Annual Report 2013
The state of the world's human rights

Press releases

20 September 2013

Se insta a detener la ejecución de cuatro kurdos en Irán

Las autoridades iraníes deben detener con urgencia la ejecución de cuatro musulmanes suníes de la minoría kurda de Irán, que podría tener lugar en los próximos días, ha manifestado Amnistía Internacional.

“La pena de muerte es cruel e inhumana, y representa una violación flagrante de derechos humanos. Es preciso anular de inmediato las condenas de muerte de estos hombres y celebrar un nuevo juicio, acorde con las normas internacionales”, ha señalado Hassiba Hadj Saharoui, directora adjunta del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

Jamshid Dehgani, Jahangir Dehgani (hermano menor del anterior), Hamed Ahmadi y Kamal Molayee fueron detenidos en 2009 y acusados, junto con otros seis hombres, de participación en el asesinato de un alto clérigo suní vinculado a las autoridades iraníes. Ellos niegan toda relación con el asesinato, alegando que llevaban meses detenidos cuando se cometió. Los condenaron a muerte tras declararlos culpables de imprecisos delitos, como “enemistad con Dios” y “corrupción en la tierra”. El Tribunal Supremo ha confirmado recientemente sus condenas de muerte, y un funcionario de la prisión de Ghezel Hesar, cerca de Teherán, donde se encuentran recluidos, les ha dicho extraoficialmente que sus ejecuciones se llevarán a cabo en cuestión de días.

Su juicio se vio empañado por presuntas irregularidades. Se negó a los cuatro el acceso a un abogado durante los procedimientos judiciales, y parece que fueron sometidos a tortura y otros malos tratos bajo custodia. Afirman también que los amenazaron con detener a familiares suyos y los obligaron a firmar unos documentos que no les dejaron leer.

“Los cuatro hombres están expuestos a ser ejecutados en cualquier momento, pese a que afirman que su detención tuvo lugar antes del delito del que han sido declarados culpables y que han sufrido tortura. Las autoridades iraníes continúan utilizando ampliamente a la pena de muerte sin respetar apenas las garantías judiciales y, desde luego, no como medida de último recurso”, ha afirmado Hassiba Hadj Sahraoui.

“Resulta muy preocupante pensar que estos hombres podrían se ejecutados pese a presentar el caso y los procedimientos judiciales tantas dudas.”

Hay al menos otros 26 musulmanes suníes, en su mayoría de la minoría kurda de Irán, condenados a muerte en la prisión de Raja’i Shahr de Karaj, al noroeste de Teherán. Amnistía Internacional considera motivo de gran preocupación que estos hombres puedan haber sido juzgados sin respetar las normas sobre juicios justos.

La organización insta a las autoridades iraníes a que conmuten de inmediato todas las condenas de muerte, incluidas las impuestas por delitos de drogas y las impuestas, en contra del derecho internacional, a personas menores de edad en el momento del delito, y a que declaren una suspensión de las ejecuciones como primer paso para la abolición de la pena de muerte.

La noticia de la ejecución inminente se ha conocido poco después de que las autoridades iraníes dejaran en libertad a 11 presos políticos, incluida la destacada abogada de derechos humanos Nasrin Sotoudeh, el 18 de septiembre. Cabe pensar que, salvo que vaya seguida de medidas concretas para mejorar la situación de los derechos humanos en el país, esta decisión se ha tomado de manera calculada, con miras a la celebración de la Asamblea General de la ONU. Se espera que el nuevo presidente de Irán, Hasan Rohani, hable ante la Asamblea General en Nueva York el 24 de septiembre de 2013.

“Deben abordarse las incontables violaciones graves de derechos humanos que siguen cometiéndose en Irán. Excarcelar a un pequeño número de presos políticos y de conciencia no supone apenas nada si no es indicativo de un cambio fundamental de postura por parte de Irán en materia de derechos humanos”, ha explicado Hassiba Hadj Sahraoui.

“Las autoridades iraníes no pueden seguir recurriendo tanto a la pena de muerte para abordar la disidencia o males sociales como el tráfico de drogas. Tienen que revisar su Código Penal.”

Hasta ahora no ha habido indicaciones de que la elección del presidente Rohani en junio haya supuesto algún cambio en la dependencia de Irán de la pena de muerte.

Irán sigue siendo el segundo mayor verdugo del mundo, después de China. Las autoridades iraníes han reconocido oficialmente que en lo que va de año han tenido lugar 236 ejecuciones, 23 de ellas sólo en septiembre. Sin embargo, fuentes fidedignas han informado de al menos 160 más, llevadas a cabo también en 2013.

Amnistía Internacional se opone a la pena de muerte en todos los casos, sin excepción.

AI Index: PRE01/486/2013
Region Middle East And North Africa
Country Iran
For further information, contact International Press Office »

International Press Office

Phone : +44 (0) 20 7413 5566
9:30 - 17:00 GMT Monday-Friday
Phone : +44 (0) 777 847 2126
Line open 24 hours a day
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
International Press Office
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
UK
Follow International Press Office on Twitter
@amnestypress