Informe anual 2013
El estado de los derechos humanos en el mundo

18 febrero 2010

Malaisia debe poner fin a los brutales castigos de azote con vara

Malaisia debe poner fin a los brutales castigos de azote con vara
Amnistía Internacional ha pedido al gobierno malaisio que ponga fin a la flagelación con vara después de que tres mujeres fueran sometidas a este castigo tras ser declaradas culpables de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio.

Esta es la primera vez que en Malaisia se somete a este castigo a mujeres.

El ministro del Interior de Malaisia, Hishammuddin Hussein, anunció hoy, miércoles, que el pasado 9 de febrero tres mujeres musulmanas habían sido azotadas con vara en una prisión de las proximidades de Kuala Lumpur. Las mujeres, junto con cuatro hombres, habían sido declaradas culpables de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio en el sistema judicial de la shari'a (ley islámica), que tiene competencia para juzgar a los musulmanes en asuntos como el derecho de familia.

“La flagelación con vara de estas tres mujeres sólo es la punta del iceberg —ha afirmado Donna Guest, directora adjunta del Programa para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional—. Desde 2002, las autoridades malaisias han sometido a esta pena a más de 35.000 personas, en su mayoría no malaisias, por delitos relacionados con la inmigración.”

La mayoría de las condenas a flagelación con vara son impuestas por tribunales civiles y no por tribunales de la shari’a. Las enmiendas introducidas a la Ley de Inmigración en 2002 establecen la flagelación con vara por delitos relacionados con la inmigración, lo que ha hecho aumentar su uso. En junio de 2009, el gobierno malaisio anunció que, desde que entraron en vigor las enmiendas, había condenado a 47.914 inmigrantes a esta pena.
“Estos miles de casos indican la existencia de una epidemia de flagelaciones con vara en Malaisia —prosiguió Donna Guest—. El gobierno malaisio tiene que abolir esta pena cruel y degradante, para cualquier infracción.”
La flagelación con vara puede infligir un gran sufrimiento físico y las secuelas y cicatrices duran meses. Este castigo corporal constituye un trato cruel, inhumano y degradante que está prohibido terminantemente en el derecho internacional consuetudinario de derechos humanos.
En julio de 2009, el Tribunal Superior de la Ley Islámica de Pahang condenó a una mujer musulmana, Kartika Sari Dewi Shukarno, a seis azotes de vara y al pago de una multa después de que se declarase culpable de consumir alcohol en el bar de un hotel en diciembre de 2007. Hasta la fecha no se ha ejecutado su condena.

Más información

Malaisia mantiene la condena de azotes con vara de una mujer musulmana (noticia, 29 de septiembre de 2009)
Malaisia aplaza indefinidamente el azotamiento de una mujer (noticia, 28 de agosto de 2009)
Testimonio fotográfico de la crueldad de la flagelación en Malaisia (noticia, 25 de agosto de 2009)
Malaisia aplaza el azotamiento de una mujer por el ramadán (noticia, 24 de agosto de 2009)
Una mujer malaisia, primera persona azotada con vara en aplicación de la ley islámica (noticia, 21 de agosto de 2009)

Tema

Detención 
Tortura y malos tratos 
Juicios y sistemas judiciales 
Women 

País

Malaisia 

Región

Asia y Oceanía 

Campañas

No más violencia contra las mujeres 

@amnestyonline on twitter

Noticias

07 marzo 2014

La Corte Penal Internacional (CPI) ha declarado a Germain Katanga, líder rebelde de la República Democrática del Congo (RDC), culpable de participar en un despiadado ataque... Más »

01 abril 2014

Venezuela está arriesgando enfrentar una de las peores amenazas al Estado de derecho de las últimas décadas si las diversas fuerzas políticas no se comprometen a respetar los... Más »

14 diciembre 2013

Amnistía Internacional pide a las autoridades de Myanmar la liberación inmediata y sin condiciones del Dr. Tun Aung como parte de su campaña Escribe por los Derechos.

Más »
08 abril 2014

Cuando los niños y niñas romaníes de la ciudad de České Budějovice, en el sur de la República Checa, se despiertan asustados en mitad... Más »

28 marzo 2014

Osama Jamal Abdallah Mahdi, de 32 años y padre de dos hijos, lleva ya más de dos años condenado a muerte en Irak por un delito que afirma que no cometió. Ahora su tío es su ú... Más »