Annual Report 2013
The state of the world's human rights

Press releases

11 June 2008

Afganistán: En París, basta ya de promesas vanas

La comunidad internacional y el gobierno afgano no han cumplido su promesa de proporcionar a la población de Afganistán, especialmente las mujeres y niñas, más seguridad, una gobernanza más receptiva y un desarrollo económico sostenible. Así lo ha manifestado hoy, 11 de junio, Amnistía Internacional en un documento publicado en vísperas de la Conferencia Internacional de Apoyo a Afganistán que se celebrará el 12 de junio en París.

La conferencia de París reunirá a representantes de 80 países donantes y organizaciones que actúan en Afganistán, y su objetivo es examinar la aplicación del Pacto para Afganistán acordado en 2006. Amnistía Internacional ha concluido que muchos de los objetivos establecidos por el gobierno afgano y por los miembros de la comunidad internacional que lo apoyan no se han alcanzado.

"El mayor progreso realizado en Afganistán tras la caída de los talibanes es que, ahora, muchos afganos y afganas se atreven a confiar en un futuro mejor", ha manifestado Amnistía Internacional.

"Pero, seis años después de que la comunidad internacional ayudara a que el presidente Hamid Karzai ocupara el poder, la población afgana se enfrenta a una inseguridad cada vez mayor, un narcotráfico en aumento, una ausencia del respeto por el Estado de derecho y los derechos humanos, un sistema judicial débil e inepto, una mala gobernanza y una corrupción endémica."

El Pacto para Afganistán, acordado en una conferencia internacional celebrada en Londres el 31 de enero y 1 de febrero de 2006, identificó tres grandes áreas de desarrollo para el futuro de Afganistán: la seguridad, la gobernanza (incluidos el Estado de derecho y los derechos humanos) y la economía. Estableció unos objetivos para cada área, que tanto el gobierno afgano como los donantes internacionales debían alcanzar.

El gobierno afgano ha presentado una nueva Estrategia de Desarrollo Nacional para Afganistán, dotada con 50.000 millones de dólares estadounidenses, que se centra en fortalecer el gobierno de Afganistán para que pueda cumplir mejor sus funciones y mejorar el respeto por los derechos humanos, aumentar la seguridad y lograr un desarrollo económico. Aunque esta nueva Estrategia de Desarrollo es más realista y detallada que sus predecesoras, sigue sin contar con unos objetivos específicos y creíbles.

"Los propios donantes admiten la 'grave discrepancia en la financiación' entre lo que prometieron al pueblo afgano y lo que han proporcionado", ha manifestado Amnistía Internacional.

"Lo peor es que la comunidad internacional y el gobierno afgano se han centrado en la estabilidad y la seguridad a corto plazo, depositando su confianza en señores de la guerra supuestamente progubernamentales y funcionarios corruptos, en lugar de dar prioridad a los derechos humanos y el Estado de derecho."

Amnistía Internacional ha pedido al gobierno afgano y quienes lo apoyan en el ámbito internacional que:

- mejoren el Estado de derecho ampliando los actuales programas de formación para jueces y abogados, fortaleciendo la independencia del poder judicial y restableciendo la suspensión de hecho de la pena de muerte que estuvo vigente hasta octubre de 2007;

- mejoren la seguridad para la población común afgana creando un órgano conjunto de Afganistán y la comunidad internacional encargado de vigilar la conducta de la Policía Nacional Afgana -tristemente famosa por su ineptitud y su corrupción-, en particular mediante la creación de un órgano de supervisión que pueda responder a las denuncias sobre abusos de la policía;

- mejoren la gobernanza estableciendo un mecanismo que supervise a los altos cargos gubernamentales e investigue sus antecedentes, conforme se prometió en el Pacto para Afganistán;

- pongan fin a la impunidad poniendo en práctica el plan de acción de justicia transicional, respaldado explícitamente por el Pacto para Afganistán;

- mejoren la participación de las mujeres en todas las instituciones de gobernanza de Afganistán, conforme establece el Pacto, y apliquen las salvaguardias legales y prácticas acordadas para mujeres y niñas en el poder judicial y el sistema de justicia penal;

- fortalezcan la libertad de expresión rechazando las nuevas restricciones incluidas en un proyecto de ley de medios de comunicación que se encuentra ahora en poder del presidente Karzai, e indultando al periodista Perwiz Kambakhsh, de 23 años, cuya detención ha tenido un fuerte y escalofriante efecto sobre la libertad de expresión.

Amnistía Internacional ha pedido una mayor representación de la sociedad civil afgana en la vigilancia y la aplicación de las disposiciones del Pacto para Afganistán.

"La voz real del pueblo afgano no siempre se escucha en las reuniones importantes sobre política", ha manifestado Amnistía Internacional.

"La finalidad de ejercicios como la conferencia de París debe ser apoyar los esfuerzos y la capacidad del pueblo afgano y su gobierno para respetar y defender los derechos humanos."

FIN/

Documento público
****************************************
Si desean más información, pónganse en contacto con la oficina de prensa de Amnistía Internacional en Londres llamando al número + 44 20 7413 5566, o por correo electrónico en press@amnesty.org. Para los comunicados de prensa traducidos al español consulten http://www.amnesty.org/es/for-media. Para documentación general traducida al español consulten http://www.amnesty.org/es/library.

AI Index: PRE01/158/2008
Region Asia And The Pacific
Country Afghanistan
For further information, contact International Press Office »

International Press Office

Phone : +44 (0) 20 7413 5566
9:30 - 17:00 GMT Monday-Friday
Phone : +44 (0) 777 847 2126
Line open 24 hours a day
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
International Press Office
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
UK
Follow International Press Office on Twitter
@amnestypress