Mejores ciudades, mejor vida

No nieguen sus derechos a 1.000 millones de personas


three people escape bulldozers as their homes are demolished © Nicolas Axelrod© Nicolas Axelrod


Todos los años, el primer lunes de octubre se pide al mundo que respete el Día Mundial del Hábitat y reflexione sobre el estado de nuestros pueblos y ciudades. El tema que ha elegido la ONU para este año es “Mejores ciudades, mejor vida”. Para los 1.000 millones de personas que viven en asentamientos precarios e informales, esta esperanza sólo puede hacerse realidad si los gobiernos dejan de negarles sus derechos humanos.

Desde Europa hasta África, Amnistía Internacional ha documentado el modo en que los gobiernos conculcan el derecho a una vivienda adecuada y llevan a cabo desalojos forzosos de personas que viven en asentamientos precarios e informales, sumiéndolas aún más en la pobreza. Los desalojos forzosos provocan a menudo que las personas no sólo pierdan sus casas, sino también sus bienes, sus redes sociales y su acceso al empleo y los servicios.

Las personas que viven en estas comunidades tan marginadas y empobrecidas, en los países más ricos y más pobres del mundo, relatan las mismas experiencias de violaciones diarias de derechos humanos.

Comunidades de Europa y de África, separadas por miles de kilómetros, han compartido experiencias similares al verse amenazadas por desalojos forzosos, porque no se les consulta sobre los planes que afectan a sus vidas, no disponen de recursos cuando sufren la violación de sus derechos humanos, o no se benefician de la protección que leyes e instituciones ofrecen a otras personas. Esas comunidades explican que a menudo tienen que luchar para acceder a los servicios que necesitan –agua, sistemas de saneamiento, educación y salud– para sobrevivir y llevar una vida digna.

A finales de septiembre concluyó la cumbre de la ONU sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), en la que líderes de todo el mundo analizaron los progresos que habían logrado para abordar los diversos aspectos de la pobreza. La meta de los ODM relativa a los asentamientos precarios ha dejado fuera a más del 90 por ciento de las personas que han vivido en esos asentamientos durante los últimos 10 años, ya que sólo se compromete a mejorar la vida de 100 millones de personas que viven en esas comunidades. El plan de acción adoptado por los líderes mundiales no ha tenido en cuenta este reto creciente, ni ha pedido a los gobiernos que pongan fin a los desalojos forzosos y establezcan objetivos de progreso adecuados de ámbito nacional.

No dejes que los gobiernos se libren de sus responsabilidades. Únete a nosotros en este Día Mundial del Hábitat y recuerda a los gobiernos que no pueden decir que estén abordando la pobreza o creando mejores ciudades si hacen caso omiso de los 900 millones de los miles de millones de personas que viven en asentamientos precarios y les niegan a todas ellas sus derechos humanos.

“Mejores ciudades, mejor vida”. Actúa para que no se quede en un mero eslogan.

En el último año, Amnistía Internacional ha puesto en marcha una serie de acciones específicas sobre Camboya, Chad, Egipto, Italia, Kenia, Rumania, Serbia y Zimbabue, entre otros países. También ha lanzado dos campañas regionales sobre los desalojos forzosos en Europa y África.

Si quieres ver ejemplos concretos de países, navega por las imágenes de esta maleta o consulta:

 

 


Volver a la maleta sobre asentamientos precarios

  Volver a la maleta sobre asentamientos precarios

 

 

Explore the Rights Journey

Viaja por todo el mundo y descubre los derechos humanos y la pobreza. Aprenderás acerca de la mortalidad materna, los abusos contra los derechos humanos que se comenten en los asentamientos precarios y la necesidad de que las personas que ven sus derechos negados tengan acceso a la justicia. Además, podrás emprender acciones. Conocerás a personas y comunidades, escucharás sus historias y tú podrás contar la tuya propia.