Oriente Medio y Norte de África

Los derechos humanos región a región

Una víctima de los bombardeos del ejército sirio en espera de ser enterrada en Alepo (Siria), octubre de 2012.

© EPA/MAYSUN


Los levantamientos populares que se propagaron por el Norte de África y Oriente Medio desde finales de 2010 continuaron determinando durante 2012 los acontecimientos de la región en materia de derechos humanos.

En Siria, el conflicto armado interno entre las fuerzas del gobierno y la oposición asolaba el país. A lo largo de 2012 persistieron los abusos graves contra los derechos humanos y los crímenes de guerra que cometían todas las partes, así como los crímenes de lesa humanidad perpetrados por las fuerzas del gobierno, que incluyeron ataques indiscriminados contra zonas residenciales, homicidios políticos y tortura. El terror y la destrucción generalizados desplazaron dentro de Siria a más de 2 millones de personas, que quedaron expuestas a atroces condiciones humanitarias; asimismo, al final del año habían obligado a huir del país a casi 600.000 personas más, con lo que los Estados vecinos se vieron sometidos a presión extrema. Con la economía y las infraestructuras destruidas y sin el fin de los combates a la vista, el futuro de Siria parecía realmente sombrío al concluir 2012.

En otras partes de la región, 2012 fue desigual. En los países donde se había derrocado a autócratas –Egipto, Libia, Túnez y Yemen–, los medios de comunicación gozaron de mayor libertad y la sociedad civil tuvo más oportunidades. Sin embargo, hubo también reveses, y se atentó contra la libertad de expresión por motivos religiosos o morales. En Libia, la falta de medidas para poner a las milicias bajo control amenazó asimismo los avances en materia de derechos humanos.

En toda la región, los activistas políticos y de los derechos humanos continuaron sufriendo represión. Muchas mujeres y hombres fueron encarcelados por expresar sus opiniones, recibieron palizas o encontraron la muerte en manifestaciones pacíficas, sufrieron tortura bajo custodia, quedaron sometidos a la prohibición de viajar, o fueron hostigados por agentes del Estado. En los Estados del Golfo, se encarceló a activistas, poetas, trabajadores de la salud y otras personas simplemente por pedir reformas o expresar sus opiniones. En Bahréin, aunque las autoridades anunciaron reformas a bombo y platillo, continuaron privando de libertad a personas por motivos que las convertían en presos de conciencia, incluidos destacados miembros de la oposición y activistas de los derechos humanos. Nuevas leyes promulgadas en Argelia y Jordania sometieron a los medios de comunicación a controles aún más estrictos, y las autoridades marroquíes reprimieron a periodistas y disidentes.

En los países en transición continuó el debate sobre la tan necesaria reforma de los sectores de la justicia y la seguridad, pero se realizaron pocos cambios concretos. En general, la impunidad de las violaciones de derechos humanos siguió bien afianzada, aunque se tomaron algunas medidas para abordar abusos cometidos anteriormente. Las detenciones arbitrarias, la tortura y los juicios injustos siguieron siendo comunes, y muchos Estados, en particular Irán y Arabia Saudí, recurrieron a menudo a la pena de muerte.

Las mujeres, que eran parte esencial de los levantamientos, no vieron cumplidas sus esperanzas en absoluto. No se atendió su demanda de poner fin a la discriminación por motivos de género, y algunas sufrieron abusos relacionados específicamente con el género durante las manifestaciones. No obstante, en toda la región, las mujeres continuaron combatiendo la discriminación arraigada en las leyes y en la práctica y pidiendo la debida protección contra la violencia en el ámbito familiar y contra otras formas de violencia de género.  

Mientras tanto, Israel mantuvo su bloqueo militar de la Franja de Gaza y amplió los asentamientos israelíes ilegales en Cisjordania. Debido a ello, continuó la crisis humanitaria de los 1,6 millones de habitantes de Gaza y persistieron las fuertes restricciones de la libertad de circulación de los palestinos en Cisjordania y Gaza. En noviembre de 2012, Israel lanzó una campaña militar de ocho días contra los grupos armados palestinos que disparaban indiscriminadamente cohetes contra territorio israelí desde Gaza; murieron más de 160 palestinos y 6 israelíes.

A pesar de los reveses de 2012, la determinación y el valor mostrados por los pueblos de la región en su continua lucha por la justicia, la dignidad y los derechos humanos revelaron que había buenas razones para ser optimistas al final del año. 

Ir al apartado de países

África

La crisis que azotaba Malí con creciente crudeza en 2012 reflejaba muchos de los problemas firmemente arraigados de l ...

América

Las violaciones generalizadas de derechos humanos cometidas en el pasado y la falta de rendición de cuentas de sus r ...

Asia y Oceanía

En países de toda Asia y Oceanía, el simple acto de expresar públicamente la propia opinión, en la calle o ...

Europa y Asia Central

Las elecciones parlamentarias de Georgia fueron un raro ejemplo de transición democrática del poder en ...

Oriente Medio y Norte de África

Los levantamientos populares que se propagaron por el Norte de África y Oriente Medio desde ...

Amnistía Internacional en las redes sociales