Una mujer cada 90 segundos

Cada año, más de 300.000 madres, hermanas e hijas mueren debido a complicaciones derivadas del embarazo y el parto–una mujer cada 90 segundos–. La mayor parte de esas muertes podían evitarse. Las complicaciones son, en gran medida, imprevisibles, pero se pueden tratar.

 

© Salud sin Limites - Peru

Muchas mujeres de zonas rurales de Perú tienen que recorrer un camino arduo para acudir a los centros de salud. El coste del transporte y tratamiento impide a muchas mujeres que viven en la pobreza recibir la atención médica que requieren. © Salud sin Límites - Perú


 

La inmensa mayoría de las mujeres que mueren son pobres y viven en países en desarrollo. En los países ricos, hay más probabilidades de que las mujeres que mueren procedan de comunidades marginadas y pobres.

Esto es algo más que una simple emergencia de salud de alcance mundial: es un escándalo de derechos humanos.

Las mujeres tienen derecho a la vida, pero mueren innecesariamente a causa de la pobreza, la injusticia y la discriminación de género. Las mujeres tienen derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud, pero para acceder a la atención a la salud se enfrentan a dificultades económicas y sociales. Las mujeres tienen derecho a decidir cuándo quedarse embarazadas, pero a muchas se les niegan los métodos anticonceptivos y el control sobre su propio cuerpo.

La asistencia especializada durante el parto y la atención obstétrica de emergencia son fundamentales para reducir la mortalidad materna. Pero en muchos lugares, los servicios de asistencia médica son de baja calidad o simplemente inaccesibles, sobre todo para las mujeres que viven en la pobreza y las que viven en zonas apartadas.

Los gobiernos son los responsables de prestar esos servicios.

Cuando las mujeres que viven en la pobreza tienen que pagar la atención médica se producen retrasos en la decisión de ir a la clínica o al hospital, retrasos en el desplazamiento al centro correspondiente debido al tiempo invertido en recaudar el dinero necesario y retrasos en recibir el tratamiento una vez están allí. Estos retrasos pueden ser mortales.

La pobreza causa mortalidad materna, y las muertes y lesiones derivadas de la maternidad hunden más a las familias en la pobreza. Las mujeres que mueren dejan tras de sí familias que luchan por sobrevivir. Cada año, más de un millón de niños y niñas se quedan huérfanos de madre.

La mortalidad materna es reflejo del ciclo de abusos contra los derechos humanos –privaciones, exclusión, inseguridad y carencia de voz– que define y perpetúa la pobreza.

Véanse:

 

 


Volver a la maleta sobre mortalidad materna

  Volver a la maleta sobre mortalidad materna

 

 

Explore the Rights Journey

Viaja por todo el mundo y descubre los derechos humanos y la pobreza. Aprenderás acerca de la mortalidad materna, los abusos contra los derechos humanos que se comenten en los asentamientos precarios y la necesidad de que las personas que ven sus derechos negados tengan acceso a la justicia. Además, podrás emprender acciones. Conocerás a personas y comunidades, escucharás sus historias y tú podrás contar la tuya propia.