Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

20 abril 2012

Declaración de Brighton: Estados deben tratar con seriedad Tribunal Europeo, no cuestionar independencia

Los 47 Estados miembros del Consejo de Europa han hecho una declaración política que, aunque contiene medidas positivas, no aborda importantes dificultades a que se enfrenta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, ha manifestado Amnistía Internacional.

La Declaración, hecha al final de la Conferencia de Brighton, contiene propuestas de reforma del Tribunal y de modificación del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

“Las modificaciones del Convenio propuestas hoy no sirven apenas para aliviar el volúmen de trabajo del Tribunal, y algunas incluso menoscaban su independencia y restringen el acceso de las personas a la justicia", ha señalado Michael Bochenek, director de Derecho Internacional y Política de Amnistía Internacional.

“Si los Estados miembros están realmente dispuestos a garantizar el futuro del Tribunal, deben estarlo también a aplicar el Convenio y ejecutar las decisiones del Tribunal."

 “La forma más efectiva de garantizar la sostenibilidad del Tribunal es mejorar el respeto de los derechos humanos en el propio país.”

“La Declaración de Brighton contiene muchos compromisos positivos de los Estados para mejorar la aplicación del Convenio y tomar medidas concretas en esta dirección. Ahora hay que traducir las palabras en hechos con que los Estados demuestren que van a cumplir esos compromisos”.

Una de las principales dificultades del Tribunal es la gran acumulación de los denominados casos repetitivos.

Estos casos se deben a la persistente falta de medidas de los Estados para cumplir las obligaciones que han contraído en materia de derechos humanos. “Aunque la Declaración de Brighton reconoce el problema, sigue sin aportar soluciones enérgicas”, ha explicado Bochenek.

En particular deben ponerse a disposición del Consejo de Europa herramientas más sólidas con que ejercer presión efectiva sobre los Estados que continúan desoyendo las decisiones del Tribunal.

Aunque durante las negociaciones se consideró al principio la posibilidad de imponer sanciones, e incluso multas, al final no se ha incluido expresamente nada de esto en la Declaración.

“Este retroceso es una oportunidad perdida de contar con incentivos efectivos para que los Estados dejen de hacer caso omiso de las sentencias del Tribunal.”

En vez de afrontar directamente la necesidad de hacer algo contra las violaciones reiteradas del Convenio y el incumplimiento de las sentencias del Tribunal, la Declaración de Brighton muestra una preocupante imagen de los Estados diciendo al Tribunal cómo debe interpretar el Convenio. 

“Los Estados miembros no deben entrometerse en la independencia del Tribunal diciéndole cómo debe desempeñar su función de supervisar el respesto de los derechos humanos por parte de los Estados", ha señalado Bochenek.

En particular, la Declaración de Brighton propone modificar el Convenio para introducir estos principios y ejerce presión sobre el Tribunal para dar prominencia a estos principios al aplicar el Convenio.

El Tribunal utiliza ya estos principios en su jurisprudencia, junto con otros principios de interpretación igualmente importantes. De hecho, él mismo los estableció como parte de su función.

“Además de suponer una intromisión en la función independiente del Tribunal de interpretar el Convenio, cuesta ver cómo estas propuestas van a ayudar a aliviar las dificultades actuales del Tribunal", ha afirmado Bochenek.

Asimismo, en la Declaración de Brighton se dice al Tribunal cómo debe interpretar los criterios de admisibilidad contenidos en el Convenio. Estos criterios indican las condiciones que deben cumplir las solicitudes para que el Tribunal examine las demandas de particulares. La interpretación correcta de ellos es esencial para garantizar el acceso efectivo a la justicia.

“Respetar la ley es respetar la independencia de los tribunales. Del mismo modo que los Estados no deben interferir en el modo en que los tribunales nacionales interpretan el derecho interno, deben respetar la independencia del Tribunal.”

Aunque los Estados miembros reafirman justamente en la Declaración la importancia fundamental del derecho de las personas a acudir al Tribunal para pedir resarcimiento por las violaciones de sus derechos humanos, por desgracia en la Declaración de Brighton se intenta reducir de seis a cuatro meses el plazo para apelar al Tribunal.

“Aunque con este cambio se pretende reducir el número de solicitudes presentadas al Tribunal de Estrasburgo, lo cierto es que puede acabar menoscabando la calidad sustantiva de las solicitudes, especialmente en los casos en que el acceso a asesoramiento jurídico y asistencia letrada es limitado", ha explicado Bochenek.

Por último, como ha subrayado la Secretaría General del Consejo de Europa en su intervención en Brighton, es importante reconocer que las reformas significativas no salen gratis. Los Estados miembros deben dotar al Tribunal de los medios necesarios para abordar las dificultades a que se enfrenta. "Sin embargo, este es uno de los aspectos en los que la Declaración de Brighton guarda en gran medida silencio."

Para que el sistema europeo de derechos humanos cumpla su promesa de proteger los derechos humanos, la solución no es no hacer nada. Al contrario, a la vez que el Tribunal debe seguir desarrollando y mejorando sus métodos de trabajo, que han permitido obtener recientemente considerables resultados en la reducción del número de casos atrasados, los Estados deben cumplir su compromiso de aplicar el Convenio.

En definitiva, aunque se suponía que la Declaración de Brighton iba a establecer una ambiciosa agenda para garantizar la viabilidad del sistema del Convenio, al final acaba en gran medida eludiendo las cuestiones difíciles, a la vez que viola la independencia y la autoridad del Tribunal.

Información complementaria
La Conferencia de Alto Nivel sobre el Futuro del Tribunal Europeo de Derechos Humanos se ha celebrado en Brighton del 18 al 20 de abril. La ha organizado el gobierno británico en el marco de su presidencia del Comité de Ministros del Consejo de Europa, órgano decisorio de la organización. El viernes, 20 de abril, los ministros de los países del Consejo de Europa adoptaron  la "Declaración de Brighton", que incorpora un conjunto de propuestas de medidas de reforma del Tribunal.


Para más información véase:

  • European ministers must protect the integrity and authority of the European Court of Human Rights, 18 de abril de 2012
  • The Brighton Declaration must strengthen human rights protection in Europe and preserve the integrity and authority of the European Court of Human Rights, 13 de abril de 2012
  • Joint NGO input to the ongoing negotiations on the draft Brighton Declaration on the Future of the European Court of Human Rights, 20 de marzo de 2012 
  • Joint NGO preliminary comments on the first draft of the Brighton Declaration on the Future of the European Court of Human Rights, 5 de marzo de 2012
Índice AI: PRE01/214/2012
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress