Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

14 julio 2012

Rusia debe impartir justicia por el asesinato de Natalia Estemirova y de otros activistas

Rusia debe mostrar voluntad política poniendo fin a la impunidad por el homicidio de periodistas y activistas de derechos humanos en el Cáucaso Septentrional, declaró hoy sábado Amnistía Internacional, tres años después del brutal asesinato de Natalia Estemirova.

Todavía no han comparecido ante la justicia los responsables del secuestro y asesinato de Natalia Estemirova ocurrido en Grozni, Chechenia, el 15 de julio de 2009.

Desde entonces se ha intimidado, agredido o matado con impunidad a otros activistas de la sociedad civil, abogados independientes y periodistas.

“El hecho de que no se haya procesado a los asesinos de Natalia Estemirova y de otros activistas de derechos humanos en el Cáucaso Septentrional sólo puede deberse a una falta total de voluntad política para poner fin a la impunidad por tales crímenes”, afirmó John Dalhuisen, director del Programa Regional de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central.

A pesar de que el Comité de Investigación de la Federación Rusa ha declarado en varias ocasiones que se investigarían todas las pistas, incluidas las que apuntasen a una posible implicación de agentes del gobierno en el asesinato de Natalia Estemirova, no parece que haya avances y no se han tomado medidas significativas en ese sentido.

“Tenemos que concluir que las autoridades rusas hicieron promesas vacías que no tenían intención de cumplir”, dijo John Dalhuisen.

Entre los activistas que han sufrido ataques en los últimos meses están miembros del Grupo Móvil Conjunto de defensores y defensoras de derechos humanos, que empezó a trabajar en Chechenia poco después de la muerte de Natalia Estemirova.

El 1 de junio se invitó a los miembros de este grupo a asistir a una reunión con altos cargos chechenos en la que se profirieron acusaciones e insultos contra ellos. No se respondió a ninguna de las preguntas constructivas que formularon los miembros del Grupo Móvil Conjunto sobre, por ejemplo, cómo podía mejorarse la eficiencia de las investigaciones criminales.

El 7 de julio amenazaron a Igor Kaliapin, presidente de la destacada ONG de derechos humanos Comité Interregional contra la Tortura y cofundador del Grupo Móvil Conjunto, con entablar acciones penales contra él por revelar presuntamente información confidencial en sus contribuciones a publicaciones de medios de comunicación en apoyo a víctimas de violaciones de derechos humanos cometidas por agentes encargados de hacer cumplir la ley en Chechenia.

Igor Kaliapin asegura que no reveló ningún secreto, sino que expuso la falta de investigaciones efectivas de violaciones graves de derechos humanos y la ausencia de resarcimiento para las víctimas.

Éste es el tercer intento de emprender acciones penales contra Igor Kaliapin y de reprimir las actividades de su ONG y del Grupo Móvil Conjunto.

“En vez de proteger a los activistas de derechos humanos, las autoridades se dedican a lanzar campañas de desprestigio y actos de intimidación contra ellos, no sólo en Chechenia sino también en otras partes de Rusia”, afirmó John Dalhuisen.

“Las autoridades tienen que poner fin a esta práctica y mostrar al mundo que tienen la capacidad y la voluntad de atajar la violencia ejercida contra periodistas y defensores de derechos humanos”.

Información complementaria

Natalia Estemirova, periodista y activista de la ONG rusa Centro de Derechos Humanos Memorial, fue secuestrada por hombres armados delante del edificio de apartamentos en el que vivía en Grozni, Chechenia, el 15 de julio de 2009. Según testigos presenciales, la metieron en un vehículo y se la llevaron. Horas después hallaron su cadáver en la vecina República de Ingusetia; le habían disparado a quemarropa.

Pese a que las autoridades rusas aseguraron que el caso de Natalia Estemirova estaba prácticamente resuelto, la investigación parecía estar atascada en la versión oficial de que había sido asesinada por insurgentes chechenos en represalia por haber expuesto algunos de sus crímenes.

El 14 de julio de 2011, el Centro de Derechos Humanos Memorial, la Federación Internacional de Derechos Humanos y Novaya Gazeta publicaron un informe sobre las deficiencias de la investigación del gobierno.

Por ejemplo, observaron que había discrepancias en las pruebas halladas en el vehículo supuestamente utilizado en el asesinato, no se habían recogido muestras de ADN de un espectro más amplio de sospechosos en Chechenia y no se quería investigar la posible participación de la policía de distrito de Kurchaloi. La policía de distrito de Kurchaloi estaba implicada en una ejecución extrajudicial que Natalia Estemirova había expuesto semanas antes de ser asesinada.

Índice AI: PRE01/343/2012
Región Europa y Asia Central
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress