Annual Report 2013
The state of the world's human rights

13 March 2008

Represión de activistas y minorías en China

Represión de activistas y minorías en China
Las autoridades chinas aplicaron durante la semana pasada una serie de medidas de represión preocupantes contra activistas y grupos minoritarios. Según testigos presenciales, el martes la policía china utilizó gases lacrimógenos y picanas eléctricas para dispersar a 500 manifestantes en la capital tibetana, Lhasa.

Los manifestantes pedían la libertad de otros monjes detenidos en las protestas del día anterior.

Asimismo, según informes, el lunes 11 manifestantes -nueve monjes entre ellos- recibieron una brutal paliza y fueron detenidos frente a Tsuklakhang, el templo principal de Lhasa. Los detenidos habían estado manifestándose para conmemorar el 49º aniversario de la huida del Dalai Lama del Tíbet tras la fallida rebelión contra la autoridad de China. En toda la capital han sido detenidos alrededor de 50 monjes más.

Previamente, las autoridades habían dirigido sus ataques contra la población uigur de la Región Autónoma Uigur del Sin-kiang (XUAR). El domingo afirmaron que habían frustrado una conspiración "terrorista" para atacar las Olimpiadas, que vincularon a presuntos separatistas uigures.

Esta afirmación se basaba en un ataque perpetrado contra una supuesta "banda terrorista" en la región XUAR en enero de 2008 durante la cual, según fuentes oficiales, la policía china mató a dos miembros de la banda y detuvo a otros 15.

Las autoridades no aportaron pruebas concretas que respaldaran sus afirmaciones y, no se sabe por qué, no dieron a conocer los presuntos planes de un ataque contra las Olimpiadas hasta tres meses después. Estos cargos también contradicen la afirmación original de las autoridades según la cual la “banda terrorista” en Xinjiang había estado planeando un incidente el 5 de febrero –la matanza de Gulja– cuando las autoridades chinas reprimieron brutalmente a manifestantes pacíficos, de los cuales varios centenares resultaron muertos según estimaciones.

Las autoridades también señalaron el domingo que habían frustrado una conspiración para colisionar un avión chino que volaba de Urumqi, capital de la región XUAR, a Pekín.

Las declaraciones se produjeron a los pocos días de que Amnistía Internacional advirtiera sobre la oleada represiva que sigue teniendo lugar contra abogados y abogadas de derechos humanos y otros activistas en Pekín vinculada al hecho de que China vaya a ser la sede de las Olimpiadas. Las referencias al “terrorismo” y las amenazas para la seguridad del Estado formuladas por las autoridades chinas, especialmente en el contexto de los preparativos para las Olimpiadas, se consideran como justificación de la amplia oleada represiva no sólo contra minorías étnicas críticas con la autoridad de China, sino también contra defensores y defensoras de derechos humanos.

"La intensificación de la censura y los ataques y secuestros de activistas pacíficos a manos de presuntos agentes de seguridad de Pekín ponen en entredicho las promesas oficiales de mejora de los derechos humanos en vísperas de las Olimpiadas", decía el viernes Tim Parritt, subdirector del Programa Regional para Asia y el Pacífico de Amnistía Internacional.

Amnistía Internacional ha revelado que Teng Biao –abogado, intelectual y activista de derechos humanos– desapareció tras ser metido a empujones en un vehículo justo después de llegar a casa, a eso de las 8.30 de la noche del jueves 6 de marzo, según unos testigos. Cuando posteriormente fue puesto en libertad, al parecer le advirtieron de que no hablara de su secuestro con periodistas extranjeros.

Otro caso es el del abogado de derechos humanos Li Heping, cuyo automóvil fue embestido por un vehículo policial el viernes por la mañana. A pesar de la sacudida, ni Li Heping ni su hijo, al que llevaba al colegio en Pekín, parecen haber sufrido heridas graves. El vehículo policial lo había estado siguiendo desde su domicilio y al parecer aceleró antes de embestirlo.

Li Heping reconoció a los tres agentes que iban en el vehículo como agentes de su distrito policial y afirmó que el conductor no le hizo caso cuando lo recriminó por el golpe y que la policía de tráfico se negó a ocuparse del caso cuando denunció el incidente ese mismo día.

En septiembre de 2007, Li Heping fue secuestrado por unos hombres no identificados, golpeado con porras eléctricas y conminado a abandonar Pekín si no quería sufrir más agresiones.

"La agresión acrecentada de dos abogados de derechos humanos indica que la presión sobre los activistas en Pekín está aumentando en vísperas de las Olimpiadas”, dijo Tim Parritt. Las autoridades deben realizar una investigación completa e imparcial del secuestro de Teng Biao y del incidente de Li Heping.

Read More

China: Aumenta la presión sobre los activistas de Pekín a medida que se aproximan los Juegos Olímpicos (comunicado de prensa, 7 de marzo de 2008)

Issue

Activists 
Detention 
Discrimination 
Freedom Of Expression 

Country

China 

Region

Asia And The Pacific 

@amnestyonline on twitter

News

18 September 2014

Nigeria’s police and military routinely torture women, men, and children – some as young as 12 – using a wide range of methods including beatings, shootings and rape... Read more »

19 September 2014

The Guatemalan government is fuelling the fires of conflict by failing to consult local communities before awarding mining licences to companies.

Read more »
19 September 2014

A Thai court’s decision to uphold a 10-year prison sentence given to an editor and social activist for allegedly insulting the royal family continues the relentless erosion of... Read more »

19 September 2014

Ireland’s latest guidelines on abortion are mere window-dressing that will confuse health professionals and endanger women’s lives and rights.

Read more »
19 September 2014

The Egyptian authorities are putting at risk the life of a jailed activist, whose health has sharply deteriorated after more than 230 days on hunger strike, by denying him... Read more »