Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

7 agosto 2013

Un año después, imágenes de satélite de Alepo muestran la destrucción y el desplazamiento masivo

“Toda mi familia vivía aquí, teníamos 10 casas. Mi madre resultó gravemente herida y está ingresada en un hospital de Turquía. No sabe que sus hijos han muerto. Mi tío, Mohamed Ali, perdió a 27 miembros de su familia. Ha enloquecido, ya no conoce nada. Ahora está en el campo; todo el que sobrevivió se ha marchado a casa de parientes o amigos en otro lugar. Aquí no quedan más que escombros.” Hussein al Saghir, de 15 años, contando a Amnistía Internacional la masacre de sus 16 familiares causada por un ataque con misiles balísticos en el distrito de Jabal Badro, en Alepo, el 18 de febrero de 2013.


“Yousef (7 años), Mohammed (5), Ali (2), Hamza (12), Zahra (10), Husna (8), Fatima (10), Ahmad (7), Abdel Karim (2), Hassan (18 meses) [...] ¿Por qué bombardearon esto? [...] Aquí sólo había civiles. Nuestro vecindario estaba lleno de vida, había niños jugando por todas partes. Ahora estamos todos muertos, hasta los que hemos sobrevivido estamos muertos por dentro, nos han enterrado a todos bajo estos escombros.” Sara al Wawi, quien perdió a unos 20 parientes en un ataque aéreo perpetrado en la zona de Al Marje de Alepo el 18 de marzo de 2013, refiriéndose a algunos niños muertos en el ataque cuando habló con Amnistía Internacional.

WASHINGTON, D.C. – Nuevas imágenes de satélite de Alepo constituyen la prueba más reciente de cómo el dilatado conflicto en Siria está dando lugar a violaciones de derechos humanos masivas contra la población civil, que está sufriendo las peores consecuencias de la espiral de violencia, el desplazamiento y la crisis humanitaria.

El nuevo análisis, uno de los análisis más completos de imágenes de satélite de una zona con un conflicto activo realizados hasta la fecha, muestra tendencias alarmantes en la manera de librar el conflicto: Con absoluto desprecio por las normas del derecho internacional humanitario, causando destrucción, muerte y desplazamientos generalizados. El análisis ha sido realizado por la Asociación Psiquiátrica Estadounidense para el Progreso de la Ciencia (AAAS) en colaboración con el proyecto Ciencia para los derechos humanos de Amnistía Internacional.

La devastación que revelan las imágenes ha sido corroborada por Donatella Rovera, asesora general de Amnistía Internacional sobre respuesta a las crisis, quien regresó de una visita a Alepo el mes pasado.

“Alepo ha quedado completamente destruida; su población ha huido en masa de la conflagración”, ha contado Donatella Rovera tras pasar largos periodos investigando violaciones de derechos humanos sobre el terreno en Siria.

Hace un año, el 6 de agosto de 2012, Amnistía Internacional publicó imágenes de satélite de Alepo y las zonas circundantes en respuesta a una escalada de los combates y a los informes sobre una ofensiva inminente. La organización advirtió del grave peligro a la población civil de Alepo y pidió a todas las partes su estricta adhesión al derecho humanitario.

Al documentar los inmensos daños causados en la infraestructura de Alepo desde que la organización hizo esta advertencia, el análisis recién publicado que ha realizado la AAAS deja poco margen para la duda en cuanto al principal desencadenante del insólito desplazamiento de la mitad de la población de la ciudad: una campaña de bombardeos aéreos indiscriminados de las fuerzas gubernamentales, que también ha reducido a escombros grandes áreas y mutilado a incontables civiles. Por ejemplo, las imágenes de satélite que muestran barrios devastados por tres ataques con misiles balísticos lanzados por las fuerzas gubernamentales sirias entre el 18 y el 22 de febrero de 2013 son una prueba alarmante del número de muertes de civiles causadas por la escalada de las tácticas empleadas por las partes en conflicto. Sólo estos tres ataques mataron a más de 160 residentes e hirieron a varios cientos, además de destruir decenas de viviendas y dejar sin hogar a cientos de personas.

Con su análisis de siete nuevas imágenes tomadas a lo largo de nueve meses (de principios de septiembre de 2012 a finales de mayo de 2013), el proyecto representa la evaluación de daños materiales más completa que se ha realizado hasta la fecha sobre la ciudad más grande de Siria. Además de la destrucción de infraestructura, el análisis constata daños generalizados en la Ciudad Antigua de Alepo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, como la destrucción del minarete de la Gran Mezquita de Alepo y los daños causados en el Zoco Al-Medina. En virtud del derecho internacional humanitario, las partes en conflicto están obligadas a respetar y preservar los bienes culturales.

Las fuerzas del gobierno han bombardeado zonas bajo el control de las fuerzas de oposición en toda Siria de manera indiscriminada e incansable, en ataques los que la víctima final es la población civil, que al mismo tiempo se ve sometida a los abusos de algunos grupos armados de oposición. En Alepo, el análisis exhaustivo demuestra la destrucción física resultante del bombardeo sin tregua. El análisis de las imágenes de satélite apunta a que la destrucción causada en la ciudad afecta de manera “gravemente desigual” a los barrios bajo el control de la oposición, según la valoración de la AAAS.

