África

Los derechos humanos región a región

Un niño guía a un refugiado nubio ciego por el mercado principal del campo de refugiados de Yida, en Sudán del Sur, abril de 2012.

© Pete Muller


La crisis que azotaba Malí con creciente crudeza en 2012 reflejaba muchos de los problemas firmemente arraigados de la región. En toda África, los conflictos, la omnipresente pobreza y los abusos de las fuerzas de seguridad y los grupos armados seguían dificultando la vida de las personas y su capacidad para hacer realidad sus derechos. Esos problemas ponían de manifiesto la debilidad inherente de los mecanismos tanto regionales como internacionales de derechos humanos, paz y seguridad.

En enero, en medio del descontento que desde hacía tiempo agitaba el norte de Malí por la pobreza, la discriminación y la falta de progresos en materia de desarrollo, se produjo un levantamiento de grupos armados tuaregs e islamistas. Esto provocó en marzo un golpe de Estado militar en la capital, Bamako, que se saldó con éxito, y dio lugar a la partición de hecho de Malí en abril. Durante el resto de 2012, el norte estuvo bajo el control de grupos armados. Los grupos tuaregs e islamistas cometieron numerosos abusos graves, como la ejecución sumaria de soldados capturados, la amputación de miembros, la muerte por lapidación de algunas personas y la violación de niñas y mujeres.

Mientras tanto, las fuerzas de seguridad malienses llevaron a cabo ejecuciones extrajudiciales y bombardeos indiscriminados en zonas bajo control tuareg. Tanto los grupos armados como las milicias patrocinadas por el gobierno reclutaron a niños y niñas soldados. Más de 400.000 hombres, mujeres, niños y niñas huyeron de sus hogares en busca de seguridad. La población civil también fue la que más sufrió los abusos contra los derechos humanos cometidos por las fuerzas de seguridad y los grupos armados que proliferaban en la República Democrática del Congo. La precaria seguridad se deterioró notablemente a medida que los grupos armados, entre ellos el Movimiento 23 de Marzo, reforzaban su control sobre zonas de la provincia de Kivu Septentrional, en el este del país.

Al mismo tiempo, se intensificaron las tensiones entre Sudán del Sur y Sudán por el petróleo, cuestiones de ciudadanía y la demarcación de la frontera. La situación de los derechos humanos seguía siendo atroz a consecuencia del conflicto en curso en los estados de Darfur, Kordofán del Sur y Nilo Azul. Los combates se intensificaron a finales de 2012, y causaron numerosas bajas civiles, una crisis humanitaria cada vez más aguda y la huida de más de 200.000 personas a los estados cercanos. También hubo protestas masivas –que dieron lugar a abusos de las fuerzas de seguridad– contra las medidas de austeridad impuestas por el gobierno.

La brutalidad de la policía y de las fuerzas de seguridad era una característica habitual en varios países de la región. En Nigeria, el grupo armado islamista Boko Haram mató a más de un millar de personas en ataques con explosivos y armas de fuego. En respuesta a esos ataques, las fuerzas de seguridad nigerianas perpetraron graves violaciones de derechos humanos, tales como desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales, quema de casas y detenciones ilegales.

En agosto, las autoridades policiales de Sudáfrica desplegaron unidades armadas con fusiles de asalto y munición real para aplastar una huelga declarada en la mina de platino de LONMIN, en Marikana, provincia del Noroeste. Un total de 16 mineros murieron allí mismo y otros 14 en otro lugar al que habían huido para escapar de los disparos de la policía. Había indicios de que la mayoría de las víctimas habían recibido los disparos cuando intentaban huir o entregarse. Otros 4 mineros murieron ese mismo día a causa de las heridas sufridas. Los mineros en huelga mantenían una disputa salarial con LONMIN. La magnitud y la notoriedad de los homicidios, así como el creciente malestar en el sector de la minería, causaron una crisis nacional.

Los defensores y defensoras de los derechos humanos, los periodistas y los miembros de grupos de oposición sufrían una severa represión: largas penas de prisión, por ejemplo en Etiopía, o detenciones arbitrarias, acoso y amenazas de muerte, como en Gambia. En Costa de Marfil, los ataques de combatientes armados no identificados dieron lugar a una fuerte represión, basada en el presunto origen étnico o la supuesta afiliación política.

En varios países se impusieron condenas de muerte, pero sólo en unos pocos se ejecutaron. Gambia llevó a cabo sus primeras ejecuciones en 30 años, lo que supuso un cambio inquietante.

Las mujeres y las niñas seguían estando especialmente expuestas a la discriminación y la violencia de género;  la violencia intrafamiliar era generalizada, al igual que la violencia promovida por el Estado y relacionada con los conflictos. En muchas zonas de conflicto de países como Malí, Chad, Sudán o la República Democrática del Congo, soldados y miembros de grupos armados cometieron violaciones sexuales. En Sudán, según la información recibida, algunas manifestantes fueron sometidas a “pruebas de virginidad”, y muchos países mantenían prácticas tradicionales dañinas como la mutilación genital.

Los africanos se disponían a celebrar en 2013 el 50 aniversario de la Unión Africana, aunque la corrupción generalizada y los conflictos seguían siendo problemas graves en todo el continente. Sin embargo, en toda la región nacían brotes de esperanza, pues había gente que seguía utilizando medios pacíficos para reclamar su derecho a la dignidad, la justicia social y los derechos humanos. 

Ir al apartado de países

África

La crisis que azotaba Malí con creciente crudeza en 2012 reflejaba muchos de los problemas firmemente arraigados de l ...

América

Las violaciones generalizadas de derechos humanos cometidas en el pasado y la falta de rendición de cuentas de sus r ...

Asia y Oceanía

En países de toda Asia y Oceanía, el simple acto de expresar públicamente la propia opinión, en la calle o ...

Europa y Asia Central

Las elecciones parlamentarias de Georgia fueron un raro ejemplo de transición democrática del poder en ...

Oriente Medio y Norte de África

Los levantamientos populares que se propagaron por el Norte de África y Oriente Medio desde ...

Amnistía Internacional en las redes sociales