http://www.amnesty.org/es/news-and-updates/report_abstract es Desapariciones en Siria: Los fantasmas de la guerra http://www.amnesty.org/es/news/desapariciones-siria-fantasmas-guerra-2014-08-29 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Desapariciones en Siria: Los fantasmas de la guerra </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">29 agosto 2014</span> </div> </div> </div> <p>La última vez que Rania (nombre supuesto) habló con su amigo Mohamed Bachir Arab fue el 1 de noviembre de 2011. Mohamed, médico entregado a su profesión y activista político comprometido, llevaba seis meses viviendo en la clandestinidad, en un intento de eludir los omnipresentes tentáculos de las fuerzas de inteligencia sirias, que de forma habitual detienen a activistas pacíficos como él.</p><p>Al día siguiente, los peores temores de Rania se hicieron realidad. Un titular en el noticiario de la noche anunció que había sido arrestado. Ninguno de sus familiares sabía dónde lo habían llevado.</p><p>Mohamed era un hombre marcado. Había sido dirigente estudiantil en su universidad en la ciudad de Alepo, en el noroeste de Siria. A lo largo de los años había organizado varias protestas contra políticas del gobierno, lo que le había causado problemas con las autoridades. Entre 2004 y 2005 estuvo detenido durante varios meses antes de ser puesto en libertad.</p><p>Pero esta vez sus familiares y colegas temieron que fuera diferente. Desde que comenzó la crisis en Siria en marzo de 2011, el número de personas detenidas en secreto por el Estado –o que han sido víctimas de desaparición forzada– ha aumentado hasta quedar fuera de control.</p><p>“La estrategia de las autoridades sirias para tratar la disidencia es brutal: si hablas contra ellas, te arrestan; si lo vuelves a hacer, te hacen desaparecer sin más”, ha afirmado Philip Luther, director del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.</p><p>Muchas personas que han tenido la suerte de ser liberadas, después de meses y a veces años detenidas, muestran las secuelas del trato brutal al que han sido sometidas.</p><p>La mayoría de ellas han contado que pasaron por varios de los centros de detención que componen el oscuro laberinto de abusos controlado por las fuerzas de seguridad y las agencias de inteligencia sirias.</p><p>“Cuando a una persona la arrestan y la detienen en secreto, lo más probable es que la torturen para obtener información o como una forma de castigo. Dado el terrible historial de Siria, existe un riesgo elevado de que esos abusos tengan como consecuencia graves daños para la salud de la persona desaparecida o incluso su muerte”, ha manifestado Philip Luther.</p><p>Y para los familiares y allegados, el dolor que causa el no saber es intolerable.</p><p>En cuanto los familiares de Mohamed tuvieron noticia de su arresto, comenzaron a buscar pistas sobre el lugar en el que estaba recluido.</p><p>Al principio no obtuvieron ningún resultado. Pero después de algún tiempo comenzaron a filtrarse noticias. Algunos hombres liberados de algunos de los centros de detención de más triste fama del país les avisaron de que lo habían visto en varios lugares.</p><p>Poco después de su arresto, Mohamed fue visto en la sección de inteligencia de la Fuerza Aérea en Alepo, y después en un hospital de la misma ciudad. El hombre que les informó dijo que Mohamed sufría heridas en la cabeza, según los informes por haber sido torturado o haber sufrido otros malos tratos.</p><p>Amnistía Internacional ha hablado con varias personas que estuvieron recluidas en ese centro de detención. Una de ellas, que ahora vive fuera de Siria y pidió que no se revelara su nombre, dijo que la vida en el centro era tan deplorable que a menudo deseó estar muerto.</p><p>Esta persona contó que a menudo propinaban severas palizas a los detenidos, que los recluían en celdas abarrotadas, y que la falta de agua potable obligó a algunos a beber del inodoro. La extrema falta de higiene causó la propagación de diarreas y otras enfermedades infecciosas contribuyeron a la muerte de varios detenidos.</p><p>Según otro detenido, Mohamed fue visto en otros centros de detención, como la sección de Al Ameerya de los servicios de inteligencia de la Fuerza Aérea en Damasco y la sección de Qaboun del servicio de inteligencia militar.</p><p>Pero las noticias sobre su paradero han sido escasas. Este mismo año, otro hombre dijo que había visto a Mohamed en la prisión militar de Saydnaya, donde podría haber comparecido ante un tribunal militar de campo, pero sigue sin conocerse su suerte.</p><p>“El hecho de que casi tres años después de que se pusiera bajo custodia a Mohamed nadie sepa dónde está traza un cuatro escandaloso de cómo funciona la oscura red de centros de detención de las autoridades sirias. Las brutales fuerzas de seguridad recluyen en secreto a los detenidos y los trasladan de un lugar a otro del país sin pensar siquiera en la enorme angustia a la que están sometiendo a sus familias”, ha afirmado Philip Luther.</p><p>Mohamed forma parte de una larga lista de activistas pacíficos, abogados, periodistas y personal de ayuda humanitaria a quienes se percibe como contrarios a las políticas de las autoridades sirias que han estado detenidos en secreto en poder de las fuerzas de seguridad. Muchos de ellos continúan desaparecidos.</p><p>Algunos nombres son: Ali Mahmoud Othman, periodista ciudadano, arrestado en Homs en marzo de 2012; Juwan Abd Rahman Khaled, activista kurdo, detenido en Damasco en septiembre de 2012; Khalil Matouq, abogado de derechos humanos, a quien se vio por última vez en un puesto de control cerca de Damasco en octubre de 2012; y Nasser Saber Bondek, poeta y activista humanitario, a quien se llevaron de su casa en Damasco en febrero de 2014.</p><p>La lista continúa. Son los fantasmas de la guerra de Siria.</p><p>Desde su nuevo hogar fuera de Siria, Rania dice que seguirá buscando a Mohamed: “No he tenido ninguna noticia real de Mohamed desde hace ocho meses, pero seguiremos buscándolo. No he tenido ninguna noticia real de Mohamed desde hace ocho meses, pero seguiremos buscándolo. Es una persona muy pacífica, no sé por qué está en la cárcel. Las cosas tienen que cambiar en Siria”.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El activista pacífico Mohamed Bachir Arab está recluido en secreto desde que fue arrestado por las fuerzas de inteligencia sirias el 2 de noviembre de 2011. Es uno de los muchos "desaparecidos" sirios.&nbsp;</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/197958_Mohamed_Bachir_Arab.jpg?1409244565" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/49036">Syria_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Syria </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Siria</div> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>La estrategia de las autoridades sirias para tratar la disidencia es brutal: si hablas contra ellas, te arrestan; si lo vuelves a hacer, te hacen desaparecer sin más.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Philip Luther, director del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>No he tenido ninguna noticia real de Mohamed desde hace ocho meses, pero seguiremos buscándolo. No he tenido ninguna noticia real de Mohamed desde hace ocho meses, pero seguiremos buscándolo. Es una persona muy pacífica, no sé por qué está en la cárcel. Las cosas tienen que cambiar en Siria.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Rania, amiga de Mohamed </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/crisis-olvidada-siria-desapariciones-inaccion-onu-2014-08-29">Crisis olvidada: Proliferan las desapariciones forzadas en Siria ante la inacción de la ONU</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 29 de agosto de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://campaigns.amnesty.org/es/campaigns/conflict-in-syria">Mapa: Desapariciones en Siria</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Mapa, 29 de agosto de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Conflictos armados Conflict in Syria Detención Desapariciones y secuestros Condiciones penitenciarias Syria Tortura y malos tratos Fri, 29 Aug 2014 10:28:21 +0000 Amnistía Internacional 49034 at http://www.amnesty.org República Dominicana: Desapariciones forzadas, la expresión más brutal de los fallos del sistema policial http://www.amnesty.org/es/news/republica-dominicana-desapariciones-forzadas-expresion-fallos-sistema-2014-08-29 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> República Dominicana: Desapariciones forzadas, expresión de los fallos del sistema </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">29 agosto 2014</span> </div> </div> </div> <p>El gobierno de la República Dominicana debe investigar urgentemente la desaparición de tres personas, presuntamente a manos de la policía, en los últimos cinco años, llevar a la justicia a los responsables, y tomar todas las medidas necesarias para poner fin a esa aberrante práctica, dijo Amnistía Internacional con motivo del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, (30 de agosto).</p><p>Randy Vizcaíno González, Gabriel Sandi Alistar y Juan Almonte Herrera desaparecieron entre 2009 y 2013, tras haber sido detenidos por la policía nacional. Nunca más se ha sabido de ellos.</p><p>“Las desapariciones forzadas de estos tres hombres son una mancha en el sistema de justicia de la República Dominicana y la expresión más brutal de las fallos del sistema policial del país. Las familias de estas víctimas merecen conocer el paradero de sus hijos, hermanos, maridos y padres,” dijo Chiara Liguori, investigadora sobre la República Dominicana de Amnistía International.</p><p>Randy Vizcaíno González fue detenido por la policía el 13 de diciembre de 2013 en Santo Domingo.</p><p>Fue visto por última vez bajo custodia en una comisaría de Santo Domingo Este. Según el testimonio de su amigo, quien también había sido detenido, presentaba señales visibles de golpes. Su familia no ha vuelto a saber nada de él desde su detención.</p><p>La policía dijo que se había escapado, pero la Defensora del Pueblo, que hizo una investigación preliminar sobre la desaparición, comunicó al jefe de la Policía Nacional sus dudas sobre la credibilidad de tal fuga. También informó de que la comisaría no había registrado la detención de Randy Vizcaíno González.</p><p>Amnistía Internacional comunicó el caso al Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas de las Naciones Unidas.</p><p>A Juan Almonte Herrera no se lo volvió a ver desde el 28 de septiembre de 2009, cuando al parecer fue secuestrado por cuatro hombres identificados por testigos presenciales como agentes de policía.</p><p>“El Procurador General nos prometió hace un año que avanzaría con la investigación pero casi a cinco años de desaparición de Juan Almonte, es claro que no ha habido avances significativos,” explica Chiara Liguori.</p><p>La familia y los abogados de Juan Almonte han recibido escasa información oficial acerca del estado de la investigación sobre su desaparición, a pesar de haber presentado tres denuncias sobre el caso.</p><p>En 2010 el caso fue llevado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la cual ha considerado inadecuada la respuesta de las autoridades dominicanas.</p><p>Gabriel Sandi Alistar fue detenido por la policía el 23 de julio de 2009, en relación con el presunto secuestro de otro hombre. Según un testigo, Gabriel Sandi Alistar fue torturado y maltratado en la comisaría.</p><p>Tres días después de la detención, su hermano fue a la comisaría de policía donde recibió información contradictoria sobre su paradero. Al intentar solicitar más información sobre su hermano, fue amenazado por los agentes de policía para que dejara de indagar sobre la desaparición. Le dijeron que Gabriel Sandi Alistar había huído.</p><p>Desde 2009, Amnistía Internacional ha solicitado a las autoridades dominicanas, información sobre el caso, pero no obtuvo repuesta.</p><p>“La reacción de las autoridades dominicanas en esos tres casos es completamente inadecuada, el hecho de que la policía no rinda cuentas, alarmante. La desaparición forzada es un crimen sumamente grave y tiene repercusiones dramáticas sobre los familiares. La madre de Juan Almonte falleció recientemente sin saber de qué repasó su hijo.”</p><p>En 2012, la Corte Interamericana de Derechos Humanos falló en contra de la Republica Dominicana por la desaparición del periodista Narciso González en 1994. Desde entonces, han sido pocas las medidas emprendidas para poner fin a ésta práctica, entre ellas está el proyecto de reforma de Código Penal, que incluye la tipificación del crimen de desaparición forzada. La Republica Dominicana, sin embargo, todavía no ha ratificado las convenciones internacionales en materia de desapariciones forzadas.</p><p>“La tipificación del crimen de desaparición forzada en el Código Penal sería un paso muy positivo. Es imprescindible que esta reforma siga adelante y que el gobierno de la República Dominicana tome todas las medidas necesarias para prevenir, investigar y sancionar adecuadamente las desapariciones forzadas, incluyendo la reforma de la Policía Nacional.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El gobierno de la República Dominicana debe investigar urgentemente la desaparición de tres personas, presuntamente a manos de la policía y llevar a la justicia a los responsables.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/138559_National_Polica_patroling_in_the_streets_of_Santo_Domingo_0.jpg?1409263653" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/49014">Republica Dominicana</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> RepublicaDominicana </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">República Dominicana</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="19.062118">19° 3' 43.6248" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="-72.246094">72° 14' 45.9384" W</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Las desapariciones forzadas de estos tres hombres son una mancha en el sistema de justicia de la República Dominicana y la expresión más brutal de las fallas del sistema policial del país.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Chiara Liguori, investigadora sobre la República Dominicana de Amnistía International. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/rep-dominicana-aumentan-homicidios-policiales-se-estanca-reforma-2014-08-15">República Dominicana: Aumentan los homicidios policiales y se estanca la reforma</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 15 agosto 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR27/011/2014/es">República Dominicana: Las medidas para restaurar la nacionalidad son sólo un primer paso</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Declaración pública, 24 junio 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR27/004/2014/es">Sospecha de desaparición forzada: Randy Vizcaíno Gonzalez</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Acción Urgente. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR27/003/2010/es">República Dominicana: Un año después, sigue sin conocerse la suerte de Juan Almonte</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Declaración pública, 28 de Septiembre de 2010. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-4"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR27/002/2011/es">Cállate si no quieres que te matemos”: violaciones de derechos humanos cometidas por la policía en República Dominicana</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe, 25 de Octubre de 2011. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Desapariciones y secuestros Dominican Republic Thu, 28 Aug 2014 22:13:32 +0000 Amnistía Internacional 49015 at http://www.amnesty.org Desapariciones en Siria: Los fantasmas de la guerra http://www.amnesty.org/es/news/desapariciones-siria-fantasmas-guerra-2014-08-29 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Desapariciones en Siria: Los fantasmas de la guerra </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">29 agosto 2014</span> </div> </div> </div> <p>La última vez que Rania (nombre supuesto) habló con su amigo Mohamed Bachir Arab fue el 1 de noviembre de 2011. Mohamed, médico entregado a su profesión y activista político comprometido, llevaba seis meses viviendo en la clandestinidad, en un intento de eludir los omnipresentes tentáculos de las fuerzas de inteligencia sirias, que de forma habitual detienen a activistas pacíficos como él.</p><p>Al día siguiente, los peores temores de Rania se hicieron realidad. Un titular en el noticiario de la noche anunció que había sido arrestado. Ninguno de sus familiares sabía dónde lo habían llevado.</p><p>Mohamed era un hombre marcado. Había sido dirigente estudiantil en su universidad en la ciudad de Alepo, en el noroeste de Siria. A lo largo de los años había organizado varias protestas contra políticas del gobierno, lo que le había causado problemas con las autoridades. Entre 2004 y 2005 estuvo detenido durante varios meses antes de ser puesto en libertad.</p><p>Pero esta vez sus familiares y colegas temieron que fuera diferente. Desde que comenzó la crisis en Siria en marzo de 2011, el número de personas detenidas en secreto por el Estado –o que han sido víctimas de desaparición forzada– ha aumentado hasta quedar fuera de control.</p><p>“La estrategia de las autoridades sirias para tratar la disidencia es brutal: si hablas contra ellas, te arrestan; si lo vuelves a hacer, te hacen desaparecer sin más”, ha afirmado Philip Luther, director del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.</p><p>Muchas personas que han tenido la suerte de ser liberadas, después de meses y a veces años detenidas, muestran las secuelas del trato brutal al que han sido sometidas.</p><p>La mayoría de ellas han contado que pasaron por varios de los centros de detención que componen el oscuro laberinto de abusos controlado por las fuerzas de seguridad y las agencias de inteligencia sirias.</p><p>“Cuando a una persona la arrestan y la detienen en secreto, lo más probable es que la torturen para obtener información o como una forma de castigo. Dado el terrible historial de Siria, existe un riesgo elevado de que esos abusos tengan como consecuencia graves daños para la salud de la persona desaparecida o incluso su muerte”, ha manifestado Philip Luther.</p><p>Y para los familiares y allegados, el dolor que causa el no saber es intolerable.</p><p>En cuanto los familiares de Mohamed tuvieron noticia de su arresto, comenzaron a buscar pistas sobre el lugar en el que estaba recluido.</p><p>Al principio no obtuvieron ningún resultado. Pero después de algún tiempo comenzaron a filtrarse noticias. Algunos hombres liberados de algunos de los centros de detención de más triste fama del país les avisaron de que lo habían visto en varios lugares.</p><p>Poco después de su arresto, Mohamed fue visto en la sección de inteligencia de la Fuerza Aérea en Alepo, y después en un hospital de la misma ciudad. El hombre que les informó dijo que Mohamed sufría heridas en la cabeza, según los informes por haber sido torturado o haber sufrido otros malos tratos.</p><p>Amnistía Internacional ha hablado con varias personas que estuvieron recluidas en ese centro de detención. Una de ellas, que ahora vive fuera de Siria y pidió que no se revelara su nombre, dijo que la vida en el centro era tan deplorable que a menudo deseó estar muerto.</p><p>Esta persona contó que a menudo propinaban severas palizas a los detenidos, que los recluían en celdas abarrotadas, y que la falta de agua potable obligó a algunos a beber del inodoro. La extrema falta de higiene causó la propagación de diarreas y otras enfermedades infecciosas contribuyeron a la muerte de varios detenidos.</p><p>Según otro detenido, Mohamed fue visto en otros centros de detención, como la sección de Al Ameerya de los servicios de inteligencia de la Fuerza Aérea en Damasco y la sección de Qaboun del servicio de inteligencia militar.</p><p>Pero las noticias sobre su paradero han sido escasas. Este mismo año, otro hombre dijo que había visto a Mohamed en la prisión militar de Saydnaya, donde podría haber comparecido ante un tribunal militar de campo, pero sigue sin conocerse su suerte.</p><p>“El hecho de que casi tres años después de que se pusiera bajo custodia a Mohamed nadie sepa dónde está traza un cuatro escandaloso de cómo funciona la oscura red de centros de detención de las autoridades sirias. Las brutales fuerzas de seguridad recluyen en secreto a los detenidos y los trasladan de un lugar a otro del país sin pensar siquiera en la enorme angustia a la que están sometiendo a sus familias”, ha afirmado Philip Luther.</p><p>Mohamed forma parte de una larga lista de activistas pacíficos, abogados, periodistas y personal de ayuda humanitaria a quienes se percibe como contrarios a las políticas de las autoridades sirias que han estado detenidos en secreto en poder de las fuerzas de seguridad. Muchos de ellos continúan desaparecidos.</p><p>Algunos nombres son: Ali Mahmoud Othman, periodista ciudadano, arrestado en Homs en marzo de 2012; Juwan Abd Rahman Khaled, activista kurdo, detenido en Damasco en septiembre de 2012; Khalil Matouq, abogado de derechos humanos, a quien se vio por última vez en un puesto de control cerca de Damasco en octubre de 2012; y Nasser Saber Bondek, poeta y activista humanitario, a quien se llevaron de su casa en Damasco en febrero de 2014.</p><p>La lista continúa. Son los fantasmas de la guerra de Siria.</p><p>Desde su nuevo hogar fuera de Siria, Rania dice que seguirá buscando a Mohamed: “No he tenido ninguna noticia real de Mohamed desde hace ocho meses, pero seguiremos buscándolo. No he tenido ninguna noticia real de Mohamed desde hace ocho meses, pero seguiremos buscándolo. Es una persona muy pacífica, no sé por qué está en la cárcel. Las cosas tienen que cambiar en Siria”.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El activista pacífico Mohamed Bachir Arab está recluido en secreto desde que fue arrestado por las fuerzas de inteligencia sirias el 2 de noviembre de 2011. Es uno de los muchos "desaparecidos" sirios.&nbsp;</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/197958_Mohamed_Bachir_Arab.jpg?1409244565" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/49036">Syria_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Syria </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Siria</div> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>La estrategia de las autoridades sirias para tratar la disidencia es brutal: si hablas contra ellas, te arrestan; si lo vuelves a hacer, te hacen desaparecer sin más.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Philip Luther, director del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>No he tenido ninguna noticia real de Mohamed desde hace ocho meses, pero seguiremos buscándolo. No he tenido ninguna noticia real de Mohamed desde hace ocho meses, pero seguiremos buscándolo. Es una persona muy pacífica, no sé por qué está en la cárcel. Las cosas tienen que cambiar en Siria.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Rania, amiga de Mohamed </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/crisis-olvidada-siria-desapariciones-inaccion-onu-2014-08-29">Crisis olvidada: Proliferan las desapariciones forzadas en Siria ante la inacción de la ONU</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 29 de agosto de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://campaigns.amnesty.org/es/campaigns/conflict-in-syria">Mapa: Desapariciones en Siria</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Mapa, 29 de agosto de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Conflictos armados Conflict in Syria Detención Desapariciones y secuestros Condiciones penitenciarias Syria Tortura y malos tratos Fri, 29 Aug 2014 10:28:21 +0000 Amnistía Internacional 49034 at http://www.amnesty.org República Dominicana: Desapariciones forzadas, la expresión más brutal de los fallos del sistema policial http://www.amnesty.org/es/news/republica-dominicana-desapariciones-forzadas-expresion-fallos-sistema-2014-08-29 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> República Dominicana: Desapariciones forzadas, expresión de los fallos del sistema </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">29 agosto 2014</span> </div> </div> </div> <p>El gobierno de la República Dominicana debe investigar urgentemente la desaparición de tres personas, presuntamente a manos de la policía, en los últimos cinco años, llevar a la justicia a los responsables, y tomar todas las medidas necesarias para poner fin a esa aberrante práctica, dijo Amnistía Internacional con motivo del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, (30 de agosto).</p><p>Randy Vizcaíno González, Gabriel Sandi Alistar y Juan Almonte Herrera desaparecieron entre 2009 y 2013, tras haber sido detenidos por la policía nacional. Nunca más se ha sabido de ellos.</p><p>“Las desapariciones forzadas de estos tres hombres son una mancha en el sistema de justicia de la República Dominicana y la expresión más brutal de las fallos del sistema policial del país. Las familias de estas víctimas merecen conocer el paradero de sus hijos, hermanos, maridos y padres,” dijo Chiara Liguori, investigadora sobre la República Dominicana de Amnistía International.</p><p>Randy Vizcaíno González fue detenido por la policía el 13 de diciembre de 2013 en Santo Domingo.</p><p>Fue visto por última vez bajo custodia en una comisaría de Santo Domingo Este. Según el testimonio de su amigo, quien también había sido detenido, presentaba señales visibles de golpes. Su familia no ha vuelto a saber nada de él desde su detención.</p><p>La policía dijo que se había escapado, pero la Defensora del Pueblo, que hizo una investigación preliminar sobre la desaparición, comunicó al jefe de la Policía Nacional sus dudas sobre la credibilidad de tal fuga. También informó de que la comisaría no había registrado la detención de Randy Vizcaíno González.</p><p>Amnistía Internacional comunicó el caso al Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas de las Naciones Unidas.</p><p>A Juan Almonte Herrera no se lo volvió a ver desde el 28 de septiembre de 2009, cuando al parecer fue secuestrado por cuatro hombres identificados por testigos presenciales como agentes de policía.</p><p>“El Procurador General nos prometió hace un año que avanzaría con la investigación pero casi a cinco años de desaparición de Juan Almonte, es claro que no ha habido avances significativos,” explica Chiara Liguori.</p><p>La familia y los abogados de Juan Almonte han recibido escasa información oficial acerca del estado de la investigación sobre su desaparición, a pesar de haber presentado tres denuncias sobre el caso.</p><p>En 2010 el caso fue llevado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la cual ha considerado inadecuada la respuesta de las autoridades dominicanas.</p><p>Gabriel Sandi Alistar fue detenido por la policía el 23 de julio de 2009, en relación con el presunto secuestro de otro hombre. Según un testigo, Gabriel Sandi Alistar fue torturado y maltratado en la comisaría.</p><p>Tres días después de la detención, su hermano fue a la comisaría de policía donde recibió información contradictoria sobre su paradero. Al intentar solicitar más información sobre su hermano, fue amenazado por los agentes de policía para que dejara de indagar sobre la desaparición. Le dijeron que Gabriel Sandi Alistar había huído.</p><p>Desde 2009, Amnistía Internacional ha solicitado a las autoridades dominicanas, información sobre el caso, pero no obtuvo repuesta.</p><p>“La reacción de las autoridades dominicanas en esos tres casos es completamente inadecuada, el hecho de que la policía no rinda cuentas, alarmante. La desaparición forzada es un crimen sumamente grave y tiene repercusiones dramáticas sobre los familiares. La madre de Juan Almonte falleció recientemente sin saber de qué repasó su hijo.”</p><p>En 2012, la Corte Interamericana de Derechos Humanos falló en contra de la Republica Dominicana por la desaparición del periodista Narciso González en 1994. Desde entonces, han sido pocas las medidas emprendidas para poner fin a ésta práctica, entre ellas está el proyecto de reforma de Código Penal, que incluye la tipificación del crimen de desaparición forzada. La Republica Dominicana, sin embargo, todavía no ha ratificado las convenciones internacionales en materia de desapariciones forzadas.</p><p>“La tipificación del crimen de desaparición forzada en el Código Penal sería un paso muy positivo. Es imprescindible que esta reforma siga adelante y que el gobierno de la República Dominicana tome todas las medidas necesarias para prevenir, investigar y sancionar adecuadamente las desapariciones forzadas, incluyendo la reforma de la Policía Nacional.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El gobierno de la República Dominicana debe investigar urgentemente la desaparición de tres personas, presuntamente a manos de la policía y llevar a la justicia a los responsables.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/138559_National_Polica_patroling_in_the_streets_of_Santo_Domingo_0.jpg?1409263653" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/49014">Republica Dominicana</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> RepublicaDominicana </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">República Dominicana</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="19.062118">19° 3' 43.6248" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="-72.246094">72° 14' 45.9384" W</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Las desapariciones forzadas de estos tres hombres son una mancha en el sistema de justicia de la República Dominicana y la expresión más brutal de las fallas del sistema policial del país.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Chiara Liguori, investigadora sobre la República Dominicana de Amnistía International. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/rep-dominicana-aumentan-homicidios-policiales-se-estanca-reforma-2014-08-15">República Dominicana: Aumentan los homicidios policiales y se estanca la reforma</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 15 agosto 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR27/011/2014/es">República Dominicana: Las medidas para restaurar la nacionalidad son sólo un primer paso</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Declaración pública, 24 junio 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR27/004/2014/es">Sospecha de desaparición forzada: Randy Vizcaíno Gonzalez</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Acción Urgente. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR27/003/2010/es">República Dominicana: Un año después, sigue sin conocerse la suerte de Juan Almonte</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Declaración pública, 28 de Septiembre de 2010. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-4"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR27/002/2011/es">Cállate si no quieres que te matemos”: violaciones de derechos humanos cometidas por la policía en República Dominicana</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe, 25 de Octubre de 2011. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Desapariciones y secuestros Dominican Republic Thu, 28 Aug 2014 22:13:32 +0000 Amnistía Internacional 49015 at http://www.amnesty.org Los fantasmas de Bolivia: “El trauma fue tan grande que crecimos en silencio” http://www.amnesty.org/es/news/fantasmas-bolivia-trauma-grande-crecimos-silencio-2014-08-29 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Los fantasmas de Bolivia: “El trauma fue tan grande que crecimos en silencio” </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">29 agosto 2014</span> </div> </div> </div> <p><em>En el marco del día internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada, el 30 de agosto, Amnistía Internacional une su voz a la de las familias que todavía buscan a sus desaparecidos en Bolivia.</em></p> <p>La última vez que Zoila Luz Hoyos vio a su esposo, Gustavo Medina, el 10 de Octubre de 1975, seis hombres lo arrastraban violentamente de su casa, en Salta, Argentina. La pareja había huido de Bolivia cuando sus actividades políticas lo habían convertido en blanco del entonces gobierno de facto del general Hugo Banzer.</p> <p>40 años más tarde, nadie sabe qué fue de él.</p> <p>Desde ese instante, con las últimas palabras de Gustavo en su mente, Zoila Luz comenzó una larga procesión que la llevó a recorrer decenas de oficinas en busca de cualquier información que pudiera ayudarla a encontrar al padre de sus hijos.</p> <p>“Pregunté por mi esposo en la gendarmería de Salta, Argentina. Me dijeron que allá no lo tenían. Me fui al ejército. Nada tampoco,” explicó.</p> <p>Zoila Luz eventualmente acudió a las Naciones Unidas y al cónsul de Bolivia en Salta. Todos prometieron buscarlo, pero en las cuatro décadas que pasaron desde aquel día macabro, no ha recibido noticias.</p> <p>“Hasta al día de hoy no sabemos nada, mis hijos ya son mayores y siguen con esta incertidumbre,” recuerda con dolor.</p> <p><strong>Patrón de desapariciones</strong></p> <p>La desaparición forzada de Gustavo no fue un caso aislado.</p> <p>Los 18 años de gobiernos militares y autoritarios que rigieron Bolivia entre 1964 y 1982, dejaron &nbsp;alrededor de 150 desaparecidos en Bolivia.</p> <p>Desde entonces, los esfuerzos de los gobiernos bolivianos para encontrar a las personas desaparecidas han sido insuficientes y no han dado respuesta a la angustia permanente de los familiares.</p> <p>La creación, en 1984, de una comisión especial para avanzar en la búsqueda de las víctimas de desaparición forzada fue, en su momento, una buena iniciativa pero la falta de recursos no le permitió conseguir resultados concretos.</p> <p>En el 2003, se formó un consejo interinstitucional para la búsqueda e identificación de personas desaparecidas durante los gobiernos militares (CIEDEF). Sin embargo, su impacto también ha sido limitado. Sólo alrededor de una veintena de casos han prosperado y se ha podido entregar los cuerpos a las familias.</p> <p>En Julio de este año, las autoridades anunciaron el hallazgo de una fosa que podría albergar los restos de algunos guerrilleros que desaparecieron en Teoponte durante el Gobierno de Alfredo Ovando Candia (1970). Una comisión especial conformada estaría a cargo de las tareas de excavación e identificación de los cuerpos.</p> <p><strong>La ausencia de un hermano</strong></p> <p>A menudo, el dolor creado por una desaparición forzada es tan inmenso que abruma a los familiares. Tanto así que el Comité Contra la Tortura y el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, han dicho que este sufrimiento se considera como tortura u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes.</p> <p>Hugo Ticona, ex dirigente sindical, todavía recuerda con una mezcla de frustración y rabia el momento de su detención y la de su hermano, Renato, en un puesto de control cercano a la ciudad de Oruro, al sur de La Paz, el 22 de julio de 1980, cinco días después del golpe militar de Luis García Meza.</p> <p>Tras ser brutalmente golpeados y torturados, ambos fueron trasladados primero a un cuartel y luego a las dependencias de la Dirección de Orden Público (DOP).</p> <p>Allí fueron separados. Hugo fue llevado a una clínica y a un hospital debido a las fuertes heridas que tenía como consecuencia de los golpes. Luego lo trasladaron a Puerto Cavinas, en el departamento de Beni en el noreste del país, donde estuvo preso hasta el 4 de noviembre de 1980.</p> <p>“Desde que entramos en la DOP nunca más volví a ver a mi hermano”, dijo Hugo Ticona.</p> <p>Renato tenía 25 años cuando fue desaparecido. Era un estudiante universitario.</p> <p>El caso de los dos hermanos llegó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos que en 2008 falló contra Bolivia por la tortura que sufrió Hugo y la desaparición de Renato.</p> <p>“Tocamos todas las puertas en Bolivia pero no obtuvimos resultados,” dijo Hugo sobre las dificultades que ha encontrado en la búsqueda de su hermano y enjuiciar a los responsables de su desaparición y de la tortura sufrida.</p> <p>Tras la sentencia de la Corte Interamericana se logró avanzar en el enjuiciamiento de tres miembros del Ejército y dos de la DOP. Hugo lamenta que dos de ellos no hayan sido aprehendidos todavía.</p> <p><strong>Un padre robado</strong></p> <p>Gladys Pérez ha enfrentado dificultades similares para saber qué le ocurrió a su padre, Mario Honorio Pérez Argandoña, y encontrar sus restos.</p> <p>Gladys tenía apenas cuatro años cuando varios hombres vestidos de civil se llevaron a su padre de su casa, durante el golpe militar del general Barrientos el 4 de noviembre de 1964.</p> <p>Nunca más supo de él.</p> <p>“El trauma fue tan grande que crecimos en silencio. Mamá alguna vez tuvo que decir que mi padre la abandonó, que no sabíamos nada, tener que inventar historias,” dijo Gladys.</p> <p>Al igual que en otros lugares, también en Bolivia los familiares de las personas que fueron desaparecidas durante los gobiernos militares reclaman que se cumpla su derecho a conocer las circunstancias de la desaparición de sus seres queridos, encontrar y recuperar los restos de los desparecidos y enjuiciar a los responsables.</p> <p>A este reclamo se añade la perseverancia de varios familiares para acceder a los archivos clasificados del Ejército que podrían contener información valiosa para dar con el paradero de muchos de los desaparecidos. Entre ellos están el líder político y fundador del Partido Socialista de Bolivia Marcelo Quiroga Santa Cruz y el dirigente Juan Carlos Flores Bedregal.</p> <p>Los dos fueron detenidos y asesinados en el asalto a las oficinas de la Central Obrera Boliviana durante el golpe de estado de Meza. Los familiares de los dos dirigentes siguen buscando justicia y la recuperación de los cuerpos para poner fin a una angustia y duelo permanente.</p> <p>A mediados de julio de este año, Amnistía Internacional hizo pública una acción en línea para recoger firmas y apoyar los pedidos de verdad, justicia y reparación de cientos de víctimas en Bolivia.</p> <p>Aproximadamente 15.000 cartas de todas partes del mundo han sido enviados en los últimas semanas al Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Sr. Evo Morales Ayma, reclamando atención a estas demandas y medidas para que el derecho a la verdad, justicia y reparación de las víctimas de violaciones de derechos humanos, incluidas las desapariciones forzadas sea cumplido.</p> <p>“Las autoridades no pueden hacer oídos sordos a estas peticiones. Es hora de que se comprometan plenamente para así poder pasar esta página negra de la historia de Bolivia con la garantía de que las violaciones ocurridas en aquella época no se repetirán nunca más,” dijo Guadalupe Marengo, Directora Adjunta del Programa para las Américas de Amnistía Internacional.</p> <p><object classid="clsid:D27CDB6E-AE6D-11cf-96B8-444553540000" width="700" height="418"><param name="movie" value="https://adam.amnesty.org/tools/jwplayer/player.swf" /><param name="flashvars" value="file=https://adam.amnesty.org/images/assets/188601-188700/188679/Bolivia_Slideshow_SPA_w_CORRECTIONS-p.mp4&amp;image=https://adam.amnesty.org/images/assets/188601-188700/188679/27_Bolivia_Slideshow_SPA_w_CORRECTIONS-l-m.jpg&amp;backcolor=000000&amp;frontcolor=EEEEEE&amp;lightcolor=FFFFFF&amp;screencolor=000000&amp;autostart=false&amp;stretching=uniform&amp;provider=video&amp;duration=166" /><param name="allowfullscreen" value="true" /><param name="scale" value="default" /><param name="bgcolor" value="111111" /><!--[if !IE]>--><!--[if !IE]>--><object data="https://adam.amnesty.org/tools/jwplayer/player.swf?file=https://adam.amnesty.org/images/assets/188601-188700/188679/Bolivia_Slideshow_SPA_w_CORRECTIONS-p.mp4&amp;image=https://adam.amnesty.org/images/assets/188601-188700/188679/27_Bolivia_Slideshow_SPA_w_CORRECTIONS-l-m.jpg&amp;backcolor=000000&amp;frontcolor=EEEEEE&amp;lightcolor=FFFFFF&amp;screencolor=000000&amp;autostart=false&amp;stretching=uniform&amp;provider=video&amp;duration=166" type="application/x-shockwave-flash" width="700" height="418"><param name="allowfullscreen" value="true" /><param name="scale" value="default" /><param name="bgcolor" value="111111" /><!--<![endif]--><!--<![endif]--><p>Your browser does not have the necessary plugin to display this content.</p><!--[if !IE]>--><!--[if !IE]>--></object><!--<![endif]--><!--<![endif]--></object></p> <div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>En el día internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada, el 30 de agosto, Amnistía Internacional une su voz a la de las familias que todavía buscan a sus desaparecidos en Bolivia. Aquí, algunas de sus historias.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/188605_Demonstration_organised_by_victims_of_military_regimes_in_Bolivia_0.jpg?1409291529" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/49017">Bolivia</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Bolivia </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Bolivia</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="-12.211180">12° 12' 40.248" S</abbr>, <abbr class="longitude" title="-65.390625">65° 23' 26.25" W</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>El trauma fue tan grande que crecimos en silencio. Mamá alguna vez tuvo que decir que mi padre la abandonó, que no sabíamos nada, tener que inventar historias</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Gladys Pérez, cuyo padre está desaparecido desde 1964. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/bolivia-el-estado-condena-las-v-ctimas-de-los-gobiernos-militares-ser-borradas-de-la-historia-2">Bolivia: El Estado condena a las víctimas de los gobiernos militares a ser borradas de la historia</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 11 marzo 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR18/002/2014/es">Bolivia: &quot; No me borren de la historia&quot;: Verdad, justicia y reparación en Bolivia (1964-1982)</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe, 11 marzo 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Bolivia Detención Desapariciones y secuestros Impunidad Tortura y malos tratos Fri, 29 Aug 2014 05:57:25 +0000 Amnistía Internacional 49018 at http://www.amnesty.org Chile: “No sabía que existían dos tipos de justicia hasta que nos ocurrió esto” http://www.amnesty.org/es/news/chile-no-sab-que-exist-dos-tipos-de-justicia-hasta-que-nos-ocurri-esto-2014-08-22 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Chile: “No sabía que existían dos tipos de justicia hasta que nos ocurrió esto” </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">22 agosto 2014</span> </div> </div> </div> <p>El día que Manuel Eliseo Gutiérrez, de 16 años, murió a causa de un disparo de la policía durante una manifestación en la capital chilena la noche del 25 de agosto de 2011, nadie imaginó que tres años más tarde, ese trágico hecho volvería a abrir el debate sobre la justicia militar en el país. <br /><br />La familia de “Mane”, como lo llamaba su hermano Gerson, recuerda aquella trágica noche casi como si entonces los relojes se hubieran detenido para siempre. <br /><br />Había sido un día lleno de tensión porque había tenido lugar una huelga general convocada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) en protesta por la falta de respuesta a un número de demandas sociales. La manifestación en Santiago se había extendido hasta la noche con algunos episodios de violencia por parte de un grupo demanifestantes. &nbsp; <br /><br />Casi llegada la madrugada, Gerson, Manuel y otro amigo estaban observando los disturbios que tenían lugar en la zona sur de Santiago, parados en la intersección de las calles Américo Vespucio Sur y Amanda Labarca, cuando escucharon tres disparos. <br /><br />“De repente, Manuel, que iba caminando a un metro de distancia de mí, cayó al suelo. Vi que tenía un orificio de aproximadamente un centímetro de diámetro en el centro del pecho del que obviamente salía mucha sangre,” dijo Gerson. &nbsp; <br /><br />Con la ayuda de vecinos, Manuel fue trasladado a un centro médico, donde murió, consecuencia de un paro cardiorrespiratorio por herida de bala torácica. <br /><br />El joven estudiante no fue la única víctima de los disparos. Esa misma noche, otro joven, Carlos Andrés Burgos Toledo, también recibió un disparo en su hombro derecho que le causó una lesión. <br /><br />Manuel era hijo de un pescador artesanal y su madre se hacía cargo de la casa. Era el menor de cuatro hermanos. “Era una persona muy alegre. Para todo tenía un chiste. Quería estudiar, sacar una carrera. En algún momento incluso quería ser carabinero para poder sacar a su familia adelante,” explicó Gerson. <br /><br /><strong>Justicia militar</strong> <br /><br />La primera reacción de las autoridades fue negar que la policía estaba detrás de los disparos, argumentando que se había tratado de un posible ajuste de cuentas entre jóvenes. Sin embargo, las primeras investigaciones concluyeron que agentes de policía habían estado involucrados en los hechos. &nbsp; <br /><br />Desde el momento en que se constató la supuesta participaron de la policía, el caso estuvo a cargo de la justicia militar, que en Chile se encarga de investigar y sancionar los crímenes cometidos por carabineros y miembros de las fuerzas armadas en acto del servicio militar o con ocasión de él. En otras palabras, conforme a la normativa chilena, conductas que podrían constituir una violación a derechos humanos, son investigados por tribunales militares. Esto pone en riesgo el derecho a un juicio justo y al debido proceso, dada la falta de independencia e imparcialidad de esta clase de tribunales. Esto es porque los mismos están conformados principalmente por jueces no letrados y miembros de la propia institución militar, y por la falta de transparencia del proceso. <br /><br />“Nunca había escuchado hablar de la justicia militar. No tenía idea de que existían dos tipos de justicia hasta que nos ocurrió esto,” señaló Gerson.<br /><br />La investigación sobre la muerte de Manuel fue llevada adelante por el Segundo Juzgado Militar de Santiago. <br /><br />El 6 de mayo de 2014, después de casi tres años, el tribunal condenó al ex sargento Miguel Ricardo Millacura Cárcamo, autor de los disparos, a tres años y un día por el delito de violencias innecesarias con resultado de muerte del menor Manuel Gutiérrez, y a 60 días por el delito de violencias innecesarias causando lesiones menos graves al otro joven que fue herido. El tribunal resolvió sustituir las penas privativas de libertad y establecer un régimen de libertad vigilada por tres años y 61 días. Por su parte, una subteniente que fue procesada como encubridora por los delitos, fue absuelta. <br /><br />Para la familia de Manuel y para sus abogados la sentencia del tribunal militar muestra un sesgo de protección hacia los uniformados. Para ellos, una condena de poco más de tres años con el beneficio de la libertad vigilada y la absolución de quien habría actuado como encubridora de los hechos, no guardan proporción con la entidad del crimen y envía un mensaje débil acerca de cómo Chile responde a las violaciones de derechos humanos cometidas por la fuerza pública. <br /><br />“La pena podría haber sido de hasta 20 años, acorde las características y circunstancias. Si bien el tribunal ha desestimado la legítima defensa, como alegaba el acusado, ha aplicado la circunstancia atenuante de colaboración eficaz con la investigación, lo que es falso y sólo buscaría favorecer al principal inculpado. Además lo favorecieron al no aplicar ninguna de las agravantes contempladas en la ley, por eso estamos apelando. ¿Cómo puede el tribunal haber considerado como atenuante el haber colaborado sustancialmente con el esclarecimiento de los hechos cuando el sargento inicialmente negó a sus superiores la utilización del armamento durante la noche de los hechos, limpió el arma y le repuso municiones para impedir que se descubriera que él la había usado?,” dijo Cristián Cruz, abogado de la familia de Manuel. <br /><br />Actualmente el caso de Manuel Gutiérrez está siendo apelado en una corte marcial. <br /><br />La familia no ha sentido que a la fecha haya recibido una reparación adecuada por el crimen. Para ellos ha habido falta de apoyo efectivo por parte de las autoridades, falta de atención psicológica, ausencia de asistencia económica y, menos aún, justicia. El Estado chileno tiene la obligación, bajo el derecho internacional, de reparar el daño causado por sus agentes. <br /><br />“No queremos que vuelva a ocurrir lo mismo. No queremos otro Manuel. Sabemos lo que se siente perder un ser querido, perder un hijo, un hermano, un nieto, perder un tío en el caso de mi sobrino. Es el dolor más grande que se puede sentir,” afirmó Gerson.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El día que Manuel Eliseo Gutiérrez murió a causa de un disparo de la policía durante una manifestación en la capital chilena la noche del 25 de agosto de 2011, nadie imaginó que tres años más tarde, ese trágico hecho volvería a abrir el debate sobre la justicia militar en el país.&nbsp;</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/198479_Gerson_Eliseo_Guti_rrez_brother_of_Manuel (1).jpg?1408708155" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/48960">chile</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> chile </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Reino Unido</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="-38.063230">38° 3' 47.628" S</abbr>, <abbr class="longitude" title="-43.769531">43° 46' 10.3116" W</abbr></span> </div> <div class="map-link"> <div class="location map-link">See map: <a href="http://maps.google.co.uk?q=%2C+%2C+%2C+uk">Google Maps</a></div></div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>De repente, Manuel, que iba caminando a un metro de distancia de mí, cayó al suelo. Vi que tenía un orificio de aproximadamente un centímetro de diámetro en el centro del pecho del que obviamente salía mucha sangre.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Gerson Eliseo Gutiérrez </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Chile Aplicación de la ley Fri, 22 Aug 2014 11:55:44 +0000 Amnistía Internacional 48961 at http://www.amnesty.org Conflicto Israel/Gaza: Preguntas y respuestas http://www.amnesty.org/es/news/conflicto-israel-gaza-preguntas-respuestas-2014-07-25 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Conflicto Israel/Gaza: Preguntas y respuestas </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">25 julio 2014</span> </div> </div> </div> <p><strong>¿Qué piensa Amnistía Internacional de la resolución que aprobó el Consejo de Derechos Humanos el 23 de julio? ¿Cuál es el siguiente paso?&nbsp;</strong></p><p>Amnistía Internacional acoge con satisfacción la Resolución S-21/1, por la que se establece una comisión de investigación, y observa que el texto permite a ésta investigar las violaciones del derecho internacional cometidas por todas las partes en el actual conflicto. La comisión de investigación &nbsp;representa una importante oportunidad de romper la espiral de impunidad de los delitos de derecho internacional persistente en Israel y los Territorios Palestinos Ocupados. Para ser efectiva, la comisión de investigación ha de ser exhaustiva, independiente e imparcial, y examinar las violaciones del derecho internacional cometidas por cualquiera de las partes en el conflicto. &nbsp;Debe contar con recursos suficientes y tener acceso sin restricciones a todas las zonas pertinentes. Amnistía Internacional insta a todos los Estados –incluidos los Estados miembros de la UE que se abstuvieron en la votación sobre la resolución– a que cooperen con la comisión cuanto sea preciso.</p><p><strong>¿Cuáles son las principales obligaciones de las partes en el conflicto durante las hostilidades, según el derecho internacional humanitario?&nbsp;</strong></p><p>Durante los conflictos armados, todas las partes –sean fuerzas armadas estatales o no estatales– deben respetar el derecho internacional humanitario, que tiene por objeto proteger a la población civil regulando la conducta de todos los bandos en las hostilidades. Los Estados siguen teniendo también la obligación de respetar el derecho internacional de los derechos humanos durante los conflictos armados.</p><p>Según el derecho internacional humanitario, todas las partes en los conflictos armados deben distinguir entre objetivos militares y civiles y estructuras civiles, y lanzar ataques únicamente contra los primeros. Los ataques deliberados contra civiles o bienes civiles –como viviendas, centros médicos, escuelas u edificios gubernamentales– que no se estén utilizado con fines militares están prohibidos y son crímenes de guerra. Los ataques indiscriminados y desproporcionados (en los que el número probable de víctimas civiles o los daños a bienes civiles son excesivos en comparación con la ventaja militar prevista) también están prohibidos.&nbsp;</p><p>Todas las partes deben tomar en el ataque las precauciones necesarias para reducir al mínimo las daños a civiles y bienes civiles. Entre ellas figuran garantizar que los civiles reciben aviso efectivo de los ataques con antelación y anular o suspender todo ataque si parece que el objetivo es civil o que el ataque va a ser desproporcionado. Deben tomar también todas las precauciones posibles para proteger a los civiles bajo su control de los efectos de los ataques. Por ejemplo, las partes enfrentadas deben evitar poner en peligro a civiles almacenando munición en zonas civiles pobladas o lanzando ataques desde ellas.</p><p><strong>¿Qué pautas de violación del derecho internacional por parte de las fuerzas israelíes ha identificado Amnistía Internacional en la Franja de Gaza desde que Israel lanzó la operación “Margen Protector” el 8 de julio 2014?&nbsp;</strong></p><p>Las fuerzas israelíes han efectuado ataques que han matado a centenares de civiles, utilizando para ello armas de precisión, como misiles disparados por drones, así como munición, como proyectiles de artillería, que no puede dispararse con precisión contra zonas residenciales densamente pobladas, como &nbsp;Shuyaiya. También han atacado directamente millares de viviendas civiles. Israel parece considerar objetivos militares legítimos las casas de las personas relacionadas con Hamás, postura que no se ajusta al derecho internacional humanitario.&nbsp;</p><p>También han sido destruidos o han sufrido daños varios centros médicos y edificios gubernamentales sin uso militar de toda la Franja de Gaza. La ONU ha informado de que una escuela suya, donde habían buscado refugio personas desplazadas, del campo de refugiados de Al Maghazi, en el centro de Gaza, ha sido bombardeada por las fuerzas israelíes al menos en dos ocasiones. Otra de estas escuelas que acogen a familias desplazadas, situada en Beit Hanoun, en el norte de Gaza, sufrió el 24 de julio un ataque en el que murieron al menos 15 civiles y resultaron heridos muchos más, y la ONU ha pedido que se abra de inmediato una investigación.</p><p>Aunque las autoridades israelíes afirman que avisan a los civiles de Gaza, se ha observado constantemente que su actuación &nbsp;no constituye un “aviso efectivo” según el derecho internacional humanitario. Los ataques israelíes han provocado también el desplazamiento masivo de civiles palestinos dentro de la Franja de Gaza.</p><p><strong>¿Cuál es la postura de Amnistía Internacional sobre el lanzamiento de proyectiles de mortero o cohetes de efecto indiscriminado por grupos armados palestinos desde la Franja de Gaza? ¿Violan el derecho internacional humanitario otras acciones llevadas a cabo por los grupos armados palestinos en Gaza desde el 8 de julio de 2014?&nbsp;</strong></p><p>Según el ejército israelí, el brazo militar de Hamás y otros grupos armados palestinos dispararon más de 1.700 cohetes contra Israel del 8 al 18 de julio, y continúan disparando decenas cada día. En Israel han muerto tres civiles. También han sufrido daños en Israel viviendas y otros bienes civiles. El derecho internacional humanitario prohíbe el uso de armas que sean por naturaleza de efecto indiscriminado. Los cohetes lanzados contra Israel desde Gaza no pueden apuntarse con precisión contra su objetivo, por lo que su uso viola el derecho internacional humanitario. Disparar moteros y cohetes de efecto indiscriminado pone también en peligro a la población civil palestina de la Franja de Gaza y de Cisjordania.&nbsp;</p><p>Las declaraciones de algunos líderes de grupos armados palestinos indican también que no tienen reparos en lanzar ataques contra civiles y que, de hecho, efectúan tales ataques con la intención de matar o herir a civiles israelíes. Los ataques dirigidos directamente contra civiles y los ataques indiscriminados que maten o hieran a civiles constituyen crímenes de guerra.</p><p><strong>Cuando el ejército israelí avisa a los habitantes de una determinada zona de la Franja de Gaza para que la evacúen, ¿cumple con ello la obligación de proteger a los civiles que le impone el derecho internacional humanitario?&nbsp;</strong></p><p>Avisar de manera efectiva y con antelación a la población civil es sólo una de las precauciones prescritas para reducir al máximo en el ataque los daños civiles. Cuando las fuerzas israelíes han avisado de un ataque, en muchos casos han hecho caso omiso de elementos clave de un aviso efectivo, como hacerlo en el momento oportuno, informar a los civiles de adónde es seguro huir y proporcionar un paso seguro y tiempo suficiente para huir antes del ataque. Se han denunciado también ataques mortales, lanzados muy poco después de haber avisado a la población civil. En cualquier caso, avisar previamente no exime a la fuerza atacante de su obligación de no causar daños a la población civil, lo que incluye tomar todas las demás precauciones necesarias &nbsp;para reducir al mínimo el número de víctimas civiles y los daños a estructuras civiles. El continuo bloqueo militar israelí de la Franja de Gaza y el hecho de que desde el comienzo de las hostilidades actuales las autoridades egipcias tengan cerrado el paso de Rafá impiden a la población civil de Gaza huir a los países vecinos.&nbsp;</p><p><strong>Las autoridades israelíes afirman que Hamás y los grupos armados palestinos utilizan a la población civil palestina de Gaza como “escudo humano”. &nbsp;¿Tiene Amnistía Internacional algún indicio de que haya sido así durante las hostilidades actuales?</strong>&nbsp;</p><p>Amnistía Internacional mantiene bajo observación e investiga tales denuncias, pero no ha encontrado de momento indicios de que durante las hostilidades actuales Hamás o los grupos armados palestinos hayan utilizado intencionadamente a civiles &nbsp;palestinos como “escudo” para proteger de los ataques israelíes determinados lugares o a personal o material militares. En conflictos anteriores Amnistía Internacional documentó que los grupos armados palestinos habían almacenado municiones en zonas residenciales de la Franja de Gaza y disparado cohetes &nbsp;de efecto indiscriminado desde ellas, en contra del derecho internacional humanitario. Se ha tenido también noticia de que en el conflicto actual Hamás ha instado a los habitantes a hacer caso omiso de los avisos de evacuación de Israel No obstantes, estas peticiones de Hamás podrían haber estado motivadas por el deseo de impedir que cunda el pánico y que aumente el desplazamiento, y en cualquier caso, tales declaraciones no son lo mismo que ordenar a civiles concretos que permanezcan en sus casas para servir de "escudos humanos" con que proteger a los combatientes o las municiones y el material militar. Según del derecho internacional, incluso si se utilizan "escudos humanos", la obligación de Israel de proteger a estos civiles sigue siendo aplicable.&nbsp;</p><p><strong>Han trascendido informes según los cuales las fuerzas israelíes han usado flechillas (flechettes) en la operación militar en curso en la Franja de Gaza. ¿Cuál es la postura de Amnistía Internacional sobre el uso de flechillas? ¿Ha utilizado el ejército israelí flechillas en Gaza anteriormente?</strong>&nbsp;</p><p>Las flechillas son dardos de acero de 3,5 cm de longitud, con una punta afilada en la parte delantera y cuatro aletas en la parte posterior. Cada proyectil, que generalmente se dispara desde un tanque, contiene entre 5.000 y 8.000 dardos de este tipo. El proyectil explota en el aire y esparce las flechillas en un espacio cónico sobre una superficie aproximada de 300 por 100 metros. Las flechillas están diseñadas para su uso contra ataques masivos de infantería o pelotones de soldados en campo abierto, y obviamente representan un altísimo riesgo para la población civil cuando se disparan en zonas residenciales densamente pobladas.</p><p>Los grupos locales de derechos humanos han informado de casos de civiles de Gaza muertos o heridos por fechillas. Amnistía Internacional no ha podido verificar todavía casos concretos durante las hostilidades en curso, pero ha documentado con anterioridad el uso de proyectiles de flechillas, por ejemplo durante la operación "Plomo Fundido", que causaron la muerte de civiles, incluidos niños y niñas.&nbsp;</p><p>El derecho internacional no prohíbe específicamente las flechillas en sí; no obstante, no deben &nbsp;utilizarse jamás en zonas densamente pobladas.</p><p><strong>¿Qué pide Amnistía Internacional a la comunidad internacional que haga en este momento?</strong>&nbsp;</p><p>Todos los Estados (y especialmente los proveedores clave, como Estados Unidos en el caso de Israel) deben suspender todas las transferencias de armas, municiones y otros materiales y tecnologías militares a todas las partes hasta que deje de existir un riesgo sustancial de que esos artículos se usen para cometer graves violaciones del derecho internacional humanitario o graves abusos contra los derechos humanos. La suspensión debe incluir todas las exportaciones indirectas a través de otros países, la transferencia de componentes y tecnologías militares y toda actividad financiera, logística o de intermediación que facilite tales transferencias.</p><p>Los Estados deben usar el informe de la Misión de Investigación de las Naciones Unidas sobre el Conflicto de Gaza, de 2009, y el informe que presente la comisión de investigación constituida esta semana por el Consejo de Derechos Humanos como base para ejercer la jurisdicción universal para investigar y enjuiciar los crímenes de derecho internacional ante sus respectivos tribunales nacionales.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Expertos de Amnistía Internacional responden a algunas cuestiones surgidas en torno al conflicto Israel/Gaza.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/197637_Airstrikes_on_Gaza.jpg?1406297625" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/48566">Israel/Gaza Q&amp;A_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Israel</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="33.507049">33° 30' 25.3764" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="35.947266">35° 56' 50.1576" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://campaigns.amnesty.org/campaigns/us-stop-arming-israel">U.S. government: Stop arming Israel</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> ¡Actúa! </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/MDE15/015/2014">Israel y los Territorios Palestinos Ocupados: Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas 21 periodo extraordinario de sesiones 23 de julio de 2014</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Declaración pública, 23 de julio de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/israelgaza-ataques-se-suman-denuncias-crimenes-guerra-2014-07-21">Israel/Gaza: Ataques contra civiles y centros médicos se suman a las denuncias de crímenes de guerra</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 21 de julio de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/israel-gaza-evitar-crimenes-guerra-tras-ataque-por-tierra-2014-07-18">Israel/Gaza: Es preciso evitar más crímenes de guerra tras el ataque por tierra de Israel</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 18 de julio de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-4"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/israelgaza-ante-aumento-victimas-civiles-onu-debe-imponer-embargo-armas-2014-07-11">Israel/Gaza: Ante el aumento de víctimas civiles, la ONU debe imponer un embargo de armas y encargar una investigación internacional</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 11 de julio de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Conflictos armados Israel and Occupied Palestinian Territories Naciones Unidas Mon, 28 Jul 2014 11:54:28 +0000 Amnistía Internacional 48571 at http://www.amnesty.org Las comunidades de Sierra Leona vuelven la espalda a la mutilación genital femenina http://www.amnesty.org/es/news/comunidades-sierra-leona-espalda-mutilacion-genital-femenina-2014-07-22 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Las comunidades de Sierra Leona vuelven la espalda a la mutilación genital femenina </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">22 julio 2014</span> </div> </div> </div> <p><em>Mientras en Londres se reúnen hoy activistas para debatir sobre estrategias para abordar la mutilación genital femenina, comunidades de todo Sierra Leona adoptan un enfoque innovador para poner fin a esta brutal práctica.</em></p><p>Mientras varias decenas de mujeres se sentaban en círculo en la jefatura de Masungbala, en el noroeste de Sierra Leona, para hablar de sus historias de horror y dolor, los líderes varones de la comunidad compartían sus opiniones en otro grupo.</p><p>Las mujeres, una a una, describieron cómo les habían mutilado los genitales en el marco de rituales de iniciación y el dolor casi insoportable que se vieron obligadas a aguantar.</p><p>La mayoría de ellas dijeron que se arrepentían de haber apoyado esta práctica y sostuvieron con firmeza que sus hijas no debían sufrir lo mismo.</p><p>Unos pasos más allá, los jefes varones debatían cómo podía abordar la comunidad este problema.</p><p>Y entonces, lo que se creía imposible ocurrió.</p><p>Después de días de debates y negociaciones en el contexto de una serie de talleres organizados por Amnistía Internacional y organizaciones locales en agosto de 2011, la comunidad firmó un memorando de entendimiento que prohíbe la mutilación genital femenina para niñas menores de 18 años de edad. El memorando establece asimismo que toda mujer que supere esa edad tiene que dar su consentimiento antes de que se lleve a cabo el procedimiento.</p><p>Unas 600 niñas se salvaron de la mutilación en la jefatura de Masungbala en el plazo de un mes tras la firma del memorando de entendimiento.</p><p>La experiencia de los talleres fue tan positiva que los colectivos de activistas locales dicen que cientos de comunidades de todo el país han seguido el ejemplo y han prohibido también esta práctica tradicional nociva.</p><p>“Aunque la Ley de Derechos de la Infancia de 2007 protege a los niños y niñas de prácticas tradicionales nocivas, no hay ninguna ley que prohíba específicamente la mutilación genital femenina en Sierra Leona, pero estas comunidades están dando un gran ejemplo de lo que es posible”, ha afirmado Aminatou Sar, directora del Proyecto de Educación en Derechos Humanos en África de Amnistía Internacional.</p><p><strong>Romper el silencio </strong></p><p>“Sierra Leona podría convertirse en una zona libre de mutilación genital femenina”, ha afirmado Arun Turay, coordinador de Advocacy Movement Network (AMNET) que, junto con Amnistía internacional, organizó los talleres para sensibilizar a las comunidades seleccionadas y empujarlas a tomar medidas para combatir la mutilación genital femenina.</p><p>Esta iniciativa se encuadra en el <a href="http://www.amnesty.org/es/human-rights-education/projects-initiatives/ahrep" title="Programa Educación en Derechos Humanos en África de Amnistía Internacional">Proyecto Educación en Derechos Humanos en África de Amnistía Internacional</a> que se desarrolla actualmente en siete comunidades del distrito de Kambia, en Sierra Leona. El Proyecto se centra en varias cuestiones de derechos humanos que afectan a las comunidades locales, entre ellas la mutilación genital femenina.</p><p>“Es muy difícil que la gente hable de estas cuestiones, pero como las comunidades tienen una sólida tradición de diálogo, reunimos a todos los miembros de la comunidad para hablar de los peligros de la mutilación genital femenina”, ha explicado Arun.</p><p>“Quedó claro que la gente sabía que quería abordar el problema pero no sabía cómo hacerlo. Ahora el proceso ha cambiado por completo las vidas de muchas mujeres y niñas.”</p><p>Arun mantiene un contacto asiduo con las comunidades.</p><p>“Hace sólo unos meses, los jefes me dijeron que el cambio de práctica ha sido ya plenamente aceptado y que la atención se ha trasladado ahora a educar a las niñas”, ha afirmado Arun.</p><p>La razón de que los acuerdos funcionen, dice Arun, es que la mayoría de los miembros de la comunidad están comprometidos con ellos como consecuencia de un proceso de diálogo puesto en marcha por los talleres.</p><p><strong>140 millones de mujeres y niñas</strong></p><p>La Organización Mundial de la Salud calcula que hasta 140 millones de mujeres y niñas han sido sometidas a mutilación genital en todo el mundo.</p><p>El procedimiento puede llevarse a cabo a diversas edades, desde poco después del nacimiento hasta cuando una mujer ha completado su desarrollo.</p><p>Las mujeres y niñas a las que se mutilan sus genitales externos a menudo sufren dolor severo, hemorragias, shock, dificultades para orinar, infecciones y en ocasiones incluso la muerte.