Detención

En países del mundo entero hay personas que son encarceladas arbitrariamente y sin un juicio justo; muchas sufren tortura u otros malos tratos.

La detención ha ocupado siempre un lugar central en el trabajo de campaña de Amnistía Internacional, ya que las personas privadas de libertad dependen de otras para satisfacer sus necesidades básicas, y eso las hace vulnerables y las pone en peligro de sufrir una diversidad de violaciones de derechos humanos.

Las personas privadas de libertad pueden ser sometidas a tortura o malos tratos, y también pueden permanecer recluidas en condiciones tan penosas que constituyen trato cruel, inhumano o degradante.

Los aspectos de la detención sobre los que AI hace campaña incluyen:
  • presos y presas de conciencia;
  • detención arbitraria, secreta, en régimen de incomunicación y en régimen de aislamiento;
  • juicios justos;
  • tortura y otras formas de malos tratos.

Fundamentos

Según la Declaración Universal de Derechos Humanos, nadie puede ser sometido a detención o prisión arbitraria. La detención se considera “arbitraria” cuando no existe base legal para ella o cuando se cometen violaciones graves del derecho a un juicio justo.

Una detención que sea legal en virtud de normas nacionales puede considerarse arbitraria en virtud de las normas internacionales.

Según el derecho internacional de los derechos humanos, todas las personas acusadas tienen derecho a un juicio justo. Sin embargo, en muchos países del mundo se condena a personas en juicios en los que se hace caso omiso de estas salvaguardias. También hay casos de personas que permanecen recluidas durante largos periodos sin ser juzgadas.


Junto con la detención, a menudo se utilizan la tortura y otras formas de malos tratos para obtener información o una confesión y para castigar, intimidar y amenazar a personas privadas de libertad. [link to page on torture]

Amnistía Internacional trabaja por la liberación incondicional de todos los presos y presas de conciencia. Una persona se puede convertir en presa de conciencia por muchos motivos, como por ejemplo:

  • participar en actividades políticas no violentas;
  • pertenecer a un grupo minoritario que lucha por su autonomía;
  • tomar parte en actividades sindicales;
  • no utilizar la lengua oficial de un país;
  • negarse a cumplir el servicio militar por motivos de conciencia;
  • tener una determinada identidad de género o sexual.

¿Qué pide Amnistía Internacional?

  • Que todos los presos y presas de conciencia queden en libertad sin condiciones.
  • Que todas las personas detenidas por motivos políticos sean juzgadas en un juicio justo y en un plazo razonable o sean puestas en libertad.
  • Que todas las personas detenidas comparezcan ante una autoridad judicial independiente.
  • Que todas las personas privadas de libertad tengan acceso a familiares, médicos y abogados.
  • Que las condiciones de reclusión cumplan las normas internacionales de derechos humanos.
  • Que se ponga fin a la reclusión prolongada en condiciones de aislamiento.
  • Que se prohíba la reclusión en régimen de aislamiento para menores.
  • Que se lleven a cabo investigaciones inmediatas e independientes sobre las muertes bajo custodia.
  • Que se establezcan salvaguardias frente a las violaciones de derechos humanos bajo custodia.

¿Qué está haciendo Amnistía Internacional?

La campaña por la liberación de presos y presas de conciencia individuales en todo el mundo ha sido una actividad constante de Amnistía Internacional y, a lo largo de los años, ha logrado la liberación de muchas personas.

Amnistía Internacional pide asimismo a los gobiernos que se aseguren de que se respetan plenamente, para todos los presos y presas, las salvaguardias relativas a un juicio justo. La organización insta a que las leyes y prácticas nacionales sean conformes a las normas internacionales de derechos humanos, con el fin de garantizar que todas las personas privadas de libertad reciben un trato humano.

Amnistía Internacional actúa, a menudo a través de su Red de Acción Urgente y su Red de Profesionales de la Salud, en favor de los presos y presas cuya vida o salud corren peligro a causa de penosas condiciones de reclusión que constituyen trato o pena cruel, inhumano o degradante.

Logros

El preso de conciencia con la condena más larga de Cuba, Francisco Chaviano González, quedó en libertad el 10 de agosto de 2007 tras pasar 13 años y 3 meses en prisión. Francisco Chaviano González, presidente de la organización no autorizada Consejo Nacional por los Derechos Civiles en Cuba, había sido acusado de revelar secretos relativos a la seguridad del Estado.

Amnistía Internacional, que lo declaró preso de conciencia, creía que su juicio ante un tribunal militar había incumplido las normas sobre juicios justos.

Campaña actual: Cerremos Guantánamo

Ya han pasado más de cinco años desde que Estados Unidos abrió en la bahía de Guantánamo, Cuba, su campo de prisioneros para personas detenidas en el contexto de la “guerra contra el terror”.

En total, 759 individuos han estado recluidos en Guantánamo y, pese a la condena internacional generalizada, centenares de hombres de más de 30 nacionalidades permanecen allí confinados sin cargos.

Amnistía Internacional considera Guantánamo un símbolo de la injusticia y los abusos, y hace campaña para lograr su cierre.

 

Cómo puedes ayudar

AMNISTÍA INTERNACIONAL EN EL MUNDO