La pena de muerte en Oriente Medio y Norte de África en 2009

Aunque las autoridades de varios Estados llevaron a cabo muchas ejecuciones, en otros, como Argelia, Líbano, Marruecos y Sáhara Occidental y Túnez, los gobiernos mantuvieron largas suspensiones de las ejecuciones, a pesar de que la pena de muerte siguió en vigor para diversos delitos y que continuaron imponiéndose condenas a muerte.

En Oriente Medio y el Norte de África se tuvo noticia de al menos 624 ejecuciones en siete países en 2009: Egipto (al menos 5), Irán (al menos 388), Irak (al menos 120), Libia (al menos 4), Arabia Saudí (al menos 69), Siria (al menos 8) y Yemen (al menos 30).

Irán y Arabia Saudí ejecutaron a personas condenadas por delitos cometidos cuando eran menores de edad, aunque el derecho internacional prohíbe taxativamente la aplicación de la pena de muerte a estas personas. En 2009 fueron ejecutadas al menos siete personas que tenían menos de 18 años en el momento de cometerse el delito, dos en Arabia Saudí y cinco en Irán.

En esta región se supo de la imposición de al menos 863 condenas a muerte en 15 países en 2009: Argelia (al menos 100), Egipto (al menos 269), Irán (+), Irak (al menos 366), Jordania (al menos 12), Kuwait (al menos 3), Libia (+), Marruecos y Sáhara Occidental (13), Autoridad Palestina (17), Qatar (al menos 3), Arabia Saudí (al menos 11), Siria (al menos 7), Túnez (al menos 2), Emiratos Árabes Unidos (al menos 3), Yemen (al menos 53).

Amnistía Internacional registró 388 ejecuciones en Irán. Las autoridades del país no publican estadísticas oficiales sobre las ejecuciones, y es probable que la cifra real sea superior. Al menos 14 ejecuciones fueron públicas. En el periodo de ocho semanas transcurrido entre las elecciones presidenciales del 12 de junio y la toma de posesión del presidente Mahmud Ahmadineyad para su segundo mandato, el 5 de agosto, Amnistía Internacional registró 112 ejecuciones, mientras que en los cinco meses y medio transcurridos entre el 1 de enero y el 12 de junio el número de ejecuciones fue de 196.

En Irak, las autoridades llevaron a cabo al menos 120 ejecuciones en 2009, la gran mayoría por presuntos delitos de “terrorismo”. El primer ministro iraquí Nuri al Maliki pidió públicamente que se ejecutara a todos los miembros del gobierno baasista de Sadam Husein, y otros ministros del gobierno iraquí defendieron también el uso de la pena de muerte.

Al parecer, más de 900 personas, entre ellas 17 mujeres, corrían peligro inminente de ejecución en Irak al acabar 2009. Según los informes, estas personas habían agotado todos los recursos y al parecer el consejo presidencial había ratificado sus condenas a muerte.

En Arabia Saudí, Al menos 69 personas fueron decapitadas públicamente durante 2009. Al acabar 2009, Amnistía Internacional supo de la existencia de al menos 141 personas condenadas a muerte en Arabia Saudí, de ellas al menos 104 extranjeros, la mayoría de países en desarrollo de África, Asia y Oriente Medio.

En Yemen, las autoridades ejecutaron al menos a 30 presos y se creía que cientos más estaban en espera de ejecución. Sólo en la cárcel central de Taiz había recluidos más de 70. En Egipto, las autoridades llevaron a cabo al menos cinco ejecuciones. En Libia, al menos cuatro.

 

MÁS INFORMACIÓN
Condenas a muerte y ejecuciones en 2009

En los casos en que aparece un signo “+” tras el nombre del país precedido por un número significa que la cifra estimada por Amnistía Internacional es la cifra mínima. Cuando aparece el signo “+” no precedido de un número, eso indica que en dicho país hubo ejecuciones o condenas a muerte (más de una), pero no fue posible calcular una cifra.