Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

27 abril 2012

Defensores sirios de los derechos humanos detenidos denuncian torturas

Continúan los temores por la situación de tres defensores de los derechos humanos detenidos en régimen de incomunicación en una base del ejército cerca de Damasco. Hay informes de que pueden estar siendo sometidos a torturas, ha dicho Amnistía Internacional.

Hani Zitani, Abd al Rahman Hamada y Mansour al Omari están recluidos en la localidad de Al Modamiya, situada en las afueras de la capital, en una base de la Cuarta División Blindada bajo el mando de hecho del hermano del presidente sirio, Maher al Assad.

Otros tres compañeros que estuvieron detenidos con ellos desde el 19 de marzo hasta el 22 de abril comparecieron ante un tribunal militar el domingo, y denunciaron que durante ese tiempo los seis habían sido torturados por oficiales de la Cuarta División Blindada, que los sometieron a palizas.

Los seis hombres, presos de conciencia acusados de “registro ilegal para distribuir publicaciones prohibidas”, estaban entre los 14 hombres y mujeres detenidos en febrero durante un asalto de las fuerzas de seguridad al Centro Sirio para los Medios de Comunicación y la Libertad de Expresión de Damasco.

“Hasta ahora ha habido muy poca información sobre el bienestar de estos defensores de los derechos humanos desde el asalto de febrero”, ha dicho Ann Harrison, directora adjunta del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“Dada la gravedad de estas nuevas acusaciones, instamos a las autoridades a que den a los detenidos acceso inmediato a atención médica adecuada si la necesitan, y que se aseguren de que están protegidos frente a tortura u otros malos tratos.”

“Como presos de conciencia arrestados y detenidos únicamente por defender pacíficamente la libertad de expresión, las autoridades sirias deben dejarlos de inmediato en libertad incondicional.”

Aún detenidos

Tras comparecer ante el tribunal el domingo, Bassam al Ahmad, Joan Fersso y Ayham Ghazoul fueron trasladados a la Prisión Central de Damasco (prisión de Adra), junto con cinco mujeres detenidas en el asalto de febrero y que previamente habían sido puestas en libertad bajo fianza.

Se cree que Mazen Darwish, director del Centro Sirio para los Medios de Comunicación y la Libertad de Expresión, y su colega Hussein Gharir siguen recluidos en las instalaciones de los servicios de seguridad de la Fuerza Aérea, donde fueron llevados tras el asalto de febrero.

El miércoles, el Sindicato de periodistas Sirios afirmó que la salud de Darwish estaba “deteriorándose” bajo custodia.

El Centro Sirio para los Medios de Comunicación y la Libertad de Expresión, organización que informa sobre las violaciones contra los periodistas y la prensa y de restricciones indebidas de la libertad de expresión, fue cerrado en 2009 por las autoridades sirias y volvió a abrir más tarde sin la aprobación del gobierno.

Violencia constante

Las últimas noticias sobre los activistas de derechos humanos detenidos en Damasco llegan mientras continúan los enfrentamientos armados y los bombardeos en las ciudades de toda Siria, a pesar de la presencia de observadores de la ONU desplegados como parte del acuerdo del 12 de abril alcanzado con la intermediación del enviado especial conjunto de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan.

Esta semana, el portavoz de Annan afirmó que las personas que se relacionan con los observadores de la ONU al parecer corren peligro de ser “hostigadas o detenidas, o algo peor, tal vez morir”, a manos de las fuerzas de seguridad sirias.

A Amnistía Internacional le preocupan particularmente los recientes informes sobre la intensificación de la violencia en las ciudades sirias poco después de las visitas de los observadores de la ONU. La organización ha recibido los nombres de 362 personas que, según los informes, han sido víctimas de homicidio desde que los observadores de la ONU iniciaron su labor en Siria el 16 de abril.

La ONU ha votado en favor de incrementar el número de observadores a 300, pero esto podría demorar semanas en ponerse en práctica si no se impulsa concertadamente.

“La reciente tendencia de aumento de la violencia en las ciudades sirias justamente después de irse los observadores de la ONU subraya la necesidad de implantar una misión de observación más sólida y hacerlo de una forma mucho más rápida”, ha dicho Ann Harrison.

“La ONU debe actuar rápidamente para establecer, conforme las condiciones lo permitan, una presencia mayor de observadores para que verifiquen que el plan de Kofi Annan se respeta en todos sus aspectos.  Salvo que se envíe urgentemente un equipo con recursos, solo cabe esperar que la violencia y las graves violaciones de derechos humanos continúen.”

Índice AI: PRE01/228/2012
Región Oriente Medio y Norte de África
País Siria
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress