Annual Report 2013
The state of the world's human rights

Press releases

24 May 2013

Sudán del Sur: Sin justicia para los homicidios de manifestantes

Las autoridades estatales de Sudán del Sur no han llevado a cabo investigaciones adecuadas sobre el homicidio de ocho manifestantes pacíficos, cometido por las fuerzas de seguridad del gobierno en diciembre de 2012, han manifestado Amnistía Internacional y Human Rights Watch hoy.
El 9 de diciembre, las fuerzas de seguridad dispararon contra una manifestación pacífica, matando a seis personas allí mismo. Dos manifestantes más murieron posteriormente en el hospital. La protesta tenía su origen en el homicidio de dos hombres durante un estallido de violencia entre jóvenes y fuerzas de seguridad ocurrido la noche anterior.  
“Las fuerzas de seguridad mataron a ocho manifestantes pacíficos en Sudán del Sur y, al cabo de cinco meses, no parece que se haya acusado ni juzgado a nadie por ello –ha señalado Daniel Bekele, director de Human Rights Watch para África–. Es un mal precedente para un país nuevo, que menoscaba la libertad de expresión y de reunión pacífica en todo Sudán del Sur.”
La manifestación del 9 de diciembre y el homicidio de dos hombres durante el estallido de violencia de la noche anterior se produjeron en el marco de unos disturbios civiles que se habían desatado en Wau, capital de Bahr el Ghazal Occidental, por la decisión de llevarse de la ciudad una sede administrativa comarcal.
Amnistía Internacional visitó Wau en febrero de 2013 y publicó un informe sobre la violencia. Human Rights Watch estuvo allí en febrero y en mayo de 2013.
El gobernador del estado de Bahr el Ghazal Occidental, Rizig Zakaria Hassan, dijo a Human Rights Watch en mayo que la policía había disparado contra los manifestantes mientras protegía el cercano Banco de Sudán del Sur de los “alborotadores”. Sin embargo, testigos presenciales explicaron a Amnistía Internacional y a Human Rights Watch que los manifestantes marchaban pacíficamente a su paso por el banco, y hay imágenes de vídeo que corroboran esta versión.
“Empezaron a disparar en cuanto nos vieron –contó a Human Rights Watch un joven de 18 años a quien dispararon en ambas piernas durante la manifestación–. Todos los jóvenes íbamos delante. Vi a tres caer muertos al suelo.”
Un médico que vio los cadáveres después de la manifestación dijo que las ocho víctimas habían recibido disparos en la cabeza o el pecho. No se conoce con seguridad la identidad de las fuerzas responsables de los homicidios.
Las autoridades deben garantizar investigaciones completas, efectivas e imparciales, que permitan procesar a los responsables de estos homicidios cometidos hace ya más de cinco meses, así como de varias muertes más ocurridas durante los disturbios civiles de Wau, han manifestado Human Rights Watch y Amnistía Internacional.
La Constitución transicional de Sudán del Sur protege el derecho de reunión pacífica y de asociación, así como el derecho a la libertad de expresión. Las normas internacionales disponen que, a fin de proteger el derecho de toda persona a la vida y la seguridad personal, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley deben utilizar en la medida de lo posible medios no violentos.
Las armas de fuego deben utilizarse sólo como último recurso, cuando sea estrictamente necesario hacerlo en defensa propia o de otras personas contra un riesgo inminente de muerte o lesión grave, y su uso letal intencional sólo es permisible cuando sea absolutamente indispensable para proteger la vida.
A juzgar por los testimonios recogidos por Human Rights Watch y Amnistía Internacional, las fuerzas de seguridad no hicieron nada para controlar o dispersar a la multitud sin violencia o por medios menos que letales antes de disparar contra ella. No dieron ningún aviso de su intención de utilizar armas de fuego ni intentaron impedir ni minimizar las muertes o lesiones.
“Las fuerzas de seguridad tienen el deber de proteger y hacer valer el Estado de derecho, Es totalmente inaceptable, por tanto, que utilicen munición real contra manifestantes pacíficos”, ha afirmado Netsanet Belay, director de Amnistía Internacional para África.
Según la normas internacionales, incluso siendo presuntamente accidental, todo uso de medios letales en operaciones para hacer cumplir la ley debe ser objeto de una investigación independiente e imparcial.
No se ha llevado a cabo ninguna investigación adecuada ni se ha determinado todavía con exactitud la identidad de los miembros de las fuerzas de seguridad responsables de los homicidios.

AI Index: PRE01/241/2013
Region Africa
Country South Sudan
For further information, contact International Press Office »

International Press Office

Phone : +44 (0) 20 7413 5566
9:30 - 17:00 GMT Monday-Friday
Phone : +44 (0) 777 847 2126
Line open 24 hours a day
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
International Press Office
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
UK
Follow International Press Office on Twitter
@amnestypress