30 abril 2010
Se debe poner fin a las desapariciones forzadas en Pakistán

"Sólo estaremos tranquilos cuando veamos a nuestro ser querido sano y salvo ante nosotros […]. Creo que mi esposo Masood está recluido a tan sólo tres kilómetros de mi casa, pero sigue sufriendo malos tratos que no conocemos y nosotros, su esposa, sus hijos y sus padres, ya muy ancianos, ni siquiera podemos verle. Ellos [el gobierno] deben actuar ya para que vuelva con nosotros de inmediato."
- Amina Masood Janjua, julio de 2008

La última vez que Amina Masood Janjua vio a su esposo, Masood Janjua, fue el 30 de julio de 2005, cuando él salió de casa para reunirse con su amigo Faisal Faraz. Se cree que ese día las fuerzas de seguridad paquistaníes aprehendieron a los dos hombres mientras viajaban en autobús a otra ciudad, y que los servicios de inteligencia paquistaníes (ISI) los mantiene recluidos en secreto desde entonces sin cargos ni juicio. La ISI ha negado reiteradamente que tenga conocimiento del paradero de los hombres, a pesar de que hay testigos presenciales de su detención.

Masood Janjua y Faisal Faraz se encuentran entre los cientos, quizás miles, de víctimas de desaparición forzada en Pakistán, incluidos niños y niñas de tan sólo 9 y 10 años de edad. Muchas de esas personas fueron detenidas tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, y sus detenciones se justificaron en nombre de la “guerra contra el terror” encabezada por ese país. La práctica, poco habitual antes de 2001, se extendió entonces a los activistas que reivindicaban más derechos por motivos étnicos o regionales, como los baloches y los sindis.

A pesar de los innegables indicios, el anterior gobierno del presidente Pervez Musharraf negó sistemáticamente que hubiera víctimas de desaparición forzada.

En su informe Negar lo innegable. Desapariciones forzadas en Pakistán [http://www.amnesty.org/es/library/info/ASA33/018/2008/es] mediante actas oficiales de tribunales y declaraciones juradas de víctimas y testigos de desapariciones forzadas, Amnistía Internacional presentó a las autoridades paquistaníes información sobre cómo funcionarios del Estado obstaculizaban los intentos de localizar a personas desaparecidas.

En abril de 2008, el gobierno civil de Pakistán se comprometió a poner fin a la política de negación y a investigar todos los casos de desaparición forzada y procesar a los responsables.

En abril de 2008, el ex ministro de Justicia, Farooq Naik, afirmó que el gobierno estaba recopilando información sobre personas desaparecidas y se comprometió a que todas ellas quedarían en libertad. En mayo de 2008, el Ministerio del Interior creó otro comité para investigar la suerte que habían corrido todas las personas sometidas a desaparición forzada, integrado por representantes del Ministerio, parlamentarios y representantes de las familias de las personas desaparecidas.

Hasta la fecha, el gobierno no ha dado a conocer las conclusiones de sus investigaciones ni las medidas adoptadas para resolver todos los casos de desaparición forzada.

El 16 de marzo de 2009, mediante una orden ejecutiva del presidente Zardari, el primer ministro Gilani rehabilitó a Iftikhar Chaudhry como presidente del Tribunal Supremo y a otros jueves destituidos durante el estado de excepción de noviembre de 2007. Antes de su destitución, Iftikhar Chaudhry había adoptado una posición firme con respecto a los casos de desaparición forzada y había dictado varios fallos contrarios al gobierno. En noviembre de 2009, después de su rehabilitación, el Tribunal Supremo reinició las vistas por los casos de desaparición. Esta es una medida que acogemos con gran satisfacción, pero el gobierno de Pakistán debe mostrar voluntad política para localizar a las personas desaparecidas.

Envía una carta al primer ministro de Pakistán, Yusuf Gilani, pidiendo el fin de las desapariciones forzadas.

1379
acciones emprendidas

Actúa

Campaign has expiredGracias por todo su apoyo, la acción ahora esta cerrada.
663,032
acciones emprendidas
por personas como tú