Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

24 julio 2013

Periodista de investigación yemení finalmente liberado, pero persisten cuestiones importantes

Las autoridades yemeníes deben responder a las denuncias que indican que un periodista de investigación fue sometido a malos tratos y encarcelado arbitrariamente a causa de su trabajo para revelar el papel que desempeñó el ejército estadounidense en un ataque mortal lanzado en 2009. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional tras la liberación, el martes, del periodista en cuestión.  

Abdul Ilah Haydar Shayi fue finalmente liberado gracias a la presión internacional, pero las autoridades yemeníes le han impuesto la prohibición de viajar durante dos años. 

“Abdul Ilah Haydar Shayi parecía ser un preso de conciencia, encarcelado exclusivamente por su trabajo legítimo como periodista. Tras liberarlo, las autoridades yemeníes deben ahora llevar a cabo una investigación independiente e imparcial sobre el ataque de 2009 que este periodista ayudó a sacar a la luz”, ha manifestado Philip Luther, director del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional. 

“Tanto las autoridades yemeníes como las estadounidenses tienen cuestiones importantes que resolver respecto a este caso. Asimismo, hay que investigar las denuncias de malos tratos formuladas por el periodista.”

Abdul Ilah Haydar Shayi fue el primer periodista yemení que denunció la participación de Estados Unidos en un ataque con misiles lanzado en 2009 en la zona de Abyan, en Yemen, en el que murieron 41 residentes locales, entre ellos 21 menores y 14 mujeres. Poco después del ataque –en el que se utilizaron municiones de racimo, prohibidas internacionalmente–, escribió artículos y habló con el canal de noticias de Al Yazira y con periódicos. 

Fue detenido en su casa de la capital de Yemen, Saná, en agosto de 2010. El 18 de enero de 2011 fue condenado a cinco años de prisión por mantener vínculos con Al Qaeda: una acusación derivada de las entrevistas que había mantenido, como parte de su trabajo periodístico, con miembros del grupo armado. 

Varias semanas después de su juicio, el ex presidente yemení Ali Abdullah Saleh dictó una orden para ponerlo en libertad, pero esa orden no se ejecutó, después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, manifestara preocupación por la liberación del periodista. 

“Desde su detención y juicio, había fuertes indicios de que este periodista estaba siendo atacado a causa de su trabajo”, ha manifestado Philip Luther. 

“La intensa presión política ejercida por Estados Unidos pareció un intento flagrante de anteponerse al proceso judicial llevado a cabo en otro país.”

El gobierno yemení declaró que el ataque con misiles había ido dirigido contra un “campo de adiestramiento terrorista” en Al Majala, en la zona meridional de Abyan, Yemen. Se creó un comité parlamentario yemení para investigar el incidente, y este comité dijo a Amnistía Internacional en 2010 que no habían encontrado pruebas de la existencia de dicho campo. 

El comité instó al gobierno yemení a abrir una investigación judicial sobre el ataque y a llevar ante la justicia a los responsables de los homicidios de “inocentes”, pero no se tiene constancia de que esa investigación se haya llevado a cabo. El gobierno, posteriormente, se disculpó con las familias de las víctimas, y describió el homicidio como un “error” cometido durante una operación dirigida contra miembros d Al Qaeda. 

Amnistía Internacional obtuvo fotografías que sugerían que en el ataque se había utilizado un misil de crucero estadounidense cargado con municiones de racimo. En mayo de 2010, la organización escribió al entonces secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, para pedir información sobre la implicación de fuerzas estadounidenses, pero aún no ha recibido respuesta. Un cable diplomático estadounidense filtrado posteriormente corroboraba la conclusión de que el ejército de Estados Unidos había llevado a cabo el ataque.

“Reiteramos nuestros llamamientos a los gobiernos de Yemen y Estados Unidos para que revelen la verdad sobre el suceso que subyace bajo las acciones emprendidas contra este periodista de investigación: es decir, quién fue el responsable de la muerte de decenas de residentes en el ataque con bombas de racimo”, ha manifestado Philip Luther. 

Amnistía Internacional insta a las autoridades yemeníes a investigar las denuncias de graves irregularidades producidas en este caso. 

Entre ellas se encuentran el hecho de que Abdul Ilah Haydar Shayi fuera condenado a pesar de la ausencia de pruebas claras de sus presuntos vínculos con Al Qaeda, el hecho de que fue recluido en régimen de aislamiento, y las denuncias de que sufrió malos tratos bajo custodia, a consecuencia de los cuales sufrió lesiones en el pecho y la rotura de un diente. Si se confirma que su detención ha sido arbitraria, debe ser indemnizado, y se debe levantar la prohibición de viajar impuesta para un periodo de dos años.

Índice AI: PRE01/363/2013
Región Oriente Medio y Norte de África
País Yemen
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress