Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

30 septiembre 2013

Bahréin: Condenados 50 activistas chiíes en medio de denuncias de tortura

Las denuncias según las cuales las autoridades bahreiníes emplearon descargas eléctricas y otros métodos de tortura para obtener confesiones de los miembros de un grupo de 50 activistas chiíes son sólo uno de los factores por los que su juicio y sus condenas son injustos; así lo ha afirmado Amnistía Internacional.

El domingo, un tribunal bahreiní impuso a todos ellos –49 hombres y una mujer– penas de hasta 15 años de cárcel por cargos relacionados con su participación en el movimiento juvenil de oposición “Coalición 14 de Febrero”; muchos fueron juzgados in absentia. Las autoridades bahreiníes, predominantemente suníes, han acusado de terrorismo al grupo chií.

“Es terrible lo que hoy día se acepta como ‘justicia’ en Bahréin. Las autoridades simplemente ponen la etiqueta de ‘terrorista’ a los acusados y luego los someten a toda clase de abusos para conseguir una ‘confesión’”, ha manifestado Philip Luther, director del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África.

Las denuncias de tortura no se han investigado y el tribunal no las tuvo en cuenta.

“Las denuncias según las cuales las confesiones fueron obtenidas mediante tortura se deben investigar con prontitud, exhaustividad e independencia y los responsables deben ser procesados”, señala Philip Luther.

Las actuaciones judiciales en la causa contra la Coalición 14 de Febrero no se ajustaron a las normas internacionales y dieron lugar a que todos los acusados fueran declarados culpables. Todos han recurrido las sentencias.

Uno de los acusados, Abd Ali Khair, fue condenado a 10 años de cárcel simplemente por enviar un mensaje por correo electrónico que contenía una declaración de la Coalición 14 de Febrero. 

Pertenece a la asociación política Al Wefaq, que no tolera el uso de la violencia en modo alguno.

“Resulta una cruel ironía que, el mismo día en que se dictaron duras penas de cárcel a decenas de activistas por cosas tan nimias como enviar un mensaje por correo electrónico, el Tribunal Penal Superior de Apelación de Bahréin redujera a dos años las penas impuestas a dos agentes de policía por torturar hasta la muerte a un manifestante”, ha afirmado Philip Luther.

Denuncias de tortura

Naji Fateel, miembro de la junta directiva de la Sociedad Juvenil de Derechos Humanos de Bahréin, fue detenido el 2 de mayo de 2013 en su domicilio de Bani Jamra. 

Estuvo dos días recluido en régimen de incomunicación. Denuncia que las autoridades le aplicaron descargas eléctricas en partes sensibles del cuerpo, le dieron patadas y puñetazos y lo amenazaron con violarlo.

En la primera sesión del juicio, el 11 de julio, Naji Fateel se quitó la camisa para enseñar las marcas de tortura en su espalda. Fue condenado a 15 años de prisión tras ser declarado culpable de formar un grupo ilegal “terrorista” que persigue suspender la Constitución y dañar la unidad nacional, entre otros objetivos. 

Otra acusada, Rihana al Mussawi, contó al tribunal que unos agentes de seguridad la habían obligado a desnudarse y amenazado con violarla para que “confesara” delitos relacionados con terrorismo. Fue condenada a cinco años de cárcel.

Mohammad Abdallah al Singace también fue presuntamente torturado bajo custodia y, como consecuencia, apenas podía caminar cuando compareció ante el tribunal. Su hermano, el doctor Abdeljalil al Singace, es preso de conciencia y está cumpliendo cadena perpetua en una cárcel bahreiní. Mohamad Abdallah al Singace fue declarado culpable de pertenencia a un grupo ilegal “terrorista”, entre otros cargos, y condenado a cinco años de prisión.

Negación de derechos

Se detuvo a los acusados sin orden judicial. A algunos los sacaron con violencia de su casa después de que, según informes, las fuerzas de seguridad derribaran la puerta de entrada. 

Los abogados se quejaron ante el tribunal de que no se les permitía visitar a sus clientes. El tribunal no permitió que los abogados defensores presentaran testigos y, según informes, tampoco escuchó el testimonio de algunos testigos de la acusación.

Algunos acusados que ya estaban cumpliendo penas de cárcel o eran objeto de investigación en otras causas comparecieron ante el tribunal sin saber que afrontaban nuevos cargos. No contaron con la presencia de abogados en este juicio. 

“Las autoridades bahreiníes deben poner en libertad a los activistas chiíes si no garantizan que sus juicios de apelación excluirán la admisión de pruebas obtenidas mediante tortura y se ajustarán estrictamente a las normas internacionales sobre juicios justos”, ha dicho Philip Luther.

Índice AI: PRE01/508/2013
Región Oriente Medio y Norte de África
País Bahréin
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress