y el gobierno de la República Centroafricana firmaron un acuerdo para el cese de las hostilidades. En los meses precedentes habían sido desmovilizados decenas de niños soldados del grupo. Sin embargo, al terminar el año no había concluido el proceso de desarme de sus combatientes, y una facción suya que no apoyaba el acuerdo llevó a cabo ataques contra soldados del gobierno durante el segundo semestre del año.

Arriba

Uso excesivo de la fuerza

Los soldados del gobierno de la República Centroafricana maltrataron y mataron a civiles de manera básicamente impune. Muchos de los autores de estos actos eran miembros de la guardia presidencial.

  • Mijora Delphine Dengwize murió en agosto por las lesiones sufridas al recibir un disparo de un capitán del ejército. El militar había abierto fuego contra una multitud que protestaba contra su intento de detener a unos civiles a los que acusaba de participar en un incidente violento en Bangui. El capitán tenía fama desde hacía tiempo de cometer abusos contra los derechos humanos impunemente.
Arriba

Violencia contra mujeres y niñas

Unos soldados del gobierno chadiano que habían participado en la operación de enero contra el Frente Popular para la Reparación violaron a más de 12 mujeres en la localidad de Ndele, en el norte del país. Ni las autoridades de la República Centroafricana ni las de Chad tomaron medidas contra ellos.

Arriba

Presos de conciencia

En abril, tras fallar un juez que no debían responder de ningún delito, se concedió la libertad provisional a 11 presos de conciencia que habían sido detenidos en junio de 2010 por su vinculación con un abogado y un empresario a quienes buscaban las autoridades. Sin embargo, el gobierno apeló contra el fallo, y al terminar el año continuaba pendiente un cargo de incendio provocado.

Arriba

Reclusión sin cargos ni juicio

En julio y agosto se detuvo a varias personas relacionadas con los ex ministros de Hacienda y Justicia, destituidos en junio y julio, respectivamente, entre informes según los cuales el presidente Bozizé sospechaba que conspiraban para derrocar al gobierno. Los detenidos eran Laurent Feindiro, hermano del ex ministro de Justicia, y Jean Bianga y Serge-Venant Magna, chófer y funcionario al servicio del ex ministro de Hacienda, respectivamente. Al terminar el año continuaban recluidos sin cargos ni juicio.

Arriba