Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

16 agosto 2013

Urge una investigación imparcial sobre el terrible derramamiento de sangre de Egipto

Tiene que llevarse a cabo una investigación completa e imparcial sobre la violencia ejercida esta semana para dispersar las acampadas de protesta de El Cairo, en las que las fuerzas de seguridad han utilizado medios letales injustificadamente y roto la promesa de permitir salir en condiciones de seguridad a los heridos. Así se ha manifestado hoy Amnistía Internacional, basándose en el trabajo de investigación que ha realizado sobre el terreno. 

La violencia sin precedente ejercida ha dejado más de 600 muertos en todo Egipto. El Ministerio del Interior ha informado de 43 víctimas mortales en las fuerzas de seguridad. Se espera que el número de muertes aumente aún más a medida que se vayan trasladando cadáveres a las morgues y hospitales oficiales.

“Basándonos en los testimonios iniciales y otros datos que hemos recogido, parece bastante seguro que las fuerzas de seguridad han actuado sin tener en absoluto en cuenta la vida humana, por lo que es necesario realizar con urgencia investigaciones completas, imparciales e independientes”, ha manifestado Philip Luther, director del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

“Aunque algunos manifestantes utilizaran la violencia, la respuesta de las autoridades ha sido manifiestamente desproporcionada, pues no parece que se diferenciara entre manifestantes violentos y no violentos. También se han visto atrapados en la violencia simples viandantes.” 

“Las fuerzas de seguridad han recurrido a medios letales sin que fuera estrictamente necesario para proteger vidas o impedir lesiones graves, lo que constituye una clara violación del derecho y las normas internacionales. No han tardado en romperse las promesas previas de hacer un uso graduado de la fuerza al dispersar las acampadas y dar aviso suficiente y garantías de seguridad al salir de ellas.”

El 14 y el 15 de agosto, los investigadores de Amnistía Internacional visitaron en El Cairo numerosos hospitales oficiales y de campaña, así como el depósito de cadáveres de Zeinhum y una mezquita habilitada para acoger temporalmente a decenas de muertos. Documentaron decenas de muertes y testimonios de personal médico que contaba que muchas de las personas muertas y heridas habían sufrido heridas de bala en la parte superior del cuerpo. 

“Había decenas de cadáveres y centenares de heridos –contó un médico a Amnistía Internacional–. La mayoría con heridas de munición real en la parte superior del cuerpo.”

Un estudiante de medicina explicó que el hospital de Rabaa al Adawiya había tenido que ser evacuado tras entrar las fuerzas de seguridad en el edificio en medio de intensos disparos de gas lacrimógeno, y que la primera planta se había incendiado. Contó:

“Las fuerzas de seguridad atacaban el hospital. Los médicos nos ordenaron cerrar las cortinas y las ventanas para evitar el gas. Vi francotiradores en los tejados de los edificios próximos al hospital; iban vestidos de negro. Entonces, otro médico nos dijo que las fuerzas de seguridad habían entrado en la primera planta […] Un agente de seguridad me golpeó en la espalda con la culata del fúsil y me empujo hacia las escaleras. Salí del hospital. Luego las fuerzas de seguridad nos dijeron que nos lleváramos los cadáveres y a los pacientes. La primera planta estaba ardiendo.”

Otros testigos informaron de que los intensos disparos efectuados a las puertas del hospital impedían la salida con seguridad de los heridos y causaron la muerte de un guardia de seguridad del hospital.

Una enfermera de un hospital de campaña de la acampada de Rabaa al Adawiya contó a Amnistía Internacional cómo dos hombres vestidos con uniforme negro la habían amenazado a punta de pistola:

“Había un arma apuntándome al otro lado de la ventana. Había tres hombres, dos con uniforme negro y uno vestido de civil. El civil me dijo a gritos que abriera la puerta y que si teníamos armas dentro [...] Les dije, suplicando, que sólo había heridos y muertos dentro.”

Amnistía Internacional pide que se permita el acceso al país de expertos de la ONU, en especial del relator especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, para que investiguen las circunstancias de la violencia y el uso sistemático e injustificado de fuerza excesiva y medios letales por parte de las autoridades egipcias desde la “Revolución del 25 de enero”.

Dado el deficiente historial de las autoridades egipcias en lo que se refiere a hacer rendir cuentas a los miembros de las fuerzas de seguridad por el uso injustificado de fuerza excesiva y medios letales contra manifestantes desde la “Revolución del 25 de enero”, Amnistía Internacional ve con preocupación la capacidad de la fiscalía para realizar investigaciones completas, imparciales e independientes.

