24 agosto 2009
Las autoridades sudanesas deben abolir la pena de flagelación y derogar leyes discriminatorias

[asset|aid=3668|format=image|formatter=asset|title=Lubna Hussein, ex periodista, abandona la cafetería en la que fue detenida en Jartum por llevar pantalones.|width=204|height=420|align=right|re

Lubna Hussein, ex periodista, abandona la cafetería en la que fue detenida en Jartum por llevar pantalones.El 5 de julio la policía irrumpió en un restaurante de Jartum y detuvo a 13 niñas y mujeres por llevar pantalones en público. Tras dos días detenidas, 10 de las mujeres, que no contaron con representación letrada, fueron declaradas culpables de indecencia. Fueron condenadas a 10 latigazos y a una multa de unos 100 dólares estadounidenses. Una de las niñas tiene 16 años y otras dos, 17. Amnistía Internacional se opone a la flagelación al considerarlo una pena cruel, inhumana y degradante y ha censurado públicamente su uso en Sudán en anteriores ocasiones.

Lubna Ahmed Al Hussein y otras dos mujeres solicitaron asistencia letrada. Mientras que las otras dos mujeres recibieron y aceptaron un indulto presidencial, Lubna Ahmed Al Hussein lo ha rechazado. Ha declarado que piensa dimitir de su trabajo en la Misión de Naciones Unidas en Sudán para no beneficiarse de la inmunidad que poseen todos los trabajadores de Naciones Unidas. Quiere ser juzgada como ciudadana sudanesa.

Lubna Ahmed Al Hussein, periodista, ha escrito sobre el uso de la ley para hostigar a mujeres que, en la mayoría de los casos, no lo denuncia por miedo a ser estigmatizadas. En un intento de llamar la atención sobre este problema, del que se publica muy poco aunque está muy extendido, la Sra. Hussein solicita disponer de su tiempo ante el tribunal y de ese modo poder presionar para que se derogue una ley que permite que las mujeres sean flageladas por llevar “ropas indecentes e inmorales…[que] pueden molestar los sentimientos de las personas”. La ley actual sobre la “indecencia”, que prevé una pena de hasta 40 latigazos y una multa, está abierta a la interpretación lata de la policía, lo que conduce al hostigamiento y a detenciones arbitrarias.

Lubna Ahmed Al Hussein ha comparecido dos veces ante el tribunal y ha contado con el apoyo de unos 50 manifestantes, principalmente mujeres. Muchas llevaban pantalones para demostrarle su apoyo y su rechazo a la ley. Se ha fijado una nueva vista para el 7 de septiembre.

La violación sistemática de los derechos de niñas y mujeres bajo el amparo de la ley se ha hecho pública gracias a la actitud de Lubna Ahmed Al Hussein, a quien Amnistía Internacional considera una defensora de los derechos humanos.

Picture caption: Lubna Hussein, ex periodista, abandona la cafetería en la que fue detenida en Jartum por llevar pantalones (Copyright: Particular)

832
acciones emprendidas

Actúa

Campaign has expiredThis appeal for action is now closed.
663,039
acciones emprendidas
por personas como tú