08 septiembre 2010
Deben conmutarse las condenas a muerte de los hombres declarados culpables de “brujería” en Arabia Saudí

Amnistía Internacional está pidiendo al rey de Arabia Saudí que conmute la pena de muerte de dos extranjeros declarados culpables de “brujería", aprovechando el final del Ramadán.

El rey concede a menudo indultos a los presos durante o justo después del Ramadán, el mes islámico de ayuno, que este año acaba el 9 de septiembre. Durante este mes se observa, además, una moratoria en las ejecuciones.

Amnistía Internacional también insta a que se ponga en libertad de forma inmediata e incondicional a Ali Hussain Sibat, ciudadano libanés, y Abdul Hamid al Fakki, sudanés, si su condena se debe únicamente a actos que suponen el ejercicio pacifico de sus derechos a la libertad de expresión y de religión.

Ali Hussain Sibat, de 46 años, tiene cinco hijos; era presentador de un programa de televisión del canal por satélite libanés Sheherazade, donde daba consejos y hacia predicciones sobre el futuro. En mayo de 2008 fue detenido por la Comisión para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio (también conocida como Mutawa’een o policía religiosa), acusado de “brujería”, mientras se encontraba en Arabia Saudí, donde había viajado para realizar un tipo de peregrinación musulmana o umra.

Ali Hussain Sibat fue condenado a muerte por un tribunal de Medina el 9 de noviembre de 2009, tras la celebración de varias vistas en secreto en las que no tuvo ni representación ni asistencia letrada.

En enero, el Tribunal de Apelación de La Meca admitió un recurso contra su condena a muerte por considerar que la sentencia había sido prematura. El Tribunal de Apelación señaló que todas las alegaciones contra Ali Hussain Sibat debían comprobarse y que, si realmente había cometido el delito, se le debía pedir que se arrepintiera.

El 10 de marzo fue juzgado nuevamente por el mismo tribunal que lo había procesado en Medina, el cual confirmó la condena de muerte. Los jueces, en una declaración, señalaron que merecía la pena de muerte porque había practicado la "brujería" en público durante varios años y ante millones de espectadores y que sus acciones le habían convertido en infiel. Su causa está nuevamente en el Tribunal de Apelación de la Meca para ser revisada.

Abdul Hamid bin Hussain bin Moustafa al Fakki tiene unos 36 años y fue detenido el 8 de diciembre de 2005 en Medina por miembros de la policía religiosa.

Fue acusado de practicar la brujería tras caer en una trampa tendida por un hombre que trabajaba para la Comisión para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio, quien le pidió que hiciera un hechizo mediante el que su padre abandonase a su segunda mujer. Según parece, Abdul Hamid al Fakki aceptó el encargo a cambio de 6.000 riales saudíes (unos 1.600 dólares estadounidenses). Tras su arresto, fue interrogado y al parecer golpeado, y se cree que confesó haber realizado actos de “brujería”.

El 27 de marzo de 2007, el Tribunal General de Medina condenó a muerte a Abdul Hamid al Fakki por “brujería”. No recibió asistencia letrada y se sabe muy poco sobre el juicio, que se celebró en secreto. Todavía se encuentra recluido en la cárcel de Medina.

Fotografía: Ali Hussain Sibat © Particular

141
acciones emprendidas

Actúa

Campaign has expiredGracias por todo su apoyo, la acción ahora esta cerrada.
663,108
acciones emprendidas
por personas como tú