La pena de muerte en el África subsahariana en 2008

'Un guardia se cerciora de que mi compañero exhala su último suspiro', dibujo del ex recluso Arthur Judah Angel sobre la vida de un condenado a muerte en la prisión nigeriana de Enugu

'Un guardia se cerciora de que mi compañero exhala su último suspiro', dibujo del ex recluso Arthur Judah Angel sobre la vida de un condenado a muerte en la prisión nigeriana de Enugu

© Arthur Judah Angel


En el África subsahariana se tuvo noticia al menos de dos ejecuciones en 2008: en Botsuana (1) y Sudán (al menos 1).

Según se supo, al menos 362 personas fueron condenadas a muerte en 19 países africanos: Uganda (114), Sudán (60), República Democrática del Congo (al menos 50), Nigeria (al menos 40), Etiopía (39), Malí (al menos 15), Chad (al menos 12), Mauritania (8), Botsuana (4), Ghana (3), Guinea (3), Sierra Leona (3), Gambia (2), Burkina Faso (1), Burundi (1), Níger (1), Kenia (+), Madagascar (+) y Tanzania (+).

En lo que supuso un paso especialmente retrógrado, Liberia reintrodujo la pena de muerte para los delitos de robo, terrorismo y secuestro de aviones el 22 de julio de 2008. Liberia reintrodujo la pena de muerte pese a ser parte en el Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

En Nigeria se dictaron al menos 40 condenas de muerte. Con ellas, la cifra total estimada de personas condenadas a muerte ascendía a 735, 11 de ellas mujeres. Centenares de esas personas habían sido juzgadas en juicios sin las debidas garantías.

Unas 140 llevaban condenadas a muerte más de 10 años, y algunas de ellas, más de 20. A aproximadamente 80 se les negó el derecho a apelar, ya que fueron condenadas antes de 1999 por el Tribunal de Robo y Tenencia Ilícita de Armas de Fuego. Unas 40 eran menores de 18 años en el momento del delito, y no deberían haber sido condenadas a muerte.

Doce años condenado a muerte en Nigeria: el testimonio de Botman

MÁS INFORMACIÓN
Condenas a muerte y ejecuciones en 2008: En este documento se resumen las novedades que se han registrado en el mundo en 2008 respecto a la aplicación de la pena de muerte.