</p><p>Muchas sufren también dolor crónico, dificultades durante el parto –incluido un riesgo mayor de mortalidad materna–, disminución del placer sexual y trastorno de estrés post-traumático.</p><p>Los líderes y miembros de las comunidades que apoyan y practican la mutilación genital femenina dicen que es necesaria para proteger el así llamado “honor” de las mujeres. Esta actitud refleja estereotipos muy extendidos acerca de la sexualidad de las mujeres, así como la creencia de que esta sexualidad debe ser controlada. Además, en algunas sociedades persisten creencias que consideran impuras a las mujeres no mutiladas y no les permiten manipular los alimentos y el agua.</p><p>La experiencia de Sierra Leona ha impulsado a Arun a ver el futuro con optimismo.</p><p>“Lo que ha ocurrido en las comunidades con las que trabajamos en Sierra Leona podría ocurrir en otros países de África o incluso en todo el mundo. El diálogo en la comunidad es una poderosa herramienta de educación en derechos humanos y puede llevar al cambio”, ha afirmado Arun.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Mientras en Londres se reúnen hoy activistas para debatir sobre estrategias para abordar la mutilación genital femenina, comunidades de todo Sierra Leona adoptan un enfoque innovador para poner fin a esta brutal práctica.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/187337_FGM_Sierra_Leone_0.jpg?1406033317" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/48530">FGM_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-onpagesummary"> <div class="field-label">En un golpe de vista:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><strong>Mutilación genital femenina</strong></p><ul><li>&nbsp;<span>La Organización Mundial de la Salud calcula que hasta 140 millones de mujeres y niñas han sido sometidas a mutilación genital en todo el mundo.&nbsp;</span></li><li>Las mujeres y niñas a las que se mutilan sus genitales externos a menudo sufren dolor severo, hemorragias, shock, dificultades para orinar, infecciones y en ocasiones incluso la muerte.&nbsp;</li><li>Muchas sufren también dolor crónico, dificultades durante el parto –incluido un riesgo mayor de mortalidad materna–, disminución del placer sexual y trastorno de estrés post-traumático.</li></ul> </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Sierra Leona</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="9.974261">9° 58' 27.3396" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="-11.074219">11° 4' 27.1884" W</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Quedó claro que la gente sabía que quería abordar el problema pero no sabía cómo hacerlo. Ahora el proceso ha cambiado por completo las vidas de muchas mujeres y niñas.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Arun Turay, coordinador de Advocacy Movement Network (AMNET) </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Aunque la Ley de Derechos de la Infancia de 2007 protege a los niños y niñas de prácticas tradicionales nocivas, no hay ninguna ley que prohíba específicamente la mutilación genital femenina en Sierra Leona, pero estas comunidades están dando un gran ejemplo de lo que es posible.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Aminatou Sar, directora del Proyecto de Educación en Derechos Humanos en África de Amnistía Internacional </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/human-rights-education/projects-initiatives/ahrep">Proyecto de Amnistía Internacional de Educación en Derechos Humanos en África</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Más información </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/human-rights-education">Trabajo de Amnistía Internacional sobre Educación en Derechos Humanos</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Más información </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.endfgm.eu/en/">End FGM - Campaña europea</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Más información </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Sierra Leona Mujeres Wed, 23 Jul 2014 11:03:46 +0000 Amnistía Internacional 48526 at http://www.amnesty.org Me dijo: "Reza, te voy a matar", y me cortó el cuello con el cuchillo http://www.amnesty.org/es/news/dijo-reza-te-voy-matar-corto-cuello-cuchillo-2014-07-11 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Me dijo: &quot;Reza, te voy a matar&quot;, y me cortó el cuello </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">11 julio 2014</span> </div> </div> </div> <p>La mañana del 27 de mayo, Hanna estaba en su apartamento, en la ciudad de Donetsk, en el este de Ucrania, cuando llamaron a la puerta. Cuando su novio Feodor abrió el cerrojo, siete hombres armados y vestidos con pasamontañas y uniformes de camuflaje se abrieron paso a empujones. Dijeron que eran de República Popular de Donetsk, el grupo separatista pro ruso que se ha hecho recientemente con el control de la ciudad.</p><p>Aquel fue el comienzo de un aterrador suplicio de seis días para esta activista pro ucraniana de 30 años. Hanna había participado en manifestaciones proporcionando atención médica y primeros auxilios a manifestantes heridos en enfrentamientos.</p><p>Los hombres armados registraron el apartamento de Hanna, y ella supo que estaba en apuros cuando encontraron una bandera ucraniana y folletos pro Kiev. A ella y a Feodor los escoltaron escaleras abajo, con los ojos vendados, y los metieron en un automóvil que aguardaba. Los llevaron al Departamento de Control de la Delincuencia para interrogarlos.</p><p>Hanna describe cómo, mientras permanecía recluida en un pequeño sótano, un hombre de mediana edad dirigía los interrogatorios. La acusaron de pertenecer a un grupo de extrema derecha. Buscaron a ver si tenía tatuajes con los números 38 o 39, asociados a grupos fascistas</p><p>“Eran suposiciones disparatadas […] la situación era espantosa. ¿Cómo pueden recluir a alguien por unas acusaciones sin fundamento? Es como si el mundo se hubiera vuelto del revés.”</p><p>Hanna cuenta que la interrogaron sobre las protestas de Euromaidán y sobre su participación en ellas, y le preguntaron datos de periodistas y activistas de la sociedad civil. Si se negaba a cooperar, las consecuencias serían terribles.</p><p>“Me dijeron: ‘Nos lo vas a contar todo; si no lo haces, no te dejaremos en libertad. Y, aunque lo hagas, no por ello saldrás necesariamente de aquí’.”</p><p>Pequeña, de complexión ligera y de voz suave, Hanna nos cuenta nerviosa su historia en un mísero almacén médico de la planta baja del hospital local de Kiev. &nbsp;Al ser puesta en libertad huyó a esa ciudad y ahora ayuda a distribuir suministros médicos y a que otras personas escapen de la violencia en el este de Ucrania. Las estanterías están abarrotadas de suministros médicos –medicamentos y vendajes–, todos ellos donados para ayudar a personas que, como ella, llegan con heridas de la tortura sufrida a manos de grupos armados en el este de Ucrania.</p><p>Cuando le preguntamos qué le sucedió, mira al suelo con expresión de incredulidad. Nos dice que, después de media hora de interrogatorio, su interrogador recurrió a la violencia.</p><p>“Me machacaron la cara; ese hombre me dio puñetazos en la cara, trataba de golpearme en todas partes, yo me cubría con las manos […]. Estaba acurrucada en el rincón, hecha un ovillo con las manos alrededor de las rodillas. Le ponía furioso que tratara de protegerme. Salió y regresó con un cuchillo.”</p><p>Hanna nos muestra las cicatrices que tiene en el cuello, los brazos y las piernas, donde le hicieron cortes con el cuchillo: tiene una herida de arma blanca en la rodilla, y el dedo índice derecho todavía fuertemente vendado con una tablilla de plástico. Describe cómo, mientras trataba de protegerse, la hoja le separó la piel del dedo: “Me lo peló como a una naranja”.</p><p>“Estaba en shock, así que no sentía dolor, pero miras estos cortes y no te parece que te los estén haciendo a ti. Te revuelve el estómago. Tus propios paisanos interrogándote con semejante crueldad. Estaba perdida, estaba tan preocupada… pensaba que había llegado mi hora […]. Pensaba que me podían matar […]. Al final del interrogatorio, me dijo: ‘Reza, te voy a matar’, y me cortó el cuello, [la parte de atrás,] con el cuchillo.”</p><p>Hanna no sólo tuvo que soportar la agonía de las brutales palizas, sino que, según afirma, su interrogador también quería humillarla, trataba de quebrar su espíritu. La obligó a escribir, con su propia sangre, un lema separatista en la pared.</p><p>“Me dijo: 'Escribe en la pared con tu sangre ‘Amo Donbass’, y si no puedes, si te quedas sin sangre, te pego un tiro’. Yo tenía esta herida abierta con la piel aleteando, así que tomé sangre de la herida y escribí en la pared con la mano izquierda […]. Cuando te apuntan con un arma y te dicen ‘voy a matarte’, y no hay nada que puedas hacer, crees que eso es lo que va a pasar.”</p><p>Hanna cuenta que su atroz suplicio cesó cuando se recibió una orden de los escalafones superiores de la cadena de mando. La mantuvieron recluida otros seis días antes de mandarla a la ciudad de Dnipropetrovsk como parte de un “intercambio de prisioneros”. Antes de partir, le permitieron llamar a sus padres.</p><p>“Sólo quería volver a casa, volver a una vida normal e imaginar que aquello no era más que una pesadilla […]. Estaba muy disgustada porque no había visto a mi familia. Nos dejaron llamar, así que los telefoneé y les dije que estaba viva y que me marchaba [...]. Evidentemente, quería ir a casa, pero no pude.”</p><p>Hanna aún no ha visto a sus padres. Está tratando de reconstruir su vida, pero su futuro, al igual que el de Ucrania, dista mucho de ser seguro.</p><p><em><strong>AVISO: Este vídeo contiene imágenes de cortes y lesiones causados por palizas y torturas.</strong></em></p><p><object classid="D27CDB6E-AE6D-11cf-96B8-444553540000" width="700" height="418"><param name="movie" value="https://adam.amnesty.org/tools/jwplayer/player.swf" /><param name="flashvars" value="//adam.amnesty.org/images/assets/196901-197000/196968/Ukraine_Torture_09072014_for_ADAM-p.mp4&amp;image=https://adam.amnesty.org/images/assets/196901-197000/196968/Ukraine_Torture_09072014_for_ADAM-l-m.jpg&amp;backcolor=000000&amp;frontcolor=EEEEEE&amp;lightcolor=FFFFFF&amp;screencolor=000000&amp;autostart=false&amp;stretching=uniform&amp;provider=video&amp;duration=287" /><param name="allowfullscreen" value="true" /><param name="scale" value="default" /><param name="bgcolor" value="111111" /><!--[if !IE]>--><object data="https://adam.amnesty.org/tools/jwplayer/player.swf?file=https://adam.amnesty.org/images/assets/196901-197000/196968/Ukraine_Torture_09072014_for_ADAM-p.mp4&amp;image=https://adam.amnesty.org/images/assets/196901-197000/196968/Ukraine_Torture_09072014_for_ADAM-l-m.jpg&amp;backcolor=000000&amp;frontcolor=EEEEEE&amp;lightcolor=FFFFFF&amp;screencolor=000000&amp;autostart=false&amp;stretching=uniform&amp;provider=video&amp;duration=287" type="application/x-shockwave-flash" width="700" height="418"><param name="allowfullscreen" value="true" /><param name="scale" value="default" /><param name="bgcolor" value="111111" /><!--<![endif]--><p>Your browser does not have the necessary plugin to display this content.</p><!--[if !IE]>--></object><!--<![endif]--></object></p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Hanna, activista pro ucraniana, describe cómo fue secuestrada y torturada por miembros de un grupo separatista armado en Donetsk.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/196980_Hanna_-_torture_survivor_in_Ukraine (1).jpg?1404916694" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/48375">Hanna - Ukrainian torture survivor 2_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/node/48376">Hanna - torture survivor in Ukraine_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> StopTorture </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Ucrania</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="47.545759">47° 32' 44.7324" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="31.750488">31° 45' 1.7568" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Me machacaron la cara; ese hombre me dio puñetazos en la cara, trataba de golpearme en todas partes, yo me cubría con las manos […]. Estaba acurrucada en el rincón, hecha un ovillo con las manos alrededor de las rodillas. Le ponía furioso que tratara de protegerme. Salió y regresó con un cuchillo.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Hanna, 30 años, activista pro ucraniana de Donetsk </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/ucrania-crecientes-indicios-secuestro-tortura-2014-07-11">Ucrania: Crecientes indicios de secuestro y tortura</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 11 de julio de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/no-era-ningun-secreto-me-iban-matar-2014-07-11">&quot;No era ningún secreto, me iban a matar&quot;</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 11 de julio de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/stoptorture">Stop Tortura</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Campaña global </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Desapariciones y secuestros Stop Torture Tortura y malos tratos Ukraine Mon, 14 Jul 2014 11:35:43 +0000 Amnistía Internacional 48373 at http://www.amnesty.org "No era ningún secreto, me iban a matar" http://www.amnesty.org/es/news/no-era-ningun-secreto-me-iban-matar-2014-07-11 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> &quot;No era ningún secreto, me iban a matar&quot; </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">11 julio 2014</span> </div> </div> </div> <p>La piel que cubre la frente de Sasha y le rodea los ojos es ligeramente amarilla, y tiene una costra reciente en la sien. Está cicatrizando bien.</p><p>Diez días antes de nuestra entrevista, este joven de 19 años estaba casi irreconocible: tenía la piel de la cara tirante, hinchada y amoratada. Tras ser secuestrado y torturado, Sasha se considera afortunado de seguir vivo.</p><p>Cuando, en abril de 2014, la ciudad de Luhansk, en el este de Ucrania, cayó bajo el control de grupos separatistas armados, Sasha era un objetivo evidente.</p><p>Formaba parte de un “equipo de autodefensa” creado para proteger a los activistas pro ucranianos durante los enfrentamientos con contramanifestantes contrarios a Kiev en las calles de Luhansk. Apenas había policías presentes, y los que había no hacían nada para proteger a los manifestantes.</p><p>Sasha nos muestra orgulloso una foto en su teléfono móvil en la que se ve a un joven con un pasamontañas en la “primera línea” de las protestas. “Ese soy yo”, alardea.</p><p>No cabe duda de que ese es el motivo por el que fue atacado.</p><p>Sasha cree que fue otro miembro del grupo de autodefensa el que lo entregó. Ese otro miembro llamó a Sasha diciendo que acababa de regresar de Kiev y que traía noticias de las que tenían que hablar. Sasha accedió a reunirse con él ante el bloque de apartamentos en el que vivía, hacia las ocho de la tarde de ese mismo día. Sin embargo, cuando llegó, su amigo no estaba. En su lugar, un grupo de hombres armados salieron de unos automóviles aparcados, disparando al aire y gritándole a Sasha que se echara al suelo.</p><p>“Mi primera reacción fue huir, fue un shock”, dice. “No entendía qué pasaba, y no sabía quiénes eran esas personas. Eché a correr, pero me dispararon cerca de las piernas. Me eché al suelo porque no había a dónde huir. Entonces empezaron a golpearme en la cabeza con sus armas. Me dieron patadas y puñetazos, me esposaron y me llevaron al auto.”</p><p>Algunos de los hombres registraron el apartamento de Sasha mientras él permanecía en el automóvil, donde le propinaron numerosos puñetazos y patadas hasta que regresaron. Desde allí lo llevaron, con los ojos vendados, al edificio del Servicio de Seguridad de Ucrania, que el grupo armado había ocupado. En una habitación del segundo piso lo interrogaron sobre su papel en las protestas. Sus captores querían que les diera las direcciones de otros activistas y detalles sobre el ejército ucraniano. Incluso lo acusaron de estar a sueldo de Estados Unidos.</p><p>“Había mucha gente. Lo primero que hicieron fue empezar a darme puñetazos: Me los daban en la cara […] en los brazos y en las piernas. No era ningún secreto: me dijeron que me iban a matar. Al cabo de media hora o 40 minutos dejas de sentir dolor. Empecé a perderme, perdí la consciencia”, nos cuenta.</p><p>Según su relato, cuando se desmayó lo arrojaron a un sótano. Cada vez que recuperaba la consciencia, lo llevaban arriba para volver a interrogarlo. En cada ocasión, la tortura se iba haciendo más y más brutal.</p><p>Sasha describe cómo lo golpeaban con cualquier cosa que tuvieran a mano, incluida una silla, lo despellejaban con mangueras de plástico y lo asfixiaban. También describe cómo le ponían cables en las muñecas y le aplicaban descargas eléctricas. Luego nos muestra una profunda costra en la parte interior del muslo. Tiene un agujero del tamaño de una falange.</p><p>“Agarraban un cigarrillo, me lo apagaban en la pierna, y luego apagaban otro en ese mismo agujero […] ¿Cómo pueden hacer algo así a otra persona? No es normal”, implora mientras señala la herida en proceso de cicatrización.</p><p>Sasha nos cuenta que lo torturaron una y otra vez durante 24 horas, y lo llevaron a la habitación de la segunda planta una docena de veces. Finalmente lo arrojaron de nuevo al sótano.</p><p>“Estaba tirado en el sótano cuando se abrió la puerta y un hombre me puso un arma en la cabeza y me dijo: ‘sal al pasillo, y no digas nada’. Mientras recorría el pasillo, la gente armada que estaba allí me decía: ‘adiós, te van a matar’.”</p><p>“Sólo pensaba en una cosa: muero por nada. No muero como un héroe de Ucrania, ni muero por algo que haya hecho; muero por nada.”</p><p>Pero no lo mataron. A través de la red de amistades de la familia, su padre se había puesto en contacto con sus secuestradores. En un plazo de tres horas había tenido que reunir 60.000 dólares estadounidenses para salvar a su hijo.</p><p>A Sasha lo llevaron a un edificio abandonado en un parque. Le dijeron que se sentara en el alféizar de una ventana y que no se moviera, o un francotirador le dispararía. Fue allí donde su padre lo encontró. Ayudó a su hijo a entrar en el automóvil y lo condujo inmediatamente a la estación de tren. Allí, metió a Sasha, con las ropas aún ensangrentadas, en un compartimento de un tren con rumbo a Kiev, y le dijo adiós.</p><p>Sasha ahora comparte una habitación con su madre en las afueras de la capital, en un deteriorado bloque de apartamentos. Está desesperado por encontrar trabajo, no sólo para pagar el alquiler, sino para devolver a su familia y sus amigos el dinero de su rescate.</p><p>“Ahora vivo en otra ciudad. Lo he perdido todo: mi apartamento, mi automóvil, todo lo que tenía. Tengo que encontrar un empleo; lo único que tengo es mi pasaporte en el bolsillo. Necesito dinero para pagar este apartamento, y tengo que devolver dinero a las personas de Luhansk que se lo dieron a mi familia. ¡Sesenta mil dólares!”, dice con aire de desesperación.</p><p>No hay nada que pueda justificar las palizas y las demás torturas que Sasha sufrió durante su secuestro. Lo más triste no es sólo su pérdida material, sino la manera en que su terrible experiencia le ha endurecido. Cuando le preguntamos por su futuro, sus ojos brillan de furia.</p><p>“Volveré a Luhansk, y continuaré la guerra”, dice.</p><p><strong><em>AVISO: Este vídeo contiene imágenes de cortes y lesiones causados por palizas y torturas.</em></strong></p><p><object classid="D27CDB6E-AE6D-11cf-96B8-444553540000" width="700" height="418"><param name="movie" value="https://adam.amnesty.org/tools/jwplayer/player.swf" /><param name="flashvars" value="//adam.amnesty.org/images/assets/196901-197000/196968/Ukraine_Torture_09072014_for_ADAM-p.mp4&amp;image=https://adam.amnesty.org/images/assets/196901-197000/196968/Ukraine_Torture_09072014_for_ADAM-l-m.jpg&amp;backcolor=000000&amp;frontcolor=EEEEEE&amp;lightcolor=FFFFFF&amp;screencolor=000000&amp;autostart=false&amp;stretching=uniform&amp;provider=video&amp;duration=287" /><param name="allowfullscreen" value="true" /><param name="scale" value="default" /><param name="bgcolor" value="111111" /><!--[if !IE]>--><object data="https://adam.amnesty.org/tools/jwplayer/player.swf?file=https://adam.amnesty.org/images/assets/196901-197000/196968/Ukraine_Torture_09072014_for_ADAM-p.mp4&amp;image=https://adam.amnesty.org/images/assets/196901-197000/196968/Ukraine_Torture_09072014_for_ADAM-l-m.jpg&amp;backcolor=000000&amp;frontcolor=EEEEEE&amp;lightcolor=FFFFFF&amp;screencolor=000000&amp;autostart=false&amp;stretching=uniform&amp;provider=video&amp;duration=287" type="application/x-shockwave-flash" width="700" height="418"><param name="allowfullscreen" value="true" /><param name="scale" value="default" /><param name="bgcolor" value="111111" /><!--<![endif]--><p>Your browser does not have the necessary plugin to display this content.</p><!--[if !IE]>--></object><!--<![endif]--></object></p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Sasha, activista ucraniano de 19 años, fue secuestrado a punta de pistola por separatistas en Luhansk y golpeado una y otra vez durante 24 horas.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/196987_Sasha_-_torture_survivor_in_Ukraine (1).jpg?1404917678" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/48371">Sasha - Ukrainian torture survivor_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> StopTorture </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Ucrania</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="48.543524">48° 32' 36.6864" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="34.804688">34° 48' 16.8768" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Había mucha gente. Lo primero que hicieron fue empezar a darme puñetazos: Me los daban en la cara […] en los brazos y en las piernas. No era ningún secreto: me dijeron que me iban a matar. Al cabo de media hora o 40 minutos dejas de sentir dolor. Empecé a perderme, perdí la consciencia.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Sasha, activista pro ucraniano de 19 años </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/ucrania-crecientes-indicios-secuestro-tortura-2014-07-11">Ucrania: Crecientes indicios de secuestro y tortura</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 11 de julio de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/dijo-reza-te-voy-matar-corto-cuello-cuchillo-2014-07-11">Me dijo: &quot;Reza, te voy a matar&quot;, y me cortó el cuello con el cuchillo</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 11 de julio de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/stoptorture">Stop Tortura</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Campaña global </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Desapariciones y secuestros Stop Torture Tortura y malos tratos Ukraine Mon, 14 Jul 2014 10:01:35 +0000 Amnistía Internacional 48369 at http://www.amnesty.org Se aplica nueva ley antiterrorista para encarcelar a activista saudí de los derechos humanos http://www.amnesty.org/es/news/nueva-ley-antiterrorista-encarcelar-activista-saudi-ddhh-2014-07-07 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Nueva ley antiterrorista para encarcelar a activista saudí </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">07 julio 2014</span> </div> </div> </div> <p>La condena de un destacado abogado y defensor de los derechos humanos saudí a 15 años de prisión ha asestado un nuevo golpe al activismo pacífico y la libertad de expresión en el país, ha manifestado Amnistía Internacional.<br /><br />El Tribunal Penal Especial de Yidda ha declarado a Waleed Abu al Khair culpable de una serie de “delitos”, entre ellos “incitar a organizaciones internacionales en contra el gobierno” y “romper la lealtad al gobernante”. Cuando salga en libertad tendrá prohibido también viajar durante 15 años.<br /><br />Waleed Abu al Khair es el último de una larga lista de activistas de derechos humanos que han sido sometidos a hostigamiento, intimidaciones y prisión por las autoridades saudíes en los últimos meses.<br /><br />Ha prestado asistencia letrada a muchas víctimas de violaciones de derechos humanos. Uno de sus clientes, Raif Badawi, fue condenado en mayo a 10 años de prisión y a recibir 100 latigazos por establecer en Internet un foro de debate público.<br /><br />Para dictar su sentencia, el juez ha aplicado el artículo 21 de la nueva y represiva ley antiterrorista de Arabia Saudí, además de otras leyes contra la ciberdelincuencia utilizadas normalmente para encarcelar a activistas.<br /><br />“La sentencia condenatoria dictada contra Waleed Abu al Khair por cargos relacionados con la seguridad nacional es totalmente injustificada y constituye una alarmante muestra del uso que se está dando a la nueva ley antiterrorista de Arabia Saudí para reprimir la disidencia política pacífica”, ha señalado&nbsp; Said Boumedouha, director adjunto del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.<br /><br />“Al condenar a 15 años de prisión a un activista pacífico, las autoridades saudíes están indicando con toda claridad que quienes se muestren abiertamente críticos con las autoridades serán sancionados simplemente por ello. Waleed Abu al Khair es preso de conciencia y debe ser puesto en libertad de inmediato y sin condiciones, a la vez que se anula su sentencia y su condena.”<br /><br />El Tribunal Penal Especializado conoce de delitos de terrorismo y contra la seguridad. Su reglamento y sus procedimientos son secretos, y, según activistas, está bajo el control directo del Ministerio del Interior. Antes de que se dictara sentencia contra él, Waleed Abu al Khair manifestó que consideraba que el tribunal era ilegítimo y que el juez no era imparcial, por lo que se negaba a hacer su defensa ante él.<br /><br />La esposa de Waleed Abu al Khair, Samar Badawi, ha dicho a Amnistía Internacional que se entristeció mucho al recibir la noticia pero que está muy orgullosa de su esposo, y ha añadido: “Es una sentencia injusta y opresiva, y la decisión de Waleed de negarse a reconocer la legitimidad del este tribunal y apelar contra el fallo le honra”.<br /><br />“Son 15 años de vergüenza para los tribunales del Ministerio del Interior. Me enorgullezco de ser la esposa de este defensor libre y noble. La historia pondrá en evidencia estas mascaradas contra defensores de los derechos humanos.”<br /><br />Waleed Abu al Khair está privado de libertad desde el 15 de abril de 2013. Lo han trasladado varias veces de prisión, y actualmente se encuentra en la de Briman, en la ciudad costera de Yidda.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La condena de un destacado abogado y defensor de los derechos humanos saudí a 15 años de prisión ha asestado un nuevo golpe al activismo pacífico y la libertad de expresión en el país.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="560" height="400" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/141903_Waleed_Abu_al-Khair_0.jpg?1404753112" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/48237">Saudi Arabia_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> SaudiArabia </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Arabia Saudí</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="24.532132">24° 31' 55.6752" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="42.714844">42° 42' 53.4384" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>La sentencia condenatoria dictada contra Waleed Abu al-Khair por cargos relacionados con la seguridad nacional es totalmente injustificada y constituye una alarmante muestra del uso que se está dando a la nueva ley antiterrorista de Arabia Saudí para reprimir la disidencia política pacífica.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Said Boumedouha, director adjunto del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/library/asset/MDE23/015/2014/en/4bfd51e5-4258-4376-abe7-2c8391f97028/mde230152014en.html">Saudi Arabia: prominent human rights activist and lawyer latest victim of state repression </a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Declaración pública, 7 de julio de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://livewire.amnesty.org/es/2014/05/16/incluso-en-prision-puedes-encender-una-vela/">“Incluso en prisión puedes encender una vela”</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Blog, 15 de mayo de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Libertad de expresión Saudi Arabia Tue, 08 Jul 2014 09:55:17 +0000 Amnistía Internacional 48234 at http://www.amnesty.org Cinco mitos falsos sobre la tortura http://www.amnesty.org/es/news/cinco-mitos-falsos-sobre-tortura-2014-06-26 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Cinco mitos falsos sobre la tortura </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">26 junio 2014</span> </div> </div> </div> <p><em><strong>La tortura se usa sobre todo contra presuntos terroristas y en la guerra</strong></em></p><p>Las investigaciones de Amnistía Internacional muestran que la tortura y otros malos tratos siguen siendo un problema en muchos países que sufren amenazas para la seguridad nacional, reales o percibidas, incluido el terrorismo.</p><p>Sin embargo, el enfoque sobre la tortura y otros malos tratos en lo que las autoridades estadounidenses denominaron la “guerra contra el terrorismo” a principios de siglo podría haber distorsionado la perspectiva general. Lo que nuestras investigaciones también muestran claramente es que la mayoría de las víctimas de la tortura y otros malos tratos en todo el mundo no son terroristas peligrosos, sino presuntos delincuentes pobres, marginados y desposeídos que lamentablemente apenas atraen la atención de los medios y de la opinión pública, ni en el ámbito nacional ni en el internacional.</p><p>Los “enemigos” políticos, reales o supuestos, del gobierno que nunca han llevado una bomba ni ninguna otra arma, incluidos defensores y defensoras de derechos humanos, políticos de la oposición y periodistas, son también víctimas frecuentes de la tortura.</p><p>Esto significa que sí, que sigue habiendo torturas en contextos antiterroristas, pero que incluso en estos casos esta práctica se emplea sobre todo como medio para deshumanizar al enemigo; la vida real no es como la serie "24 horas" o la película "Zero Dark Thirty" ("La noche más oscura").</p><p>Y globalmente, a la mayoría de las víctimas se las tortura no porque sean terroristas, sino porque son pobres o diferentes o se atreven a discrepar con el gobierno. Sea cual sea el motivo, la tortura y los malos tratos están totalmente prohibidos y nunca están justificados, no importa quién sea o qué haya hecho la víctima.</p><p><em><strong>La tortura es la única forma de obtener información con rapidez</strong></em></p><p>La tortura es un instrumento primitivo y contundente para obtener información. Los Estados cuentan con una enorme diversidad de formas de recabar información sobre delitos —tanto cometidos como planeados— sin perder su humanidad. En concreto, las técnicas humanas de interrogatorio han demostrado ser eficaces para obtener información sobre delitos sin las devastadoras consecuencias personales, sociales y legales de la tortura.</p><p><em><strong>Algunas formas de tortura no son tan malas</strong></em></p><p>No hay niveles de tortura.</p><p>Su definición legal es un acto por el que se inflige intencionadamente dolor o sufrimiento severos, sean físicos o mentales, a una persona para castigarla o para obtener información. Ninguna tortura es “baja en calorías”.</p><p>Todas las formas de tortura son abyectas e ilegales, desde las descargas eléctricas, las palizas, las violaciones, las humillaciones y los simulacros de ejecución hasta las quemaduras, la privación de sueño, los simulacros de ahogamiento y el uso de posturas forzadas, pasando por el empleo de tenazas, drogas y perros. Lamentablemente, todos estos métodos se usan ampliamente en países de todo el mundo.</p><p><em><strong>En ciertas circunstancias sirve a un bien superior</strong></em></p><p>No. La tortura nunca es legal ni aceptable. Los países que actualmente no la penalizan en la ley están violando unas normas acordadas internacionalmente.</p><p>Desde el punto de vista legal, la prohibición absoluta de la tortura y otros malos tratos no admite excepciones; es decir, no se puede suavizar ni siquiera en situaciones de emergencia. La prohibición ha alcanzado tal consenso global que es vinculante incluso para los Estados que no se han adherido a los tratados de derechos humanos pertinentes.</p><p>No obstante, muchos gobiernos continúan hoy torturando por multitud de razones, principalmente porque los gobiernos se benefician de la tortura —o así lo creen— y porque los responsables rara vez se enfrentan a la justicia. Hace falta hacer mucho más para poner fin a esta práctica abyecta.</p><p><em><strong>Sólo un reducido grupo de los peores gobiernos usan la tortura</strong></em></p><p>En los últimos cinco años Amnistía Internacional ha denunciado torturas y otros malos tratos en 141 países de todas y cada una de las regiones del mundo.</p><p>Aunque puede que en algunos de estos países la tortura sea la excepción, en otros es sistémica, e incluso un solo caso de tortura u otros malos tratos es inaceptable.</p><p>Los datos con los que cuenta y las investigaciones que hace Amnistía Internacional, junto con más de cinco decenios de documentación y campañas contra este abuso, revelan que <a href="http://www.amnesty.org/es/stoptorture">la tortura sigue floreciendo</a>.&nbsp;</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Los mitos más generalizados sobre la tortura contribuyen a que se siga usando en el mundo. Desmentimos cinco de las principales ideas erróneas.&nbsp;</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="300" height="200" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/194363_Torture_campaign (1)_0.jpg?1403692237" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/48004">5 Torture myths debunked_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-onpagesummary"> <div class="field-label">En un golpe de vista:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><strong><a href="http://www.amnesty.org/es/stoptorture">Más información sobre la campaña global de Amnistía Internacional Stop tortura</a></strong></p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> StopTorture </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Reino Unido</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="51.503042">51° 30' 10.9512" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="-0.156555">0° 9' 23.598" W</abbr></span> </div> <div class="map-link"> <div class="location map-link">See map: <a href="http://maps.google.co.uk?q=%2C+%2C+%2C+uk">Google Maps</a></div></div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Globalmente, a la mayoría de las víctimas se las tortura no porque sean terroristas, sino porque son pobres o diferentes o se atreven a discrepar con el gobierno. Sea cual sea el motivo, la tortura y los malos tratos están totalmente prohibidos y nunca están justificados, no importa quién sea o qué haya hecho la víctima.