Mediante este análisis se han detectado cientos de edificios destruidos o dañados a lo largo del periodo de estudio, así como la proliferación de controles de carretera: se han detectado más de un millar en imágenes tomadas desde finales de mayo de 2013.

“El peligro del que se avisaba hace un año en relación con las devastadoras consecuencias de convertir en un campo de batalla la que entonces era la ciudad más poblada de Siria se ha materializado –afirma Donatella Rovera–. Alepo ha quedado completamente destruida y muchos de sus habitantes huyen en masa de los bombardeos, mientras que otros muchos han quedado atrapados en una ciudad bombardeada y asediada, en unas condiciones humanitarias desesperadas.”

Rovera ha entrado en Siria por la frontera norte en más de 10 ocasiones desde abril de 2012, y ha expuesto los abusos y documentado una escalada de los crímenes de guerra, como ejecuciones extrajudiciales, ejecuciones sumarias, bombardeos indiscriminados de zonas civiles, el uso de armamento prohibido y la masacre de un elevado número de niños.

Christoph Koettl, director de la respuesta de emergencia de AI Estados Unidos, que dirigió el proyecto de imágenes de satélite en 2012, dijo lo siguiente:  “Las graves violaciones del derecho internacional cometidas en Alepo y otros partes de Siria son consecuencia directa de la parálisis y la demora de la comunidad internacional en condenar eficazmente estos crímenes y remitir la situación al máximo tribunal penal del mundo. Las imágenes son una instantánea de una población sometida a un asedio brutal, como ha ido revelando a lo largo del tiempo la investigadora de Amnistía Internacional sobre el terreno.” 

La prolongación del conflicto contribuye a la crisis de desplazamiento en la región

En el periodo que abarca el estudio, el análisis de la AAAS identificó un ritmo de destrucción casi constante de toda la infraestructura de Alepo, incluidas instalaciones residenciales, religiosas, comerciales e industriales. A medida que se han ido intensificando los bombardeos y otros ataques aéreos, el número de desplazados sirios también se ha multiplicado.

En todo el país, casi seis millones de sirios han huido de sus hogares a causa de la espiral de violencia; la mayoría –4,25 millones– están desplazados dentro de Siria. Decenas de miles de personas internamente desplazadas en Siria han buscado refugio en los campos improvisados para desplazados internos que han proliferado en las proximidades de la frontera con Turquía desde principios del otoño de 2012, cuando el gobierno turco cerró sus fronteras en la práctica a los refugiados sirios (imágenes de satélite de Amnistía Internacional recientemente publicadas que muestran el surgimiento y crecimiento de algunos de estos campamentos improvisados). 

Muchos de esos desplazados internos, especialmente en las áreas controladas por la oposición, reciben escasa o nula ayuda humanitaria internacional, en parte porque están en zonas de acceso difícil y peligroso, y también debido a las restricciones de circulación impuestas por el gobierno sirio a los organismos humanitarios internacionales. Los organismos humanitarios internacionales han pedido al gobierno sirio que les permita acceder a las zonas bajo control de la oposición, donde hay mucha más necesidad entre la población internamente desplazada y donde el peligro que corren sus vidas es muy superior debido a los incesantes e indiscriminados bombardeos de las fuerzas gubernamentales.

Fin de la parálisis internacional

Combinado con la propia investigación sobre el terreno de Amnistía Internacional y los vídeos grabados por ciudadanos, el análisis de las imágenes de satélite se añade a un conjunto creciente de pruebas sobre posibles crímenes de guerra en la conducción del conflicto en Siria. Amnistía Internacional ha pedido al Consejo de Seguridad de la ONU que remita la situación en Siria al fiscal de la Corte Penal Internacional para que éste transmita el mensaje inequívoco a las partes enfrentadas de que se obligará a responder de sus actos a todo el que cometa u ordene que se cometan crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad.

Es necesario que se presione de manera concertada y eficaz a las autoridades sirias para que permitan a las agencias de la ONU y las organizaciones humanitarias internacionales el acceso sin trabas a los desplazados internos y a otras personas necesitadas en todo el país, lo que incluye acceder a través de las fronteras a las zonas pertinentes desde otros países, así como a través de los frentes dentro de Siria. También se debe presionar a los grupos armados de oposición sirios para que no dificulten las operaciones de ayuda humanitaria en las zonas bajo su control.

Al mismo tiempo, de conformidad con las obligaciones internacionales, todos los países limítrofes deben mantener abiertas sus fronteras en todo momento a cualquiera que huya de Siria. La comunidad internacional, en concreto la Unión Europea y sus Estados miembros, deben comprometerse a compartir la responsabilidad sobre los refugiados sirios en términos reales y tangibles. Por ejemplo, comprometiéndose a reasentar a un número de refugiados sirios mucho mayor, o brindando apoyo económico y técnico urgente a los países colindantes con Siria que acogen a la inmensa mayoría de las personas que han huido de la violencia.
 
Imágenes de satélite y otros recursos disponibles:

Índice AI: PRE01/400/2013
Región
País
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress