10 septiembre 2008
Italia debe poner fin a la discriminación contra la población romaní

© Iulian Stoian/ Roma Civic Alliance of Romania

Desde 2007, las comunidades y asentamientos romaníes ubicados en Italia han sido discriminados de forma continuada. Las autoridades italianas han tomado una serie de medidas desproporcionadas y discriminatorias en nombre de la "seguridad" que discriminan de facto a la minoría romaní. Asimismo, han puesto en marcha recientemente una iniciativa para reunir las huellas dactilares de todos los habitantes, tanto adultos como menores, de los asentamientos romaníes del país.

 

A menudo estas medidas van acompañadas de discursos discriminatorios hacia los romaníes pronunciados por políticos tanto en el ámbito local como nacional, y de un trato despectivo por parte de los medios de comunicación locales y nacionales. La estigmatización y el miedo que se han ido sembrando han creado un clima en el que los ataques a personas se toleran cada vez más. Los romaníes han sido víctimas de varios ataques llevados a cabo por muchedumbres, en los que se los agredió física y verbalmente y se prendió fuego a los asentamientos.

El 11 de mayo de 2008 en Novara, ciudad próxima a Milán, varias personas arrojaron cócteles molotov contra un asentamiento romaní.

El 13 de mayo de 2008, después de que se detuviera a una adolescente romaní a la que se había sorprendido en el interior de un apartamento tratando, presuntamente, de secuestrar a un bebé de seis meses, una multitud enfurecida salió a las calles del barrio de Ponticelli, situado en la periferia de Nápoles, y expulsaron de tres asentamientos de la zona a todas los romaníes que encontraron. Se arrojaron cócteles molotov contra los asentamientos, que fueron arrasados por el fuego en su mayor parte, lo que obligó a más de 500 romaníes, la mitad de los cuales eran menores de edad, a abandonarlos. La imagen supra muestra lo que queda de un asentamiento romaní de Ponticelli.

En los meses de junio y julio de 2008 se produjeron ataques parecidos.

A la luz de estos sucesos, Amnistía Internacional insta a las autoridades italianas a que dejen de pronunciar discursos denigrantes contra la población romaní y a que tomen todas las medidas necesarias para proteger a esta comunidad y para garantizar su inclusión activa en la sociedad.

La organización pide a las autoridades a que pongan fin a los ataques perpetrados contra la comunidad romaní por actores no estatales y a que garanticen que se investigarán exhaustivamente todos los ataques cometidos contra asentamientos romaníes y que se llevará ante la justicia a los autores.

Las autoridades deben asegurarse, asimismo, de que la clase política, ya sea a nivel local o nacional, no justifique los ataques cometidos contra los asentamientos romaníes.

¡Escribe al ministro del Interior para manifestar tu rechazo!

220
acciones emprendidas

Actúa

Campaign has expiredGracias por todo su apoyo, la acción ahora esta cerrada.
663,120
acciones emprendidas
por personas como tú