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Los datos con los que cuenta y las investigaciones que hace Amnistía Internacional, junto con más de cinco decenios de documentación y campañas contra este abuso, revelan que la tortura sigue floreciendo.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/stoptorture">Stop Tortura</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Campaña global: ¡actúa! </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/ciencia-de-la-tortura-2014-06-25">La ciencia de la tortura</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 25 de junio de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Stop Torture Tortura y malos tratos Thu, 26 Jun 2014 10:09:20 +0000 Amnistía Internacional 47999 at http://www.amnesty.org Resurgir de las sombras de la prisión de Abu Salim http://www.amnesty.org/es/news/elevarse-desde-sombras-prision-abu-salim-2014-06-26 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Resurgir de las sombras de la prisión de Abu Salim </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">26 junio 2014</span> </div> </div> </div> <p><em><strong>Ali al Akermi pasó casi 30 años como preso de conciencia en Libia durante el régimen del coronel Muamar al Gadafi, 18 de ellos en la tristemente célebre prisión de Abu Salim, donde soportó años de tortura y malos tratos.</strong></em></p> <p>En 1973, Ali al Akermi era un activista político de 22 años en Libia con toda la vida por delante.</p> <p>La noche del 15 de abril de ese año, el coronel Muamar al Gadafi se dirigió a la nación en un histórico discurso pronunciado en Zuwara, una ciudad costera situada al oeste de Trípoli, en el que anunció el comienzo de una “revolución popular” y juró acabar con toda oposición política.</p> <p>Ese día, la vida de Ali cambió para siempre.</p> <p>Su madre, que estaba escuchando el discurso, alertó a su hijo, por temor de que, por ser miembro de un grupo opositor libio, el Partido de Liberación Islámica, pudiera correr peligro. Ali comenzó de inmediato a destruir cualquier prueba de su activismo político. “Tenía una multicopista y muchos libros prohibidos; me deshice de todos ellos”, dice.</p> <p>Dos días después, los peores temores de su madre se confirmaron. Cuando Ali volvió a su casa del trabajo el 17 de abril, tres agentes de inteligencia libios lo estaban esperando ante la puerta principal de la casa. Se dirigieron directamente a la biblioteca y comenzaron a hojear su colección de libros. Le dijeron que los acompañara a la comisaría de policía para hacerle más preguntas.</p> <p>“Me dijeron que no serían más que cinco minutos”, recuerda Ali con gran ironía.</p> <p>En ese momento no tenía el menor indicio de que no quedaría en libertad hasta que tuviera 52 años. Lo que iba a ser un rápido viaje a la comisaría de policía terminó siendo una estancia de casi tres decenios en la cárcel. La madre de Ali nunca volvió a ver a su hijo.</p> <p><strong>Horrores de Abu Salim</strong><br />Ali al Akermi pasó 18 años, desde octubre de 1984 hasta septiembre de 2002, en la tristemente célebre prisión de máxima seguridad de Abu Salim, en Trípoli. Este nombre sigue provocando pesadillas a muchos libios debido a los desgarradores relatos de tortura y otros malos tratos que han trascendido de su interior.</p> <p>“La tortura era una práctica habitual y sistemática dentro de las prisiones de la policía militar”, dice Ali. “Nos abrían las rodillas con cuchillas de afeitar y nos ponían sal en las heridas para que se disolviera. Extraían dientes y uñas.”</p> <p>En otras ocasiones, dice, calentaban barras de hierro en llamas y se las insertaban a los presos en el ano. Los guardias también soltaban perros de ataque militares adiestrados contra los reclusos.</p> <p>La mayoría de los presos eran golpeados habitualmente sin ningún motivo. A otros los amenazaban a punta de pistola; a menudo les decían que toda su familia sería objeto de abusos sexuales para obtener confesiones forzadas.</p> <p><strong>Recuerdos de una matanza masiva</strong><br />En la actualidad, el opresivo edificio de hormigón que albergó la prisión de Abu Salim se encuentra en un estado de abandono. Sus lóbregos muros están cubiertos de graffiti que registran los nombres de algunos de los reclusos que murieron en una matanza que tuvo lugar en la prisión el 29 de junio de 1996, en la que se cree que unas 1.200 personas perdieron la vida.</p> <p>En ese incidente, sacaron a cientos de hombres a los patios y los ejecutaron extrajudicialmente como castigo por un motín que había estallado en la prisión ese mismo día. Ali estaba en la prisión en ese momento y oyó los disparos.</p> <p>“Ese día mataron a sangre fría a abogados, profesores universitarios, médicos”, dice Ali.</p> <p>Otros presos vieron desde las ventanas cómo recogían los cuerpos de los muertos y los arrojaban a una fosa común.</p> <p>Aunque han pasado 18 años desde la matanza masiva en la prisión de Abu Salim, es necesario establecer la verdad de lo que ocurrió exactamente ese día, incluido lo que se hizo con los cadáveres. Los responsables deben rendir cuentas de sus actos.</p> <p>Ali estuvo gran parte del tiempo que pasó en Abu Salim en una celda abarrotada en condiciones miserables.</p> <p>Las celdas de la prisión estaban infestadas de insectos y ratas y no había aseo. Los presos se veían obligados a pedir a los guardias envases de cartón de leche para orinar en ellos. “A veces utilizábamos las mismas tazas para beber y para orinar”, dice Ali.</p> <p>El hedor dentro de las celdas era tan fuerte que los guardias se tapaban la boca y la nariz con un pañuelo cuando tenían que entrar.</p> <p>La comida era escasa y a menudo estaba quemada o infestada de insectos.</p> <p>“Nos veíamos obligados a comer cualquier cosa de la que pudiéramos echar mano. [...] Muchos presos se comían incluso la hierba del patio”, dice Ali.</p> <p>Hubo un momento en que las condiciones de absoluta suciedad de la prisión se agravaron debido a un brote de tuberculosis.</p> <p>“Muchos compañeros sufrían hemorroides y les dejaron que sangraran durante seis años. Si alguien tenía dolor de muelas, estaba seis años con ese dolor de muelas”, dice.</p> <p><strong>Encontrar fuerza para sobrevivir</strong><br />Durante todas las penalidades que soportó en los decenios que pasó en la cárcel, Ali sacó fuerza de las cartas que recibía de los simpatizantes de Amnistía Internacional, que hicieron campaña por su liberación a partir de 1974, y de la compañía de los otros presos políticos. Muchos de ellos eran intelectuales y pasaban el tiempo juntos, sumidos en conversaciones y debates. No tenían lápiz ni papel, por lo que utilizaban pasta dentífrica azul para escribir en cajas de cigarrillos y de jabón.</p> <p>En general, Ali logró mantenerse firme a pesar de las privaciones y los abusos que sufrió.</p> <p>“Cuando sientes que estás luchando contra la tiranía y el despotismo, puedes resistir”, dice.</p> <p>“En Libia tenemos un proverbio que dice que a quien entra en Abu Salim se le da por muerto, y quien sale de Abu Salim acaba de nacer”, dice Ali.</p> <p>En su caso, esto es innegable.</p> <p>Ali quedó en libertad finalmente en 2002, en el marco de un intento de Gadafi de mejorar la imagen de Libia después de años de presiones internacionales en relación con los presos políticos. Poco después de su liberación Ali se casó, tuvo hijos y rehizo su vida. En 2005, Ali presentó una demanda contra el Estado por los abusos sufridos mientras estuvo recluido, y los tribunales le concedieron una indemnización económica.</p> <p>Hoy es una figura inspiradora que defiende los derechos humanos en Libia, en su calidad de presidente de la Asociación de Presos de Conciencia de Libia y de asesor en materia de derechos humanos del Parlamento provisional libio. Ha defendido el derecho de otros ex presos políticos a obtener reparación.</p> <p>La petición de verdad, justicia y reparación es una petición legítima con arreglo al derecho y las normas internacionales de derechos humanos.</p> <p>En 2012 se adoptó finalmente una ley que concede indemnizaciones económicas a los presos políticos recluidos entre septiembre de 1969 y febrero de 2011, pero no ha comenzado a aplicarse hasta fechas recientes.</p> <p>Los desafíos en materia de seguridad y la inestabilidad política en Libia después del conflicto han eclipsado los esfuerzos para abordar los abusos contra los derechos humanos cometidos en el pasado y han menoscabado los derechos de las víctimas.</p> <p>Ali es plenamente consciente de los desafíos que aún deben afrontarse durante la transición de Libia, pero no pierde la esperanza. Después de todas la experiencias que ha sufrido, su compromiso con los derechos humanos y el Estado de derecho sigue siendo firme.</p> <p>“Incluso aquellos que nos. torturaron tienen derecho a un juicio justo”, dice Ali. “Estamos en contra de la venganza porque la violencia siempre genera violencia. Apoyamos la reconciliación pero no sin justicia.”</p> <p><object classid="clsid:D27CDB6E-AE6D-11cf-96B8-444553540000" width="700" height="550"><param name="movie" value="https://adam.amnesty.org/tools/jwplayer/player.swf" /><param name="flashvars" value="file=https://adam.amnesty.org/images/assets/196201-196300/196292/Libya_Prison_slideshow_FINAL-p.mp4&amp;image=https://adam.amnesty.org/images/assets/196201-196300/196292/Libya_Prison_slideshow_FINAL-l-m.jpg&amp;backcolor=000000&amp;frontcolor=EEEEEE&amp;lightcolor=FFFFFF&amp;screencolor=000000&amp;autostart=false&amp;stretching=uniform&amp;provider=video&amp;duration=98" /><param name="allowfullscreen" value="true" /><param name="scale" value="default" /><param name="bgcolor" value="111111" /><!--[if !IE]>--><!--[if !IE]>--><object data="https://adam.amnesty.org/tools/jwplayer/player.swf?file=https://adam.amnesty.org/images/assets/196201-196300/196292/Libya_Prison_slideshow_FINAL-p.mp4&amp;image=https://adam.amnesty.org/images/assets/196201-196300/196292/Libya_Prison_slideshow_FINAL-l-m.jpg&amp;backcolor=000000&amp;frontcolor=EEEEEE&amp;lightcolor=FFFFFF&amp;screencolor=000000&amp;autostart=false&amp;stretching=uniform&amp;provider=video&amp;duration=98" type="application/x-shockwave-flash" width="700" height="550"><param name="allowfullscreen" value="true" /><param name="scale" value="default" /><param name="bgcolor" value="111111" /><!--<![endif]--><!--<![endif]--><p>Your browser does not have the necessary plugin to display this content.</p><!--[if !IE]>--><!--[if !IE]>--></object><!--<![endif]--><!--<![endif]--></object></p> <div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Ali al Akermi pasó casi 30 años como preso de conciencia en Libia durante el régimen del coronel Muamar al Gadafi, 18 de ellos en la tristemente célebre prisión de Abu Salim, donde soportó años de tortura y malos tratos.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/196110_Abu_Salim_prison (1).jpg?1403709063" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/48013">Abu Salim graffiti_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-onpagesummary"> <div class="field-label">En un golpe de vista:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><strong><a href="http://www.amnesty.org/es/stoptorture" title="Más información sobre la campaña Stop Tortura de Amnistía Internacional">Más información sobre la campaña Stop Tortura de Amnistía Internacional</a></strong>.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> StopTorture </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Libia</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="29.761517">29° 45' 41.4612" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="14.545898">14° 32' 45.2328" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>La tortura era una práctica habitual y sistemática dentro de las prisiones de la policía militar. Nos abrían las rodillas con cuchillas de afeitar y nos ponían sal en las heridas para que se disolviera. Extraían dientes y uñas.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Ali al Akermi, ex preso de conciencia </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Cuando sientes que estás luchando contra la tiranía y el despotismo, puedes resistir. En Libia tenemos un proverbio que dice que a quien entra en Abu Salim se le da por muerto, y quien sale de Abu Salim acaba de nacer.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/stoptorture">Stop Tortura</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Campaña global </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/cinco-mitos-falsos-sobre-tortura-2014-06-26">Cinco mitos falsos sobre la tortura</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 26 de junio de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/ciencia-de-la-tortura-2014-06-25">La ciencia de la tortura</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 25 de junio de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Detención Ejecuciones extrajudiciales y otros homicidios ilegítimos Libya Presos y presas de conciencia Stop Torture Tortura y malos tratos Thu, 26 Jun 2014 12:14:20 +0000 Amnistía Internacional 48012 at http://www.amnesty.org La ciencia de la tortura http://www.amnesty.org/es/news/ciencia-de-la-tortura-2014-06-25 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> La ciencia de la tortura </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">25 junio 2014</span> </div> </div> </div> <p><em><strong>Aviso: Esta historia contiene descripciones gráficas de tortura.</strong></em></p><p>El hedor de la carne en descomposición procedente de aquella celda diminuta y abarrotada le cortó la respiración. Era el olor de la tortura.</p><p>En cuanto puso el pie en el interior de la pequeña habitación de aquel centro de detención policial de la capital de Nigeria, Abuja, el Dr. Duarte Vieira, médico forense, se quedó helado. Nunca había visto nada tan espantoso... y eso que había visto de todo.</p><p>Entre los 45 hombres, mujeres y niños recluidos en un espacio construido originalmente para seis personas, vio a un hombre con una herida de bala pudriéndosele en un pie. Y luego a otro. Y a un tercero.</p><p>La herida que un cuarto hombre tenía en el tobillo llevaba tanto tiempo sin tratar que el pie se le estaba descomponiendo, literalmente: estaba unido a la pierna por un hilo de piel.</p><p>El Dr. Vieira se dio cuenta de inmediato de que aquello era una forma de tortura utilizada para castigar a los presos.</p><p>“Jamás pensé que vería algo así en un ser humano vivo. A la gente le disparaban en los pies antes de interrogarla para mostrarles qué podían esperar a continuación”, dijo el doctor a Amnistía Internacional.</p><p><strong>¿Tortura?</strong></p><p>El Dr. Duarte Vieira, nacido en Portugal y uno de los expertos en medicina forense más destacados del mundo, estaba documentando los informes de tortura en centros de detención de Nigeria como parte de una misión realizada en 2007 por el entonces relator especial de la ONU sobre la cuestión de la tortura, Manfred Nowak.</p><p>Desde entonces, ha visitado centros de detención de todo el mundo, documentando el uso que se hace de la tortura y otros malos tratos por una diversidad de motivos, entre ellos como forma de castigo o para obtener “confesiones”.</p><p>Sus conclusiones se utilizan como prueba en tribunales, en solicitudes de asilo y en informes oficiales de la ONU.</p><p>“Utilizamos técnicas médicas para tratar de que se haga justicia. Interpretamos los indicios e intentamos establecer todos los hechos. El experto actúa como las gafas del juez, y le ayuda a tomar una decisión basada en la versión más clara posible de la realidad”, explica el Dr. Vieira.</p><p>Durante las visitas, el doctor examina a las personas detenidas y las entrevista sobre su traumática experiencia.</p><p>“En ocasiones, los detenidos no dicen nada porque tienen miedo, pero la mayoría de las veces no tengo más que mirarlos para saber que ha sucedido algo: lo veo en las marcas que tienen en el cuerpo, en su forma de actuar e incluso en su forma de hablar.”</p><p>El Dr. Vieira documenta el tamaño, el color, la profundidad y la orientación de las heridas para determinar si han sido causadas por un accidente, si son resultado de un tratamiento médico, si son la consecuencia de una enfermedad o si se trata de una herida infligida por otra persona. Se deja constancia detallada de todo.</p><p>Una entrevista en privado con el detenido suele ayudar a llenar las lagunas.</p><p>“Tengo que interpretar los indicios y evaluar todas las causas posibles. Cuando ves una quemadura o una cicatriz, por ejemplo, no significa que esa persona haya sido torturada. Podría ser la marca de un accidente, o de una herida antigua, o podría ser autoinfligida, así que tengo que evaluar si lo que dice el detenido coincide con lo que muestra. Si alguien dice, por ejemplo, que le hirieron hace 15 días, pero yo veo que esa cicatriz tiene siete meses, entonces no concuerda. O si un guardia de prisión me dice que el preso se cayó por las escaleras y yo veo que las heridas no son típicas de una caída así.”</p><p>“Si veo que un detenido tiene una marca de quemadura y me dice que se la hicieron con una plancha caliente para hacerle confesar, y sólo veo a un detenido con ese tipo de marca, no puedo asegurar que haya sido torturado. Puedo decir que es posible, pero no puedo excluir que se quemara por accidente. Sin embargo, si veo el mismo tipo de quemadura en varios detenidos, entonces puedo decir que es improbable que todos los detenidos se quemaran la espalda accidentalmente; ese patrón me muestra que hay bastantes probabilidades de que hayan sido torturados.”</p><p><strong>La ciencia de la justicia</strong></p><p>Igual que el Dr. Vieira, otros expertos en medicina de todo el mundo realizan la difícil labor de determinar si una persona ha sido sometida a tortura u otros malos tratos o no. Los informes médicos, cuando existen, normalmente constituyen una parte importante de una causa judicial contra un gobierno específico, o son factores cruciales cuando una persona solicita asilo en otro país.</p><p>Los expertos tienen años de formación en ciencias forenses, una rama de la medicina que, entre otras cosas, se encarga de identificar señales de abusos en personas y en restos humanos.</p><p>No obstante, las lesiones físicas sólo son la mitad de la historia. A medida que las técnicas de tortura se van haciendo más sofisticadas en todo el mundo, los torturadores intentan dejar pocas marcas, o incluso ninguna, en los detenidos, y a menudo utilizan la tortura psicológica en lugar de la física.</p><p>Las técnicas utilizadas incluyen con frecuencia la privación del sueño, la humillación, los simulacros de ejecución, las amenazas de abusos y la privación sensorial, entre muchas otras. Su uso es difícil de demostrar.</p><p>La Dra. Juliet Cohen es la directora de Doctors at Freedom from Torture, organización con sede en Reino Unido que se centra en el tratamiento y la rehabilitación de los supervivientes de tortura.</p><p>Según dice, el evaluar si alguien ha sufrido tortura psicológica suele ser sumamente difícil.</p><p>“Evaluamos la manera en la que se comportan las personas, su conducta, cómo hablan, qué cambia en el transcurso del reconocimiento. La información que dan, las cosas de las que les cuesta hablar, el impacto que la tortura ha tenido en ellas. Hago muchas preguntas sobre cómo es su día, y las preguntas que pueden ser especialmente reveladoras son las que se refieren a cómo duermen, qué sucede durante la noche. La tortura puede no dejar marcas físicas, y es posible que las personas no entren en categorías claras de diagnóstico; por eso es muy importante obtener una imagen muy detallada de qué sucedió y cómo les ha afectado”, explica la Dra. Cohen.</p><p>Una de las herramientas que utilizan los médicos forenses es el Manual para la Investigación y Documentación Eficaces de la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, conocido como Protocolo de Estambul.</p><p>Este protocolo, publicado en 1999, contiene normas y procedimientos detallados sobre cómo pueden los profesionales de la salud reconocer y documentar los síntomas de tortura y otros malos tratos, de manera que sus conclusiones puedan utilizarse como prueba ante un tribunal.</p><p>El Dr. Vieira está de acuerdo en que las técnicas de tortura han evolucionado para hacerse más sofisticadas, pero afirma que los expertos siguen teniendo maneras de determinar si una persona ha sido torturada.</p><p>“La mayoría de las formas de tortura están concebidas para no dejar ninguna marca en el cuerpo, pero siempre hay maneras de saber si alguien ha sido torturado. Quienes sobreviven a la tortura suelen describir experiencias específicas: la habitación en la que les torturaron, el color de las paredes, la luz, la ropa del torturador… Además, cuando varias personas describen lo mismo aparece un patrón que me muestra que se trata de una situación que se repite, y que esa práctica está teniendo lugar.”</p><p>El Dr. Vieira contempla el futuro con esperanza. Cree que los avances en medicina forense son fundamentales para que se haga justicia, que es para lo que él trabaja a diario.</p><p>“Nunca erradicaremos la tortura, pero al menos confío en que los responsables se enfrenten a la justicia. La situación hoy es mucho mejor que hace 20 años, y confío en que sea mucho peor que la de dentro de 20 años.”</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El Dr. Duarte Vieira, uno de los expertos en medicina forense más destacados del mundo, y la Dra. Juliet Cohen, directora de Doctors at Freedom from Torture, hablan con Amnistía Internacional sobre la ciencia para documentar la tortura.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/145198_Incarceration (2).jpg?1403628345" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/47960">Torture forensics_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/node/47962">Duarte Vieira_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-onpagesummary"> <div class="field-label">En un golpe de vista:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><a href="http://www.amnesty.org/es/stoptorture"><strong>Más información sobre la campaña Stop Tortura de Amnistía Internacional.<br /></strong></a></p><p>&nbsp;</p><p>&nbsp;</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> StopTorture </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Jamás pensé que vería algo así en un ser humano vivo. A la gente le disparaban en los pies antes de interrogarla para mostrarles qué podían esperar a continuación. </blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Dr. Duarte Vieira </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Tengo que interpretar los indicios y evaluar todas las causas posibles. Cuando ves una quemadura o una cicatriz, por ejemplo, no significa que esa persona haya sido torturada. Podría ser la marca de un accidente, o de una herida antigua, o podría ser autoinfligida.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Dr. Duarte Vieira </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/stoptorture">Campaña de Amnistía Internacional Stop Tortura</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> ¡Lee y actúa! </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Stop Torture Tortura y malos tratos Wed, 25 Jun 2014 09:42:44 +0000 Amnistía Internacional 47954 at http://www.amnesty.org Bombas y falta de comida, agua y medicinas: la vida bajo asedio en Siria http://www.amnesty.org/es/news/bombas-falta-comida-agua-medicinas-asedio-siria-2014-06-12 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Bombas y falta de comida, agua y medicinas: la vida bajo asedio en Siria </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">12 junio 2014</span> </div> </div> </div> <p>Decenas de miles de hombres, mujeres, niños y niñas de todo Siria luchan por sobrevivir en condiciones inhumanas en localidades bajo asedio, con la amenaza constante de mortíferos ataques y sin acceso a artículos básicos como comida, agua y medicinas.</p><p>Un nuevo informe publicado por Amnistía Internacional, <em><a href="http://www.amnesty.org/en/library/info/MDE24/023/2014/en">Sieges across Syria</a></em>, expone con detalle las atroces condiciones de vida de la población civil en las zonas sitiadas de Yarmouk, Moadamiya, Daraya, Ghouta Oriental y partes de Alepo.</p><p>Durante los últimos tres meses, las fuerzas gubernamentales han seguido lanzando ataques indiscriminados, en los que bombardean zonas civiles con granadas de artillería, bombas de barril y otras municiones aéreas. Los combatientes de oposición también han llevado a cabo ataques indiscriminados.</p><p>Tanto las fuerzas gubernamentales como los grupos armados no estatales han cortado asimismo los suministros de agua y energía a las zonas sitiadas, y han negado a la población civil el acceso a comida, medicinas y atención médica. También han impedido a la gente entrar o salir de las zonas sitiadas.</p><p>Sólo en ocasiones excepcionales han permitido las fuerzas sitiadoras que las organizaciones humanitarias entren en esas zonas para llevar la ayuda que tan desesperadamente se necesita.</p><p>Mientras tanto, la población sigue sufriendo unas penalidades inimaginables.</p><p>&nbsp;</p><div id="h5" style="width: 640px; height: 640px;"><iframe style="border: 0; display: block; width: 100%; height: 100%;" src="https://adam.amnesty.org/images/slideshows/common/html5/dist/h5.html?setup={&quot;assets&quot;:&quot;https://adam.amnesty.org/images/slideshows/slideshow5801/slideshow.json&quot;,&quot;config&quot;:&quot;https://adam.amnesty.org/images/slideshows/common/html5/dist/config.json&quot;,&quot;title&quot;:&quot;Sieges Across Syria&quot;,&quot;displayTime&quot;:5,&quot;onExternalSite&quot;:&quot;on&quot;,&quot;type&quot;:&quot;photoEssay&quot;,&quot;rtlText&quot;:&quot;off&quot;}" frameborder="0"> </iframe></div><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Decenas de miles de hombres, mujeres, niños y niñas de todo Siria luchan por sobrevivir en condiciones inhumanas en localidades bajo asedio, con la amenaza constante de mortíferos ataques y sin acceso a artículos básicos como comida, agua y medicinas.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/194557_A_soup_kitchen_in_besieged_Yarmouk_Syria_April_2014.jpg?1402582805" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/47710">Syria_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Syria </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Siria</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="34.966999">34° 58' 1.1964" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="38.583984">38° 35' 2.3424" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/MDE24/023/2014/en">Documento actualizado sobre localidades bajo asedio en Siria</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Documento, 12 de junio de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Conflictos armados Grupos armados Crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra Derechos económicos, sociales y culturales Syria Fri, 13 Jun 2014 11:16:08 +0000 Amnistía Internacional 47707 at http://www.amnesty.org Los “más buscados” de Tiananmen: Cuatro inspiradores activistas recuerdan la represión – Segunda parte http://www.amnesty.org/es/news/los-mas-buscados-tiananmen-segunda-parte-2014-06-03 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Los “más buscados” de Tiananmen: Segunda parte </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">03 junio 2014</span> </div> </div> </div> <p>&nbsp;</p><p><em>En la segunda de una serie de dos partes, dos de las personas cuyos nombres estaban entre los “más buscados” a causa de su papel en las protestas de 1989 en Tiananmen cuentan sus experiencias a Amnistía Internacional.&nbsp;</em></p><p><a href="http://www.amnesty.org/es/news/los-mas-buscados-Tiananmen-primera-parte-2014-06-02"><em>Véase la primera parte.</em></a></p><p><strong><img src="https://adam.amnesty.org/images/assets/193901-194000/193993/29_CH9B6277-l.jpg" alt="Shao Jiang" width="250" height="186" class="picture" />Shao Jiang: “En China aún no se puede hablar de lo que sucedió”<br /></strong></p><p>Cuando Shao Jiang y un pequeño grupo de amigos se reunían en secreto en un dormitorio universitario cerca de Pekín en 1989, jamás imaginaron que estaban haciendo historia.</p><p>Shao, por aquel entonces líder estudiantil de 18 años, solía distribuir clandestinamente revistas en favor de la democracia y organizaba charlas en su universidad, en las que se criticaba la corrupción en el seno del Partido Comunista.</p><p>“Al principio era un grupo muy pequeño. &nbsp;Teníamos que tener mucho cuidado y trabajar de noche. Solíamos hablar a algunos medios extranjeros sobre lo que sucedía en China. Todo se hacía en secreto”, explica desde Londres, donde vive en el exilio.&nbsp;</p><p>Lo que empezó como una serie de reuniones informales rápidamente creció. Para 1989 se había creado un movimiento formado por estudiantes de todo el país y, poco después, surgió la idea de organizar una protesta en la plaza de Tiananmen.</p><p>Vestido con una camiseta con la icónica imagen de Tiananmen de un hombre de pie delante de un tanque, Shao Jiang describe los días de las protestas y la represión que les siguió como si fuera ayer.&nbsp;</p><p>“Jamás antes había pasado algo así. Al principio eran sólo unos cuantos estudiantes, y luego se fue uniendo mucha gente”, explica.</p><p>“El 3 de junio, podías oler el gas lacrimógeno de Tiananmen desde varias calles de distancia. Recuerdo que caminaba por allí y veía a todas esas personas heridas. Vi a un médico gritando: '¡Soy médico, no me disparen!', mientras trataba de ayudar a algunos de los heridos.”</p><p>Tras la represión, Shao Jiang volvió a su dormitorio, recogió algunas de sus pertenencias y escondió todas sus revistas políticas. Al igual que muchas otras personas, se escondió, asustado por lo que le sucedería si la policía lo encontraba.&nbsp;</p><p>Consiguió eludir a las autoridades chinas durante tres meses, hasta que lo detuvieron cuando trataba de salir del país.&nbsp;</p><p>Finalmente lo dejaron en libertad unos meses después. Tras años de acoso por parte de las autoridades a causa de su trabajo, consiguió trasladarse a Reino Unido, donde ahora hace campaña en favor de la justicia para Tiananmen.&nbsp;</p><p>“En los primeros 10 años después de Tiananmen, la gente tenía mucho miedo. En China aún no se puede hablar realmente de lo que sucedió. Lo que Tiananmen nos enseñó fue que incluso las acciones pequeñas pueden dar grandes resultados. Sigo trabajando por la justicia y los derechos humanos porque China sigue necesitando un cambio.”</p><p><strong><img src="https://adam.amnesty.org/images/assets/193901-194000/193975/11_Wang_Dan_2014-l.jpg" alt="Wang Dan" width="248" height="375" class="picture" />Wang Dan: "No me arrepiento"</strong></p><p>Tras la represión de la plaza de Tiananmen, Wang Dan ocupó el número uno de la lista de “más buscados” de China, y después pasó seis años en prisión.&nbsp;</p><p>Antes de eso, en la primavera de 1989, era un estudiante de 20 años de la Universidad de Pekín, donde organizaba charlas sobre democracia.&nbsp;</p><p>“Yo sólo era uno de los [muchos] líderes durante el movimiento. No sé por qué me pusieron en el número uno de la lista”, explica con voz suave.&nbsp;</p><p>“Éramos una generación preocupada por la situación política. Nos preocupaba nuestro futuro político. Pedíamos al gobierno que estableciera instituciones democráticas para impedir la corrupción.”</p><p>El 26 de abril de 1989, el gobierno, en un editorial del People’s Daily, calificó a los estudiantes de “contrarrevolucionarios”. Para Wang Dan, aquel fue un momento crítico que sólo sirvió para reforzar la determinación de los estudiantes.&nbsp;</p><p>“Aquel editorial nos enfureció. Antes de aquello, estábamos casi a punto de volver a las aulas. Nos calificaban de enemigos del gobierno.”&nbsp;</p><p>El gobierno hizo caso omiso de las peticiones de los estudiantes, que pedían una retractación pública de las afirmaciones contenidas en el editorial.&nbsp;</p><p>“[El gobierno] confiaba en que, con el tiempo, perderíamos nuestra voluntad de luchar. Por eso fuimos a la plaza de Tiananmen y nos pusimos en huelga de hambre. Necesitábamos un grado de protesta más fuerte.”</p><p>Las huelgas de hambre comenzaron el 13 de mayo y obtuvieron un apoyo generalizado entre los trabajadores corrientes, hasta convertir un movimiento de estudiantes en un auténtico movimiento popular.&nbsp;</p><p>“No me preocupaba el futuro. Jamás pensamos que el gobierno enviaría tropas contra su propio pueblo. Pensábamos que sólo querían asustarnos.”&nbsp;</p><p>Cuando las tropas abrieron fuego la noche del 3 de junio, Wang Dan estaba en su dormitorio de la universidad.&nbsp;</p><p>“Mi compañero de clase me llamó desde algún lugar cercano a la plaza de Tiananmen. Me dijo: ‘La represión ha comenzado. Ha muerto gente’. Traté de ir a Tiananmen, pero la policía había cortado la carretera.</p><p>“Estaba conmocionado. Durante tres o cuatro días, no pude decir una palabra.”&nbsp;</p><p>Gracias a la ayuda de sus amigos, Wang Dan pudo esconderse durante varias semanas, pero las autoridades dieron con él el 2 de julio.&nbsp;</p><p>Wang Dan cumplió casi cuatro años de prisión antes de ser puesto en libertad en 1993. Podría haberse marchado de China, pero decidió quedarse y defender la democracia.&nbsp;</p><p>“Quería continuar mi lucha. Por la gente que había muerto, tenía la obligación de hacer más. Veía que aún había una posibilidad de lograr cambios. Por eso decidí quedarme.”&nbsp;</p><p>Menos de dos años después, Wang Dan estaba de vuelta en prisión, esta vez con una condena de 11 años.&nbsp;</p><p>Dos años después, quedó en libertad condicional por razones de salud con la condición de que se marchara al exilio.&nbsp;</p><p>“Marcharme fue una decisión difícil. Era muy duro saber que no vería a mi familia. Pero, si me negaba a marcharme, me quedaría en la cárcel. Desde allí no habría podido hacer nada.”&nbsp;</p><p>Wang Dan estudió en Harvard y Oxford y ahora enseña ciencias políticas en una universidad de Taiwán.&nbsp;</p><p>“Si siguiera en China, no podría hacer nada. La policía me seguiría, y no podría ponerme en contacto con nadie. Fuera de China al menos puedo hablar con libertad.”</p><p>“Jamás me arrepentiré de lo que sucedió. Nuestro futuro requiere sacrificios. No me arrepiento. Fue una gran revelación; la democracia llegó al alma de la población normal de China. Iluminó a las generaciones futuras.”&nbsp;</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>En la segunda de una serie de dos partes, dos de las personas cuyos nombres estaban entre los “más buscados” a causa de su papel en las protestas de 1989 en Tiananmen cuentan sus experiencias a Amnistía Internacional.