Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

22 abril 2013

La sentencia sobre la matanza en una prisión de Brasil, un paso “vital” hacia la justicia

El fallo condenatorio dictado contra 23 agentes de policía brasileños por matar a reclusos en una masacre penitenciaria perpetrada hace dos decenios es un paso “vital” hacia la justicia, según ha afirmado Amnistía Internacional.

Los agentes fueron condenados ayer a 156 años de cárcel cada uno por su participación en la matanza de 13 reclusos durante un sangriento motín desatado en la prisión de Carandirú, en São Paulo, en 1992, en el que murieron más de un centenar de internos.

“Las víctimas, sus familias y los sobrevivientes de este brutal e impactante crimen llevan 20 años esperando a que se haga justicia” ha señalado Atila Roque, director de Amnistía Internacional Brasil.

“Aunque llegue con tanto retraso, es de esperar que este fallo trascendental dé impulso a un proceso dirigido a llevar ante la justicia a todos los responsables de esas muertes, incluidas las personas que estaban al mando.”

El de Carandirú se ha convertido en un caso representativo de los defectos del sistema de justicia penal de São Paulo y de su incapacidad para hacer frente a las violaciones de derechos humanos.

Las autoridades no han investigado el papel representado por altos cargos del gobierno estatal y, por otra parte, en 2006 se anuló la sentencia condenatoria dictada contra el oficial al mando de la operación militar, coronel Ubiratan Guimarães, decisión que fue motivo de controversia.

El 2 de octubre de 1992 se enviaron tropas de choque de la policía militar a Carandirú cuando una pelea entre los reclusos que habían tomado el control del Bloque 9 de la prisión desembocó en un motín.

A los pocos días de la matanza, una delegación de Amnistía Internacional visitó la prisión para reunir pruebas, que se utilizaron para elaborar un documento excepcional sobre lo ocurrido en cada una de las celdas del Bloque 9.

La delegación pudo además evaluar pruebas periciales y documentar el manejo inadecuado de las pruebas de balística, equivalente a un intento de encubrimiento por parte de funcionarios.

En su informe, titulado Brasil: "Ha llegado la muerte", Amnistía Internacional concluyó que el gobernador y el secretario para la Seguridad Pública de São Paulo habían hecho dejación de sus obligaciones al entregar el control absoluto del centro penitenciario a la policía militar y que, por tanto, también eran responsables de lo ocurrido.

Está previsto que en los próximos meses varias decenas más de agentes de policía sean juzgados en relación con el caso de Carandirú, pero no que comparezca ningún alto cargo público para rendir cuentas.

Los abogados de los agentes de policía que han sido declarados culpables han afirmado que van a recurrir los fallos de este fin de semana.

“Con esta sentencia, el sistema judicial de São Paulo reconoce al fin la culpabilidad de agentes de policía concretos por la masacre de Carandirú” ha afirmado Atila Roque.

“Pero estos agentes no actuaron por su cuenta. Ahora es fundamental que los responsables de los actos cometidos aquel día por la policía también comparezcan ante la justicia.”

 

Índice AI: PRE01/193/2013
Región América
País Brasil
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress