Deben investigarse las agresiones a periodistas en la región del Kurdistán de Irak

El 4 de mayo de 2010, Sardasht Osman fue secuestrado en los exteriores de su universidad, en Ebril, por un grupo de hombres armados no identificados. Dos días después se halló su cuerpo en Mosul.

Sardasht Osman, estudiante de último año de lengua inglesa, trabajaba como periodista en el periódico Ashtiname. Según informes de los medios de comunicación, hacía poco había publicado un artículo crítico con un político kurdo de alto rango.

En los últimos años, en la región del Kurdistán de Irak y en áreas limítrofes, ha habido una creciente constante de agresiones físicas a periodistas y otras personas que se han mostrado críticas con miembros destacados y funcionarios de los dos principales partidos políticos kurdos, la Unión Patriótica del Kurdistán y el Partido Demócrata del Kurdistán, que se reparten el poder del Gobierno Regional del Kurdistán. En al menos dos de los casos, las personas que estaban en el punto de mira fueron asesinadas, pero a nadie se le han exigido responsabilidades por su muerte.

Reporteros sin Fronteras ha informado de varias agresiones a periodistas en la región del Kurdistán en el marco de las elecciones parlamentarias de marzo de 2010.

Algunos periodistas han sido secuestrados en la calle por hombres armados vestidos de civil, han sido golpeados y puestos en libertad unas horas o días después.

Amnistía Internacional ha informado de agresiones anteriores entre las que se incluye el asesinato, el 21 de julio de 2008, de Souran Mama Hama, periodista de 23 años. Hombres vestidos con ropa de civil le dispararon hasta causarle la muerte a la puerta de casa de sus padres, en Kirkuk. Él también había publicado artículos críticos con la Unión Patriótica del Kurdistán y el Partido Demócrata del Kurdistán.

El 6 de marzo de 2008, un profesor universitario de 74 años, Abd al Sattar Taher Sharif, fue abatido a tiros en Kirkuk, presuntamente por criticar a los líderes kurdos.

Desde el homicidio de Sardasht Osman, han seguido dirigiéndose amenazas de muerte anónimas contra personas que han denunciado su asesinato.

Halgurd Samad y Rebin Fatah, dos periodistas de Erbil que organizaron manifestaciones en Erbil y en Sulaimaniya los días 10 y 11 de mayo para denunciar el homicidio han recibido amenazas de muerte a través de mensajes a su teléfono móvil que decían: "Si no dejas esta campaña [para acabar con los asesinatos y amenazas de periodistas] te mataremos como a un perro".

Los últimos acontecimientos indican que el hermano de Sardasht Osman, según informes, ha contado a los medios de comunicación que el cadaver presentaba signos de tortura cuando fue encontrado el 6 de mayo y que los captores de Sardasht Osman le habían disparado en la boca y lo habían asesinado.

1506
acciones emprendidas

Actúa

Campaign has expiredGracias por todo su apoyo, la acción ahora esta cerrada.
663,063
acciones emprendidas
por personas como tú