Annual Report 2013
The state of the world's human rights

Press releases

5 June 2013

Los nuevos dirigentes de Pakistán no deben permitir acuerdos de paz con los talibanes a costa de los derechos humanos

El nuevo gobierno de Pakistán no debe ceder el respeto por los derechos humanos en ninguna posible conversación de paz con los talibanes o con otros grupos armados. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

La organización ha instado también al nuevo gobierno, que ocupa su cargo hoy (5 de junio), a hacer de los derechos humanos una máxima prioridad durante su mandato. Para ello, debe empezar por investigar los homicidios relacionados con las elecciones y otros abusos cometidos durante los últimos tres meses.

“Pakistán acaba de superar un hito político histórico al llevar hasta el final esta transición democrática. El nuevo gobierno debe ahora aprovechar la oportunidad para abordar los numerosos problemas de derechos humanos a los que se enfrenta el país”, ha manifestado Polly Truscott, directora adjunta del Programa para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional.

La transición al nuevo gobierno, encabezado por la Liga Musulmana de Pakistán (N), partido del primer ministro entrante Nawaz Sharif, supone la primera vez en la historia de Pakistán que un gobierno civil elegido democráticamente es sustituido por otro tras cumplir un mandato completo.

Sin embargo, el periodo de campaña, desde que se convocaron las elecciones en marzo de este año hasta el 11 de mayo, día de las elecciones, se vio enturbiado por la violencia política en todo Pakistán. Más de 150 personas fueron víctimas de homicidio de aparente motivación política, entre ellas hasta 64 personas muertas tan sólo el día de las elecciones.

El Partido Nacional Awami, el Movimiento Muttahida Qaumi y el Partido Popular de Pakistán fueron los que sufrieron los mayores ataques. No obstante, también se atacó a miembros de otros grandes partidos políticos y a algunos candidatos independientes. 

Aunque los talibanes paquistaníes se han atribuido la responsabilidad de más ataques que ningún otro grupo, algunos de los presuntos responsables de la violencia relacionada con las elecciones pertenecen de hecho a algunos de los partidos políticos que fueron objeto de ataque.

La violencia de motivación política ha continuado también en las tres semanas transcurridas desde que terminaron las elecciones, especialmente en Karachi, donde varias personas afiliadas al Movimiento Muttahida Qaumi han sido secuestradas o han muerto. 

A un miembro destacado del partido Tehrik e Insaf Pakistán lo mataron también a plena luz del día en Karachi el 19 de mayo.

“Los homicidios y otros actos violentos ocurridos durante las semanas previas a las elecciones, y la falta de investigaciones efectivas por parte de las autoridades sobre esos homicidios de motivación aparentemente política, son un triste recordatorio de la impunidad de que gozan en Pakistán los responsables de abusos contra los derechos humanos”, ha manifestado Polly Truscott.

Las autoridades deben investigar todos los homicidios relacionados con las elecciones y garantizar que los responsables comparecen ante la justicia en juicios que cumplan las normas internacionales de derechos humanos. 

“Pakistán tiene un triste historial respecto a hacer rendir cuentas a los responsables de abusos contra los derechos humanos. Al tomarse este asunto en serio, el nuevo gobierno indicará que las cosas ya no son como antes, y que los abusos contra los derechos humanos ya no se tolerarán”, ha manifestado Polly Truscott.

“Sin embargo, la negociación de un acuerdo de paz con los talibanes que pueda poner en peligro los derechos humanos transmitirá exactamente la señal contraria.”

El primer ministro Nawaz Sharif y Pervez Khattak, ministro principal de Khyber Pakhtunkhwa, han manifestado su intención de invitar a los líderes de los talibanes paquistaníes de las zonas tribales del país afectadas por la insurgencia a mantener conversaciones con vistas a un acuerdo final de paz.

Amnistía Internacional ha documentado amplios abusos contra los derechos humanos –incluidos aparentes crímenes de guerra– cometidos por los talibanes y grupos armados afiliados a ellos en todo Pakistán, que han causado la muerte a miles de personas.

“Los talibanes han violado constantemente los términos de los acuerdos de paz establecidos en el pasado, y han utilizado la tregua proporcionada para ampliar su control sobre el territorio e imponer severas políticas sociales que han tenido un fuerte impacto en los derechos humanos, especialmente los de las mujeres, las niñas y las minorías religiosas.”

“Al negociar con los talibanes, el gobierno debe tener en cuenta los notables errores cometidos en el pasado”, ha manifestado Polly Truscott.

“El único camino a una paz duradera consiste en hacer cumplir las salvaguardias de derechos humanos sin discriminación por razón de género, origen étnico, afiliación religiosa o política u otros motivos, y garantizar que los responsables de abusos comparecen ante la justicia en juicios justos.”

Más información

“Will Pakistan seize chance on human rights?”, artículo de opinión (Mustafa Qadri para CNN), 14 de mayo de 2013

“Pakistan: Election candidates must prioritise human rights”, carta abierta, 25 de abril de 2013

"Pakistán debe terminar con la violencia electoral y dar prioridad a los derechos humanos en la campaña electoral", comunicado de prensa, 24 de abril de  2013

AI Index: PRE01/267/2013
Region Asia And The Pacific
Country Pakistan
For further information, contact International Press Office »

International Press Office

Phone : +44 (0) 20 7413 5566
9:30 - 17:00 GMT Monday-Friday
Phone : +44 (0) 777 847 2126
Line open 24 hours a day
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
International Press Office
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
UK
Follow International Press Office on Twitter
@amnestypress