18 julio 2013
Libertad para Pussy Riot

Siete integrantes del grupo musical ruso Pussy Riot, Federación Rusa, enero de 2012. © Игорь Мухин

En febrero de 2012, integrantes de Pussy Riot interpretaron durante sólo unos segundos en la principal catedral ortodoxa de Moscú una canción de protesta en la que se criticaba a las autoridades de Rusia. Dos mujeres –Nadezhda “Nadya” Tolokonnikova y Maria “Masha” Alekhina– fueron declaradas culpables de “vandalismo” y cumplen penas de cárcel en colonias penitenciarias conocidas por su brutalidad. En una decisión decepcionante, tanto a Masha como a Nadia –que son madres de niños de corta edad– se les denegó el aplazamiento de la condena hasta que sus hijos cumplan 14 años. A las dos se les denegó también la libertad condicional y han apelado contra esta decisión. Las dos son presas de conciencia y preocupa seriamente su seguridad.

Más de 70 músicos de fama internacional se han adherido a un llamamiento mundial por la liberación de las dos integrantes encarceladas del grupo punk feminista ruso Pussy Riot antes de que se celebren las vistas de sus recursos de libertad condicional esta semana. Únete a ellos y firma la siguiente petición.

Señor Fiscal General:

Le escribo para expresar mi profunda preocupación por Nadezhda Tolokonnikova y Maria Alekhina, que fueron condenadas a cumplir dos años en una colonia penitenciaria por su participación en una acción de protesta del grupo punk feminista Pussy Riot en febrero de 2012 en la catedral de Cristo Salvador de Moscú. Estas dos mujeres, madres de poco más de veinte años de edad, fueron detenidas únicamente por expresar de forma pacífica sus creencias, por lo que son presas de conciencia.

Le pido que se asegure de que se pone en libertad de inmediato y sin condiciones a Maria Alekhina y Nadezhda Tolokonnikova. Mientras permanezcan encarceladas, estas dos mujeres no deben sufrir malos tratos a manos del personal penitenciario ni de otras reclusas, y debe permitírseles el contacto regular con sus familiares y sus equipos jurídicos.

Para concluir, celebro la noticia de la libertad de Ekaterina Samutsevich, pero mi preocupación continúa por ser condicional la liberación. Las tres integrantes de Pussy Riot no deberían haber sido enjuiciadas en un principio. Les pido a usted y a todas las autoridades que respeten y defiendan el derecho a la libertad de expresión en la Federación Rusa, y que pongan remedio de inmediato al trato injusto que reciben estas jóvenes mujeres.

Le doy las gracias por su atención.

Atentamente,

5650
acciones emprendidas

Actúa

Campaign has expiredGracias por todo su apoyo, la acción ahora esta cerrada.
663,117
acciones emprendidas
por personas como tú