26 junio 2009
Sigue cuestionándose el secreto de la investigación de Polonia sobre presuntos delitos cometidos por la CIA

“Creo que el país era Polonia […]. Aquí tuvieron lugar los interrogatorios más intensos.”
 
Khalid Sheij Mohammed, ex detenido secreto de la CIA, recluido en la actualidad en la base militar estadounidense de la bahía de Guantánamo, Cuba.

En abril de 2009 Amnistía Internacional lanzó una campaña pidiendo la rendición de cuentas por los presuntos delitos cometidos en Polonia en el contexto del programa de entregas extraordinarias y detención secreta de la CIA.

Amnistía Internacional pedía que la investigación sobre las denuncias de larga data iniciada por la Fiscalía Nacional de Polonia en 2008 fuese transparente y exhaustiva, a diferencia de la investigación anterior realizada en 2005 y 2006 por la Comisión de Servicios Secretos del Parlamento polaco.

Nuevas denuncias de tortura en Polonia

En abril de 2009 se filtró a la prensa un informe del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en el que se detallaban las denuncias de tortura y otros malos tratos de 14 detenidos de “alto valor” en el marco del programa de detención secreta de la CIA, que posteriormente fueron trasladados al centro de detención de Guantánamo, en Cuba.

Los detenidos describían de modos distintos cómo les propinaron palizas, los confinaron en espacios reducidos, les privaron del sueño y les obligaron a oír música a gran volumen permanentemente. Tres de los 14 detenidos denunciaron ante el Comité Internacional de la Cruz Roja que habían sido sometidos a “simulacros de ahogamiento”. Todos ellos fueron víctimas de desaparición forzada.

Uno de los detenidos, Khalid Sheij Mohammed, presunto cerebro de los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos, dijo al CICR que lo trasladaron desde Afganistán en marzo de 2003 y que creía que el país donde permaneció detenido posteriormente era Polonia porque “en una ocasión me trajeron una botella de agua de la que no habían retirado la etiqueta. En ella había una dirección electrónica que terminaba en ‘.pl’. El sistema de calefacción central era antiguo, del tipo que uno sólo esperaría encontrar en países ex comunistas”.

Khalid Sheij Mohammed dijo al CICR que, durante el tiempo que permaneció en este lugar, lo sometieron a “simulacros de ahogamiento” en cinco ocasiones, le propinaron golpes, le golpearon la cabeza repetidamente contra la pared, le privaron del sueño y le obligaron a permanecer desnudo. Además, cuando no lo interrogaban le obligaban a permanecer de pie durante periodos prolongados, con grilletes que lo sujetaban al techo y al suelo.

Investigación de la Fiscalía: se necesita transparencia y amplio alcance

En marzo de 2008, la Fiscalía de Varsovia inició una investigación sobre presuntos delitos como parte del programa de la CIA. En junio de 2008, la investigación fue trasladada a la Fiscalía Nacional.

Amnistía Internacional acogió con satisfacción esta investigación pero insistió en que debía ser exhaustiva e independiente. La organización también se ha mostrado preocupada por el ámbito y el alcance que se han propuesto para ella. Según informes, ex autoridades del gobierno se mostraron conformes en hablar con los investigadores, pero afirmaron que sus testimonios se ceñirían a la legislación polaca relativa a la confidencialidad de los secretos de Estado.  

Desde que Amnistía Internacional lanzó su campaña, la Fiscalía Nacional se ha dirigido por escrito a la organización afirmando que el alcance de la investigación no se limitará, como se pensaba anteriormente, a los delitos contemplados en el artículo 231 del Código Penal polaco, que hacen referencia exclusivamente a la extralimitación de atribuciones por parte de cargos públicos. En su lugar, la investigación abarcará todas las circunstancias relacionadas con la verificación de los resultados de la investigación descritas en la resolución del Parlamento Europeo relativa a la presunta detención y traslado ilegal de detenidos de la CIA. La organización considera esta noticia tranquilizadora.

Amnistía Internacional también pidió al primer ministro que garantizase que se harán públicos la metodología y los resultados de la investigación. Desgraciadamente, la Fiscalía Nacional comunicó a Amnistía Internacional que los resultados de la investigación no ser harán públicos, ya que se consideran secreto de Estado y, por tanto, se protegen como información clasificada.

Envía un mensaje al primer ministro polaco instándolo a garantizar que se conoce la verdad después de una investigación efectiva y a garantizar plena rendición de cuentas por las violaciones de derechos humanos.

Información complementaria:

Polonia: El gobierno debe investigar las prisiones secretas de la CIA
Mientras aumentan los indicios de que la CIA operaba un centro de detención secreta en Polonia, Amnistía Internacional ha acogido con satisfacción la noticia de que la Fiscalía polaca ha iniciado una investigación sobre estas denuncias de larga data.

 

384
acciones emprendidas

Actúa

Campaign has expiredThis appeal for action is now closed.
663,160
acciones emprendidas
por personas como tú