Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

Comunicados de prensa

16 junio 2013

Turquía debe poner fin a la detención en régimen de incomunicación de los manifestantes de Estambul

La policía turca se niega a reconocer que tiene personas bajo custodia tras las detenciones masivas realizadas durante la noche en Estambul, ha dicho hoy Amnistía Internacional.   

Se cree que más de un centenar de personas han sido detenidas durante las manifestaciones de la noche del sábado en Taksim, centro de las protestas, y los distritos cercanos de Harbiye y Mecidiyekoy. El número exacto se desconoce, pero probablemente es bastante más alto.

El Colegio de Abogados de Estambul ha dicho a Amnistía Internacional que tienen una lista de aproximadamente 70 personas a quienes se vio cómo la policía detenía, pero cuyo paradero aún no ha podido verificarse.  

"Tras una noche de impresionante violencia policial, las autoridades niegan ahora el proceso debido a las personas detenidas, a quienes la policía debe poner en libertad de inmediato o desvelar el lugar en que están detenidas y permitir su acceso a familiares y abogados”, ha dicho Andrew Gardner, investigador de Amnistía Internacional sobre Turquía, que se encuentra en Estambul.  

Amnistía Internacional ha recibido informes coherentes y creíbles según los cuales en las protestas que llevan desarrollándose en Estambul desde hace casi tres semanas la policía ha pegado a los manifestantes mientras los detenía y los trasladaba bajo custodia, y les ha negado alimentos, agua y acceso a instalaciones de aseo durante hasta 12 horas. 

El hecho de que no se conozca el lugar donde se encuentran los manifestantes detenidos aumenta la preocupación por la posibilidad de malos tratos policiales.  

La policía utilizó gas lacrimógeno, cañones de agua y granadas paralizantes contra los manifestantes pacíficos de la plaza Taksim desde aproximadamente las 8.30 pm hora local del sábado. El investigador sobre Turquía de Amnistía Internacional, que estaba en la plaza Taksim en el momento de la intervención policial, dijo que las protestas eran pacíficas y que la violenta intervención de la policía estaba injustificada.  

“La mayoría de las protestas han sido pacíficas, y no hay ningún motivo legítimo para impedir cualquier forma de protesta en la zona”, ha dicho Gardner.  

"Pequeños grupos de manifestantes coreaban lemas en diferentes zonas de la plaza Taksim. Al principio, la policía advirtió a la gente de que debía desalojar la plaza y luego cargó contra los manifestantes desde al menos dos lugares, utilizando gas lacrimógeno, cañones de agua y granadas paralizantes y obligándolos a salir de lugar. Eran manifestantes pacíficos que sólo coreaban lemas.” 

"Vi cómo empleaban gas lacrimógeno y cañones de agua para desalojar el parque Gezi. También hay informes de que la policía utilizó balas de plástico y detuvo a los médicos que atendían las instalaciones médicas improvisadas que funcionaban allí.” 

"No me pareció que los manifestantes emplearan violencia alguna contra la policía mientras observaba las protestas en la plaza Taksim o el cercano barrio de Cihangir desde las 8.30 de la noche a primeras horas de la mañana. Durante ese tiempo, la policía atacó continuamente a los manifestantes con gas lacrimógeno y cañones de agua.”   

No se conoce el número de personas que resultaron heridas durante la violenta intervención policial que tuvo lugar a lo largo de la noche en diferentes zonas de Estambul, pero se cree que son centenares. Hubo un momento en que la policía lanzó gas lacrimógeno directamente contra un hospital improvisado situado en el exterior del hotel Divan en Harbiye, donde muchas personas recibían atención médica. 

Hoy continúa la violencia policial esporádicamente en distintas zonas de la ciudad, y se ha visto cómo la policía detenía a médicos que trataban a manifestantes heridos en servicios hospitalarios improvisados en el hotel Ramada de Osmanbay, cerca de Taksim. Previamente, el ministro de Salud había declarado que las instalaciones médicas improvisadas eran ilegales y que los médicos podían ser procesados. 

"Es totalmente inaceptable que se amenace a los médicos con procesarlos por prestar atención médica a personas que la necesitan. Los médicos deben quedar en libertad de inmediato y debe retirarse cualquier amenaza de procesarlos”, ha dicho Gardner. 

Las protestas se produjeron tras una enorme concentración en Ankara en la que le primer ministro Recep Tayyip Erdogan se dirigió a sus simpatizantes atacando a los manifestantes del parque Gezi y amenazando con usar la fuerza para desalojarlos del parque. Está previsto que se celebre una concentración similar el domingo por la tarde en Estambul. Los manifestantes piden a sus simpatizantes que continúen hoy marchando hacia la plaza Taksim.  

Índice AI: PRE01/291/2013
Región Europa y Asia Central
País Turquía
Si deseas más información, ponte en contacto con Oficina de Prensa Internacional »

Oficina de Prensa Internacional

Teléfono : +44 (0) 20 7413 5566
9.30 - 17.00 GMT de lunes a viernes
Teléfono : +44 (0) 777 847 2126
Línea operativa 24 horas
Fax : +44 (0) 20 7413 5835
Oficina de Prensa Internacional
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
Reino Unido
Sigue a la Oficina de Prensa Internacional en Twitter
@amnestypress