Información complementaria

El viernes por la mañana, el Ministerio de Salud de Egipto informó de 638 muertes en todo el país. De ellas, 288 se han producido en el barrio de Ciudad Nasr, en cuya plaza de Rabaa al Adawiya se encontraba la principal acampada en favor de Morsi. Esta cifra convierte el incidente en el más sangriento que se produce desde el estallido de la “Revolución del 25 de enero” hace más de dos años.

En cambio, en 2011, durante los 18 días de la “Revolución del 25 de enero”, resultaron muertas un total de 846 personas, según cifras oficiales.

El desalojo de las acampadas se ha producido tras reiteradas amenazas de las autoridades egipcias de expulsar a manifestantes partidarios de Morsi calificados de “terroristas” que ponen en peligro la “seguridad nacional”. La acampada, más pequeña, de Nahda junto a la Universidad de El Cairo se levantó con relativa rapidez, mientras que la operación emprendida para dispersar la de Rabaa al Adawiya ha durado alrededor de 10 horas de prolongados enfrentamientos.

Alrededor de El Cairo ha habido tres trabajadores de medios de comunicación entre los muertos, y, de acuerdo con la información de que dispone Amnistía Internacional, el 14 de agosto mataron a tres mujeres participantes en las protestas y a un menor de edad. Se ha tenido noticia de enfrentamientos en Giza y en muchos otros barrios de todo Egipto.

Unos miembros de las fuerzas armadas negaron a Amnistía Internacional el acceso al hospital de Ta’min al Sihi, que según la información disponible recibió 52 cadáveres de personas muertas en los enfrentamientos, entre ellos el de al menos una mujer. También ha atendido más de 200 lesiones “en el menos la mitad de las cuales fue necesario hospitalizar a la persona para su tratamiento”.

Los trabajadores de la morgue de Zeinhum, en El Cairo, contaron a Amnistía Internacional que el jueves, a las diez de la mañana, se habían practicado 108 autopsias y el centro estaba repleto de cadáveres.

El 15 de agosto, los Investigadores de Amnistía Internacional visitaron la mezquita de Al Iman, convertida provisionalmente en morgue al llevar allí los familiares de las personas muertas en la acampada de Rabaa al Adawiya los cadáveres de éstas, así como algunos de los evacuados del hospital de Rabaa al Adawiya.

En el momento de la visita había 98 cadáveres dentro, entre ellos ocho carbonizados, de personas que “no se sabe si las quemaron vivas o tras haber muerto”. En las paredes de la mezquita habían colgado listas con los nombres de 265 personas. Los voluntarios dijeron que habían llegado dos cadáveres más sin identificar.

El ministro del Interior de Egipto ha justificado la conducta de las fuerzas de seguridad, alegando que los manifestantes utilizaron la violencia y que han muerto 43 miembros de las fuerzas de seguridad, entre ellos 18 oficiales, en todo el país, y más de 200 han resultado heridos. Ha afirmado que las fuerzas de seguridad hicieron advertencias y que no utilizaron gas lacrimógeno hasta que los manifestantes en favor de Morsi dispararon contra ellos.

Particularmente tras el desalojo de las acampadas, algunos partidarios de Morsi recurrieron a la violencia, incluso con armas de fuego, y lanzaron ataques contra la sede de la gobernación de Giza y contra comisarías de policía y personal de seguridad. 

Las comisarías de policía de Waraq y Kerdassa fueron atacadas, y se capturó, mató y golpeó a agentes de policía. En varios casos, se capturó y golpeó a miembros de las fuerzas de seguridad, y el dolido primo de un agente de policía muerto dijo a Amnistía Internacional que a éste lo habían decapitado el 14 de agosto en Giza.

Los manifestantes de Rabaa al Adawiya contaron a Amnistía Internacional que habían utilizado piedras y cócteles molotov y quemado vehículos policiales para intentar impedir el desalojo.

Amnistía Internacional ha pedido también a las autoridades egipcias que tomen de inmediato medidas para mejorar la seguridad de los cristianos y otras minorías en medio del alarmante aumento de la violencia sectaria contra los cristianos coptos, ejercida aparentemente como represalia por su presunto apoyo a la decisión de derrocar a Mohamed Morsi y que incluye ataques contra iglesias, comercios y viviendas en varias gobernaciones. La organización ha documentado casos anteriores en que las fuerzas de seguridad no protegieron a las comunidades coptas de tales ataques. 

Índice AI: PRE01/421/2013
Región Oriente Medio y Norte de África
País Egipto
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress