03 octubre 2011
Ayuda a poner fin al acoso de ciudadanos sirios en el extranjero

Fotografía: Dr. Mamoun Jandali después de haber sido golpeado por las fuerzas de seguridad el 9 de septiembre de 2011 en Siria. Derechos de la foto: Particular.

Han pasado siete meses desde que las protestas populares en Siria a favor de reformas políticas se difundieran por todo el país. A pesar de que las manifestaciones han sido pacíficas en su mayoría, las autoridades sirias han intentado sofocarlas brutalmente.

Contamos con los nombres de más de 2.200 personas que, según informes, han perdido la vida o han sido asesinadas desde mediados de marzo durante las manifestaciones o por causas relacionadas con las protestas. Se cree que muchas de ellas han muerto a manos de las fuerzas de seguridad, que abrieron fuego real contra quienes participaban en manifestaciones pacíficas o asistían a funerales de personas asesinadas en protestas anteriores.

Sabemos que otros miles de personas han sido detenidas y que muchas permanecen recluidas en régimen de incomunicación en lugares cuya ubicación se desconoce y donde, según informes, los actos de tortura y otros malos tratos son prácticas habituales.

Resultan preocupantes las conclusiones de nuestro último informe, que revela que la ofensiva de las autoridades sirias contra los disidentes no se limita exclusivamente al territorio de Siria. Los manifestantes pacíficos sirios de otras partes del mundo también están siendo controlados y acosados sistemáticamente por funcionarios de las embajadas sirias y otras personas que, al parecer, podrían estar actuando en nombre del régimen de Siria.

Sabemos que hay más de 30 activistas en ocho países –Canadá, Chile, Francia, Alemania, España, Suecia, Reino Unido y EE. UU.- que afirman haber sufrido intimidación por parte de funcionarios de embajadas y otros, y que, al parecer, en algunos casos sus familias en Siria han sufrido hostigamiento, detención e incluso tortura.

En muchos casos, los manifestantes que participaron en protestas frente a las embajadas sirias fueron grabados o fotografiados por funcionarios y después fueron acosados por diversos medios, incluidas llamadas telefónicas, mensajes por correo electrónico y a través de Facebook para advertirles de que acabasen con sus actividades. Algunos activistas recibieron amenazas directamente de funcionarios de embajadas, y otros descubrieron que sus familias en Siria estaban siendo perseguidas por las fuerzas de seguridad, aparentemente con la intención de disuadirles de continuar con sus actividades en el extranjero, con consecuencias potencialmente demoledoras. Al parecer, algunas familias en Siria se han visto obligadas a repudiar públicamente a sus familiares en el extranjero.

Este es un indicio aún más claro de que el gobierno sirio no va a tolerar la existencia legítima de disidentes, y de que está llegando demasiado lejos para intentar silenciar a quienes se oponen al régimen.

Ayuda a garantizar que los ciudadanos sirios pueden ejercer sus derechos a la libertad de expresión y de reunión en cualquier parte del mundo mediante la firma de este llamamiento en el que se insta a las autoridades sirias a que respeten los derechos de la población siria a la libertad de expresión y de reunión.

Para: Su Excelencia el Presidente Bachar el Asad

Pido a su Excelencia que:

-    ponga fin al hostigamiento de ciudadanos sirios en el extranjero y a sus familias en Siria, mediante el control de las actuaciones del ejército y las fuerzas de seguridad, y

-    respete el derecho de los ciudadanos sirios a manifestarse pacíficamente.

 

Este llamamiento finalizará el 18 de octubre, exactamente siete meses después de las primeras muertes de manifestantes y otras personas en Siria.

1834
acciones emprendidas

Actúa

Campaign has expired
663,058
acciones emprendidas
por personas como tú