&nbsp;</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/193773_China_Tiananmen_Anniversary.jpg?1401462888" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> TiananmenAnniversary </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">China</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="44.150681">44° 9' 2.4516" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="107.578125">107° 34' 41.25" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>El 3 de junio, podías oler el gas lacrimógeno de Tiananmen desde varias calles de distancia. Recuerdo que caminaba por allí y veía a todas esas personas heridas. Vi a un médico gritando: &#039;¡Soy médico, no me disparen!&#039;, mientras trataba de ayudar a algunos de los heridos</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Shao Jiang. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Si siguiera en China, no podría hacer nada. La policía me seguiría, y no podría ponerme en contacto con nadie. Fuera de China al menos puedo hablar con libertad</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Wang Dan </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/los-mas-buscados-Tiananmen-primera-parte-2014-06-02">Los &quot;más buscados&quot; de Tiananmen: Primera parte</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 02 de junio de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://livewire.amnesty.org/es/2014/05/14/bloqueo-informativo-en-china-ante-el-aniversario-de-tiananmen/">Bloqueo informativo en China ante el aniversario de Tiananmen</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Blog, 29 de mayo de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/china-persecucion-activistas-tiananmen-muestra-mentira-presidente-xi-reforma-2014-05-28">China: Persecución de activistas de Tiananmen desenmascara mentiras del presidente Xi sobre la reforma</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 28 de mayo de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/stuart-franklin-era-como-david-contra-goliat-2014-05-28">Stuart Franklin: “Era como David contra Goliat”</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 28 de mayo de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-4"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/news/child-tiananmen-young-activist-campaigns-her-father-s-release-jail-2014-05-20">A child of Tiananmen – young activist campaigns for her father’s release from jail</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 20 de mayo de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas China Libertad de expresión Tue, 03 Jun 2014 19:30:55 +0000 Amnistía Internacional 47512 at http://www.amnesty.org Los "más buscados" de Tiananmen: Cuatro inspiradores activistas recuerdan la represión – Primera parte http://www.amnesty.org/es/news/los-mas-buscados-Tiananmen-primera-parte-2014-06-02 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Los &quot;más buscados&quot; de Tiananmen: Primera parte </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">02 junio 2014</span> </div> </div> </div> <p><em>Hace 25 años, el Ejército Popular de Liberación chino abrió fuego contra manifestantes desarmados en la icónica plaza de Tiananmen, en Pekín.&nbsp;</em></p><p><em>Cientos, si no miles, de personas murieron o resultaron heridas la noche del 3 al 4 de junio de 1989, cuando los tanques entraron en la plaza para aplastar uno de los movimientos en favor de la democracia más grandes de la historia.&nbsp;</em></p><p><em>Tras la sangrienta represión, las autoridades publicaron los nombres de los "más buscados" por su papel en las protestas. Además de los activistas estudiantiles que encabezaron el movimiento, entre las personas señaladas por las autoridades se encontraban también trabajadores corrientes y otras personas que se habían sentido inspiradas por su lucha.</em></p><p><em>En la primera de una serie de dos partes, dos de las personas cuyos nombres estaban entre los "más buscados" cuentan a Amnistía Internacional su extraordinaria historia y comparten sus esperanzas para la China actual.&nbsp;</em></p><p><strong>S</strong><strong>hen Tong: "No creíamos que el gobierno cometería semejante atrocidad"</strong><strong><span><img src="https://adam.amnesty.org/images/assets/193901-194000/193970/6_tiananmen_portrait_TP002-l.jpg" alt="Shen Tong" width="250" height="167" class="picture" /></span></strong></p><p>Shen Tong fue un líder reacio de las protestas estudiantiles de 1989. Pese a que sólo tenía 20 años, muchos de sus compañeros de la Universidad de Pekín lo consideraban un activista veterano.&nbsp;</p><p>“La gran mayoría quería reformas, no una revolución. Realmente nos considerábamos patriotas. Creíamos que estábamos ayudando al gobierno", explica Shen Tong desde su casa de Nueva York, donde ahora dirige una exitosa empresa de medios de comunicación.&nbsp;</p><p>Cuando el gobierno declaró la ley marcial el 20 de mayo, el apoyo a los estudiantes que habían estado protestando en la plaza de Tiananmen creció entre los trabajadores corrientes.&nbsp;</p><p>“Lo que más aceleró la protesta fue la arrogancia del gobierno. Cada vez se unía más gente. Por aquel entonces, algunos residentes de Pekín consiguieron impedir que las tropas entraran en Tiananmen. Te levantaba la moral de una manera increíble. Nos sentíamos invencibles. Habíamos desafiado al gobierno en su primer intento de poner fin a las protestas."&nbsp;</p><p>“Las tropas estaban atrapadas en Pekín y sus alrededores. Ancianas, madres con sus bebés en brazos, trabajadores, daban discursos diarios a los soldados sobre de qué trataba el movimiento y por qué las tropas debían marcharse."</p><p>“Aquella era la atmósfera antes de la masacre. Estábamos agotados, pero más vivos que nunca.”&nbsp;</p><p>La noche de la represión, Shen estaba en la casa de su familia, en Pekín. Había regresado para estar con su madre, porque su padre estaba gravemente enfermo en el hospital.</p><p>“La enfermedad de mi padre probablemente me salvó la vida. Me sentí obligado, como hijo, a quedarme con mi madre. De lo contrario, habría estado en Tiananmen."&nbsp;</p><p>“Mi barrio estaba cerca de la avenida Chang’an, donde se produjeron la mayor parte de los homicidios. Es por eso por lo que vi el inicio de la masacre: los soldados abriendo fuego contra los manifestantes.”</p><p>“Al principio creímos que eran balas de goma. No nos tomamos en serio lo que decían sobre la munición real. No creíamos que el gobierno cometería semejante atrocidad."</p><p>Pero las armas de los soldados estaban cargadas con balas de verdad. El ejército tenía órdenes estrictas de despejar la plaza de manifestantes antes de las seis de la mañana del 4 de junio.&nbsp;</p><p>“Cuando filas y filas de tanques avanzan juntos, el suelo tiembla."</p><p>“Finalmente nos dimos cuenta. Vi a gente con la camisa ensangrentada; personas a las que subían a los tejados para ponerlas a salvo y poder llevarlas al hospital. La calle no era segura, las balas volaban por todas partes.”&nbsp;</p><p>Shen arrastra una pesada carga a consecuencia de los horrores de aquella noche: “Sé que es irracional, pero me siento responsable de aquellas muertes. Es algo que me ha acompañado durante 25 años."</p><p>Ha analizado una y otra vez qué podrían haber hecho los estudiantes de manera diferente.</p><p>“Al echar la vista atrás, pienso que éramos demasiado ingenuos. Una protesta así en un Estado policial es un cambio de paradigma. Nadie sabe dónde está la línea. Estábamos redefiniendo esa línea.”</p><p>Inmediatamente después del 4 de junio, Shen recibió ayuda de amigos y de desconocidos para esconderse de las autoridades. Pese a estar en la lista de los "más buscados", pudo partir sin disfrazarse del aeropuerto de Pekín el 11 de junio. Subió a bordo de un vuelo con rumbo a Tokio, y de allí a Boston, Estados Unidos.</p><p>Continuó con sus estudios y, al mismo tiempo, hacía campaña incansable por los derechos humanos en China.&nbsp;</p><p>En agosto de 1992, decidió regresar a Pekín. Fue detenido y pasó dos meses en prisión antes de ser devuelto a Estados Unidos.&nbsp;</p><p>“El actual régimen chino es la estructura mafiosa más grande y más brutal que ha conocido la humanidad. La década de 1980 era mucho más prometedora. Por terrible que fuera, era menos brutal que hoy día."</p><p>&nbsp;“No me importa si la versión oficial cambia o no. Sabemos lo que sucedió. Conseguimos contárselo al mundo.”</p><p><strong><span><img src="https://adam.amnesty.org/images/assets/193901-194000/193972/8_Liu_Jia_2014-l.jpg" alt="Lu Jinghua" width="250" height="271" class="picture" /></span>Lu Jinghua: "Un cuerpo cayó a mi lado, luego otro"</strong></p><p>En la primavera de 1989, Lu Jinghua se ganaba la vida vendiendo ropa en un pequeño puesto en Pekín. Cada mañana, de camino al trabajo, esta madre de 28 años pasaba por la plaza de Tiananmen y veía a los estudiantes que protestaban.&nbsp;</p><p>“Me despertó el interés, y me acerqué a ellos a preguntarles por qué. Apoyaba firmemente su petición de que se pusiera fin a la corrupción. Así que les llevaba agua y comida", recuerda Lu Jinghua, con su voz clara y autoritaria.</p><p>Unos días después de imponerse la ley marcial, Lu se unió a la Federación Autónoma de Trabajadores de Pekín en la plaza de Tiananmen. Aquella decisión cambió su vida.&nbsp;</p><p>“Me ofrecí voluntaria para hacer de locutora a causa de mi voz. Me colocaba en la plaza de Tiananmen y anunciaba las últimas noticias por los altavoces. Por la noche, dormía en una tienda en la plaza."</p><p>“Iba a las fábricas a hacer anuncios especiales, a instar a los trabajadores a venir a apoyar a los estudiantes. Realmente disfruté aquellos días. Era feliz. Aquel movimiento cambió mi vida."</p><p>Pero entonces, el 3 de junio, un día después del primer cumpleaños de su hija, el ejército inició su asalto para despejar la plaza de Tiananmen.&nbsp;</p><p>“Estaba furiosa con el gobierno. Anuncié por el altavoz: ‘El gobierno chino trata de matarnos’. Vi cómo mataban y herían a gente. Cuando los tanques se aproximaron a la plaza, hacia las dos y media de la mañana del 4 de junio, dije a los estudiantes: ’Tenéis que marcharos. Si os quedáis, os matarán’."&nbsp;</p><p>“El ejército se acercaba, y teníamos que marcharnos. Las balas silbaban a mi alrededor, y alcanzaban a la gente. Un cuerpo cayó a mi lado, luego otro. Corrí y corrí para quitarme de en medio. La gente gritaba pidiendo ayuda, pidiendo ambulancias. Y entonces, alguien más moría.”</p><p>Durante varios días tras el 4 de junio, Lu estuvo abrumada por la tristeza: "No podía creer que el gobierno hubiera tratado de matarnos”.&nbsp;</p><p>Cuando el gobierno publicó la lista de los "más buscados", ella era la única mujer de entre los seis trabajadores incluidos.&nbsp;</p><p>El ejército cayó sobre la casa de su familia. Echaron abajo las puertas a patadas y registraron todas las habitaciones. Gritaron a su madre y a su padre, e incluso apuntaron a su hermana con un arma a la cabeza.&nbsp;</p><p>Pero Lu ya se había ocultado. Una semana después de la represión había abandonado Pekín y había viajado a Guangzhou, en el sur de China.&nbsp;</p><p><img src="https://adam.amnesty.org/images/assets/193901-194000/193974/10_Liu_Jia_2_89-l.jpg" alt="Lu Jinghua" width="250" height="177" class="picture" /></p><p>“Me iba a alojar en un hotel, pero vi que mi foto de la Iista de los 'más buscados' estaba colgada en la recepción. Estuve escondida durante dos meses. Llamé a mis contactos en Hong Kong para suplicarles ayuda. No sabía si debía marcharme o quedarme. Si no trataba de huir, estaría en peligro, pero mi hija sólo tenía un año. No la había visto desde hacía meses. Era una decisión imposible. Pero tenía que salvar mi vida, y por eso acepté que tenía que marcharme.””</p><p>Los contactos de Lu en Hong Kong la ayudaron a planear su huida. En plena noche, ella y otras cinco personas nadaron río arriba hasta una pequeña embarcación. De allí las llevaron a una lancha motora, y en ella al mar.&nbsp;</p><p>Lu consiguió ponerse a salvo en Hong Kong y, en diciembre de ese año, voló a Nueva York, donde le concedieron el estatuto de refugiada.&nbsp;</p><p>“Pude hacer una llamada telefónica a mi madre y mi hija. Lloré en el teléfono. No había visto a mi hija desde hacía seis meses. Le dije a mi madre: ‘Trabajaré con todas mis fuerzas para dar una buena vida a mi familia, a mi hija’.”&nbsp;</p><p>La voz se le quiebra cuando recuerda el dolor de verse separada de su familia.&nbsp;</p><p>En 1993, trató de regresar a China para verlos: “Cuando salí del avión, las autoridades me interceptaron. Veía a mi madre, con mi hija en brazos, al otro lado de la puerta, pero la policía no me dejó hablar con ellas."</p><p>"Lo único que quería era saludarlas. Los policías me agarraron del brazo y me dieron patadas. Se me llevaron y me enviaron de vuelta a Estados Unidos. No pude ver a mi familia.”&nbsp;</p><p>Tendría que esperar otro año más para reunirse con su hija, que pudo unirse a Lu en Estados Unidos el 16 de diciembre de 1994.&nbsp;</p><p>Cuando su madre murió en 1998, y su padre un año después, las autoridades chinas negaron a Lu el visado para asistir al funeral.&nbsp;</p><p>En Nueva York, Lu siguió haciendo campaña en favor de los derechos de los trabajadores. Fue representante de un sindicato de trabajadores del sector textil, antes de convertirse en agente inmobiliaria.&nbsp;</p><p>Veinticinco años después, se siente orgullosa de lo que lograron las protestas de la plaza de Tiananmen.&nbsp;</p><p>"Jamás olvidaremos lo que pasó. Era lo que había que hacer. Yo era joven, y opté por hacer algo. Aún creo en ello. Aún lucho por los derechos humanos en China."</p><p>&nbsp;“Yo sólo era una mujer de 28 años que pasaba por la plaza de Tiananmen con mi bicicleta. Nadie me respetaba, pero después de aquello la gente quería oír lo que yo tenía que decir.”</p><p>&nbsp;Y Lu tiene claro lo que quiere oír decir al gobierno chino.</p><p>&nbsp;“Lo que quiero es que el gobierno diga que lo siente. Que se disculpe por lo que hizo en 1989. Nos deben una disculpa.”</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Tras la sangrienta represión de 1989, las autoridades chinas publicaron los nombres de los "más buscados" por su papel en las protestas.&nbsp;En la primera de una serie de dos partes, dos de estas personas cuentan a Amnistía Internacional su extraordinaria historia.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/193849_Tiananmen_Square.jpg?1401380885" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/47508">Tiananmen Most Wanted_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> TiananmenAnniversary </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">China</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="42.098222">42° 5' 53.5992" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="108.281250">108° 16' 52.5" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Cuando filas y filas de tanques avanzan juntos, el suelo tiembla. Vi a gente con la camisa ensangrentada; personas a las que subían a los tejados para ponerlas a salvo y poder llevarlas al hospital. La calle no era segura, las balas volaban por todas partes.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Shen Tong. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Me iba a alojar en un hotel, pero vi que mi foto de la Iista de los &#039;más buscados&#039; estaba colgada en la recepción. Estuve escondida durante dos meses.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Lu Jinghua </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://livewire.amnesty.org/es/2014/05/14/bloqueo-informativo-en-china-ante-el-aniversario-de-tiananmen/">Bloqueo informativo en China ante el aniversario de Tiananmen</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Blog, 29 de mayo de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/china-persecucion-activistas-tiananmen-muestra-mentira-presidente-xi-reforma-2014-05-28">China: Persecución de activistas de Tiananmen desenmascara mentiras del presidente Xi sobre la reforma</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 28 de mayo de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/stuart-franklin-era-como-david-contra-goliat-2014-05-28">Stuart Franklin: “Era como David contra Goliat”</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 28 de mayo de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/news/child-tiananmen-young-activist-campaigns-her-father-s-release-jail-2014-05-20">A child of Tiananmen – young activist campaigns for her father’s release from jail</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 20 de mayo de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas China Libertad de expresión Tue, 03 Jun 2014 16:55:20 +0000 Amnistía Internacional 47509 at http://www.amnesty.org La tortura en 2014: Historias de horror moderno http://www.amnesty.org/es/news/la-tortura-en-2014-historias-de-horror-moderno-2014-05-29 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> La tortura en 2014: Historias de horror moderno </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">29 mayo 2014</span> </div> </div> </div> <p>Una mujer mexicana es violada en un autobús policial, mientras los agentes lo jalean; un nigeriano sigue sufriendo jaquecas cuatro años después de que la policía le golpeara repetidamente la cabeza contra una pared de cemento; una filipina sigue reviviendo el momento en el que un soldado le echó cera caliente sobre la piel.&nbsp;</p><p>La tortura sigue tan viva como siempre y, en los últimos cinco años, Amnistía Internacional ha documentado el uso de técnicas tales como descargas eléctricas, waterboarding (simulacro de ahogamiento) o violación en más de 141 países.&nbsp;</p><p>Sucede en todo el mundo, en oscuras celdas de centros penitenciarios, en centros secretos de detención y a plena luz del día. La mayoría de los responsables no se enfrentan nunca a la justicia y, en el contexto de la abrumadora impunidad de que gozan los torturadores, los gobiernos transmiten la señal de que la tortura es una práctica permitida.&nbsp;</p><p>En algunos casos, la tortura es tan brutal que sus víctimas mueren. En otros, hombres y mujeres logran sobrevivir y dedican sus vidas a poner a los responsables entre rejas y terminar con la impunidad.</p><p><a href="http://www.amnesty.org/es/stoptorture">Stop Tortura</a>, la nueva campaña emprendida por Amnistía Internacional, trata de arrojar luz sobre la vida de quienes sobreviven a estos actos brutales, y llevar a los responsables ante los tribunales.</p><p><strong><img src="https://adam.amnesty.org/images/assets/58201-58300/58233/25_barbara_it_mendez-l329.jpg" alt="Italia Mendez" width="200" height="267" class="picture" />Italia Méndez: “En ningún momento pensó que pudiera ser torturada.”</strong></p><p>Cuando Italia Méndez, activista mexicana de derechos humanos, viajó a San Salvador Atenco, en el estado de México, el 3 de mayo de 2006 para documentar los abusos de la policía contra manifestantes que participaban en una protesta, jamás pensó que ella misma sería detenida y torturada.&nbsp;</p><p>El 4 de mayo, a las seis de la mañana, unos policías echaron brutalmente abajo la puerta de la casa en la que se encontraba, agarraron a Italia por el pelo, la empujaron contra una pared y la golpearon.&nbsp;</p><p>Durante el violento interrogatorio al que la policía la sometió sobre sus actividades en Atenco, Italia explicó que era una activista de derechos humanos y, en respuesta, el agente al cargo dijo a los demás que ella necesitaba un trato especial.&nbsp;</p><p>En su relato sobre lo sucedido aquel día, Italia ha descrito cómo le golpearon la cabeza con un trozo de madera, le cubrieron la cara con un suéter y la metieron en un autobús policial. En el interior del autobús olía a sangre y se oían gritos de dolor. Había personas amontonadas en el suelo, y los policías la obligaron a caminar por encima de ellas. Cuando llegó a lo que le pareció el final del autobús, la tiraron al suelo a empujones y empezaron a golpearla de nuevo; trataron de asfixiarla, y luego la violaron. Ella no podía creer lo que estaba sucediendo. Mientras abusaban de ella, la obligaron a hacer comentarios sexuales, y le dijeron que iban a matarla.&nbsp;</p><p>Los golpes alcanzaron tal grado de brutalidad que, en un momento dado, Italia sintió una mano que se levantaba debajo de ella y oyó a alguien decir que, por favor, dejaran de golpearla.&nbsp;</p><p>El viaje duró varias horas, hasta que finalmente llegaron a la prisión estatal.&nbsp;</p><p>Cubierta de hematomas y golpes, Italia fue conducida al comedor de la prisión, donde otras 47 mujeres, detenidas en relación con las protestas, esperaban a conocer su destino.&nbsp;</p><p>Italia quería a toda cosa hablar con un médico y un abogado para mostrarles sus lesiones y asegurarse de que se documentaban debidamente.&nbsp;</p><p>Sin embargo, el funcionario de la Procuraduría General de Justicia del Estado que acudió a la prisión se negó a registrar su denuncia sobre los abusos sufridos. A Italia no se le practicó un examen médico adecuado.&nbsp;</p><p>Según afirma, el médico que la examinó se reía durante el reconocimiento. Le suturó una herida en la cabeza sin anestesia, causándole un gran dolor.&nbsp;</p><p>Italia fue puesta en libertad bajo fianza 10 días después, acusada de "ataques a las vías de comunicación y medios de transporte". Esos cargos ya se han retirado.&nbsp;</p><p>Desde entonces, Italia y otras diez mujeres sobrevivientes de la represión policial de aquel 4 de mayo han denunciado ante las autoridades del más alto nivel los abusos que sufrieron. Los ocho años de lucha por la justicia han conducido a que dos agentes de policía se enfrenten a cargos por la tortura sexual, pero hay muchos otros implicados, entre ellos altos cargos, que siguen escapando de la acción de la justicia. El caso ha sido llevado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.&nbsp;</p><p>Recientemente, Italia y las otras diez mujeres se han reunido con otras sobrevivientes de tortura sexual perpetrada por autoridades en distintos casos de todo el país para reclamar justicia y el fin de esos graves abusos en una campaña nacional: “Rompiendo el silencio".&nbsp;</p><p>Italia afirma que el tormento que sufrió ilustra el uso generalizado de la tortura y la falta de justicia en México.&nbsp;</p><p>Según ha denunciado, la tortura está fuera de control en México, y eso no sólo afecta a la persona que la sufre, sino a la sociedad en su conjunto. Sin embargo, ella se reafirma en que nunca abandonará la lucha.</p><p><strong><img src="https://adam.amnesty.org/images/assets/163601-163700/163654/0_Nigeria_064-l.jpg" alt="Justine Ijeomah" width="200" height="267" class="picture" />Justine Ijeomah: “Un policía me estampó una y otra vez la cabeza contra una pared de cemento.”</strong></p><p>“Sr. Derechos Humanos”. Así es como me llaman las autoridades de mi ciudad, Port Harcourt, en Nigeria, por mi trabajo de defensa de los condenados a muerte y otros detenidos que sufren tortura a manos de las fuerzas de seguridad.&nbsp;</p><p>El personal y los voluntarios de nuestra organización, HURSDEF (Fundación Derechos Humanos, Desarrollo Social y Medio Ambiente), visitan las comisarías de policía y los centros de detención en los que la gente corre peligro de sufrir graves violaciones de derechos humanos bajo custodia. Hemos documentado muchos casos de ejecución extrajudicial y desaparición forzada, y casos atroces de tortura.&nbsp;</p><p>Muchas comisarías cuentan con lo que denominan la cámara de tortura y el "oficial al cargo de la tortura". Llevan a los detenidos –a menudo personas sin recursos y niños de la calle– al "Templo", otro nombre que se le da a la cámara de tortura.&nbsp;</p><p>Cuelgan a los detenidos del techo o los esposan y los hacen doblarse, y los torturan durante horas: los golpean con el borde romo de la hoja de un machete, les arrancan las uñas con alicates o los hieren con cortaalambres, les disparan en los pies, les vendan los ojos y los someten a simulacros de ejecución, les echan gas lacrimógeno en los ojos, y los golpean con el cañón y la culata de sus armas.&nbsp;</p><p>Recientemente, un joven se desmayó tras ser golpeado durante horas con un machete y una barra de metal. El suelo de la cámara de tortura estaba inundado de sangre. Cuando los agentes lo reanimaron a la mañana siguiente, lo obligaron a comerse su propia sangre coagulada en la arena del suelo.</p><p>Muchas víctimas de tortura permanecen recluidas durante meses sin ser acusadas de ningún delito, y es habitual que la policía utilice la tortura para obtener confesiones. La gente admite lo que sea con tal de aliviar su dolor. Luego, esas confesiones obtenidas mediante tortura se utilizan para juzgar a la persona que ha sido torturada. A veces dan lugar a condenas de muerte.&nbsp;</p><p>Y nosotros, como activistas de derechos humanos, no somos inmunes a los ataques. Recibimos amenazas de muerte, somos detenidos a menudo, y yo también he sido torturado. En mayo de 2010, estaba defendiendo a un sospechoso menor de edad cuando la policía me detuvo. Me sacaron de la celda y me sentaron detrás del mostrador, donde un policía me estampó una y otra vez la cabeza contra una pared de cemento. Estuve hospitalizado con lesiones graves en la cabeza, y todavía sufro jaquecas a consecuencia de aquello.&nbsp;</p><p>Quiero que la tortura sea delito penal en Nigeria. Ya es inconstitucional, y debemos trabajar colectivamente para garantizar que deja de ser una parte intrínseca de la labor policial en nuestro país.&nbsp;</p><p>Conservamos la esperanza. Las autoridades prestan atención cuando hablamos de casos individuales: he visto el impacto que se logra al nombrar y señalar a los responsables en mi programa de radio, "Conoce tus derechos". Muchas veces, obtenemos una respuesta o una actuación tan sólo unas horas después.&nbsp;</p><p>La tortura es inhumana, ¡¡actuemos colectivamente para detenerla!!</p><p><strong><img src="https://adam.amnesty.org/images/assets/192601-192700/192664/41_CH9B6589-l.jpg" alt="Loretta Rosales" width="200" height="133" class="picture" />Loretta Rosales: “El cuerpo me temblaba incontrolablemente.”</strong></p><p>Cuando dos agentes de seguridad filipinos vestidos de civil se acercaron a la activista de derechos humanos Loretta Rosales, le vendaron los ojos y la metieron en un automóvil, ella pensó que no viviría para contarlo. La defensa de los derechos humanos era una labor muy arriesgada durante el brutal régimen de Ferdinand Marcos en la década de 1970.&nbsp;</p><p>"Tenía mucho miedo. Sabía que me había llegado la hora. En el momento en que me metieron en el edificio, empecé a oír gritos y llantos. Sabía que estaba en una cámara de tortura. Uno de los agentes dijo: ‘Nadie sabe que estás aquí, así que podemos hacer contigo lo que queramos'", dijo Loretta a Amnistía Internacional.&nbsp;</p><p>La tortura empezó de inmediato. Primero, los hombres, a gritos, le hicieron preguntas a Loretta, luego le echaron cera caliente sobre los brazos, trataron de asfixiarla con un cinturón y la sometieron a simulacros de ahogamiento.&nbsp;</p><p>“Recuerdo que trataba de permanecer despierta, era mi manera de luchar. Y luego empezaron las descargas eléctricas; aquello fue lo más doloroso. El cuerpo me temblaba incontrolablemente. No podía controlarlo”, explicó.&nbsp;</p><p>La familia de Loretta tenía vínculos con el ejército, y ella fue liberada unos días después. Pero nunca abandonó su trabajo de derechos humanos, y ahora es directora de la Comisión de Derechos Humanos de Filipinas, la institución de derechos humanos del país.&nbsp;</p><p>Sin embargo, casi 40 años después, y pese a que ha habido progresos legislativos en Filipinas –el país aprobó su Ley contra la Tortura en 2009– la tortura sigue siendo habitual.&nbsp;</p><p>En enero de 2014, Loretta recibió una llamada en la que le informaban del descubrimiento de una "ruleta de la tortura" en un centro de los servicios de inteligencia de la policía en la ciudad de Biñan, al sur de Manila.&nbsp;</p><p>Haciéndola girar, los agentes decidían qué técnicas de tortura utilizarían con los detenidos.&nbsp;</p><p>“30 segundos de postura de murciélago” significaba que el detenido era colgado cabeza abajo, como un murciélago, durante 30 segundos. “20 segundos de Manny Pacquiao” –el nombre de un famoso boxeador filipino– significaba que al detenido se le propinaban puñetazos sin parar durante 20 segundos.&nbsp;</p><p>“Era la primera vez que veía algo así. Normalmente torturan a la gente para obtener información, pero esto se hacía por diversión. Era aterrador”, dijo Loretta.&nbsp;</p><p>Ante la indignación internacional suscitada, varios de los policías han sido acusados, pero las víctimas de tortura casi nunca obtienen justicia en Filipinas. Y Loretta lo sabe muy bien. Nadie compareció ante la justicia por los abusos que sufrió cuando era una joven activista. Uno de los hombres que la torturó es ahora congresista.&nbsp;</p><p>“La falta de condenas en casos de tortura es un gran problema en Filipinas. La gente tiene miedo de denunciarlo y, cuando no hay justicia, el mensaje que se transmite es que la tortura está permitida.”</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Una mujer mexicana es violada en un autobús policial, mientras los agentes lo jalean; un nigeriano sigue sufriendo jaquecas cuatro años después de que la policía le golpeara repetidamente la cabeza contra una pared de cemento; una filipina sigue reviviendo el momento en el que un soldado le echó cera caliente sobre la piel.&nbsp;</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/78410_ _Still_from_The_Stuff_of_Life__0.jpg?1401287579" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/47388">Torture Survivors_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> StopTorture </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Los golpes alcanzaron tal grado de brutalidad que, en un momento dado, Italia sintió una mano que se levantaba debajo de ella y oyó a alguien decir que, por favor, dejaran de golpearla.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Italia Méndez, México. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Cuelgan a los detenidos del techo o los esposan y los hacen doblarse, y los torturan durante horas: los golpean con el borde romo de la hoja de un machete, les arrancan las uñas con alicates o los hieren con cortaalambres, les disparan en los pies, les vendan los ojos y los someten a simulacros de ejecución.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Justine Ijeomah, Nigeria. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/nueva-campana-mundial-ai-denuncia-tortura-crisis-global-21014-05-13">Nueva campaña mundial de Amnistía Internacional denuncia la tortura como crisis global</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 13 de mayo de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/ACT40/004/2014/es">La tortura en 2014: 30 años de promesas incumplidas</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe, 13 de mayo de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/library/info/ACT40/009/2014/en">Casos</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe, 13 de mayo de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Mexico Nigeria Philippines Stop Torture Tortura y malos tratos Thu, 29 May 2014 08:17:16 +0000 Amnistía Internacional 47387 at http://www.amnesty.org Stuart Franklin: “Era como David contra Goliat” http://www.amnesty.org/es/news/stuart-franklin-era-como-david-contra-goliat-2014-05-28 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Stuart Franklin: “Era como David contra Goliat” </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">28 mayo 2014</span> </div> </div> </div> <p>Cuando Stuart Franklin, fotógrafo de renombre mundial, estaba en una terraza abarrotada de gente, cinco plantas por encima de la Plaza de Tiananmen, en Pekín, apuntando con su cámara a un hombre plantado en actitud desafiante ante una hilera de tanques chinos, pensó que estaba demasiado lejos de la acción.&nbsp;</p><p>Sin embargo, 25 años después de aquel día icónico del 5 de junio de 1989, la imagen se ha convertido en el símbolo máximo del poder de una persona contra la potencia del Estado.&nbsp;</p><p>Así es como sucedió.&nbsp;</p><p><strong>De “Woodstock” a la represión</strong>&nbsp;</p><p>Stuart había llegado a Pekín una semana antes de la escandalosa represión ejercida por el gobierno chino contra un grupo de estudiantes pacíficos la noche del 3 de junio de 1989.&nbsp;</p><p>Su editor de la agencia fotográfica Magnum sabía que lo que había comenzado como una huelga hambre realizada por estudiantes en la plaza principal de Pekín en abril de aquel año se estaba convirtiendo en algo de proporciones históricas. Stuart recibió el encargo de ese trabajo. &nbsp;</p><p>“Estaba deseando ir. Sabía que lo que estaba pasando era serio porque, en China, desafiar al Estado era algo muy serio”, nos cuenta Stuart desde su casa en el sur de Londres. &nbsp;</p><p>El fotógrafo llegó a la capital china con poco más que una mochila y sus cámaras, alquiló una bicicleta y empezó a recorrer la ciudad. Trataba de entender los sucesos sin precedentes que se estaban produciendo a su alrededor.&nbsp;</p><p>“Era extraordinario. Cuando llegué, el ambiente era como una especie de ‘Woodstock chino’. Aunque en una tienda había personas en huelga de hambre, también había conversaciones y música. Era como una especie de festival de rock”, dice.&nbsp;</p><p>Pero las cosas rápidamente se ensombrecieron y, cuando aparecieron los tanques, quedó claro que las autoridades chinas iban a emprender acciones enérgicas.&nbsp;</p><p>“Las cosas cambiaron cuando el ejército intervino el 1 y 2 de junio. La atmósfera se hizo más sombría. Empezaron a disparar, hubo muertos, y luego, gradualmente, empezó la represión.”&nbsp;</p><p><strong>El hombre del tanque</strong>&nbsp;</p><p>Nadie sabe exactamente cuántas personas murieron cuando el ejército chino cargó contra los estudiantes, sindicalistas y residentes que protestaban en la plaza de Tiananmen el 3 y 4 de junio.&nbsp;</p><p>Y nadie esperaba lo que sucedió después.&nbsp;</p><p>Cuando salió el sol la mañana del lunes 5 de junio de 1989, Stuart corrió a la terraza del Hotel Beijing, al otro lado de la calle, frente a la plaza de Tiananmen. Los corresponsales extranjeros se habían reunido allí para presenciar lo que sucedía en la plaza.&nbsp;</p><p>Y entonces lo vieron.&nbsp;</p><p>Un hombre con camisa blanca y pantalones oscuros se acercó a una hilera de tanques en la avenida Chang’an, armado únicamente con dos bolsas.&nbsp;</p><p>Caminaba de un lado a otro para impedirles avanzar. Los tanques se movían con él.&nbsp;</p><p>“Estábamos atónitos. Habría esperado que el tanque, muy despacio pero gradualmente, avanzara hacia delante. El hecho de que, en lugar de hacerlo, empezara a bailar y a negociar con el hombre fue una sorpresa mayúscula”, dice Stuart.&nbsp;</p><p>“Era como David contra Goliat. El hombre era diminuto delante de aquel enorme tanque, y hacía sentir que la influencia de un solo hombre podía controlar la potencia del Estado.”&nbsp;</p><p>Stuart, emocionado, pulsó el disparador de su cámara, igual que había hecho en muchas ocasiones anteriores durante las protestas, captando el ambiente de unos sucesos que rara vez se ven en China.&nbsp;</p><p>“Cuando tomé esa fotografía, lo que me pasaba por la cabeza era que estaba a kilómetros de distancia, demasiado lejos. Pensé que ojalá estuviera más cerca, que ojalá estuviera en la calle. Tuve destellos de recuerdos de fotografías realmente extraordinarias como las de los checos manifestándose ante los tanques rusos que entraron en Praga en 1968. Pensaba: 'Vaya por Dios, estoy a kilómetros de distancia, esto no va a tener demasiado interés'", dice mientras mira la serie de imágenes que tomó hace 25 años.&nbsp;</p><p><strong>“¿Hiciste tú la foto?”&nbsp;</strong></p><p>Al día siguiente, cuando trataba de salir de Pekín con su carrete oculto en la lata de té de un productor de televisión francés, Stuart recibió una llamada de su editor de Magnum en París, que le dijo únicamente: “¿Hiciste tú la foto del hombre delante del tanque?”.&nbsp;</p><p>Fue entonces cuando Stuart supo de la imagen que, durante los años venideros, ilustraría lo sucedido aquellos días.&nbsp;</p><p>“No teníamos televisión en Pekín, así que no sabíamos lo grande que se había hecho esa imagen. Aquel suceso se difundió por todo el mundo, de la mano de la BBC y otros medios de comunicación. La gente vio esas imágenes de un hombre bailando literalmente delante de un tanque, impidiendo su avance, deteniéndolo, y eso es lo que se ha convertido en icónico", explica Stuart.&nbsp;</p><p>“Si hubiera sucedido hoy, todo el mundo lo habría tuiteado. Todo el mundo habría tenido esa foto. Si tuviera que resumir esta imagen en una sola palabra, sería valor. Definió el extraordinario valor de un hombre para plantarse ante una hilera de tanques, sacrificando su propia vida por la justicia social tal como él la veía.”</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Cuando Stuart Franklin, fotógrafo de renombre mundial, estaba en una terraza abarrotada de gente, cinco plantas por encima de la Plaza de Tiananmen, en Pekín, apuntando con su cámara a un hombre plantado en actitud desafiante ante una hilera de tanques chinos, pensó que estaba demasiado lejos de la acción.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/110411_1989_POSTER_Tiananmen_Square_.jpg?1401205625" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/47360">Tank Man_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/node/47361">Stuart Franklin_es</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/es/multimedia/video/tank-man-updated-">Tank man updated_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">China</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="48.980217">48° 58' 48.7812" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="117.421875">117° 25' 18.75" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Era extraordinario. Cuando llegué, el ambiente era como una especie de ‘Woodstock chino’. Aunque en una tienda había personas en huelga de hambre, también había conversaciones y música. Era como una especie de festival de rock.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Stuart Franklin </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Si hubiera sucedido hoy, todo el mundo lo habría tuiteado. Todo el mundo habría tenido esa foto. Si tuviera que resumir esta imagen en una sola palabra, sería valor. Definió el extraordinario valor de un hombre para plantarse ante una hilera de tanques, sacrificando su propia vida por la justicia social tal como él la veía.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Stuart Franklin </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/china-persecucion-activistas-tiananmen-muestra-mentira-presidente-xi-reforma-2014-05-28">China: Persecución de activistas de Tiananmen desenmascara mentiras del presidente Xi sobre la reforma</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 28 de mayo </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://livewire.amnesty.org/es/2014/05/14/bloqueo-informativo-en-china-ante-el-aniversario-de-tiananmen/">Bloqueo informativo en China ante el aniversario de Tiananmen</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Blog </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/news/child-tiananmen-young-activist-campaigns-her-father-s-release-jail-2014-05-20">A child of Tiananmen – young activist campaigns for her father’s release from jail</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 20 de mayo de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas China Ejecuciones extrajudiciales y otros homicidios ilegítimos Libertad de expresión Wed, 28 May 2014 08:18:13 +0000 Amnistía Internacional 47362 at http://www.amnesty.org Egipto: En libertad 15 activistas detenidos tras el segundo asalto policial a una ONG en Alejandría http://www.amnesty.org/es/news/egipto-libertad-activistas-detenidos-segundo-asalto-policial-ong-alejandria-2014-05-22 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Egipto: En libertad 15 activistas detenidos tras el segundo asalto policial a una ONG </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">22 mayo 2014</span> </div> </div> </div> <p>Al menos 15 activistas y abogados han sido detenidos esta tarde tras asaltar las fuerzas de seguridad egipcias la sede del Centro Egipcio por los Derechos Económicos y Sociales en Alejandría por segunda vez en seis meses, en lo que Amnistía Internacional ha calificado como golpe a las libertades de asociación y reunión.&nbsp;</p><p>Según uno de los abogados detenidos, que quedó en libertad dos horas después, las fuerzas de seguridad persiguieron a la gente por las escaleras del centro y por las calles adyacentes, dando manotazos y culatazos a los activistas mientras se los llevaban bajo custodia. Al parecer, los agentes insultaron y acosaron sexualmente a las activistas durante los arrestos. Las fuerzas de seguridad también confiscaron material del centro. &nbsp;</p><p>“Este nuevo asalto al Centro Egipcio por los Derechos Económicos y Sociales es el siguiente paso de la escalada de represión contra las voces críticas en Egipto”, ha dicho Hassiba Hadj Sahraoui, directora adjunta del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África &nbsp;de Amnistía Internacional.&nbsp;</p><p>“En un marco de detenciones y encarcelamientos casi diarios de críticos del gobierno, este último asalto puede ser el preludio de una operación represiva aún más amplia contra las ONG. Cualquier persona que haya sido detenida únicamente por protestar de forma pacífica o participar en una conferencia para denunciar violaciones de derechos humanos debe ser puesta de inmediato en libertad incondicional.</p><p>“Las autoridades egipcias deben garantizar que las organizaciones de derechos humanos pueden llevar a cabo sin trabas sus actividades en el país. Deben ordenar una investigación independiente e imparcial sobre el asalto de hoy y sobre los informes según los cuales los activistas sufrieron malos tratos.”</p><p>El asalto tuvo lugar hoy a eso de las dos de la tarde, cuando en el Centro se celebraba una conferencia en solidaridad con el conocido activista Mahinour El-Masry, condenado ayer a dos años de cárcel por “protestar sin autorización”. Según los informes, al acto asistían más de 150 personas, que se habían manifestado delante de la sede del Centro Egipcio por los Derechos Económicos y Sociales antes de que la policía irrumpiera en el local.&nbsp;</p><p>Entre los detenidos figuraban Mohamed Awad, abogado del Centro, y Mostafa Eissa, fotógrafo, así como dos personas menores de 18 años. El resto eran asistentes a la conferencia. Los detenidos fueron trasladados a la Dirección de Seguridad de Alejandría y puestos en libertad horas después.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Al menos 15 activistas y abogados han sido detenidos esta tarde tras asaltar las fuerzas de seguridad egipcias la sede del Centro Egipcio por los Derechos Económicos y Sociales en Alejandría por segunda vez en seis meses.&nbsp;</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/193728_Map_Egypt_-_Alexandria.jpg?1400778675" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/47287">Egypt_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Egypt </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Egipto</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="27.064018">27° 3' 50.4648" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="28.300781">28° 18' 2.8116" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Este nuevo asalto al Centro Egipcio por los Derechos Económicos y Sociales es el siguiente paso de la escalada de represión contra las voces críticas en Egipto.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Hassiba Hadj Sahraoui, directora adjunta del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date-popup"> <div class="field-label">Fecha:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">Jue, 22/05/2014</span> </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Egypt Libertad de expresión Fri, 23 May 2014 10:39:39 +0000 Amnistía Internacional 47285 at http://www.amnesty.org Nueva campaña mundial de Amnistía Internacional denuncia la tortura como crisis global http://www.amnesty.org/es/news/nueva-campana-mundial-ai-denuncia-tortura-crisis-global-21014-05-13 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Nueva campaña mundial de Amnistía Internacional denuncia la tortura como crisis global </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">13 mayo 2014</span> </div> </div> </div> <p>Amnistía Internacional ha acusado a gobiernos de todo el mundo de traicionar sus compromisos de acabar con la tortura, tres décadas después de la adopción por la ONU en 1984 de la innovadora Convención contra la Tortura.</p><p>"En todo el mundo hay gobiernos hipócritas ante la tortura: la prohíben en la ley, pero la facilitan en la práctica", afirmó Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional, en la presentación de Stop Tortura, la última campaña global de la organización para combatir la tortura y otros malos tratos en el mundo moderno.</p><p>"La tortura no sólo está viva y goza de buena salud: florece en muchas partes del mundo. El aumento del número de gobiernos que tratan de justificar la tortura so pretexto de la seguridad nacional erosiona los constantes avances logrados en este terreno en los últimos treinta años."</p><p>Desde 1984, 155 Estados han ratificado la Convención contra la Tortura de la ONU, de los que Amnistía Internacional investiga a 142. En 2014, la organización observó que al menos 79 de ellos siguen torturando en 2014, más de la mitad de los Estados Parte de la Convención investigados por Amnistía Internacional. Otros 40 Estados miembros de la ONU no han adoptado la Convención, aunque la prohibición legal mundial de la tortura les obliga a hacerlo.</p><p>En los últimos cinco años, Amnistía Internacional ha denunciado torturas y otras formas de malos tratos en al menos 141 países de todas las regiones del mundo: prácticamente en todos los países sobre los que trabaja. El carácter secreto de esta práctica hace que el número real de países donde es probable que se cometan torturas sea aún mayor.</p><p>En algunos de estos países la tortura es habitual y sistemática. En otros, Amnistía Internacional sólo ha documentado casos aislados y excepcionales. La organización considera que incluso un solo caso de tortura o malos tratos es totalmente inaceptable.</p><p>La campaña Stop Tortura se inicia con una nueva publicación, <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/ACT40/004/2014/">La tortura en 2014: 30 años de promesas incumplidas</a>, que ofrece una perspectiva general del uso de la tortura en el mundo actual.</p><p>El informe detalla diversas técnicas de tortura —desde las posturas en tensión y la privación de sueño hasta la electrocución de los genitales— que se emplean contra presuntos delincuentes, detenidos por motivos de seguridad, voces disidentes, rivales políticos y otros.</p><p>Como parte de la campaña, Amnistía Internacional encargó a GlobeScan una <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/ACT40/005/2014/es">encuesta para evaluar las actitudes hacia la tortura en el mundo</a>. Resulta alarmante que, según la encuesta, casi la mitad (el 44%) de los encuestados —de 21 países de todos los continentes— temen la posibilidad de ser torturados si son detenidos en su país.</p><p>La inmensa mayoría (el 82%) cree que deberían existir unas leyes claras contra la tortura. Sin embargo, más de un tercio (el 36%) seguía pensando que la tortura podía justificarse en ciertas circunstancias.</p><p>"Los resultados de esta nueva encuesta global son sorprendentes, pues casi la mitad de las personas encuestadas tienen miedo y se sienten personalmente vulnerables a la tortura. La inmensa mayoría de la gente cree que deberían existir unas normas claras contra la tortura, aunque más de un tercio sigue pensando que la tortura podría justificarse en ciertas circunstancias. En conjunto, se puede ver un amplio apoyo global de la opinión pública a que se actúe para prevenir la tortura", afirmó Caroline Holme, directora de GlobeScan.</p><p>Medidas como la penalización de la tortura en la legislación nacional, la apertura de los centros de detención a observadores independientes, y la grabación en vídeo de los interrogatorios han llevado a una disminución del uso de la tortura en los países que se toman en serio sus compromisos contraídos en virtud de la Convención contra la Tortura.</p><p>Amnistía Internacional pide a los gobiernos que implanten mecanismos de protección para prevenir y castigar la tortura, como exámenes médicos adecuados, el acceso rápido a los abogados, controles independientes de los centros de detención, investigaciones independientes y efectivas de las denuncias de tortura, el enjuiciamiento de los presuntos autores y una reparación adecuada a las víctimas.</p><p>La lucha global de Amnistía Internacional contra la tortura continúa, aunque ahora se centrará en cinco países donde está generalizada esta práctica y donde la organización cree que puede lograr un impacto significativo. La espina dorsal de la campaña estará formada por informes de fondo con recomendaciones concretas.</p><ul><li><span>En <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR41/015/2014/">México </a>el gobierno alega que la tortura es la excepción y no la norma, pero en realidad, los abusos a manos de la policía y las fuerzas de seguridad están generalizados y quedan impunes. Miriam López Vargas, de 31 años y madre de cuatro hijos, fue secuestrada de su ciudad natal de Ensenada por unos soldados vestidos de civil que la llevaron a un cuartel militar. Estuvo recluida allí una semana, durante la cual la violaron tres veces, la asfixiaron y la electrocutaron para obligarla a confesar su implicación en delitos relacionados con las drogas. Han pasado tres años, pero ninguno de sus torturadores ha respondido de sus actos ante la justicia.</span></li></ul><ul><li><span>La justicia está fuera del alcance de la mayoría de los supervivientes de la tortura de <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/ASA35/002/2014/">Filipinas</a>. Hace poco se descubrió un centro de detención secreta donde la policía maltrataba a los detenidos "por diversión". Según los informes, los policías hacían girar una "ruleta de la tortura" para decidir cómo torturaban a los detenidos. Las informaciones de los medios de comunicación desembocaron en una investigación interna y algunos agentes fueron cesados, pero Amnistía Internacional pide una investigación exhaustiva e imparcial que haga que los policías implicados sean juzgados por los tribunales. La mayoría de los actos de tortura cometidos por la policía siguen sin denunciarse y los supervivientes de la tortura continúan sufriendo en silencio.</span></li></ul><ul><li><span>En <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/MDE29/004/2014/">Marruecos y Sáhara Occidental</a>, las autoridades rara vez investigan las denuncias de tortura. Las autoridades españolas extraditaron a Ali Aarrass a Marruecos a pesar de la posibilidad de que fuera torturado. Fue recogido por unos funcionarios de los servicios de inteligencia que lo llevaron a un centro secreto de detención, donde Aarrass dice que le aplicaron descargas eléctricas en los testículos, le golpearon en las plantas de los pies y lo tuvieron horas colgado de las muñecas. Según Aarrass, los policías lo obligaron a confesar que ayudaba a un grupo terrorista. Ali Aarrass fue declarado culpable y condenado a 12 años de cárcel basándose en esa "confesión". Sus denuncias de tortura nunca se han investigado.</span></li></ul><ul><li><span>En <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AFR44/005/2014/">Nigeria</a>, la policía y el ejército usan la tortura de forma habitual. Cuando Moses Akatugba fue detenido por los soldados tenía 16 años. Según su testimonio, lo golpearon y le dispararon en la mano. Luego fue entregado a la policía, que lo colgó de las extremidades durante horas en una comisaría. Moses dice que lo torturaron para que firmara una "confesión" en la que reconocía haber participado en un robo. La denuncia de que había confesado como consecuencia de la tortura nunca se investigó exhaustivamente. En noviembre de 2013, después de ocho años esperando sentencia, Moses fue condenado a muerte.</span></li></ul><ul><li><span>En <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/EUR62/002/2014/">Uzbekistán</a>, la tortura está generalizada, pero pocos torturadores responden alguna vez de sus actos ante la justicia. El país está cerrado para Amnistía Internacional. Dilorom Abdukadirova estuvo cinco años en el exilio después de que las fuerzas de seguridad abrieran fuego en una protesta a la que asistió. A su regreso a Uzbekistán, la detuvieron, le prohibieron ver a su familia y la acusaron de intentar derrocar al gobierno. Durante su juicio, tenía un aspecto demacrado y hematomas en la cara. Su familia está convencida de que la habían torturado.</span></li></ul><p><span>"Hace treinta años, Amnistía Internacional encabezó la campaña a favor de un compromiso mundial para combatir la tortura a raíz de la Convención contra la Tortura de la ONU. Se han hecho muchos avances desde entonces, pero resulta descorazonador que hoy sigamos necesitando una campaña mundial para garantizar que esas promesas se cumplen”, concluyó Salil Shetty.</span></p><p><span>&nbsp;</span></p><p><span>&nbsp;</span></p><p><object classid="D27CDB6E-AE6D-11cf-96B8-444553540000" width="700" height="418"><param name="movie" value="https://adam.amnesty.org/tools/jwplayer/player.swf" /><param name="flashvars" value="//adam.amnesty.org/images/assets/192501-192600/192580/Stats_Infographics_PC-p.mp4&amp;image=https://adam.amnesty.org/images/assets/192501-192600/192580/16_Stats_Infographics_PC-l-m.jpg&amp;backcolor=000000&amp;frontcolor=EEEEEE&amp;lightcolor=FFFFFF&amp;screencolor=000000&amp;autostart=false&amp;stretching=uniform&amp;provider=video&amp;duration=125" /><param name="allowfullscreen" value="true" /><param name="scale" value="default" /><param name="bgcolor" value="111111" /><!--[if !IE]>--><object data="https://adam.amnesty.org/tools/jwplayer/player.swf?file=https://adam.amnesty.org/images/assets/192501-192600/192580/Stats_Infographics_PC-p.mp4&amp;image=https://adam.amnesty.org/images/assets/192501-192600/192580/16_Stats_Infographics_PC-l-m.jpg&amp;backcolor=000000&amp;frontcolor=EEEEEE&amp;lightcolor=FFFFFF&amp;screencolor=000000&amp;autostart=false&amp;stretching=uniform&amp;provider=video&amp;duration=125" type="application/x-shockwave-flash" width="700" height="418"><param name="allowfullscreen" value="true" /><param name="scale" value="default" /><param name="bgcolor" value="111111" /><!--<![endif]--><p>Your browser does not have the necessary plugin to display this content.</p><!--[if !IE]>--></object><!--<![endif]--></object></p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Amnistía Internacional ha acusado a gobiernos de todo el mundo de traicionar sus compromisos de acabar con la tortura, tres décadas después de la adopción por la ONU en 1984 de la innovadora Convención contra la Tortura.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/47091">Torture main story_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/multimedia/video/torturada-marina-mexico">VIDEO: Torturada por la Marina de México</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-onpagesummary"> <div class="field-label">En un golpe de vista:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <ul><li><span>En los últimos cinco años, Amnistía Internacional ha denunciado la tortura y otros malos tratos en 141 países.&nbsp;</span></li><li><span>Una nueva encuesta mundial realizada a más de 21.000 personas de 21 países de todos los continentes revela que el miedo a la tortura existe en todos estos países.</span></li><li><span>Casi la mitad de los encuestados temen ser torturados si son detenidos.</span></li><li><span>Más del 80% quieren unas leyes enérgicas que los protejan de la tortura.</span></li><li><span>Más de un tercio cree que la tortura puede justificarse.</span></li></ul><p>INFORMES DE PAÍS</p><p><a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR41/015/2014/">México</a></p><p><a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/ASA35/002/2014/">Filipinas</a></p><p><a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/MDE29/004/2014/">Marruecos y Sáhara Occidental</a></p><p><a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AFR44/005/2014/">Nigeria</a></p><p><a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/EUR62/002/2014/">Uzbekistán</a></p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-ai-index-number"> <div class="field-label">Amnesty International Index Number:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> ACT40/004/2014 </div> <div class="field-item even"> ACT40/005/2014 </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> StopTorture </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>En todo el mundo hay gobiernos hipócritas ante la tortura: la prohíben en la ley, pero la facilitan en la práctica.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/ACT40/005/2014/es">Encuesta Global: Actitudes respecto a la tortura</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Documento, 13 de mayo de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/ACT40/004/2014/">La tortura en 2014: 30 años de promesas incumplidas</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe, 13 de mayo de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/ACT40/009/2014/en">Historias</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Documento, 13 de mayo de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/stoptorture">¡Actúa!</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> ¡Stop tortura! </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Stop Torture Tortura y malos tratos Tue, 13 May 2014 08:42:15 +0000 Amnistía Internacional 47092 at http://www.amnesty.org China: La represión se intensifica al acercarse el aniversario de Tiananmen http://www.amnesty.org/es/news/china-represion-se-intensifica-aniversario-tiananmen-2014-05-07 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> China: La represión se intensifica al acercarse el aniversario de Tiananmen </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">07 mayo 2014</span> </div> </div> </div> <p>Las autoridades chinas deben poner en libertad de inmediato a todas las personas detenidas por tratar de conmemorar la represión de 1989 en la plaza de Tiananmen, ha afirmado Amnistía Internacional la serie de detenciones practicadas en la última semana.</p><p>Al menos cinco destacados activistas han sido detenidos en Pekín, y algunos más han sido interrogados por la policía, en un intento de las autoridades de reprimir a las personas que mantienen una actitud crítica en el periodo previo al 25 aniversario, el 4 de junio.</p><p>“Estas últimas detenciones indican hasta dónde están dispuestas a llegar las autoridades para silenciar a quienes tratan de recordar la represión de 1989”, ha afirmado Anu Kultalahti, investigadora de Amnistía Internacional sobre China.</p><p>“Veinticinco años después, las autoridades han optado una vez más por la senda de la represión en lugar de aceptar la necesidad de un debate abierto sobre los hechos de 1989”, ha afirmado Kultalahti.</p><p>El martes, Pu Zhiqiang, destacado abogado de derechos humanos, fue objeto de detención penal por presuntamente “provocar peleas”, tras asistir a un seminario el fin de semana en Pekín en el que se pidió una investigación sobre la represión del 4 de junio.</p><p>Otros cuatro activistas que también participaron en el mismo acto –Xu Youyu, Liu Di, Hao Jian y Hu Shigen– han sido detenidos por los mismos motivos. En virtud de la legislación china, la policía puede mantener recluidos a estos cinco activistas hasta después del 4 de junio.</p><p>“Todas las personas detenidas por tratar de conmemorar el 25 aniversario deben ser puestas en libertad de inmediato y sin condiciones. Debe ponerse fin a la persecución de quienes intentan recordar a las víctimas de la represión de Tiananmen”, ha afirmado Kultalahti.</p><p>Es cada vez mayor la preocupación por un destacado periodista chino que informó sobre la represión de 1989 y desde entonces ha hecho campaña para que se haga justicia. No se tienen noticias de Gao Yu desde el 24 de abril.</p><p>Otros destacados activistas han sido interrogados por la policía en un intento de disuadirles de expresen su opinión.</p><p>Entre estos activistas figura Zhang Xianling, cuyo hijo, Wang Nan, perdió la vida en 1989. Zhang, junto con otras Madres de Tiananmen, ha dedicado los últimos 20 años a luchar para que se haga justicia a las víctimas de la represión de 1989.</p><p>Cientos de personas, si no miles, perdieron la vida o resultaron heridas durante la represión militar contra manifestantes en la plaza de Tiananmen y sus alrededores en 1989.</p><p>La represión de 1989 sigue constituyendo un tabú oficial en China. Los intentos de conmemorar, debatir y exigir justicia por los hechos ocurridos se impiden por la fuerza, y no se permite la discusión pública.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Las autoridades chinas deben poner en libertad de inmediato a todas las personas detenidas por tratar de conmemorar la represión de 1989 en la plaza de Tiananmen.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="560" height="400" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/192387_Lawyer_for_Chinese_artist_Ai_Weiwei_Pu_0.jpg?1399448982" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/47035">Pu Zhiqiang_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> 89June425 </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn">Beijing</span> <div class="country-name">China</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="43.773077">43° 46' 23.0772" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="119.750983">119° 45' 3.5388" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Veinticinco años después, las autoridades han optado una vez más por la senda de la represión en lugar de aceptar la necesidad de un debate abierto sobre los hechos de 1989.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Anu Kultalahti, investigadora de Amnistía Internacional sobre China </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date-popup"> <div class="field-label">Fecha:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">Mié, 07/05/2014</span> </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/china-temor-medidas-represivas-aniversario-tiananmen-2014-03-24">China: Temor de medidas represivas en el aniversario de la plaza de Tiananmen</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 24 de marzo de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> China Thu, 08 May 2014 11:55:24 +0000 Amnistía Internacional 47034 at http://www.amnesty.org La nueva aplicación “Botón de Pánico” ofrece una red de seguridad a los activistas de derechos humanos http://www.amnesty.org/es/news/nueva-app-panic-button-red-seguridad-activistas-ddhh-2014-05-01 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> “Botón de Pánico” ofrece una red de seguridad a los activistas de derechos humanos </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">01 mayo 2014</span> </div> </div> </div> <p>Los activistas de derechos humanos de algunos de los Estados más represivos del mundo tendrán mejor acceso a la ayuda cuando estén en peligro de sufrir un ataque gracias a una aplicación inteligente de fácil uso que ha lanzado hoy Amnistía Internacional.</p><p>“Botón de Pánico” es una aplicación móvil para Android que convierte el teléfono inteligente del usuario en una alarma secreta que se puede activar rápidamente en caso de emergencia, alertando a otros activistas y permitiéndoles responder con más rapidez.</p><p>“Defender los derechos humanos es una tarea increíblemente peligrosa en muchas partes del mundo, donde los activistas sufren desde amenazas hasta la cárcel e incluso la tortura como castigo por su legítima labor”, afirmó Tanya O’Carroll, encargada del área de tecnología y derechos humanos de Amnistía Internacional.</p><p>“Con la introducción de la tecnología en la lucha por los derechos humanos, ‘Botón de Pánico’ aporta una nueva herramienta para alertar con un solo clic a otros del peligro que podrían correr.”</p><p>Una activista de Filipinas que ha probado la aplicación declaró: “Espero no tener que usarla en el futuro, pero la amenaza es tan real que tener una herramienta como ‘Botón de Pánico’ podría ser útil en una emergencia”.</p><p><strong>Protección frente al peligro</strong></p><p>En países del todo el mundo, las personas a las que se considera una amenaza para la autoridad del Estado son habitualmente objeto de secuestro, detención y desaparición forzosa, muchas veces sin previo aviso.</p><p>“Botón de Pánico” proporcionará a miles de activistas que cada día están en peligro de sufrir persecución y detención una nueva herramienta en su lucha por la justicia.</p><p><span>Ya se puede visitar&nbsp;<a href="https://panicbutton.io/">el sitio web oficial de la aplicación “Botón de Pánico”</a>.</span></p><p>Amnistía Internacional espera que activistas y ciudadanos ayuden a mejorar la herramienta descargando y probando “Botón de Pánico” en su país en la fase beta (de prueba).</p><p><strong>Reducir el riesgo</strong></p><p>Las autoridades saben que los activistas coordinan reuniones, protestas y otras actividades con el teléfono móvil y han aumentado su capacidad de vigilancia para monitorear y rastrear a activistas y periodistas.</p><p>En un intento de mitigar algunos de estos riesgos, la herramienta “Botón de Pánico” está oculta en la pantalla y pide a los usuarios un código para acceder a la aplicación.&nbsp;</p><p>La alarma en sí se activa rápidamente al presionar el botón de encendido del teléfono, tras lo cual se envía un SMS a tres contactos elegidos e introducidos previamente por el usuario, a los que alerta de la llamada de socorro.</p><p>Si se activa el GPS, el mensaje incluye el enlace a un mapa que muestra las coordenadas del usuario. Éste puede configurar la aplicación para que actualice periódicamente su ubicación y su red sepa dónde está cada pocos minutos cuando la aplicación está activa.</p><p>“Estamos trabajando ahora con activistas de 16 países sobre el uso de la herramienta y la creciente y omnipresente amenaza de la vigilancia, para que conozcan bien los riesgos que asumen al usar un teléfono móvil en su labor”, dijo Tanya O’Carroll.</p><p><strong>Un botón de pánico global</strong></p><p>Tras recibir el año pasado 100.000 libras esterlinas de los premios Google Global Impact Awards, Amnistía Internacional empezó a probar la aplicación con defensores y defensoras de derechos humanos de tres regiones del mundo.</p><p>Durante seis meses, cientos de activistas de Filipinas, Centroamérica y África Oriental están probando y recibiendo formación sobre el uso de “Botón de Pánico”. También se les adiestra para que puedan enseñar a usarlo a otras personas, garantizando así que la herramienta llegue lo más lejos posible hasta quienes más la necesitan.</p><p>Tras las pruebas piloto realizadas en Filipinas y Centroamérica en marzo de este año, los defensores de derechos humanos subrayaron lo importante que es esta herramienta en su labor y el efecto que podría tener en muchas otras personas de su país.</p><p>“‘Botón de Pánico’ es una herramienta fundamental de alerta, pero también lo es para diseñar un plan de seguridad y articularlo con nuestros contactos de forma que sea un plan estratégico y coordinado. El taller nos ha hecho sentarnos a pensar lo que haríamos y cómo podríamos garantizar un mayor grado de seguridad para los defensores de derechos humanos”, afirmó un activista de derechos humanos de México.</p><p><span>Sigue&nbsp;<a href="http://panicalert.tumblr.com/">aquí</a>&nbsp;los progresos de las pruebas regionales de “Botón de Pánico”.</span></p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Los activistas de derechos humanos de algunos de los Estados más represivos del mundo tendrán mejor acceso a la ayuda cuando estén en peligro de sufrir un ataque gracias a una aplicación inteligente de fácil uso presentada hoy.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/192217_Panic_Button_Soft_Launch_.jpg?1398960908" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/46964">Panic Button_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> PanicButton </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="16.491399">16° 29' 29.0364" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="121.267090">121° 16' 1.524" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Defender los derechos humanos es una tarea increíblemente peligrosa en muchas partes del mundo, donde los activistas sufren desde amenazas hasta la cárcel e incluso la tortura como castigo por su legítima labor. Con la introducción de la tecnología en la lucha por los derechos humanos, ‘Botón de Pánico’ aporta una nueva herramienta para alertar con un solo clic a otros del peligro que podrían correr.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Tanya O’Carroll, encargada del área de tecnología y derechos humanos de Amnistía Internacional </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://panicbutton.io/">Botón de Pánico</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Sitio oficial </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://livewire.amnesty.org/es/2013/09/11/el-desarrollo-de-la-nueva-aplicacion-panic-button-de-ai-por-dentro/">El desarrollo de la nueva aplicación “Panic Button” de AI, por dentro</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Blog, 11 de septiembre de 2013 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://livewire.amnesty.org/2013/04/15/how-to-turn-a-mobile-phone-into-an-alert-system-for-activists/">How to turn a mobile phone into an alert system for activists</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Blog, 15 de abril de 2013 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Mon, 05 May 2014 09:47:33 +0000 Amnistía Internacional 46963 at http://www.amnesty.org Preguntas y respuestas: La crisis de derechos humanos de República Centroafricana http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/pyr-crisis-ddhh-republica-centroafricana-2014-08-05 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Preguntas y respuestas: La crisis de derechos humanos de República Centroafricana </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">09 abril 2014</span> </div> </div> </div> <p><em><strong>Información general</strong></em></p><p>La milicia Seleka (“alianza” en sangó, idioma oficial del país) cometió abusos generalizados y sistemáticos en la República Centroafricana durante 2013. Tras una sanguinaria ofensiva iniciada en el noreste, Seleka avanzó por el país hasta tomar la capital, Bangui, y derrocar al presidente François Bozizé en marzo de 2013. Durante los 10 meses siguientes, las fuerzas de Seleka mataron a incontables civiles, quemaron numerosos pueblos y saquearon miles de viviendas. (Véase Amnistía Internacional, <a href="http://www.amnesty.org/en/library/info/AFR19/003/2013/en"><em>CAR: Human rights crisis spiralling out of control</em></a>, AFR 19/003/2013.)</p><p>&nbsp;</p><p>La naturaleza arbitraria y abusiva del gobierno de Seleka contribuyó a generar la intensa hostilidad sectaria actual. La mayor parte de la población del país es cristiana, como lo era el ex presidente Bozizé. El líder de la Seleka, Michel Djotodia, que fue presidente provisional del país hasta el 10 de enero de 2014, es musulmán, como la mayoría de los miembros de las fuerzas de Seleka.</p><p>&nbsp;</p><p>Los abusos de Seleka provocaron la aparición de la no muy organizada milicia "anti-balaka" ("anti-machete" en sangó), formada por cristianos y animistas contrarios a gobierno de Seleka. En los cuatro últimos meses de 2013, los milicianos anti-balaka efectuaron terribles ataques contra comunidades musulmanas, sobre todo en el noroeste del país, en concreto contra muchos pueblos de los alrededores de la localidad de Bossangoa.</p><p>&nbsp;</p><p>Un <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/republica-centroafricana-derramamiento-sangre-homicidios-venganza-2013-12-05">audaz ataque anti-balaka</a>, lanzado el 5 de diciembre de 2013 contra Bangui, dio lugar a un estallido de violencia que acabó con lo que quedaba del tejido social del país. Tras repeler la ofensiva anti-balaka, las fuerzas de Seleka efectuaron una intensa serie de ataques de represalia contra los cristianos de la ciudad. Aunque, en algunos casos, Seleka dijo estar buscando milicianos anti-balaka, no hizo muchos esfuerzos por distinguir entre milicianos y no milicianos, pues la mayoría de las entre 800 y 1.200 personas que mató eran civiles.</p><p>&nbsp;</p><p>Durante el estallido de violencia de primeros de diciembre comenzaron su despliegue en la República Centroafricana fuerzas militares francesas con mandato de la ONU; se unieron a una pequeña fuerza para el mantenimiento de la paz con liderazgo africano que estaba ya desplegada allí Está previsto que próximamente se sumen a estas fuerzas hasta 1.000 efectivos de la Unión Africana, que se transferirán a una misión de la ONU para el mantenimiento de la paz de mayores proporciones en septiembre de 2014.</p><p>&nbsp;</p><p><em><strong>¿Cómo ha evolucionado la situación en la República Centroafricana desde enero de 2014?</strong></em></p><p>&nbsp;</p><p>La situación ha cambiado considerablemente en la República Centroafricana desde la dimisión del presidente Michel Djotodia el 10 de enero de 2014 y la elección de la nueva presidenta interina Catherine Samba Panza poco después.</p><p>&nbsp;</p><p>En cuanto Djotodia dejó su cargo, las fuerzas de Seleka comenzaron a retirarse de sus puestos de avanzada en todo país. Localidad tras localidad, cuando se marchaba Seleka, llegaba la milicia anti-balaka y lanzaba violentos ataques contra la minoría musulmana. Como el despliegue en el país de las fuerzas internacionales para el mantenimiento de la paz era extremadamente lento, la milicia anti-balaka tenía vía libre para imponer su poder y autoridad. Ha matado a centenares de civiles musulmanes, a veces en matanzas en gran escala; saqueado viviendas y comercios musulmanes, y quemado y destruido mezquitas. Entre sus víctimas hay mujeres y niños; y en algunos casos ha matado a familias enteras. Decía que su meta era librar al país de los musulmanes para siempre.</p><p>&nbsp;</p><p>Los milicianos anti-balaka son ahora los principales responsables de la violencia, especialmente en Bangui y en el tercio occidental del país. Las fuerzas de Seleka que se retiraron al norte también siguen cometiendo graves abusos contra los derechos humanos en el territorio bajo su control. No hay actualmente sistema de justicia en la República Centroafricana, por lo que, al no haber prácticamente ninguna posibilidad de que se lleve a cabo una investigación policial, procedimiento judicial y encarcelamiento, la impunidad de las violaciones de derechos humanos es absoluta.</p><p>&nbsp;</p><p>En los últimos meses se ha llevado a cabo una limpieza étnica en gran escala: el éxodo masivo de decenas de miles de civiles musulmanes a los vecinos Estados de Chad, Camerún y República Democrática del Congo. Gran parte de esta población refugiada recién creada vive en campos provisionales de acogida, donde soporta terribles condiciones.&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><p>Los pocos miles de musulmanes que hay todavía en la capital y en el oeste del país (donde representaban alrededor del 15 por ciento de la población) son casi todos personas desplazadas. Muchos han buscado refugio en iglesias, y la mayoría están a la espera de ser evacuados, pues temen sufrir ataques de milicianos anti-balaka.&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><p>Hay todavía más de 650.000 personas internamente desplazadas en la República Centroafricana. Millares de casas han sido saqueadas y quemadas, por lo que muchas personas -cristianas y musulmanas por igual- no tienen ya un hogar al que regresar.&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><p><em><strong>¿Es un conflicto religioso?</strong></em></p><p>&nbsp;</p><p>Se está atacando a los civiles con argumentos de carácter religioso, pero no por sus creencias o prácticas religiosas. Aunque las distintas comunidades religiosas llevaban generaciones conviviendo en paz, y había matrimonios y barrios mixtos, ahora la desconfianza y el odio separan a muchos de su miembros. La religión se considera un indicador decisivo de las lealtades a los distintos grupos armados del país.&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><p>No todos los cristianos ni todos los musulmanes se han dejado llevar por el odio sectario. De hecho, a muchos civiles musulmanes los han protegido sus vecinos cristianos, o han pedido y recibido protección en iglesias y misiones católicas. Asimismo, muchos cristianos, en especial mujeres casadas con musulmanes, han recibido amenazas y sufrido agresiones de la milicia anti-balaka.</p><p>&nbsp;</p><p>Amnistía Internacional califica la expulsión de musulmanes de la República Centroafricana de "limpieza étnica”. (Véase <a href="https://s3-eu-west-1.amazonaws.com/alfrescotemporary/AI_CAR+report_Feb2014.pdf"><em> CAR: Ethnic cleansing and sectarian killings in the Central African Republic</em></a>, AFR 19/004/2014.) Aunque no hay una definición formal del término en el derecho internacional, una comisión de expertos de la ONU lo ha definido la limpieza étnica como "[...] una política deliberada concebida por un grupo étnico o religioso para desplazar por la violencia y el terror a la población civil de otro grupo étnico o religioso de determinadas zonas geográficas”. Cada grupo de la milicia anti-balaka actúa bajo un mando local, pero con el objetivo común de librar al país de la población musulmana. Los actos de esta naturaleza actos pueden constituir crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra.</p><p>&nbsp;</p><p><em><strong>¿Cómo se están ocupando la nuevas autoridades de transición de los grupos armados?</strong></em></p><p>&nbsp;</p><p>En el nuevo gobierno, dirigido por la presidenta Catherine Samba-Panza, hay algunos representantes de las milicias Seleka y anti-balaka. Se han entablado negociaciones entre el gobierno y los líderes de las milicias. Como consecuencia de ello se han producido varias rupturas entre ambos grupos armados, especialmente por la cuestión del desarme.&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><p>Hay aún alrededor de 8.000 milicianos de Seleka acantonados (sin desarmar aún) en bases militares de Bangui, y esperan acogerse a un proceso de desarme, desmovilización y reintegración. Aunque algunos milicianos anti-balaka están dispuestos a desarmarse si se benefician de las mismas medidas que los de Seleka, los líderes radicales de ambos grupos armados han dicho a sus miembros que sigan combatiendo. Lo mismo ocurre con el antiguo ejército, las Fuerzas Armadas Centroafricanas, o FACA, que se dispersó tras la partida del presidente Bozizé. Junto con fuerzas de las antiguas policía y gendarmería, algunos miembros de las FACA accedieron a reincorporarse a sus puestos bajo la supervisión de la fuerza internacional para el mantenimiento de paz, en Bangui. En cambio, otros se agruparon en el norte para formar un nuevo grupo armado, llamado Renovación y Justicia, y ahora están reclutando a milicianos anti-balaka. Renovación y Justicia controla ya un territorio inmenso a lo largo de la frontera con Camerún y Chad.</p><p>&nbsp;</p><p>Varias zonas de la capital están cada vez más bajo el control de la milicia anti-balaka, que, especialmente desde el 22 de marzo de 2014, ha efectuado reiterados ataques contra civiles y contra las fuerzas para el mantenimiento de la paz de la Misión Internacional de Apoyo a la República Centroafricana con Liderazgo Africano (MISCA). El resto del país está, en general, fuera de control, pues el gobierno no tiene autoridad fuera de Bangui y depende de las fuerzas internacionales para el mantenimiento de la paz. Algunos miembros de Seleka que huyeron de Bangui se han reagrupado en localidades donde no se han desplegado las fuerzas para el mantenimiento de la paz, especialmente en el noreste del país, donde continúan cometiendo atrocidades sin dar muestra de estar dispuestos a desarmarse. Otros han huido del país, principalmente a Chad, por lo que cabe preguntarse si serán llevados alguna vez ante la justicia.&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><p><em><strong>¿Qué le ocurre a la gente que huye de la República Centroafricana?</strong></em></p><p>&nbsp;</p><p>Decenas de miles de personas que se han visto obligadas a huir de la República Centroafricana debido a la violencia se enfrentan ahora a otra catástrofe humanitaria en los países vecinos, concretamente en Chad, Camerún y la República Democrática del Congo. En la estación de las lluvias, la ya desesperada situación se empeorará rápidamente si no se proporciona a esas personas abrigo, alimentos y servicios médicos con urgencia.&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><p>Durante una <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/chad-rep-centroafr-nueva-crisis-humana-huyen-violencia-2014-03-06">visita que realizó a Chad a principios de marzo de 2014</a>, Amnistía Internacional comprobó que había miles de personas de la República Centroafricana desatendidas por la autoridades chadianas y los organismos humanitarios, muchas de ellas aquejadas de malnutrición severa y sin más abrigo que la sombra de los árboles. La mayoría de los campos que acogen a estas personas están demasiado cerca de la frontera, lo que aumenta la inseguridad y vulnerabilidad de los refugiados.&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><p><em><strong>¿Está la comunidad internacional muy implicada?</strong></em></p><p>&nbsp;</p><p>En diciembre de 2013, el Consejo de Seguridad de la ONU autorizó el despliegue de fuerzas internacionales, formadas ahora por alrededor de 6.000 efectivos de la fuerza para el mantenimiento de la paz de la Unión Africana (MISCA) y 2.000 efectivos franceses (la operación Sangaris). Sin embargo, estas fuerzas no se han desplegado con rapidez fuera de Bangui para proteger a la población civil. El 1 de abril, la Unión Europea <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/ue-lideres-africanos-repcentroafr-2014-04-02">lanzó una operación militar</a> de hasta 1.000 efectivos (EUFOR-RCA), que se desplegarán en Bangui en breve, para posibilitar el despliegue de las tropas internacionales ya presentes allí en otras provincias. EUFOR RCA tiene por objeto servir de misión provisional hasta que pueda desplegarse en la República Centroafricana -se espera que para el 15 de septiembre de 2014- una operación de mantenimiento de la paz de la ONU de alrededor de 12.000 efectivos, incluida policía.</p><p>&nbsp;</p><p><em><strong>¿Qué pide Amnistía Internacional?</strong></em></p><p>Instamos a la comunidad internacional a:</p><ul><li>Proporcionar a la MISCA y las demás fuerzas internacionales para el mantenimiento de la paz medios suficientes para mejorar su capacidad de desplegarse rápidamente en todas las regiones del país a fin de proteger a la población civil de manera efectiva, especialmente en los campos para personas internamente desplazadas y sus alrededores y en las localidades remotas.</li><li>Comenzar de inmediato los preparativos de emergencia y la planificación necesarios para la trasformación de la MISCA en una operación para el mantenimiento de la paz de la ONU, como dispone la Resolución 2127 (2013) del Consejo de Seguridad.</li><li>Garantizar la buena coordinación de todas las fuerzas militares presentes en la República Centroafricana, a saber, la MISCA, las fuerzas francesas (Sangaris) y EUFOR RCA.</li><li>Acelerar el proceso de desarme y garantizar que ningún Estado presta apoyo alguno ni suministra armas a las milicias activas en la República Centroafricana, algo prohibido por el embargo de armas de la ONU (Resolución 2127 – 2013).</li><li>Agilizar el despliegue efectivo y coordinar las actividades de los diversos observadores de la situación de los derechos humanos, en especial la comisión internacional de investigación, a fin de ayudar a identificar a los autores de violaciones de derechos humanos, incluidos crímenes de derecho internacional, y garantizar que se les hace rendir cuentas.</li><li>Garantizar el restablecimiento con prontitud del poder judicial y los órganos de justicia, incluidos los tribunales, las prisiones y las fiscalías.</li><li>Garantizar que se identifica a los refugiados que huyen a los países vecinos y se les presta la debida protección por medio de la cooperación efectiva entre la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y las autoridades nacionales de Chad, Camerún y la República Democrática del Congo.</li></ul><p><a href="https://aiusa.maps.arcgis.com/apps/MapTour/index.html?appid=8b33b0c56d194f64a6179b2931fb72c2&amp;webmap=2c83844656164fc486c793c877180401"><img src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/188832_Small_image_for_CAR_story_map%20(1).jpg" alt="CAR story map" title="Convivir con el horror" width="500" height="376" /></a></p><p>&nbsp;</p><p><strong><a href="https://campaigns.amnesty.org/es/campaigns/conflict-in-car#.U2tBo_l_uBI">¡Actúa!</a><a href="https://campaigns.amnesty.org/es/campaigns/conflict-in-car#.U2tBo_l_uBI"></a></strong></p><p>&nbsp;</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Resumen de la crisis de derechos humanos de proporciones históricas a la que se enfrenta la población de República Centroafricana.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/189158_A_girl_sits_at_the_back_of_a_truck_as_she_prepares_to_flee_sectarian_violence_in_Bouar (1).jpg?1397054458" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/47029">CAR Q&amp;A_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CARcrisis </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">República Centroafricana</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="5.658079">5° 39' 29.0844" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="19.577637">19° 34' 39.4932" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>República Centroafricana se encuentra atrapada en una crisis humanitaria y de derechos humanos de proporciones históricas. Al no responder de manera más firme y urgente, la comunidad internacional ha demostrado una insensible falta de interés por la población civil de un país en guerra y la ha abandonado en los momentos de necesidad.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Christian Mukosa, investigador de Amnistía Internacional sobre República Centroafricana </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/ue-lideres-africanos-repcentroafr-2014-04-02"> La UE y los líderes africanos no deben dar la espalda al pueblo de la República Centroafricana</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 2 de abril de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://campaigns.amnesty.org/es/campaigns/conflict-in-car#.U2tEZfl_uBI">No hay tiempo que perder: Protejamos a la población civil de República Centroafricana</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Mapa interactivo/Ciberacción </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/rep-centroafr-nueva-violencia-urge-despliegue-fuerzas-paz-ue-2014-03-26">República Centroafricana: urge despliegue fuerzas UE mantenimiento de paz para sofocar nueva violencia</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 26 de marzo de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/republica-centroafricana-limpieza-etnica-homicidios-sectarios-2014-02-12">República Centroafricana: Limpieza étnica y homicidios sectarios</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 12 de febrero de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-4"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/republica-centroafricana-crimenes-guerra-lesa-humanidad-bangui-2013-12-19">República Centroafricana: Crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad en Bangui</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 19 de diciembre de 2013 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Conflictos armados Grupos armados Central African Republic Crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra Ejecuciones extrajudiciales y otros homicidios ilegítimos Personas refugiadas, migrantes y desplazadas internamente Juicios y sistemas judiciales Naciones Unidas Thu, 08 May 2014 09:02:16 +0000 Amnistía Internacional 47031 at http://www.amnesty.org República Checa: “A lo mejor esto es lo que pasaba en la época de Hitler” http://www.amnesty.org/es/news/republica-checa-romanies-epoca-hitler-2014-04-08 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> “A lo mejor esto es lo que pasaba en la época de Hitler” </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">08 abril 2014</span> </div> </div> </div> <p>Cuando los niños y niñas romaníes de la ciudad de&nbsp;<span>České Budějovice,</span><span>&nbsp;</span><span>en el sur de la República Checa, se despiertan asustados en mitad de la noche, no es por miedo a monstruos imaginarios.</span></p><p>Multitudes enfurecidas han estado atacando, cada vez con más frecuencia, sus casas y acosando a comunidades romaníes de todo el país.</p><p>La primera manifestación en&nbsp;<span>České Budějovice&nbsp;</span><span>tuvo lugar el 29 de junio del año pasado. Más de un millar de miembros de grupos de extrema derecha se congregaron en el centro de la localidad y marcharon hasta el barrio de Máj, coreando insultos contra los romaníes que viven allí.</span></p><p>Gritaban “cerdos negros” y “¡a por ellos!”, mientras arrojaban granadas aturdidoras y botellas de cristal contra sus casas, e incluso contra los policías que intentaban impedírselo.</p><p>“Fue horrible. Teníamos mucho miedo […] Mirábamos por las ventanas y nos estaban gritando, llamándonos ‘cerdos negros’ y amenazando con matarnos”, dijo Michal, residente romaní de 27 años.</p><p>“Pensé: a lo mejor esto es lo que pasaba en la época de Hitler.”</p><p>La mayoría de los residentes romaníes observaban impotentes desde sus ventanas las violentas manifestaciones, aterrorizados y confiando en que esa multitud se marchara.</p><p>Pero no lo hizo.</p><p>De hecho, durante varias semanas, volvió casi cada sábado.</p><p>Una de las marchas más grandes tuvo lugar el 6 de julio. La multitud llegó cuando padres y madres jugaban con sus hijos e hijas en el parque local.</p><p>“Mi hermana estaba en el balcón que da al parque cuando empezó a gritar: ‘¡Corred, volved a casa, ya están aquí otra vez!’. Agarramos a los niños y echamos a correr. No entendían nada, lloraban y preguntaban qué pasaba”, dijo Martina, una residente.</p><p>Una vez más, los manifestantes corearon insultos, arrojaron piedras contra las casas y amenazaron a los residentes.</p><p>Las protestas cesaron finalmente en octubre, pero los residentes aún tienen miedo, pues se rumorea que podría haber nuevas manifestaciones ahora que ha terminado el invierno.</p><p>Angela, que se trasladó a Máj desde Eslovaquia hace 25 años, dice que la vida se ha vuelto casi insoportable en la zona, y que las madres y los niños tienen miedo de salir a causa de las marchas. Según afirma, la discriminación, incluso por parte de funcionarios públicos, ha aumentado desde que comenzaron las manifestaciones.</p><p>“Tras la manifestación, sentía ansiedad y miedo. Los niños estaban preocupados. Me pedían que no fuera a trabajar, pero es importante, tengo que tener dinero para mi familia”, dice.</p><p>Tras la primera marcha, en junio, la policía tomó algunas medidas para proteger a las comunidades romaníes atacadas. Sin embargo, el gobierno central ha actuado con lentitud a la hora de condenar de manera inequívoca las marchas racistas que tienen lugar en&nbsp;<span>České Budějovice</span><span>&nbsp;</span><span>y en otros lugares de la República Checa.&nbsp;</span></p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Cuando los niños y niñas romaníes de la ciudad de&nbsp;<span>České Budějovice,</span><span>&nbsp;</span><span>en el sur de la República Checa, se despiertan asustados en mitad de la noche, no es por miedo a monstruos imaginarios.</span></p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/189472_Roma (1).jpg?1396367213" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/46428">Roma Czech Republic_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-onpagesummary"> <div class="field-label">En un golpe de vista:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><strong>Angry mobs, racism and abuse: Life for Roma in Europe</strong></p><p><a href="http://www.amnesty.org/es/news/francia-romanies-nos-mataban-2014-04-08">Francia: “Dijeron que, si nos quedábamos, nos matarían”</a></p><p><a href="http://www.amnesty.org/es/news/grecia-mis-hijos-tienen-miedo-no-quieren-volver-aquella-casa-2014-04-08">Grecia: “Mis hijos tienen miedo, no quieren volver a aquella casa”</a></p><p><a href="http://together-against-hate.tumblr.com/"><strong>Actúa: Unidos contra el odio</strong></a></p><p>&nbsp;</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> RomaRights </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">República Checa</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="50.296358">50° 17' 46.8888" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="11.865234">11° 51' 54.8424" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Fue horrible. Teníamos mucho miedo […] Mirábamos por las ventanas y nos estaban gritando, llamándonos ‘cerdos negros’ y amenazando con matarnos. Pensé: a lo mejor esto es lo que pasaba en la época de Hitler.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Michal, residente romaní </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Tras la manifestación, sentía ansiedad y miedo. Los niños estaban preocupados. Me pedían que no fuera a trabajar, pero es importante, tengo que tener dinero para mi familia.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Angela, residente romaní </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/romanies-europe-justicia-proteccion-2014-04-08">Romaníes en Europa: Exigir justicia y protección frente a la violencia</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 8 de abril de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/library/info/EUR01/007/2014/en">&quot;We ask for justice”: Europe’s failure to protect Roma from racist violence</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe, 8 de abril de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/francia-romanies-nos-mataban-2014-04-08">Francia: “Dijeron que, si nos quedábamos, nos matarían”</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 8 de abril de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/grecia-mis-hijos-tienen-miedo-no-quieren-volver-aquella-casa-2014-04-08">Grecia: “Mis hijos tienen miedo, no quieren volver a aquella casa”</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 8 de abril de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-4"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://together-against-hate.tumblr.com/">Unidos contra el odio</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> ¡Actúa! </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Czech Republic Roma Rights Thu, 03 Apr 2014 11:35:46 +0000 Amnistía Internacional 46418 at http://www.amnesty.org Francia: “Dijeron que, si nos quedábamos, nos matarían” http://www.amnesty.org/es/news/francia-romanies-nos-mataban-2014-04-08 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> “Dijeron que, si nos quedábamos, nos matarían” </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">08 abril 2014</span> </div> </div> </div> <p>Ataques, discriminación, desalojos violentos, falta de hogar y pobreza extrema. La vida para las 20.000 personas romaníes que viven en Francia –en su mayoría inmigrantes– dista mucho de la imagen idílica que el país intenta presentar.</p><p>La mayoría de los inmigrantes romaníes en Francia viven en asentamientos informales y apenas tienen acceso a agua o saneamiento. Además, sufren una arraigada discriminación y a menudo se convierten en blanco de ataques brutales de multitudes e incluso de policías.</p><p>Algunos políticos franceses han dicho que los romaníes tienen un “estilo de vida peculiar” y “no quieren integrarse”. En septiembre de 2013, en una entrevista con Radio France International, Manuel Valls, ministro del Interior, dijo: “Esa gente [las personas migrantes romaníes] tienen estilos de vida sumamente diferentes de los nuestros. Por ese motivo, deberían regresar a Rumania o Bulgaria”.</p><p>El 27 de septiembre de 2012, una multitud encolerizada que, al parecer, iba armada atacó violentamente a un grupo de 50 romaníes que viven en Les Créneaux, un barrio al norte de Marsella. Amenazaron con prender fuego a sus pertenencias. Querían que se marcharan.</p><p>“Dijeron que, si nos quedábamos, nos matarían. Las mujeres y los niños estaban aterrados y se echaron a llorar. Llamé a la policía, que al cabo de unos minutos vino y nos dijo que teníamos que marcharnos inmediatamente. Recogimos sólo algunas de nuestras cosas y nos fuimos a toda prisa. Inmediatamente, prendieron fuego al resto de nuestras cosas”, dijo uno de los residentes romaníes a Amnistía Internacional.</p><p>La policía ha dicho que la investigación sobre aquel incidente está en curso, pero que no ha podido identificar a los responsables del ataque porque, cuando los agentes llegaron, ya se habían marchado.</p><p>En otro incidente ocurrido en marzo de 2013 en la zona de St. Louis, en Marsella, una mujer romaní tuvo que ser trasladada al hospital después de que una multitud llegara al asentamiento informal en el que vivían 10 romaníes y los atacara con gas lacrimógeno.</p><p>Los romaníes decidieron no denunciar el incidente a la policía, pues tenían miedo de lo que podrían hacerles los atacantes, que vivían en la misma zona.</p><p>Los romaníes rara vez denuncian las agresiones a la policía, ya que no confían en ella. Al fin y al cabo, en la violencia de que han sido víctimas han estado implicados agentes de policía.</p><p>“El pueblo romaní tiene mucho miedo de la policía. Suelo llevar a los niños al hospital para tratamiento médico, y cada vez que ven a un policía se asustan”, dijo S, un romaní que vivía en un asentamiento informal y que ahora trabaja de asistente social.</p><p>Los romaníes sin hogar que viven en París tienen más probabilidades de sufrir acoso que de recibir ayuda de la policía, que los quiere fuera del centro de la ciudad.</p><p>Gheorghe, romaní que duerme en la Place de la République con su esposa y sus tres hijos, dijo: “Un policía viene a la plaza todas las semanas y tira nuestras cosas… nuestras mantas, colchones y ropa”.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Ataques, discriminación, desalojos violentos, falta de hogar y pobreza extrema. La vida para las 20.000 personas romaníes que viven en Francia –en su mayoría inmigrantes– dista mucho de la imagen idílica que el país intenta presentar.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/189017_Roma.jpg?1396367834" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/46429">Roma France_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-onpagesummary"> <div class="field-label">En un golpe de vista:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><strong>Angry mobs, racism and abuse: Life for Roma in Europe</strong></p><p><a href="http://www.amnesty.org/es/news/republica-checa-romanies-epoca-hitler-2014-04-08">República Checa: “A lo mejor esto es lo que pasaba en la época de Hitler”</a></p><p><a href="http://www.amnesty.org/es/news/grecia-mis-hijos-tienen-miedo-no-quieren-volver-aquella-casa-2014-04-08">Grecia: “Mis hijos tienen miedo, no quieren volver a aquella casa”</a></p><p><a href="http://together-against-hate.tumblr.com/"><strong>Actúa: Unidos contra el odio</strong></a></p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> RomaRights </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Francia</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="48.004625">48° 0' 16.65" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="3.691406">3° 41' 29.0616" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Dijeron que, si nos quedábamos, nos matarían. Las mujeres y los niños estaban aterrados y se echaron a llorar. Llamé a la policía, que al cabo de unos minutos vino y nos dijo que teníamos que marcharnos inmediatamente. Recogimos sólo algunas de nuestras cosas y nos fuimos a toda prisa. Inmediatamente, prendieron fuego al resto de nuestras cosas.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Residente romaní de Les Créneaux, un barrio al norte de Marsella </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>El pueblo romaní tiene mucho miedo de la policía. Suelo llevar a los niños al hospital para tratamiento médico, y cada vez que ven a un policía se asustan</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> S, romaní que vivía en un asentamiento informal y que ahora trabaja de asistente social. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/romanies-europe-justicia-proteccion-2014-04-08">Romaníes en Europa: Exigir justicia y protección frente a la violencia</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 8 de abril de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/library/info/EUR01/007/2014/en">&quot;We ask for justice”: Europe’s failure to protect Roma from racist violence</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe, 8 de abril de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/republica-checa-romanies-epoca-hitler-2014-04-08">República Checa: “A lo mejor esto es lo que pasaba en la época de Hitler”</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 8 de abril de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/grecia-mis-hijos-tienen-miedo-no-quieren-volver-aquella-casa-2014-04-08">Grecia: “Mis hijos tienen miedo, no quieren volver a aquella casa”</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 8 de abril de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-4"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://together-against-hate.tumblr.com/">Unidos contra el odio</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> ¡Actúa! </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> France Roma Rights Thu, 03 Apr 2014 12:29:37 +0000 Amnistía Internacional 46423 at http://www.amnesty.org Grecia: “Mis hijos tienen miedo, no quieren volver a aquella casa” http://www.amnesty.org/es/news/grecia-mis-hijos-tienen-miedo-no-quieren-volver-aquella-casa-2014-04-08 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Grecia: “Mis hijos tienen miedo, no quieren volver a aquella casa” </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">08 abril 2014</span> </div> </div> </div> <p>Las casi 350.000 personas romaníes que viven en Grecia llevan sufriendo discriminación e intolerancia desde hace generaciones.</p><p>Desde los desalojos forzosos hasta la segregación en las escuelas, pasando por las redadas policiales discriminatorias y la violencia de motivación racial, han aprendido lo que significa la desigualdad.</p><p>Los ataques racistas contra grupos minoritarios, como los romaníes, han ido en aumento en Grecia en los últimos años.</p><p>Desde 2012, los romaníes que viven en el pueblo de Etoliko, en el oeste del país, han sido víctimas de algunos de los ataques más brutales, y sus casas han sido arrasadas y quemadas con cócteles molotov. Muchas familias romaníes se han marchado, al encontrarse sin más opción que huir con sus hijos.</p><p>Para Paraskevi Kokoni, de 36 años y madre de siete hijos, la gota final llegó en octubre de 2012, tras una serie de ataques de multitudes contra romaníes en la zona.</p><p>Paraskevi estaba comprando comida con su hijo, que entonces tenía 11 años, y su sobrino Kostas, de 23 y con una discapacidad intelectual, cuando varios hombres los persiguieron por la calle y los atacaron con brutalidad.</p><p>“Dos de los hombres fueron a por mí, y los demás empezaron a darle a Kostas patadas y puñetazos. Grité pidiendo ayuda, pero no vino nadie […] Agarré a mi hijo y me marché, pero seguían teniendo a mi sobrino”, dijo.</p><p>Paraskevi corrió a la comisaría de policía local a pedir ayuda y dijo al agente que su sobrino seguía en peligro. Según afirma, el agente le dijo que no podía hacer nada porque le daba miedo ir al lugar él solo. Cuando llegaron refuerzos, todo el mundo se había marchado.</p><p>El esposo de Paraskevi encontró a Kostas inconsciente en la calle. Tanto Paraskevi como Kostas estaban heridos, con cortes y hematomas, y tuvieron que ser llevados al hospital.</p><p>A Paraskevi no le quedó más opción que agarrar a sus hijos y marcharse del pueblo.</p><p>“La policía no nos protegía. Dejamos Etoliko y nos fuimos a Patra. Dejamos nuestra casa. Mis hijos no quieren regresar. Tienen miedo. Es mi hogar, pero yo tampoco quiero volver. Estoy asustada […] ¿por qué voy a volver, para que maten a mis hijos?”, dijo Paraskevi.</p><p>En noviembre de 2013, tres de los implicados en el ataque fueron acusados de causar lesiones graves. Está previsto que comparezcan ante el tribunal en las próximas semanas.</p><p>Por desgracia, el de Paraskevi no es un caso aislado en Etoliko. En enero de 2013, la hostilidad hacia los romaníes alcanzó una nueva cota cuando una multitud de 70 personas atacó el barrio.</p><p>Las organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional creen que la actitud de la policía griega al no detener los ataques contra grupos vulnerables, como migrantes y romaníes, y no llevar a los responsables ante la justicia ha contribuido al aumento de los ataques racistas brutales.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Las casi 350.000 personas romaníes que viven en Grecia llevan sufriendo discriminación e intolerancia desde hace generaciones.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/189786_Paraskevi_Kokoni.jpg?1396368695" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/46456">Roma Greece_es</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-onpagesummary"> <div class="field-label">En un golpe de vista:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><strong>Angry mobs, racism and abuse: Life for Roma in Europe</strong></p><p><a href="http://www.amnesty.org/es/news/republica-checa-romanies-epoca-hitler-2014-04-08">República Checa: “A lo mejor esto es lo que pasaba en la época de Hitler”</a></p><p><a href="http://www.amnesty.org/es/news/francia-romanies-nos-mataban-2014-04-08">Francia: “Dijeron que, si nos quedábamos, nos matarían”</a></p><p><strong><a href="http://www.amnesty.org/en/appeals-for-action/stop-hate-crimes-in-Greece">Take Action!: Stop Hate Crimes in Greece</a></strong></p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> RomaRights </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Grecia</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="39.783213">39° 46' 59.5668" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="21.621094">21° 37' 15.9384" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Dos de los hombres fueron a por mí, y los demás empezaron a darle a Kostas patadas y puñetazos. Grité pidiendo ayuda, pero no vino nadie […] Agarré a mi hijo y me marché, pero seguían teniendo a mi sobrino.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Paraskevi Kokoni, residente romaní del pueblo de Etoliko. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>La policía no nos protegía. Dejamos Etoliko y nos fuimos a Patra. Dejamos nuestra casa. Mis hijos no quieren regresar. Tienen miedo. Es mi hogar, pero yo tampoco quiero volver. Estoy asustada […] ¿por qué voy a volver, para que maten a mis hijos?</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Paraskevi Kokoni, residente romaní del pueblo de Etoliko. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/romanies-europe-justicia-proteccion-2014-04-08">Romaníes en Europa: Exigir justicia y protección frente a la violencia</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 8 de abril de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/library/info/EUR01/007/2014/en">&quot;We ask for justice”: Europe’s failure to protect Roma from racist violence</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe, 8 de abril de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/republica-checa-romanies-epoca-hitler-2014-04-08">República Checa: “A lo mejor esto es lo que pasaba en la época de Hitler”</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 8 de abril de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/francia-romanies-nos-mataban-2014-04-08">Francia: “Dijeron que, si nos quedábamos, nos matarían”</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Artículo, 8 de abril de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-4"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/en/appeals-for-action/stop-hate-crimes-in-Greece">Stop Hate Crimes in Greece</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> ¡Actúa! </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Greece Roma Rights Thu, 03 Apr 2014 12:58:00 +0000 Amnistía Internacional 46424 at http://www.amnesty.org Venezuela: La espiral de violencia amenaza el Estado de derecho http://www.amnesty.org/es/news/venezuela-la-espiral-de-violencia-amenaza-el-estado-de-derecho-2014-04-01 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela: La espiral de violencia amenaza el Estado de derecho </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">01 abril 2014</span> </div> </div> </div> <p>Venezuela está arriesgando enfrentar una de las peores amenazas al Estado de derecho de las últimas décadas si las diversas fuerzas políticas no se comprometen a respetar los derechos humanos completamente, de acuerdo a un nuevo informe de Amnistía Internacional sobre la actual crisis en el país.</p><p>El informe, <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR53/009/2014/es"><em>Venezuela: Los derechos humanos en riesgo en medio de protestas</em></a>, documenta denuncias de violaciones y abusos a los derechos humanos cometidos en el contexto de las masivas manifestaciones que tuvieron lugar desde comienzos de febrero.</p><p>“El país corre el riesgo de caer en una espiral de violencia si no se toman pasos para llevar a las partes en conflicto a un diálogo. Esto sólo puede ocurrir si ambos lados respetan los derechos humanos y el Estado de derecho. Si esto no sucede, el número de víctimas va a continuar creciendo, con personas ordinarias llevándose la peor parte,” dijo Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.</p><p>Hasta el momento, 37 personas han perdido la vida y más de 550 han resultado heridas, al menos 120 tras el uso de armas de fuego. Según datos publicados por la Fiscalía General el 27 de Marzo, 2,157 personas fueron detenidas durante las protestas. La gran mayoría ya fue liberada pero continúan enfrentando cargos.</p><p>De acuerdo a información recibida por Amnistía Internacional, las fuerzas de seguridad del país han recurrido al uso de fuerza excesiva, incluyendo armas de fuego, y hasta han torturado a manifestantes.</p><p>El informe también documenta abusos a los derechos humanos cometidos por grupos en favor del gobierno, manifestantes e individuos no identificados.</p><p>“Todas las acusaciones de violaciones y abusos a los derechos humanos tienen que ser investigadas de manera inmediata y exhaustiva y aquellos responsables, llevados a la justicia,” dijo Erika Guevara Rosas.</p><p>“La crisis política amenaza con socavar cualquier progreso hecho en los años recientes en lo que respecta a los derechos de las personas más marginalizadas del país.”</p><p>Amnistía Internacional hace un llamado al gobierno venezolano a comprometerse a un Plan Nacional de Derechos Humanos. El plan debería ser el resultado de un diálogo nacional e incluir a todos los partidos y a la sociedad civil.</p><p>“El gobierno y la oposición deben comprometerse a utilizar medios pacíficos para resolver la crisis política e instruir a sus partidarios que la violencia y la retórica confrontacional que pueda incitar a la violencia no será tolerada. La comunidad internacional, incluyendo los países vecinos, debe fomentar el diálogo constructivo en el país,” dijo Erika Guevara Rosas.</p><p><strong>Información adicional</strong></p><p><strong>Ejemplos de presuntas violaciones a los derechos humanos</strong></p><p>El 19 de febrero, Geraldine Moreno, una estudiante de 23 años, participó en una manifestación en la ciudad de Valencia. Un oficial de la Guardia Nacional presuntamente disparó una escopeta de balas de caucho en su cara desde una distancia de apenas 30 centímetros. Geraldine murió en el hospital tres días después.</p><p>Daniel Quintero, un estudiante de 21 años, fue detenido por oficiales de la Guardia Nacional después de haber participado en manifestaciones en contra del gobierno en la ciudad de Maracaibo el 21 de febrero. Fue golpeado repetidamente y dice que un comandante de la Guardia Nacional amenazó con quemarlo vivo.<object data="https://adam.amnesty.org/tools/jwplayer/player.swf?file=https://adam.amnesty.org/images/assets/190301-190400/190313/Salil_Shetty_Venezuela_SPA-p.mp4&amp;image=https://adam.amnesty.org/images/assets/190301-190400/190313/3_Salil_Shetty_Venezuela_SPA-l-m.jpg&amp;backcolor=000000&amp;frontcolor=EEEEEE&amp;lightcolor=FFFFFF&amp;screencolor=000000&amp;autostart=false&amp;stretching=uniform&amp;provider=video&amp;duration=160" type="application/x-shockwave-flash" width="700" height="418"></object></p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Venezuela está arriesgando enfrentar una de las peores amenazas al Estado de derecho de las últimas décadas si las diversas fuerzas políticas no se comprometen a respetar los derechos humanos completamente.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="620" height="620" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/190208_Vigil_in_Caracas_to_remember_the_victims_of_the_2014_protests_in_Venezuela_0.jpg?1396282940" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/46370">Venezuela SPA</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-onpagesummary"> <div class="field-label">En un golpe de vista:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><a href="http://campaigns.amnesty.org/es/campaigns/protests-in-venezuela">&nbsp;Protestas en Venezuela: Firma la&nbsp;petición</a></p><p>&nbsp;</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-ai-index-number"> <div class="field-label">Amnesty International Index Number:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> AMR53/009/2014 </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Venezuela</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="7.732765">7° 43' 57.954" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="-68.203125">68° 12' 11.25" W</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>El país corre el riesgo de caer en una espiral de violencia si no se toman pasos para llevar a las partes en conflicto a un diálogo. Esto sólo puede ocurrir si ambos lados respetan los derechos humanos y el estado de derecho. Si esto no sucede, el número de víctimas va a continuar creciendo, con personas ordinarias llevándose la peor parte. </blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Erika Guevara Rosas, Directora para las Américas de Amnistía Internacional. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR53/009/2014/es">Venezuela: Los derechos humanos en riesgo en medio de protestas</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Lee el informe completo. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://campaigns.amnesty.org/es/campaigns/protests-in-venezuela">Protestas en Venezuela: Firma la petición!</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Firma la petición </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/venezuela-el-arresto-de-un-alcalde-podr-ser-el-inicio-de-una-caza-de-brujas">Venezuela: El arresto de un alcalde podría ser el inicio de una “caza de brujas”</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 20 de Marzo de 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-3"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/venezuela-el-creciente-clima-de-violencia-y-polarizaci-n-sofoca-los-derecho">Venezuela: El creciente clima de violencia y polarización sofoca los derechos humanos</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 7 marzo 2014. </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-4"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/for-media/press-releases/venezuela-juicio-lider-oposicion-afrenta-justicia-libertad-reunion-2014-02-19">Venezuela: El juicio a un líder de la oposición, una afrenta a la justicia y a la libertad de reunión</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Comunicado de prensa, 19 febrero 2014. </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Activistas Detención Libertad de expresión Venezuela Mon, 31 Mar 2014 16:36:38 +0000 Amnistía Internacional 46371 at http://www.amnesty.org Se acaba el tiempo para el condenado a la horca en Irak http://www.amnesty.org/es/news/se-acaba-tiempo-condenado-horca-en-irak-2014-03-28 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Se acaba el tiempo para el condenado a la horca en Irak </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">28 marzo 2014</span> </div> </div> </div> <p>Osama Jamal Abdallah Mahdi, de 32 años y padre de dos hijos, lleva ya más de dos años condenado a muerte en Irak por un delito que afirma que no cometió.<br /><br />Ahora su tío es su única esperanza. Desde su hogar en Wichita, estado de Kansas (Estados Unidos), a más de 11.000 kilómetros de distancia, Musadik Mahdi lidera una campaña en favor de la liberación de su sobrino.<br /><br />Este ingeniero de origen iraquí se ha puesto en contacto con diplomáticos, congresistas, medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales, entre ellas Amnistía Internacional, para intentar que se anule la sentencia condenatoria de Osama. Pero el tiempo se agota y Musadik teme que en cualquier momento lleven a Osama hasta el patíbulo.<br /><br />“Hablé con su madre hace sólo unos días y está destrozada. No deja de rogarme que haga algo. Al parecer Osama está bastante mal, le dan muy poco de comer. La situación es tan crítica que podría ser ejecutado en cualquier momento si la Oficina de la Presidencia no decide lo contrario”, ha explicado Musadik.<br /><br />La pesadilla comenzó el 15 de enero de 2010, cuando Osama, que entonces trabajaba en Bagdad como técnico en petróleo, fue detenido en su oficina acusado de haber matado más de un año antes a un militar iraquí.<br /><br />Fue recluido en un centro de detención secreta. Según sus familiares, allí lo golpearon con objetos punzantes, le dieron patadas, lo dejaron suspendido de los brazos, le causaron heridas con una taladradora y le aplicaron descargas eléctricas en todo el cuerpo para que “confesara” el crimen.<br /><br />Las pruebas a favor de Osama son aparentemente abrumadoras. Su jefe dijo que a la hora del homicidio Osama estaba en su puesto de trabajo, a 120 kilómetros del lugar donde se cometió el crimen.&nbsp; Otro procesado en la causa que inicialmente había declarado contra él se retractó más tarde de su declaración. Quienes declararon ante el tribunal no eran testigos oculares del homicidio.<br /><br />Los abogados de Osama presentaron incluso fotografías tomadas por el Instituto Médico Forense de Bagdad en las que se veían “20 zonas de decoloración” de diversas formas y tamaños que sustentaban las denuncias de tortura. <br /><br />Pero no fueron suficientes.<br /><br />La “confesión” forzada de Osama se utilizó como prueba principal en un simulacro de juicio que solo duró un día, en diciembre de 2011. Fue declarado culpable en aplicación de la Ley Antiterrorista de Irak y condenado a muerte.<br /><br />Ahora, este padre de dos hijos pasa cada hora esperando que en cualquier momento los guardias de la Prisión Central de Nasseriya, en la gobernación de Dhi Qar (sur de Irak), vengan a sacarlo de su celda para llevarlo al patíbulo.<br /><br /><strong>La única salida</strong><br /><br />La esposa de Osama, Najap, lo visitó el mes pasado y después contó a Musadik las deplorables condiciones que había en la cárcel.<br /><br />“Najap me contó que Osama estaba encadenado de pies y manos. Que lo torturan a diario, y que lo han llevado dos veces al patíbulo para asustarlo antes de volver a meterlo en su celda. Juegan con su mente. Lo torturan psicológicamente, lo tratan como un animal. Hasta los animales tienen más derechos”, ha dicho Musadik.<br /><br />“Sus hijos tienen ya cuatro y cinco años. Su esposa está desesperada y sufre mucho. Antes de que lo detuvieran, Osama había comprado una parcela y estaba empezando a construir su casa y su vida con su familia; entonces pasó todo esto.”<br /><br />La madre y los dos hermanos de Osama han huido a Turquía después de recibir amenazas de muerte por no haber pagado una indemnización a los familiares del militar muerto. <br /><br />El de Osama no es un caso excepcional en Irak. En su reciente informe <em>Condenas a muerte y ejecuciones en 2013</em>, Amnistía Internacional documenta al menos 169 ejecuciones en el país en 2013, cifra superior a la de 2012, cuando se documentaron al menos 129. Muchos son ejecutados tras recibir una condena de muerte basada en “confesiones” conseguidas mediante tortura. <br /><br />“El caso de Osama es un escalofriante ejemplo más de lo que sucede cuando las personas caen presas de un sistema de justicia profundamente defectuoso: que pueden perder la vida”, ha dicho Said Haddadi, investigador sobre Irak de Amnistía Internacional.<br /><br />“Está fuera de toda duda que el caso de Osama debe ser revisado de inmediato y que los responsables de su tortura deben ser procesados.”<br /><br />Musadik no ceja en su empeño de salvar a su sobrino y, gracias a él, la causa está ganando terreno. Su meta es salvarlo de la muerte.<br /><br />“Sólo quiero que lo envíen de vuelta con su esposa y sus hijos. Lo han acusado sin pruebas. He revisado todos los expedientes judiciales y es una farsa. No hay pruebas ni testigos en su contra”, ha dicho Musadik.</p><div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Osama Jamal Abdallah Mahdi, de 32 años y padre de dos hijos, lleva ya más de dos años condenado a muerte en Irak por un delito que afirma que no cometió. Ahora su tío es su única esperanza.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="399" height="512" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/189856_Osama_Jamal_Abdallah_Mahdi_0.jpg?1395847775" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/46277">Iraq Death Penalty_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/node/46278">Iraq Death Penalty Osama_es</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/es/multimedia/video/pena-muerte-2013">VIDEO: La pena de muerte 2013</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> DeathPenalty </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Irak</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="32.851903">32° 51' 6.8508" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="45.087891">45° 5' 16.4076" E</abbr></span> </div> <div class="map-link"> </div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Hablé con su madre hace sólo unos días y está destrozada. No deja de rogarme que haga algo. Al parecer Osama está bastante mal, le dan muy poco de comer. La situación es tan crítica que podría ser ejecutado en cualquier momento si la Oficina de la Presidencia no decide lo contrario.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Musadik Mahdi, tío de Osama Jamal Abdallah Mahdi </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>El caso de Osama es un escalofriante ejemplo más de lo que sucede cuando las personas caen presas de un sistema de justicia profundamente defectuoso: que pueden perder la vida.</blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Said Haddadi, investigador sobre Irak de Amnistía Internacional </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Pena de muerte Pena de muerte Iraq Thu, 27 Mar 2014 11:42:15 +0000 Amnistía Internacional 46272 at http://www.amnesty.org La pena de muerte en 2013: Un pequeño número de países provoca un aumento de las ejecuciones en el mundo http://www.amnesty.org/es/news/pena-muerte-2013-pocos-paises-aumentan-ejecuciones-mundo-2014-03-27 <div class="field field-type-text field-field-headline"> <div class="field-label">Headline Title:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Pena de muerte 2013: Un puñado de países provoca aumento de las ejecuciones en el mundo </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">27 marzo 2014</span> </div> </div> </div> <p><span style="font-size: 12px;">En contra de la tendencia mundial a la abolición de la pena de muerte, Irak e Irán provocaron un acusado aumento del número global de ejecuciones en 2013, explica Amnistía Internacional en su </span><span style="font-size: 12px;"></span><a href="http://www.amnesty.org/es/death-penalty/death-sentences-and-executions-in-2013" style="font-size: 12px;">informe anual sobre la pena de muerte en el mundo</a><span style="font-size: 12px;">.</span></p> <p>El alarmante número de ejecuciones llevadas a cabo en 2013 en un grupo aislado de países –principalmente en esos dos Estados de Oriente Medio– supuso que fueran ejecutadas cerca de 100 personas más que el año anterior en todo el mundo, lo que representa un aumento de casi el 15 por ciento.</p> <p><span style="font-size: 12px;">“Los auténticos festines de muerte registrados en &nbsp;Irán e Irak han sido una vergüenza. Pero los Estados que se aferran a la pena de muerte se ubican a contracorriente de la historia y, de hecho, están cada vez más aislados", ha manifestado Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional.</span></p> <p><span style="font-size: 12px;">“Sólo un pequeño número de países llevaron a cabo la gran mayoría de esos absurdos homicidios patrocinados por el Estado. No pueden invertir los avances generales ya realizados hacia la abolición.”</span></p> <p><span style="font-size: 12px;">Debido al número de ejecuciones llevadas a cabo en Irak (169) e Irán (al menos 369), esos países se situaron en los puestos tercero y segundo de la clasificación de la pena de muerte, con China en cabeza. Aunque el número de ejecuciones se mantiene en secreto en China, Amnistía Internacional cree que son millares las personas ejecutadas todos los años. &nbsp;</span></p> <p><span style="font-size: 12px;">Arabia Saudí (79) y Estados Unidos (39) se situaron en los puestos cuarto y quinto, seguidos de Somalia (34) en el sexto.</span></p> <p><span style="font-size: 12px;">Excluida China, se tuvo noticia de al menos 778 ejecuciones en 2013, frente a las 682 de 2012.</span></p> <p><span style="font-size: 12px;">En 2013 llevaron a cabo ejecuciones 22 países en total, uno más que el año anterior. Indonesia, Kuwait, Nigeria y Vietnam reanudaron el uso de la pena de muerte.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-size: 12px;">A pesar de los reveses de 2013, en los últimos 20 años ha habido una reducción constante del número de países que utilizan la pena de muerte, y el año pasado se produjeron avances en todas la regiones. &nbsp;</span></p> <p><span style="font-size: 12px;">Muchos países que habían ejecutado en 2012 no aplicaron ninguna condena de muerte el año pasado, entre ellos Gambia, Emiratos Árabes Unidos y Pakistán, donde las autoridades suspendieron de nuevo el uso de la pena de muerte. Bielorrusia tampoco ejecutó a nadie, con lo que Europa y Asia central se convirtieron en una región sin ejecuciones por primera vez desde 2009.</span></p> <p><span style="font-size: 12px;">Hace 20 años aplicaban activamente la pena de muerte 37 países. La cifra se redujo a 25 en 2004 y a 22 el año pasado. Sólo nueve países del mundo han ejecutado todos los años durante los cinco últimos.</span></p> <p><span style="font-size: 12px;">“La tendencia a largo plazo es clara: la pena de muerte está empezando a ser algo del pasado. No obstante, instamos a todos los gobiernos que matan todavía en nombre de la justicia a que impongan de inmediato una moratoria de la pena de muerte con miras a abolirla", ha afirmado Salil Shetty.</span></p> <p><span style="font-size: 12px;">En muchos países que siguen ejecutando, el uso de la pena de muerte está envuelto en secreto: no se hace pública ninguna información sobre ella, y en algunos casos las autoridades ni siquiera informan a la familia y abogados de las víctimas ni a la sociedad de las ejecuciones con antelación.</span></p> <p><span style="font-size: 12px;">&nbsp;</span></p> <p><strong><a name="Trends"></a><img src="/sites/impact.amnesty.org/files/PUBLIC/dpreport2013_trends_SP_0.jpg" width="510" height="600" /></strong></p> <p><strong>&nbsp;</strong><strong style="font-size: 12px;">&nbsp;</strong></p> <p><strong><a name="Methods"></a>M</strong><strong>étodos y delitos</strong></p> <p><span style="font-size: 12px;">Entre los métodos de ejecución utilizados en 2013 figuraron la decapitación, la electrocución, el fusilamiento, la horca y la inyección letal. Se llevaron a cabo ejecuciones públicas en Arabia Saudí, Corea del Norte, Irán y Somalia.</span></p> <p><span style="font-size: 12px;">Se imponía la pena de muerte por diversos delitos no mortales, como el robo, los delitos de drogas y económicos y actos que no deberían ser en absoluto delito, como el "adulterio" y la "blasfemia". Muchos países utilizan la imprecisa denominación de "delitos políticos" para condenar a muerte a disidentes o presuntos disidentes.</span></p> <p><a name="Map"></a></p> <p><iframe src="http://files.amnesty.org/deathpenalty2014/map/es/" frameborder="0" marginwidth="0" marginheight="0" scrolling="no" width="556" height="576"></iframe></p> <p>&nbsp;</p> <p><strong>POR REGIONES</strong></p> <p>&nbsp;</p> <p><strong><a name="MENA"></a></strong><strong style="font-size: 12px;">Oriente Medio y el Norte de África</strong></p> <p>En Irak se produjo un acusado aumento de las ejecuciones por tercer año consecutivo. Al menos 169 personas fueron ejecutadas, lo que supuso un aumento de casi un tercio con respecto al año anterior. La gran mayoría habían sido declaradas culpables en aplicación de imprecisas leyes antiterroristas.</p> <p><span style="font-size: 12px;">En Irán, las autoridades reconocieron oficialmente en 2013 al menos 369 ejecuciones. Según fuentes fidedignas, se llevaron a cabo en secreto centenares más, por lo que la cifra total fue de más de 700.&nbsp;</span></p> <p><span style="font-size: 12px;">Arabia Saudí continuó ejecutando con la misma intensidad que en años anteriores y llevó a cabo al menos 79 ejecuciones en 2013. Por primera vez en tres años, Arabia Saudí ejecutó a tres personas que eran menores de edad en el momento de su presunto delito, lo que constituye una violación del derecho internacional.</span></p> <p>Arabia Saudí, Irak e Irán fueron responsables del al menos el 80 por ciento de las ejecuciones llevadas a cabo en el mundo, excluida China.</p> <p>Aunque limitadas, hubo también novedades positivas en la región. Por primera vez en tres años no se ejecutó a nadie en Emiratos Árabes Unidos, y en Yemen se redujeron las ejecuciones por segundo año consecutivo.</p> <p><strong><a name="Africa"></a>África</strong></p> <p>En el África subsahariana sólo ejecutaron cinco países: Botsuana, Nigeria, Somalia, Sudán y Sudán del Sur. Nigeria, Somalia y Sudán fueron responsables entre los tres de más del 90 por ciento de las ejecuciones de la región. El número de ejecuciones registradas en Somalia, 6 en 2012, ascendió al menos a 34 el año pasado.</p> <p><span style="font-size: 12px;">En Nigeria fueron ahorcados cuatro hombres, siendo sus ejecuciones las primeras llevadas a cabo en el país en siete años. &nbsp;Previamente, el presidente Goodluck Jonathan había hecho declaraciones dando luz verde a la reanudación de las ejecuciones en el país.</span></p> <p><span style="font-size: 12px;">En toda la región, varios Estados, como Benín, Ghana y Sierra Leona, tomaron medidas significativas para poner fin a la pena de muerte, bien revisando la Constitución o presentando propuestas de reforma del Código Penal para abolir la pena capital.</span></p> <p><strong><a name="Americas"></a>América</strong></p> <p>Estados Unidos fue una vez más el único país de América que llevó a cabo ejecuciones, aunque 4 menos (39) que en 2012. &nbsp;El estado de Texas fue responsable del 41 por ciento de todas las ejecuciones. Mientras tanto, Maryland se convirtió en el décimo octavo estado que procedía a abolir la pena capital. Varios Estados del Gran Caribe comunicaron que no había ninguna persona condenada a muerte en ellos por primera vez desde que Amnistía Internacional comenzó a llevar registros en 1980.<span style="font-size: 12px;">&nbsp;</span></p> <p><strong><a name="Asia"></a>Asia</strong></p> <p>Vietnam e Indonesia reanudaron las ejecuciones el año pasado. Indonesia utilizó la pena de muerte por primera vez en cuatro años: ejecutó a cinco hombres en 2013, a dos de ellos por tráfico de drogas.&nbsp;</p> <p><span style="font-size: 12px;">China continuó llevando a cabo mayor número de ejecuciones que todo el resto del mundo, pero como la pena de muerte se trata como secreto de estado es imposible conseguir datos sobre ella. Aunque limitadas, hubo señales de progreso en el país, como la introducción de nuevas medidas jurídicas de protección en los casos de pena de muerte y el anuncio por parte del Tribunal Supremo del fin de la práctica de la extracción de órganos a personas ejecutadas.</span></p> <p><span style="font-size: 12px;">No se registró ninguna ejecución en Singapur, donde se conmutó la pena a varias personas condenadas a muerte. La subregión de Oceanía siguió siendo una zona prácticamente sin pena de muerte, pese a las amenazas de Papúa Nueva Guinea de reanudar la ejecuciones.</span></p> <p><strong><a name="Europe"></a>E</strong><strong>uropa y Asia Central</strong></p> <p>Por primera vez desde 2009 no hubo ninguna ejecución en la región de Europa y Asia Central. El único país aferrado aún a la pena de muerte es Bielorrusia, pero no la aplicó a nadie en 2013.</p> <div class="field field-type-text field-field-strapline"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>En contra de la tendencia mundial a la abolición de la pena de muerte, Irak e Irán provocaron un acusado aumento del número global de ejecuciones en 2013, explica Amnistía Internacional en su informe anual sobre la pena de muerte en el mundo.</p> </div> </div> </div> <div class="field field-type-filefield field-field-photo"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <img class="imagefield imagefield-field_photo" width="100" height="100" alt="" src="http://www.amnesty.org/sites/impact.amnesty.org/files/dpreport2013_teaser_SP.jpg?1395921923" /> </div> </div> </div> <div class="field field-type-nodereference field-field-medianode"> <div class="field-label">Media Node:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/es/node/46265">Pena de muerte 2013_es</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/es/multimedia/video/pena-muerte-2013">VIDEO: La pena de muerte 2013</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-onpagesummary"> <div class="field-label">En un golpe de vista:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <ul><li><strong><a href="#Trends">Tendencias</a></strong></li><li><strong><a href="#Methods">Métodos y delitos</a></strong></li><li><strong><a href="#Map">Mapa interactivo</a></strong></li><li><strong><a href="#MENA">Oriente Medio y el Norte de África</a></strong></li><li><strong><a href="#Africa">África<br /></a></strong></li><li><strong><a href="#Americas">América</a></strong></li><li><a href="#Asia"><strong>Asia</strong></a></li><li><strong><a href="#Europe">Europa y Asia Central</a></strong></li></ul> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-ai-index-number"> <div class="field-label">Amnesty International Index Number:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> ACT50/001/2014/ </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-twittertag"> <div class="field-label">Twitter Tag:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> deathpenalty </div> </div> </div> <div class="field field-type-location field-field-storylocation"> <div class="field-label">Story Location:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="location vcard"><div class="adr"> <span class="fn"></span> <div class="country-name">Reino Unido</div> <span class="geo"><abbr class="latitude" title="51.450755">51° 27' 2.718" N</abbr>, <abbr class="longitude" title="-0.142822">0° 8' 34.1592" W</abbr></span> </div> <div class="map-link"> <div class="location map-link">See map: <a href="http://maps.google.co.uk?q=%2C+%2C+%2C+uk">Google Maps</a></div></div> </div> </div> </div> </div> <fieldset class="content-multigroup-group-quotestory"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>Los auténticos festines de muerte registrados en Irán e Irak han sido una vergüenza. Pero los Estados que se aferran a la pena de muerte se ubican a contracorriente de la historia y, de hecho, están cada vez más aislados </blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional. </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date-popup"> <div class="field-label">Fecha:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">Jue, 27/03/2014</span> </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-text field-field-quote"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <div class="field-quote-begin">&#8220;</div><blockquote>La tendencia a largo plazo es clara: la pena de muerte está empezando a ser algo del pasado. No obstante, instamos a todos los gobiernos que matan todavía en nombre de la justicia a que impongan de inmediato una moratoria de la pena de muerte con miras a abolirla </blockquote><div class="field-quote-end">&#8221;</div> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-storyfullname"> <div class="field-label">Fuente:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Salil Shetty </div> </div> </div> <div class="field field-type-date field-field-date-popup"> <div class="field-label">Fecha:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <span class="date-display-single">Jue, 27/03/2014</span> </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-group-relatedlinks"><fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-0"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/library/info/ACT50/001/2014">Condenas a muerte y ejecuciones en 2013</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Informe completo </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-1"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/adolescente-convertido-en-abogado-tras-escapar-milagrosamente-de-su-ejecuci-n-2014-03-27">Adolescente convertido en abogado tras escapar milagrosamente de su ejecución</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 27 de marzo de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> <fieldset class="content-multigroup-wrapper content-multigroup-2"><div class="field field-type-link field-field-url"> <div class="field-label">URL:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="http://www.amnesty.org/es/news/cinco-mitos-realidades-sobre-pena-muerte-2014-03-26">Cinco mitos y realidades sobre la pena de muerte</a> </div> </div> </div> <div class="field field-type-text field-field-url-description"> <div class="field-label">Descripción:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Noticia, 26 de marzo de 2014 </div> </div> </div> </fieldset> </fieldset> Pena de muerte Pena de muerte Thu, 27 Mar 2014 09:18:18 +0000 Amnistía Internacional 46262 at http://www.amnesty.org