Pakistán: Desapariciones forzadas

Manifestación de Amnistía Internacional ante la Embajada de Pakistán en protesta por la práctica de las desapariciones forzadas en ese país, Londres, 30 de agosto de 2008.

Manifestación de Amnistía Internacional ante la Embajada de Pakistán en protesta por la práctica de las desapariciones forzadas en ese país, Londres, 30 de agosto de 2008.

© Amnistía Internacional


Desde que Pakistán proclamó su apoyo a la “guerra contra el terror” dirigida por Estados Unidos, centenares, por no decir miles, de personas acusadas de tener vínculos con grupos terroristas han sido detenidas arbitrariamente. Muchas de ellas se han convertido en víctimas de desaparición forzada.

Se han desdeñado reiteradamente las salvaguardas bajo custodia exigidas por la legislación paquistaní, puesto que se ha detenido indebidamente a personas sin una orden judicial y sin remitirse a ninguna ley, se las ha recluido en lugares de detención no declarados, se les ha negado el acceso a abogados, familiares y a comparecer ante un tribunal, y a menudo han sufrido tortura y otros malos tratos.

El gobierno paquistaní comenzó a utilizar ampliamente la práctica de las desapariciones forzadas en 2001, cuando se unió a la “guerra contra el terror” dirigida por Estados Unidos. Los opositores políticos al gobierno paquistaní también fueron perseguidos, sobre todo los miembros de grupos nacionalistas sindis y baluchis paquistaníes que propugnaban una mayor autonomía.

En Baluchistán, una provincia suroccidental de Pakistán, la situación de los derechos humanos es especialmente alarmante. La cantidad de víctimas de detenciones arbitrarias, secuestros, desapariciones forzadas, torturas y ejecuciones extrajudiciales cometidas con impunidad es sobrecogedora. Desde julio de 2010 hasta febrero de 2011, al menos 100 activistas, profesores, periodistas y abogados baluchis fueron víctimas de desaparición forzada y, posteriormente, de ejecución extrajudicial, en operaciones consistentes en matar y deshacerse de los cuerpos. Sus cadáveres cosidos a balazos, la mayoría de ellos con señales de tortura, han aparecido por toda Baluchistán. Anteriormente, los cuerpos de personas desaparecidas rara vez eran recuperados.

El enfrentamiento entre el Estado y grupos baluchis se caracteriza por abusos contra los derechos humanos cometidos por todos los bandos.

Amnistía Internacional considera que la verdadera seguridad en Pakistán debe incluir el respeto absoluto por los derechos humanos y el Estado de derechos, y que esto debe ser el elemento central de toda estrategia de lucha contra el terrorismo.

En su informe de 2008, Amnistía Internacional presentó a las autoridades paquistaníes indicios que apuntaban a que funcionarios públicos obstaculizaban los intentos de rastrear el paradero de las personas desaparecidas. La información incluía actas oficiales de las actuaciones judiciales y declaraciones juradas de víctimas y testigos de desapariciones forzadas. Se utilizaban métodos como negar que se hubiera efectuado la detención y afirmar desconocer la suerte y el paradero de las personas desaparecidas; negarse a obedecer las órdenes judiciales; ocultar la identidad de las autoridades que habían practicado la detención (por ejemplo, trasladando a las víctimas desaparecidas a otros lugares secretos de detención); amenazar con causarles daños o con hacerlas desaparecer de nuevo; y presentar cargos penales falsos mucho después de la desaparición forzada de la persona, a fin de crear una impresión de legalidad.

Al recluir a personas en lugares secretos de detención, el gobierno de Pakistán no sólo ha conculcado sus derechos, sino que también ha incumplido su obligación de procesar a los sospechosos de participar en ataques contra civiles. Si existen motivos para creer que determinadas personas han participado en la planificación o comisión de estos ataques, deben ser objeto de una investigación y deben ser acusadas, juzgadas en un juicio con las debidas garantías y, de ser halladas culpables, recibir una pena conforme a las normas internacionales.

 

Más información

“As if Hell Fell on Me”: The Human Rights Crisis in Northwest Pakistan (junio de 2010)
Negar lo innegable. Desapariciones forzadas en Pakistán (julio de 2008)
Pakistan: Working to stop human rights violations in the “war on terror” (diciembre de 2006)
Pakistan: Human Rights Ignored in the “war on terror” (septiembre de 2006)

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO