Las mujeres se enfrentan a la represión y a la intimidación en Irán

Ronak Safarzadeh: Iranian human rights defender

Ronak Safarzadeh: Iranian human rights defender

© Campaign for Equality


28 February 2008

Las autoridades iraníes siguen hostigando a los activistas que defienden los derechos de las mujeres. Ronak Safarzadeh y Hana Abdi –dos activistas iraníes de origen kurdo– permanecen encarceladas sin cargos ni juicio. Fueron detenidas en octubre y noviembre de 2007, respectivamente, por ejercer sus derechos de forma pacífica.

Las dos participaban en la Campaña por la Igualdad, iniciativa en favor de los derechos de las mujeres iraníes. La campaña, iniciada en 2006, tiene por objetivo que un millón de ciudadanos iraníes suscriban un documento en el que se pide el final de la discriminación legal de las mujeres en Irán. Sus organizadores proporcionan también asesoramiento jurídico a voluntarios –tanto hombres como mujeres– que después recorren el país para promover la campaña y hablarles a las mujeres de sus derechos y de la necesidad de llevar a cabo reformas jurídicas.

En Irán, las mujeres están muy discriminadas en la ley. Se les niega la igualdad de derechos en el matrimonio, el divorcio, la custodia de los hijos y la herencia. Se considera que el testimonio de una mujer ante un tribunal vale sólo la mitad que el de un hombre. Una niña menor de 13 años puede ser obligada a casarse con un hombre mucho mayor que ella, si su padre lo permite.

Gracias al aumento de la alfabetización de la población femenina durante los últimos 30 años y al gran número de estudiantes universitarias, las mujeres están cada vez más capacitadas para poner en cuestión la discriminación. Sin embargo, las autoridades ven con recelo sus iniciativas y han lanzando una campaña de represión e intimidación contra ellas. Han bloqueado el sitio web de la campaña al menos en siete ocasiones y están persiguiendo a sus activistas por el trabajo que llevan a cabo.

En agosto de 2007, Nasim Sarabandi y Fatemeh Dehdashti fueron las primeras mujeres participantes en la campaña a quienes se impusieron penas de cárcel. Detenidas durante 24 horas en enero de 2007 por recoger firmas en Teherán, se las condenó después a seis meses de cárcel, con dos años de suspensión de la pena, tras ser acusadas de "actuar contra la seguridad del Estado por difundir propaganda contra el sistema".

Más de otras 40 personas han sido detenidas en relación con las actividades de la campaña, entre ellas Reza Dowlatshah. En septiembre de 2007, este activista estaba impartiendo un seminario educativo para la campaña, cuando fue detenido durante tres días y golpeado.

Aunque son muchos los obstáculos, los activistas siguen dispuestos a poner en peligro su seguridad para conseguir que cambie de raíz el modo como las autoridades iraníes tratan a las mujeres en Irán. Como dice Shadi Sadr, abogada que se enfrenta a una posible pena de cárcel por sus actividades en materia de derechos humanos: "Mi abuela no pudo llevar la vida que hubiese querido. Yo he tenido suerte. Lo he conseguido todo, pero la lucha fue muy dura. No quiero que la persona a la que más quiero en el mundo [mi hija] tenga los mismos problemas que yo".

Shirin Ebadi, distinguida con el Premio Nobel de la Paz, se hace eco de estos sentimientos: “Somos una nación rebosante de vitalidad femenina. Somos un país que tiene la bendición de contar con unas mujeres esforzadas y deseosas de participar, pero lastrado por los prejuicios legalizados y la intolerancia social. Las mujeres iraníes necesitan ahora más que nunca nuestro apoyo".

En lugar de utilizar su poder para reprimir e intimidar a quienes protestan y exigen sus derechos, el gobierno iraní debería considerar el trabajo de los activistas de los derechos de las mujeres como algo positivo y reconocer que estos activistas y defensores están contribuyendo de manera decisiva a abordar la discriminación y la intolerancia y a promover los derechos humanos universales para todos los iraníes.

Amnistía Internacional ha pedido al gobierno de Irán que adopte medidas urgentes para:
  • revocar las leyes discriminatorias;
  • poner en libertad a los defensores y defensoras de los derechos de las mujeres encarcelados y dejar de detener y hostigar a quienes ejercen de forma pacífica su derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión.  

Iran: Women's rights defenders defy repression

Download:
Index Number: MDE 13/018/2008
Date Published: 28 February 2008
Categories: Iran

Women in Iran face widespread discrimination under the law. They do not have equal rights with men in marriage, divorce, child custody and inheritance, for example. Iranian women’s rights defenders have courageously launched a campaign demanding an end to legal discrimination against women. Amnesty International is publishing this report in solidarity with the efforts of these women to achieve equality before the law and to highlight the repression that they are facing for their peaceful activities.


This document is also available in:

Arabic:
Spanish:
Persian:

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE